Feedback
Old xHamster
Welcome to New xHamster!
We've redesigned your favorite tube site. But you still can switch to the old version using this button if you like.
This is a print version of story Entregando a Lorena 39 by aristurman from xHamster.com

Entregando a Lorena 39

Lorena me había acompañado en un viaje de trabajo a Córdoba.
Mientras yo me dedicaba a mis asuntos durante el día, ella disfrutaba de la pileta climatizada del hotel y un complejo de tiendas cercano.
Por la noche yo regresaba bastante cansado, casi arrastrándome y mi fiel mujercita me esperaba vestida impecablemente para salir a cenar. Luego cogíamos salvajemente un buen rato antes de caer rendidos hasta la mañana siguiente.
La tercera noche, al llegar a la habitación, encontré a mi esposa maquillada y llevando un vestido muy provocativo, que yo había comprado para alguna ocasión especial. A pesar del agotamiento después de una larga jornada, sentí que mi verga cosquilleaba y comenzaba a endurecerse.
Pero Lorena me detuvo en seco; diciendo que esa tarde había conocido a un perfecto desconocido y que pasaría la noche con él en nuestra cama...
No supe ni siquiera qué responder, cuando ella se levantó de la silla y me dijo que esperara allí. Luego salió de la habitación, para dirigirse al lobby. Un rato más tarde regresó, pero no estaba sola…
Su acompañante era un tipo alto y atlético, bastante musculoso, de piel oscura. Era de nuestra edad y hablaba con el típico acento cordobés…
Me estrechó la mano cuando mi mujercita nos presentó.
Salimos los tres al pasillo y mientras conversábamos, el tipo comenzó a acariciarle el culo a Lorena por encima de su vestido. Parecía sentirse muy seguro de sí mismo; tomó a mi esposa por la cintura y me dijo sonriendo con soberbia:
“Quedate tranquilo, flaco, que tu hembra lo va a pasar muy bien conmigo…”
Y la empujó dentro de nuestra habitación mientras seguía acariciándole el culo. Antes de cerrar la puerta me dedicó una última sonrisa radiante. Ella ni siquiera se dio vuelta para despedirse.
Me quedé fumando en el pasillo, esperando. Unos minutos después acerqué mi oído a la puerta, tratando de escuchar lo que sucedía adentro…

“Muy bien, putita… se ve que te gusta chupar pijas… dale, sigamos así…”
Me imaginé los delicados labios rojos de Lorena alrededor de esa verga.
Me había prometido a mí mismo solo escuchar; pero unos instantes después tuve la tentación de mirar también y entonces intenté abrir la puerta; pero estaba cerrada con llave…
“Así… tragátela entera, nena y mírame con esa carita de puta…”
Entonces recordé que compartíamos el baño con la habitación contigua, que no estaba ocupada. Muy despacio entré y abrí despacio la puerta, dejando apenas una rendija por donde poder espiar.
Lorena estaba de rodillas y el cordobés hijo de puta le sostenía agarrada la cabeza por los cabellos, metiéndole la verga hasta el fondo de la garganta. Ella ya ni siquiera podía chuparla; el tipo le estaba cogiendo la boca con brutalidad, mientras le susurraba toda clase de barbaridades…
De repente le acabó en la boca y mi delicada esposa se tragó toda esa leche sin respirar. El tipo le dio un par de cachetadas en las mejillas y le preguntó si le había gustado el sabor de su semen.
Lorena sonrió débilmente, asintiendo con la cabeza.
“Ahora te voy a coger como nunca nadie te cogió, putita linda…”
Mientras él se desnudaba, mi mujercita se acostó boca arriba en la cama, levantándose el sexy vestido rojo hasta la cintura. Todavía llevaba puesta una diminuta tanga de seda negra. Pude ver que ese pedazo de tela ya estaba completamente empapado.
Enseguida ella comenzó a masturbarse mientras lo esperaba; metiendo sus dedos por dentro de la tanga. El tipo la miró y comenzó también él a sobarse la verga, mientras disfrutaba del placer visual de mi esposa haciéndose la paja.
Ella finalmente acabó; retorciéndose de placer y gimiendo como una perra. Luego se quitó la tanga mojada y se la arrojó a su nuevo amante, que la tomó entre sus dedos y la acercó a la nariz para olfatearla muy despacio.
Mi esposa abrió sus largas piernas al máximo, dejándose puestos sus tacos altos y el vestido arrebujado en la cintura. Lo miró al tipo con lascivia…
Pude ver cómo se acercaba a ella. En lugar de metérsela, comenzó a jugar con su verga sobre los labios vaginales de Lorena, que gemía sintiendo esos golpeteos sobre su inflamado clítoris. El cordobés le daba suaves golpes con la cabeza y ella jadeaba con cada contacto. Amagaba metérsela, pero enseguida volvía a retirarse, dejando a mi esposa más caliente que nunca.
“Por favor, no me hagas desear más…” Dijo ella desesperada.
“Mi puta quiere sentir mi verga allí adentro…?” Le preguntó con malicia.
“Sí…” Alcanzó a decir Lorena en un suave susurro.
“Entonces, putita… vas a tener que suplicarme que te garche…”
“Soy tuya… podés hacerme lo que quieras…” Suplicó ella casi llorando.
De un solo empujón violento se la metió hasta los huevos y comenzó enseguida a moverse dentro de ella. La cogió salvajemente en posición de misionero y pronto le arrancó un nuevo orgasmo a mi delicada esposa.
“Vamos puta… gritá alto para que ese cornudo te oiga allí afuera…”
Lorena no necesitaba que se lo ordenara; comenzó a gemir y jadear mientras sentía la venida de otro orgasmo infernal.
“Así, perrita… seguro ese cornudo no te coge tan bien como yo…”

Lorena no podía responderle, mientras se retorcía de placer, tratando de que esa verga dura no se escapara de su cuerpo. Ahora tenía los tobillos apoyados en los hombros de su amante y él aprovechaba para darle embestidas cada vez más profundas, sin demostrar nada de misericordia…
Mientras se la cogía con todo, una de sus manos descendió por la espalda de Lorena hasta encontrar su estrecha entrada trasera. Intentó meterle un dedo pero no pudo. Entonces le metió ese mismo dedo en la boca a ella, para lubricarlo con su saliva.
Le dio una fuerte palmada en la cola y volvió a intentar meter ese dedo lubricado en el culo de mi esposa. Ella se debatió un poco, diciéndole que esa verga era demasiado grande para que cupiera en su estrecho ano.
“Silencio, putita… ahora te voy a romper bien ese culito cerrado…” Le dijo.
Entonces se salió de ella y la hizo voltear sobre la cama, quedando en cuatro. La tomó por las caderas y le penetró la concha nuevamente, con más energía y brutalidad que antes.
Lorena aulló y gritó como una posesa, sintiendo esa verga bien a fondo.
El cordobés escupió en sus dedos y trató de meterlos otra vez por la entrada trasera de mi mujercita. Entraron dos con facilidad y comenzaron a hacer un movimiento giratorio dentro del ano, dilatándolo para lo que vendría después…
Lorena ya estaba entregada, gimiendo con su cabeza enterrada en la almohada, sus firmes tetas contra el colchón. Su trasero en pompa, esperando ser penetrado analmente después de tantos preparativos.
“Ayyyy… despacio, por favor!” Gimió ella, al sentir esa verga en su culo.
“Parece que tu marido no te da por el culo con demasiada frecuencia…”

Mi mujercita siguió gimiendo y aullando; señal que la pija de ese hijo de puta era realmente gruesa y le costaba traspasar el estrecho esfínter. Finalmente lo logró y ella suspiró aliviada.
“Ahora nena… te vas a relajar y a gozar como una buena puta…”
Entre los quejidos de ella y los jadeos de él, vi desaparecer esa verga enorme completamente dentro del ano de mi delicada mujercita.
Comenzó a bombearla y pronto los quejidos de ella se convirtieron en suaves suspiros, por lo que me imaginé que estaba empezando a gozar de ser sodomizada. Un ligero movimiento de caderas yendo al encuentro de esa pija dura, lo delataba.
Le bombeó el culo por un largo rato, arrancándole otro nuevo orgasmo bien gritado por Lorena. Le azotaba el trasero con una mano y ella se reía en lugar de expresar dolor.
Finalmente el tipo aceleró el ritmo y de repente se quedó quieto, como fulminado y aferrado a las caderas de mi esposa. Entonces supe que había acabado, llenándole el delicado culo de semen.
Muy despacio abandoné el baño y regresé al pasillo, para que el cordobés hijo de puta me encontrara allí al abrir la puerta de la habitación.
Quería ver si me agradecía el hecho de entregarle mi mujercita…

Story URL: https://xhamster.com/stories/entregando-a-lorena-39-713559
Comments 0
Please or register to post comments