This is a print version of story Esclavos 1 by Megoleret from xHamster.com

Esclavos 1

i hay algo de sal en la vida de las personas es el sexo, aunque a veces requiere "otros" condimentos que den un manjar exquisito por el cual vivir, no, no hablo de comida, sino de un placer infinitamente mas voluptuoso

La pervercion del señor y señora Sange era sin duda el mas delicioso de todos sus demas compañeros adictos al sexo. Por las noches cada viernes, Despres de Sange ataba a su esposa en la bodega de su casa en Borgoña pues esta puta gustaba de engañar a su marido -cosa que era infinitamente exitante para el- varios fueron los hombres y mujeres que conocieron su jugoso coño y su dilatado culo en los cuales han metido infinidad de objetos de diferentes tamaños y texturas. Despres, que complementaba su placer adultero con el de la esclavitud de su mujer no habia hombre mas feliz en la tierra y realizo una de sus grandes pasiones: como he dicho, ato a su mujer en la bodega de su casa, atada de manos y pies separados, completamente desnuda dejando ver un hueco entre un poco de vello destilando nectares de su pasion, los senos dejaban correr algunas gotas de sudor, y portando un collar de diamantes, su cruel verdugo vestia medias y mascara de cuero mostrando sus viriles brazos, testiculos hinchados y una polla alzando su puño hacia el cielo, con un latigo rosa y algo dura
-bien asquerosa puta-dijo en tono brutal- ¿a quien enculaste hoy? ¿que objeto te metieron en tu coño que yo pueda sacar?
-a nadie, amo, se lo aseguro-dijo su esclava
-crees que te voy a creer maldita porqueria de mujer-dijo Despres soltandole una bofetada- deberias aprender a decir mejor tus jodidas mentiras
-pero mi señor-dijo Lucile vivamente exitada- os amo, jamas pondria en duda sus votos matrimoniales que me ofrecio en nuestra boda
-no me menciones eso mujer, veo que solo puedes entender a golpes las cosas
Despres le propina veinte latigazos del mas lubrico cuero, dejandole lineas rojas en las carnes de su mujer
-POR FAVOR AMO Y SEÑOR, NO SIGA-dijo Lucile en un tono orgasmico humedeciendose los labios
-veo que no te basta que te dicipline como se debe basura, asi que cerrare tu jodido coño de una vez por todas
Despres se va del cuarto y regresa con una veladora y un dildo
-¡OOoohh...si puta! ¡veras que conmigo no se juega!
Despres chupa con pasion el dildo dejandolo empapado en saliva, acaricia el ano de su esposa con la punta por quince segundos y lo inserta bruscamente y sin la menor dificultad, sabremos que otras cosas han tenido el placer de cruzar por esos terrenos que solo el Amor han podido cruzar
-duele mi señor-dijo Lucile
-no me engañas zorra, te gusta pero al mismo tiempo aprenderas que si quieres algo entre tus carnosas nalgas no sea de alguien a quien yo lidie
luego Despres mete una vela en su vagina trabajosamente, algunas gotas de exitacion se corren en la cera de la vela, Lucile gime vivamente provocando que Despres le cubra la boca para sobarle sus suculentos pechos, amasandolas con tal arte que pareciese que dependiera de su vida, rozando su areola y chupando sus pezones
-creo que todavia no te basta-dijo Despres al ver la exprecion de su puta
saca el dildo del culo y en su lugar inserta una vela mas gruesa y larga al mismo tiempo que en su vagina le retira la vela y coloca otra quebrada, de manera que esta insertada en su orificio y vaya por otra direccion y se asome la mecha a la altura del ombligo, lo suficientemente alejada para no quemarla. Las velas se encienden, y Despres espera a que su mujer no las apague o las deje caer, la hermosa estatua permanecio inmovil por unos tres o cuatro minutos hasta que la vela del culo cae y se apaga
-tenias que estropear la imagen puta mujer-dijo el cruel verdugo- te las veras conmigo ahora
Despres penetra con una polla enfurecida e imponente en el culo de su mujer con una velocidad como si le urgiese un rico orgasmo, las nalgas de Lucile se movian y rebotaban con los golpes de su placer, lo mismo con sus tetas que rebotaban con singular alegria, la mano viril de Despres, tan grande como sudorosa recorre la dulce piel de Lucile, su vientre, uno de sus senos, su desnuda garganta y su menudos brazos pero no estaba dispuesto a retirar la otra vela de su coño que increiblemente no se apagaba sino que el movimiento de la llama seguia fielmente el ritmo de aquella noble pareja
-si puta, ya te quieres correr, lo se, quieres que tu licor se libere de tu orificio
y sucedio tal y como se habia esperado, Lucile suelta su flujo disparando la vela y apagando el vivo fuego con el liquido del suelo, agotada, Lucile respira profunda y agitadamente
-no mujerzuela, todavia falto yo-dijo Despres
El cruel verdugo se masturbo sobando la punta de su polla con el clitoris de Lucile derramando lagrimas de Vida entre el vello de su amada

A partir de entonces en algunos dias se desarrolla una serie de eventos que mantendran al lector en su asiento y su mente en libertad...


Story URL: http://xhamster.com/user/Megoleret/posts/55633.html