Feedback
Old xHamster
Welcome to New xHamster!
We've redesigned your favorite tube site. But you still can switch to the old version using this button if you like.
This is a print version of story Colección de fantasía IX by dicechi from xHamster.com

Colección de fantasía IX

Título aventuras de Auri II

Personajes:

Auri, brasileña, 35 años, divorciada, pelo corto hasta el cuello, rubia, ojos marrones, una gran sonrisa, 170 cm, 80 kg, pechos grandes, y un trasero redondo y firme, tiene tres tatuajes, un lazo en la muñeca derecha, una rosa al lado de su ombligo y un pequeño pájaro en su nalga izquierda

Había sido una noche sin desenfreno para Auri dónde ella estuvo dándolo todo en las pistas de bailes de las discotecas, además de llenarse de ricos chupitos con sus amigas también se llevó un buen pollon a su casa para un tentempié nocturno

Cuando despertó por la mañana estaba sola en la cama, el pollon de anoche ya no estaba, tenía el pelo despeinado, ropa suya tirada por el suelo, la cama hecho un desastre además de un charco de fluidos en la sábana, entonces se levantó, se dio una ducha refrescante, desayuno lo que pudo encontrar y empezó a limpiar y ordenar la habitación

Puso la lavadora metiendo la sabana manchada de fluidos además de su ropa que también tenía restos, sus braguitas sexys de anoche estaba empapada de leche, tenía salpicaduras hasta en sus tacones... empezó a limpiar mediodesnuda, llevando solo una camiseta y una braguita, un poco por aquí limpiar por allá y cuando terminó de hacerlo y quería comer algo se dio cuenta de que tenía la nevera vacía, entonces no tuvo más remedio que vestirse e ir al supermercado de la esquina aunque no tenía muchas ganas además del cansancio del día anterior

Era las 3 de la tarde, en el supermercado había pocas, Auri cogio una cesta con ruedas y se dispuso a hacer la compra, empezó por la sección de verdulería, cuando cogio unos pepinos, un escalofrío recorrió todo su cuerpo subiendo desde su concha hasta sus pechos, el simple roce con el pepino le hizo recordar lo bueno y sabroso que estaba el pollon de la noche anterior, sin darse cuenta se estaba excitando por el simple hecho de tener el pepino en la mano, empezó a toquetear el pepino con la mano sensualmente como si se tratara de aquel pene, cuando más acariciaba el pepino más cachonda se ponía Auri, había momentos que le pasó por la mente meter el pepino en la boca y chuparla sin parar

Mientras Auri seguía con su excitación con el pepino, no se percató de que cerca de ella también estaba comprando un joven de unos 25 años, el joven al verla toquetear y acariciar los pepinos empezó a calentarse, imaginando que el pepino que tenía ella en la mano era su herramienta, era tal la excitación que su pantalón estaba abultado, tan abultado que el joven intentó ocultarlo sin éxito, intentó agacharse fingiendo que estaba buscando algo en el suelo, pero lo que él no sabía era que Auri se dio cuenta de que el chico la estaba mirando y al ver su ereccion, se puso más caliente aún y decidió provocar un poco más al chico

Puso unos cuantos pepinos en su cesta y se dirigió a coger zanahorias, duras, rígidas y acabadas en punta, con una mano mientras sujetaba la base de la zanahoria, con la otra recorría sensualmente la zanahoria hasta la punta, entonces ella jugueteaba la punta con su dedo, mientras el chico no apartaba la mirada de aquel zanahoria, su ereccion era cada vez más fuerte, y eso a Auri la encantaba, cogio la zanahoria y la pasó cerca de su cara y nariz haciéndola ver como si estuviera oliéndola, el joven al ver esa escena se calentó más aún, intentando bajar su excitación aunque sin éxito

Entonces Auri puso unas cuantas zanahorias en su cesta y fue a coger calabacines, tan grandes, tan duras, no le cabía en la mano, para provocar un poco más al joven, Auri puso el calabacín cerca de su cara, empezó a olerla poniendo cara de satisfacción, escena que no perdió ningún detalle el chico, para provocarlo aún más, acercó el calabacín a su boca y empezó a darle pequeños lametones en la punta, el joven estaba que reventaba, seguía agachado fingiendo buscar algo a la vez de con una mano apretar fuertemente la entrepierna para disimularlo

Auri puso unos calabacines en la cesta, y se dirigió a comprar demás cosas, algo de carne, champú, bebida... todos el rato seguido por el joven que intentaba mantener algo de distancia, cuando iba a pagar recordó que aún le faltaba comprar plátanos, se dirigió a la sección de frutería y allí vio unos preciosos plátanos grandes, verdes, curvados, cogio uno sin pensarlo y sabiendo que el chico la espiaba de lejos, ella empezó a juguetear con el plátano, con sus dedos recorría todo el plátano, arriba abajo con sus preciosas manos, olerlas, lamerlas...

Cuando más se divertía con el plátano más la recordaba el sabroso pollon, más se excitaba ella, a la vez excitaba al joven espía, para Auri recordar el pollon además de sentir la mirada del joven que no la quita de la vista, le daba tanto morbo, tanta excitación que estaba a punto de rendirse a sus deseos carnales y follar al joven en el mismísimo mercado, pero se le ocurrió una idea mejor, puso unos cuantos plátanos en su cesta y se fue a pagar, seguida todo el momento por el chico

Tras pagar sus cosas, antes de salir por la puerta, Auri se giró, miró al joven y le hizo señas de que la siguiera, el chico comprendió captó la idea, se apresuró a pagar sus cosas y salió corriendo de la tienda mientras seguía intentando ocultar su erección. Auri estaba solo a unos pocos metros delante de él, caminando despacito, girando de vez en cuando para ver si todavía la seguía, y poco a poco fue llegando a su casa, dejó la puerta del portal abierto y en lugar de subir por el ascensor decidió subir por las escaleras

El joven al verla entrar en el portal se apresuró en llegar hasta allí, una vez dentro cerró la puerta del portal y al comprobar que no había usado el ascensor empezó a subir también por las escaleras

Tick tack tick tack, el joven podía oír claramente el sonido de los tacones de ella, subiendo por las escaleras, tick tack tick tack

Mientras subía por las escaleras, el muchacho empezó a encontrar ropa tirada por allí, las recoge y al mirarlas detenidamente recuerda que era la ropa de Auri, mientras más subía más piezas de ropa encontraba, empezó con la camiseta, luego la falda, lo siguiente era los grandes sujetadores de Auri, y subiendo más pudo encontrar una braguitas sexys que estaban húmedas, el joven la recoge y empieza a olfatearlas con fuerza, desprendía tanto olor de lujuria que el muchacho se empalmó enseguida, en su mente empezó a imaginar con exactitud cómo sería el cuerpo de ella, y cuando más la imaginaba más se excitaba

Subiendo más, encuentra una puerta abierta, decide meter un poco la cabeza y lo que vio le dejó con la boca abierta y salivando además de sin palabra, Auri estaba de pie en el pasillo totalmente desnuda con las piernas abiertas mirando al joven con una mirada de picardía, ella con sus manos le hace señales al joven para que la siguiera, el muchacho sin dudarlo entró dentro de la casa, dejo en la entrada la ropa de Auri además de su bolsa de compra y siguió a Auri hasta su salón

De repente, ella se da la vuelta y agarra la ropa del chico

" Shhhhh, no digas ninguna palabra " dijo ella mientras empujaba el joven al sofá, el chico asombrado por la situación solo asintió con la cabeza

Auri le quitó los pantalones de un manotazo y dejo salir un gran pene rojo y erecto, estaba tan rojo que parecía un tomate, tan rojo por los intentos de fallidos de ocultar del joven

" ahora te haré sentir bien " dijo ella mientras metía la punta del pene en su boca, empezó a chuparla como si fuera un Chupa Chups, jugueteaba la punta con su sensual lengua mientras con su mano derecha hacia acaricias sensuales al pene y con la otra mano acariciar las bolas, estuvo jugando con la punta un buen rato hasta que decidió comerla entera de una vez, empezó a bajar la cabeza hasta que pudo meter todo el pene en su boca, entonces empezó a sacarla lentamente, y después volvió a bajarla y subirla lentamente

El joven sentía tanto placer por la mamada de ella que soltaba gemidos de placer, mientras ella seguía jugando con su herramienta, él se quitó su ropa, ahora estaban los dos totalmente desnudos, uno tumbado y la otra mamando

" échate al sofá, quiero que me dejes limpio este coñito " dijo ella mientras se ponía en posición 69, el chico solo asintió, entonces ella bajó su cabeza otra vez y siguió degustándolo, mientras el chico al tener la cara tan cerca que podía oler perfectamente el olor de ella, un dulce olor que estaba rebosado de lujuria además de ver lo bien húmeda que estaba, ante tal escena el muchacho empezó a devorar sin miramiento aquel precioso coñito

" ooooo sí , chupa chupa, cómemela, cómeme todo el coñito, méteme dedos " decía ella mientras seguía mamando la polla, para que el chico lo hiciera más profundo, sin decir palabra y de un golpe bajo cadera y metió toda la cara del joven entre sus nalgas, el muchacho estaba tan dentro que con cada lamida notaba el interior de ella, estaba jugosa y desprendía un olor hipnótico, para jugar calentarla más, empezó a meter sus dedos dentro de ella, no encontró ninguna resistencia de lo húmedas que estaban, los dos siguieron en esa posición durante un buen rato, degustando el uno al otro

Cuando se cansó de comer la polla con la boca decidió que ya era hora del plato principal, se incorpora y se sitúa encima del pene de él, y de una sentada mete todo el pene dentro de ella, el joven ante tal escena no puede evitar soltar un gran gemido

" mmmmm cómo me gusta eso " dice ella mientras apoya firmemente sus manos en el pecho del joven y seguir montándole como si no hubiera mañana, sube baja sube baja, la cadera de Auri no paraba de moverse, subiendo y bajando a una gran velocidad, el joven ante tales movimientos no podía parar de gemir como si de una perra se tratara, tanto era la excitación por los movimientos de ella que los pezones del joven se pusieron duros y puntiagudos, cosa que se dio cuenta enseguida Auri mientras seguía cabalgando al joven, decidió darle más morbo y con sus manos empezó a pellizcar los pezones duros del joven, cosa que le dio más excitación, y eso se reflejó en su pene ya que se puso mucho más duro que antes y Auri lo notaba y la encantaba

Ella estuvo cabalgando un buen rato además de pellizcar los pezones del joven pero sentía que faltaba algo, abrió el cajón de la mesita del salón y sacó su consolador, lo metió en su boca, la bañó bien de saliva y sin decir nada Auri lo introdujo en su culito y lo encendió, eso era exacto lo que ella quería, mientras no paraba de montar al joven sentía como vibraba su consolador en su culito sin parar, la doble penetración la encendió aún más haciéndola soltar una gran cantidad de fluidos

El joven mientras tanto gemía sin parar, sus pezones estaban tan duros y pellizcados por Auri que parecerían ya dos mini pelotas rojas, sus ojos estaban mirando fijamente los pechos de ella ya que con cada bote bailaban sin parar, era tan hipnótico que era difícil no mirarlas, su pene estaba más duro que nunca, siendo usado de aquella manera le gustaba mucho, ser abusado por una madurita le encendía, dentro de ella estaba muy a gusto, más aún ahora que podía notar las vibraciones del consolador, notaba tanto las vibraciones que parecía que lo tenía pegado a su pene, le daba muchísimo placer

" aaaa sí, así me gusta, me encanta!!! " gritaba ella mientras que él solo gemía sin decir palabra

Estuvieron mucho tiempo en esa posición, ambos estaban ya al limite del cansancio y la deshidratación, y se notaba que ambos estaban ya a punto de correrse también, en un último esfuerzo Auri subió el ritmo de los botes más aún, sintiendo la polla de joven más dentro de ella, más velocidad, más potencia

" oooooo sí!!!!! " gritó ella y se tumbó al lado del joven

" tienes sed? Quieres algo de agua? " preguntó ella

El joven solo asintió la cabeza, Auri sacando las fuerzas de donde podía, se levantó y se dirigió lentamente a la cocina, el muchacho podía ver claramente que ella aún tenía el consolador dentro de su culito funcionando, mientras su vagina goteaba la descarga de leche que echó dentro, habían tantas gotas que formaban un camino, las vibraciones del consolador ayudaba a echar poco a poco la gran descarga dentro de ella

Una vez que se hidrataron los dos, descansaron un poco en el sofá, se vistieron y comieron algo para recuperar energías, tras aquello se despidieron y Auri nunca supo el nombre de aquel muchacho
Story URL: https://xhamster.com/stories/colecci-n-de-fantas-a-ix-694599
Comments 2
Please or register to post comments
me alegro mucho
3 months ago
Reply
Me encanta
3 months ago
Reply