Feedback
Old xHamster
Welcome to New xHamster!
We've redesigned your favorite tube site. But you still can switch to the old version using this button if you like.
This is a print version of story Blanca la fiel viuda nalgona 4 by gantz265 from xHamster.com

Blanca la fiel viuda nalgona 4

Edgar despertó debido al pitido constante de esa odiosa alarma, tan pronto como pudo la desactivo, poco después se dio cuenta de que la grandiosa noche que había tenido con Blanca terminaba abruptamente, se vio a si mismo lleno de sudor, con las sabanas recubiertas del mismo, al retirarlas vio a Blanca de la misma forma que la dejo hace unas horas boca abajo, con el fondo subido hasta la cintura mostrando sus piernas completamente abiertas, con las nalgas rojas como tomate, impregnada de sudor, es como si lo invitara a cogérsela nuevamente, pero si quería seguir divirtiéndose con las nalgas de Blanca tenía que apegarse a cogerla únicamente en el horario que ella sin estar consciente de ello había establecido, de 10 de la noche a 8 de la mañana, tenía 10 horas para usarla como su puta privada y el resto del día ella podía llevar su vida motona como ama de casa, alejada de todo contacto y fiel a su difunto esposo.
Se levantó ya que tendría que vestirse para despertarla, cuando recordó lo que Blanca le había dicho:
* Blanca: mmm mira yo sé que te pedí que me cuidaras en las noches, pero hoy prefiero que no lo hagas, descansa bien, solo por hoy, me gustaría dormir sin ser observada.
Edgar: ni siquiera debería estar en su habitación.
Haciendo memoria, recordó lo que el primer día le dijo esa culona:
*Blanca: Mira es que yo siempre he tenido dolor en la espalda baja y el doctor me receto unas pastillas para dormir, que son muy buenas, pero me las tome y dormí casi un día, imagínate, por ello necesito que alguien me cuide cuando duermo y me despierte si es que me paso de sueño, esto es temporal me dijo el doctor, por ello te pido que me ayudes.
Con el miembro hinchado y palpitando en un momento de lucidez se dio cuenta que tenía el doble de tiempo para seguirla disfrutando de Blanca la cual ahora se había convertido en su funda particular, el hecho de saber que podría cogérsela esta vez a la luz del día y que aun la tenía preparada para la ocasión, vestida únicamente con un fondo y con la cara pintada como una cualquiera, con las velas totalmente consumidas, era como si se hubiera preparado para su noche de bodas y no dejaría pasar esta ocasión, con fuerza retiro la sabana, descubriendo completamente a Blanca, fuera de sí con su celular a la mano tomo fotografías para conmemorar ese día tan especial, con su excitación al máximo subió a la cama y dio un gran salto sobre ese culo el cual ya se encontraba más que listo para ser usado, un gran impacto ocasiono un fuerte rechinido de la cama así como el hundimiento del colchón aprisiono a ese enorme culo entre el colchón y su nuevo dueño, a pesar de no lograr una penetración la fricción de sus nalgas era placentera.
Edgar: no te preocupes culo gordo, este salto lo vamos a practicar hasta que pueda hacer un hoyo en uno.
Antes de terminar la frase ya se encontraba con el pene en la mano guiándolo entre sus labios vaginales, los cuales ya habían memorizado a ese visitante frecuente, amoldándose cada pared a su forma y tamaño, era como si la vagina de Blanca supiera que tenía un nuevo dueño, su útero reclamaba otra ración de semen fresco el cual después de tantos años de abstención estaba recobrando su vitalidad debido al uso frecuente, todo su cuerpo se encontraba dando alarmas del uso constante, cosa que Blanca pasaba desapercibido.
En pocos días ya había conseguido amoldar a Blanca como un simple objeto sexual, la cual ya no era merecedora de un nombre, él se dirigía a ella como una simple puta, como si ella lo hubiera invitado a usarla de esa forma.
Con el pene entrando y saliendo y sus testículos golpeando la vulva Blanca era usada nuevamente, tal vez entre sueños pensaba en su difunto esposo, tomados de la mano viendo un atardecer, declarándose su amor con un inocente beso. Pero en realidad ella se encontraba siendo penetrada una y otra y otra y otra vez, completamente abierta de piernas presionada por el cuerpo de su inquilino y ahora dueño, únicamente sostenida por ambas manos en sus portentosas nalgas, las cuales le daban el ritmo opuesto a las embestidas, al ritmo que a él le venía en gana y para su desventaja su propia vagina se encontraba facilitando las penetraciones desbordando su flujo vaginal y lubricando con el semen que aún se encontraba rezagado en su entrada vaginal, su cuerpo la estaba traicionando, con su vagina facilitando la entrada y sus enormes nalgas aplaudiendo cada embestida inconscientemente su cuerpo le decía que no había riesgo alguno, le estaba dando la orden de no despertar, mientras el continuaba embistiendo y moviendo esas nalgas como si fueran dos enormes flanes que con cada embestida se agitaban chocando uno contra otro, realmente era como si le estuvieran aplaudiendo como muestra de agradecimiento, la fricción provocada por ambos cuerpos concluyo con una serie de disparos dirigidos al útero de esa puta, se mantuvieron ambos cuerpos fusionados uno al otro hasta que el pene perdió su rigidez.
Después de tan desgastante tarea y completamente desnudo se dirigió a la cocina para desayunar lo que le diera en gana, así que tranquilamente se sentó frente al televisor comiendo un poco de cereal para recuperar fuerza, dejando a Blanca completamente usada con semen fresco en su interior, completamente inerte solo en espera de ser usada nuevamente y así fue, en el transcurso del día fue usada en repetidas ocasiones, debido a su singular par de glúteos su ahora propietario no vio la necesidad de cambiar de posición, siendo penetrada y rellenada tantas veces como el así lo quiso.
Con el atardecer Edgar la limpio de la cintura para abajo superficialmente, sabiendo que ese enorme culo no era inspeccionado por su propietaria no veía la necesidad de dejarlo reluciente, más bien ella se debería encargar de limpiar cada rincón de su cuerpo, sabiendo esto su temor a ser descubierto se esfumaba poco a poco, despreocupándose por los rastros que dejaba, después del gran morbo generado por las letra aun presentes en sus glúteos, esta vez dejo un montón de chupetones y marcas de nalgadas, así como su cara intacta después la felación previa, coloco la sabana sobre Blanca y por fin dejándola descansar después de ese grandioso momento el cual el recordaría como su noche de bodas, la cual debia repetirse, para ello tendria que convenser y sugestionar a esa puta de que se difunto espoo aun esta presente, para ellos tomando la foto de los novios, retiro el marco y la coloco en una delas manos de Blanca, cerrando nuevamente la puerta como si nada hubiera ocurrido, así es como Blanca de ser una viuda ejemplar paso a ser solo un vertedero de semen en cuestión de pocos días, quien a pesar de no sospechar nada continuaría con sus constantes vejaciones noche tras noche.
Story URL: https://xhamster.com/stories/blanca-la-fiel-viuda-nalgona-4-691887
Comments 0
Please or register to post comments