Feedback
Old xHamster
Welcome to New xHamster!
We've redesigned your favorite tube site. But you still can switch to the old version using this button if you like.

Fiesta de pijamas. Sobre como follarse al novio de


El otoño había caído en las afueras de la ciudad, en la zona de casas bajas y ricas. A media noche, ya hacia frio, pero el tiempo era lo suficientemente agradable como para tener la ventana abierta y dejar que la brisa les acariciara el cuerpo.

En la habitación tres chicas de 20 años que habían quedado para pasar la noche juntas. Judith, María y Lluisa. Las tres con una estética similar. No muy altas, muy delgadas y de pechos pequeños. Las tres, con un pijama similar. Pantalón largo y camiseta de manga larga de algodón. Los tres de color rosa y blanco con motivos diferentes. Las tres con el pelo recogido y la cara limpia de maquillaje. Las tres formando un circulo en la habitación de Lluisa, sobre la gran cama que esta tenia para ella sola.

Judith había sido la que había tenido la idea de quedar, también había sido la que había decidido abrir la ventana con la idea de poder observar algo. Y ahí estaba lo que buscaba, los pezones duros de sus amigas. Hacía tiempo que se había dado cuenta de los enormes pezones que tenían sus dos amigas. María no es que los tuviera excesivamente grandes, pero solía ir sin sujetador, y los pezones se marcaban como si fueran a atravesar la camiseta. Los de Lluisa en cambio eran grandes, redondos y duros. Con sujetador y todo se marcaban como si estuvieran al aire. La primera vez que vio su pecho al aire, pensó que en algún momento tendría que probar como seria morder aquellos pechos.

Tenia que reconocer que estaba excitada, y la conversación no ayudaba.

Judith.- Pues creo sinceramente que tu novio está increíble.- Le dijo a María.- Tu que dices.- Dijo mirando a Lluisa.

Ella asintió ruborizada. Era la única que no tenia novio, y sus relaciones habían sido mas bien escasas, y el sexo peor. Ella misma consideraba que estaba enferma, pues sus fantasias eran realmente extrañas, y casi no pasaba noche que no se masturbase pensando en el guapo novio de María, o en el de Judith. Incluso se había masturbado pensando que tenia sexo con ellas. Creía realmente que había pensado en todos los chicos de la universidad, incluidos los mas feos y frikys. Curiosamente nunca le había pasado con sus novios, por diferentes razones.

María.- Sinceramente. Yo sería capaz de prestártelo y todo. Empiezo a no poder con el. El cambio el tuyo…

Judith.- El mio esta estupendo también, lo se. Pero el tuyo me tiene loca. - Sin darse cuenta se acaricio entre las piernas. Las otras dos la observaron calladas.- Que le pasa al tuyo?

María.- No me gusta como folla. Hay algo que no acaba de funcionar. Para colmo no deja de repetir que quiere hacerlo sin condón y correrse dentro mio.

Judith.- Claro, no le dejas que se corra en tu boca….

María.- Sabes que eso solo debe ser para ocasiones especiales, que no se les puede dar siempre.

Lluisa las escuchaba excitada. Si fuera por ella, dejaría que se corrieran cualquiera de los dos dentro de su boca todos los días. Que narices pensó, dejaría que todos los chicos del instituto se corrieran dentro de su boca. Siempre que lo había intentado fue un desastre.

Judith.- Y si les damos una sorpresa? Podríamos llamarlos y decirles que estamos solas y que los necesitamos.

María.- Tu te quieres follar a mi novio, no mientas.

Judith.- Pues la verdad es que si.

Rieron conjuntamente, mientras Lluisa se enrojecía, por la vergüenza de estar con aquellos dos chicos guapos a los que deseaba con locura.

Judith.- Pero tranquila, si quieres te dejo al mio. Yo ya lo tengo muy usado.

Las dos se rieron y al momento se hizo el silencio. Se estaban olvidando de su amiga. La pervertida y tímida amiga. Estaban en su casa, no podían hacer eso.

María.- No tienen un amigo soltero disponible que también esta muy bien? No recuerdo como se llamaba.

Judith.- Ostras es cierto. Tampoco se como se llama, pero puedo preguntárselo a mi novio. Se cual dices, esta muy bien, también me lo follaría. - Miró a su amiga.- Tranquila, que te lo dejo.

Las tres comenzaban a estar ansiosas, aquello que estaban proponiendo se parecía mucho a una orgía. Realmente ninguna sabia que podía pasar, y eso era excitante. Pero tenían que aclarar que era exactamente lo que iban a hacer. Evitarían muchos malos entendidos.

María.- Vale, los llamamos, pero que te propones a hacer exactamente.

Judith.- Yo creo que podríamos darles una sorpresa y al mismo tiempo un escarmiento. Seguro que sueñan constantemente con hacer un trío con dos mujeres, o una orgía. Vete a saber. Veamos hasta donde son capaces de llegar.

María.- Espera! Lo dices en serio, te quieres follar a mi novio.

Judith.- Pos claro. Y si me dejáis sola me follo a los tres. Y no me mires así que se que tu harías lo mismo. Y tu también. Dijo mirando a Lluisa.

Lluisa.- Jo me apunto a lo que sea.

Judith no pudo evitar en mirar esos grandes pechos y pensar como debería ser verla follar con otro. La dejaría incluso follar con su novio. Sabia que era tan salida como ella.

Lluisa.- Venga vamos a montar una orgía.

Las otras dos se la quedaron mirando con cara de sorpresa por el repentino cambio de animo y actitud. Pero estaban con ella, cada una con su propia idea. Aquello podría estar bien.

No les costo demasiado convencerlos. Judith llamo a su novio, María al suyo, y los dos amigos se encargaron de llamar al tercero. Aquello pintaba muy bien.

No tardaron nada en llegar, a pesar de que los habían hecho levantarse de la cama, arreglarse y encontrarse allí los tres. Porque uno de los requisitos era que los tres estuvieran al mismo tiempo allí.
Los hicieron pasar y presentaron al chico nuevo a Lluisa. Ya se conocían de vista. Y si se había masturbado pensando en él. No estaba para nada mal.

Pasaron todos al gran salón y se sentaron en el sofá. María se encargo de que no hubiera una forma determinada de sentarse. Era mejor que no hubieran parejas. Le daba un poco de miedo que Judith fuera directa a por su novio. Así que los sentó a los tres juntos en el sofá central, y ella se alejó un poco. Las otras dos chicas habían ido a buscar bebida.

Judith.- Ataca. No les des tiempo a reaccionar. Plantaté allí y di lo que queremos. ¿Serás capaz?- Vio como ella afirmaba con la cabeza y se le acercó, dejo la cocacola que llevaba en la mano y le tocó un pecho, su amiga no se movió. Pudo notar su gran pezón entre sus dedos. - No sabes como me excita la idea de verte follar con mi novio. Y ver como hace contigo un montón de marranadas. - Se acerco más y le dio un beso, que su amiga convirtió en un morreo.

Eso pareció darle ánimos. Dejó las bebidas que llevaba ella y se fue directa al salón seguida por la curiosidad de Judith. Por el camino se sacó el sujetador, justo antes de que la vieran. Se planto en medio del circulo que formaban los sofás.

Lluisa.- Bueno, ¿nos ponemos a hacer algo divertido?. Y allí dándole la espalda a María y de cara a los tres chicos, se quitó la camiseta para mostrarles a los tres sus enormes pechos.

Si algo tenia Lluisa es que tenia muchas ganas de follar a lo grande. Y cuando eso le pasaba, la timidez la dejaba muy de lado. El chico nuevo fue el primero en decidirse, alargando sus manos para tocar aquellos maravillosos pechos. Ella indicó a los otros dos, que también podían participar. El novio de María no se movió hasta que no tubo la aprobación de su novia. Allí estaba ella con una de sus fantasías, siendo manoseada por tres hombres. Tres manos para ella sola. Una de ellas la tenia metida entre las piernas. Descubrió que era la del novio de María. Se apartó para poder desnudarse completamente, y abriendo las piernas se sentó sobre el chico que tenia tantas ganas de meterle los dedos. Se los metió hasta el fondo todo lo que pudo. Ahora entendía lo que no le gustaba a María de su novio. Pero eso era lo que más le gustaba a ella. Que fueran ansiosos. Hacia que se corriera solo de pensarlo. Y en efecto estaba apunto con esos dedos expertos dentro. Controló el orgasmo, y se acercó al chico que tenia al lado, era el novio de Judith, lo beso de forma ansiosa, y al oído le dijo.

Lluisa.- Tu novia quiere verte follar conmigo. Y yo estoy que no aguanto más. Vengo.

Al levantarse fue como se se hubiera roto un globo en su coño, por la cantidad de fluidos que dejo sobre la pierna del chico que le metía los dedos. Comenzó a quitarle la ropa y Judith se acerco a ayudar. El chico se emocionó, eso era un trió. Con su novia y con su voluptuosa amiga.

María.- Bien parece que me toca a mí hacer un trío con dos hombres. No me voy a quejar.

Fue hasta donde estaban su novio y el otro chico. Con la mirada le indicó a su novio que era mejor que no digiera nada, y desnudándose, se sentó sobre el nuevo. Dejo que los dos le metieran mano. Realmente su novio le sobraba.

Estaba ya Lluisa metida prácticamente ya en faena. Tenia a su chico tumbado y estaba a punto de meterse la polla en su húmedo coño. Judith le chupaba los pezones.

Judith.- ¿Te atreves con dos chicos? .- le dijo al oído, y sin esperar respuesta se levantó. - Prestame a tu novio un momento.

María no podía oponerse, aunque le fastidiase que le quitara un hombre. En realidad le quitaba el que sobraba, pues ya casi tenia el pollon del nuevo insertado dentro.

María.- Vale llevateló, siempre has querido follar con el. Pero con condón.- Dijo antes de ahogar sus palabras en un suspiro por la impresión de tener aquel trasto dentro.

Judith.- No es para mi. - dijo riendo.

Mejor pensaba María, aunque en aquel momento le daba todo igual.

Judith unió al trío que tenia pensado hacer. Eso de ver a su amiga con dos tíos le ponis aun más. Pero ademas, quería ver en directo como era eso del sexo anal antes de probarlo ella. Ella misma se encargó de poner a punto la polla del novio de María, y de ponerle el condón que para fastidiar a su amiga, lo hizo con la boca. Era algo que no podía hacer con su novio, le apretaban mucho los condones y no era posible ponérselo con la boca.

Los dos chicos comenzaron a destrozar a Lluisa, que gritaba de forma descontrolada. Judith se sentó en el suelo i comenzó a masturbarse mirando como sus dos amigas follaban. María hacia lo que quería con el nuevo chico y lo cabalgaba a su voluntad, Lluisa tenia pocas opciones de moverse mientras era empalada, pero parecía estar pasándoselo en grande.

Se estaba cansando de aquello.

Judith.- CAMBIOOOO!!

Quería que todos le prestaran atención. Y lo consiguió, todos pararon en el acto. Señalo las nuevas parejas sin que María se diera cuenta, eligiendo lo que creía que podía ser mas excitante para todos. Se acerco al trío que estaba en pie, y disimuladamente le quito el condón al novio de María.

Judith.- Quiero que te corras dentro de ella.- Dijo con un susurro solo audible para ellos.

Cogió a su novio y lo mando con María, animándolo para que le diera caña. Y ella se quedo con el chico nuevo.

Ya estaban apunto de ponerse otra vez cuando María descubrió el juego, mando ponerse el condón nuevamente a su novio.

Esta vez, Lluisa se tumbó boca arriba, y dejo libre el camino para la insignificante polla de aquel chico. Era muy excitante, pues era morboso y muy activo, pero follaba mejor el novio de Judith.

Judith en cambio prefería algo más elaborado, y se puso a cuatro patas, ofreciéndole al chico el lugar que prefiriese. Pero antes, le indicó que ella nunca follaba con condón y que prefería las corridas dentro.

El chico no defraudó, y tras una inspección de su coño, comenzó a penetrarle el culo, para poco después follarle el coño. El chico estaba indeciso y cambiaba continuamente de sitio. Para su desgracia no le aguanto nada, y se corrio con una profunda penetración en coño.

No podía quejarse, el chico tenia una buena polla y una buena cantidad de leche, pero había follado poco. Las otras dos no habían terminado aún, así que para matar el tiempo comenzó a chupar la polla húmeda del chico, intentando ponerlo a tono.
Vio que María estaba encantada con su novio, y sabia que tenían para rato, se acercó a la otra pareja y con un gesto les indico que pararan.

Cogió la pequeña polla del novio de María y quitandole el condón comenzó a comérsela. Mientras se la comía, le hizo gestos con la mano al otro chico, que se acercó y se puso a comer el coño a Lluisa.

La polla que estaba chupando estaba apunto de explotar, y eso no podía permitirlo, no era lo que deseaba.

Judith.- Tonto, no te corras dentro mio, correte dentro de ella.- le dijo en voz baja y arreándole un cache le indicó. - Aprovecha ahora y llenala.

Judith ya estaba en la fantasía que quería. Lluisa estaba tumbada boca arriba y una polla llenaba su boca, y una lengua jugaba con su coño. Miró sus pechos y deseó comérselos. Algo que hizo en ese mismo momento.

Lluisa estaba en la gloria, un chico estaba apunto de llenarle la boca de semen y otro le estaba provocando enormes orgasmos con la lengua. Y su amiga le estaba comiendo los pezones de una forma increíble.

Pero parecía que no había suficiente, y Judith llamó a su novio, le quitó el condón y le indicó que quería ver bien lleno el coño de su amiga.

María al ver como su novio llenaba de semen la boca de su amiga, no tuvo más remedio que hacer lo mismo para vengarse, y por primera vez iba a probarlo, así que cogió la polla que faltaba y no la soltó asta que el chico entendió que no había otra opción que correrse allí y rápido.

Lluisa estaba saboreando el semen de su boca cuando sintió que algo caliente le entraba en el coño. Asta ese momento ningún chico se había corrido dentro. Se retorcía de placer y mordía la polla de su boca, tragándose todo el semen. Judith mientras, no paraba de morderle los pezones.

María tubo que reconocer que aquello de comerlo hasta el final estaba muy bien, aunque casi se atraganto con la cantidad de semen que le salio al chico. Lo estaba disfrutando, sobre todo por su novio la estaba observando mientras el mismo estaba recibiendo el mismo tratamiento. Aquello era realmente excitante.

Judith, cuando vio que aquello se había calmado, comenzó a besar la boca de Lluisa, recorriendo con su lengua todos los rincones donde había semen, para tragárselo. Cuando terminó, corrió hasta María, que aun no había terminado del todo, e izo lo mismo, llevándose su amiga una enorme sorpresa, que le gusto de una forma extraña.

Ya exhaustos se sentaron en el sofá, los seis juntos, muy apretados. Lluisa tenia a cada lado un chico, no le importaba cual, se abrió de piernas, pasando una por encima de cada uno. Comenzó a jugar con el semen que le salia de su coño, mientras masturbaba a uno, y luego al otro.

María.- A mi solo se me ha corrido uno, y en la boca. - ahora tenia ganas de guerra y no queria quedarse a medias.

Judith.- No protestes, que a mi no me ha follado bien ninguno.

Lluisa.- A mi me falta por que se me corran en el culo.
Judith y María.- Tu calla!!!

María.- Me toca con tu novio. Yo también tengo ganas de que se me corran dentro.

Judith.- Ahora quieres eh !! bruja!!! yo estoy aun sin correrme, asi que tendréis que arreglarlo.- Dijo mirando a los chicos.

Lluisa.- Yo puedo esperarme, pero no los gastéis mucho que necesito otro.

Los tres amigos se dieron cuenta que al día siguiente iban a estar muy cansados.
Story URL: https://xhamster.com/stories/fiesta-de-pijamas-sobre-como-follarse-al-novio-de-692925
Comments 0
Please or register to post comments