This is a print version of story Bolas chinas y reflejos by minimun from xHamster.com

Bolas chinas y reflejos

La conocí en un chat y en seguida coincidimos en nuestros gustos sexuales. Ella casada y aburrida con ganas de cambiar su rutina y yo con ganas de alegrarme el cuerpo. Le encantaba sentirse una puta y tener el coño mojado. Con sus cincuenta años había descubierto la mastubación y le encantaba verse en espejos o hacerse fotos mientras se tocaba entre las piernas. Sus pezones estaban duros casi siempre y eran muy sensibles a las caricias. Le encantaba usar los dedos y la boca y se excitaba cuando se le hablaba de forma que se sintiera muy cerda. Eso es lo que más la ponía.

Ese día estabamos en el hotel que usabamos para nuestros encuentros. Ella desnuda y con unos preciosos zapatos de tacón de aguja se paseaba por la habitación mientras yo la seguía con lamirada. Su piel brillaba por el sudor. Mi polla estaba dura a pesar de que ya habiamos follado dos veces, pero ella me encendía como nadie lo ha hecho nunca.

Busqué un paquete que había escondido a su vista hasta ahora. Se lo di y ella lo abrió con curiosidad. Unas bolas chinas de color rosa eran el regalo del día. Se las metí en su coñito y ella paseó por la habitación mientras disfrutaba de sus meneos. Se quedó mirandose en el espejo mientras contraía el coñito y disfrutaba del masaje.

- Me gustaría verte así, desnuda y caliente como una perra por la calle -le dije.

- Sería genial. Pero imposible. Aunque se me ocurre algo.

Se dió la vuelta y se vistió. Se puso el vestido, una chaqueta y cogió su bolso. No se había puesto la ropa interior que aun estaba en el suelo.

- Esperame aquí. -Me dijo dándome un beso y saliendo de la habitación.

Al cabo de quince minutos sonaba mi móvil. Era ella.

- Hola. - dije.

- Hola. Estoy paseando porla avenida y tengo el coño ardiendo. Dime que me harías. Me gusta que me llames puta y correrme en medio de la gente.

- Eres mi putita. El chochito que me encanta follar. Seguro que tienes los muslos empapados de jugos. Estoy deseando que me des tu culo y meterte la polla entera y hacer que te corras como unazorrita.

- Llamame puta. Cerda. Quiero correrme ahora mirándome en un escaparate. Tengo cara de zorra.

- Tienes cara de cerda. De coño siempre abierto. De putita que quiere polla. Seguro que todos al pasar a tu lado piensan en la cara de cerda que tienes. Me gustaría verte ahora a cuatro patas con la falda levantada. Cuando vuelvas te follaré esa boca de zorra.

- Si. Te dejaré la polla seca. Quiero comerme tu lefa. Soy una mamona.

- Eres mi mamona. Vamos correte, cerdita mia. Tienes que tener el chochito bien mojado para mi polla. Que estés bien lubricada y abierta. Estoy deseando clavartela.

- Dios me estoy corriendo ahora. Me he tenido que apoyar en el escaparate para no caerme. El coño lo tengo super sensible. Uy. Otra vez...

- Que chochito eres. Me gusta que no puedas ni hablar de lo cachonda que estás. Vamos puta, ven y comeme la polla.

- Estoy en la puerta del hotel,... dios, otra vez me corro.....

- Sube puta. Necesito tu boca.

- Estoy en ascensor. Me veo en el espejo. Me he levantado el vestido para verme como una puta. dios que coño tengo...

Salí de la habitación desnudo y empalmado y esperé delante del ascensor. La puerta se abrió y ella estaba allí con el vestido enrollado en la cintura y sobándose su coño. La cojí del pelo y la puse de rodillas. La follé la boca sujetándola por la cabeza y metiendosela hasta la garganta en mitad del pasillo. Me corrí dentro y ella se atragantó con lamezcla de semen y saliba. Cayó al suelo y yo la recogí y la llevé en brazos hasta la habitación.

Una hora después estábamos en la bañera abrazados y tomando una copa. Una delicia de día como todos los que pasé a su lado.


Story URL: http://xhamster.com/user/minimun/posts/55173.html