This is a print version of story PERO QUE PÙTA... by davoone from xHamster.com

PERO QUE PÙTA...

Si. Pedrito acababa de dar el si. Se había casado, una mujer despanpanante. Pero lo que no sabía era lo listorra que era. El creía que se había casado con una tonta, que no se daría cuenta de nada. Y es que Pedro tenía una afición oculta. Una afición muy guarra: le gustaba vestirse de mujer y comer pollas a gente desconocida y ser enculado en cuartos oscuros gay y en zonas de cruising. Era bastante puto nuestro amigo, si, cosa que le gustaba, puto, guarro, cerdo, comepollas mmmmm. Había lamido cientos por no decir miles de capullos a cual mas asqueroso y sucio, de tios maduros, pajeros...Pero lo llevaba en secreto, nadie sabía su afición por la lefa y ver salir las pollas de la bragueta.
Pues el siguió con su afición. Siempre llevaba una hora más tarde del trabajo. Decía que quedaba con amigos para tomar una cerveza, o que el trabajo se había alargado...se había alargado, pero no el trabajo...
Llegaba a casa e iba al baño a lavarse y enjuagarse esa boca y culo de mariposa escondida que tenía (por cierto bastante ancho de caderas y tragón nuestro putito.
Pero un día su mujer, mirando la chaqueta que acababa de colgar en el perchero, se fijo en un redondelito blanco que tenía en una de las hombreras. "Uhhh, ¿qué es esto?". Acercó la nariz y, no había duda, estaba fresco aún, se dió cuenta que era lefa fresquita, el olor era penetrante.
Al día siguiente decidió seguirle, poniendo una excusa en el trabajo, salió discretamente detrás de el con su coche. Estuvo toda la tarde en el coche, y no vio nada raro, hasta que Pedrito salió de la oficina donde trabajaba.
Apresuradamente salió con su coche a las afueras de la cuidad. Se metió por un camino de tierra. La mujer tuvo que aumentar la distancia para no levantar sospechas. Pedrito aparcó el coche detrás de unos matorrales y desde esa posición no lograba ver nada. Decidió bajarse y caminar sigilosa hasta los matorrales. Alli vió a Pedro, tenía el maletero abierto y estaba quitándose la ropa a toda prisa. Se quedó con la boca abierta cuando vió a Pedro sacar del maletero una bolsa y ajustarse un sujetador de encaje negro. Así hasta vestirse con ropa de auténtica puta. Colocarse una peluca rubia y maquillarse tambíén. Todo en menos de 10 minutos. "Ni yo lo hubiera hecho tan rápido, que hijo de puta" , pensó la mujer.
Al rato de andar taconeando entre los matorrales como putón que espera a su cliente, apareció en el lugar otro coche. El putón no se lo penso, se acercó a el tacoeando y andando como una guarrita. Al abrir la ventanilla apareció una mano arrugada que se introdujo en la mini del nuestra guarra, sobándole todo el paquete dentro de unas bragas de encaje. El hombre, de unos sesenta y pico, empezó a felarle la polla a nuestro mariposo, que gemía de gusto. A los minutos el hombre mayor salió del coche y comenzó a sobar y besar apasionadamente en la boca a la putita. Ya los dos calentísimos, el travesti se agachó y le bajó la cremallera del pantalón. Comenzó a chupar con ansia el pito flácido del hombre aquel. Al rato, a base de mamadas, consiguió ponerlo bastante duro. Le bajó las bragas y enmpezó a follarse al travelo entre gemidos.
Al ratito apareció otro coche, sin que la pareja se desenganchara para nada de su tarea. Un chico que parecia jovencito, delgado, salió del otro coche. Iba tapado con la capucha de una sudadera y gafas negras de sol. De su espesa barba salía un gran porro humeante. De sus jeans azules sacó un enorme pollón acercándose rápido a los folladores. Apartó al abuelo del culo de la mariposa y se la enchufó. Aquella polla si era grande y venosa y la mariposa gritaba de gusto hasta estallar tímpanos, ahh, ahhh, siii, que pollón tío, siiii.
La mujer no sabía si llorar o cagarse de risa, pero le pasó por la cabeza algo, al ver que otro coche se acercaba. Rápidamente, y sin pensarlo, ella se desnúdó poniéndose delante del coche que venía. Un hombre de mediana edad salió ya con la polla en la mano. Ella le tocó aquello que era bastante grande, meneándosela. Le dijo que se desnudara el también. En unos momentos, los dos desnudos, ella tocándole la polla y el su coño, se acercaron a donde follaba su marido con el chico. Delante de la cara de su marido se puso a cuatro patas permitiéndo que el hombre desconocido le metiera la polla empalmada bien dentro del coño. El marido se quitó de follar y le dijo que qué hacía. "Lo mismo que tú, maricón" le contestó, mientras le decía al hombre que la follara más fuerte, cosa que hizó con gusto hasta eyacularle bien dentro de su coño, sin que el marido pudira hacer nada por separar aquella polla gorda del xoxo de su mujer, sólo llevarse un puñetazo del machote, que no dejaba a su presa hasta vaciar bien sus huevos.
Al terminar, la mujer le dijo: "Qué, puto, no le rebañas la polla a mi amante?"
El marido enfadado y algo asustado ante toda esa situaión, se metió en el coche desnundo y salió pitando. El hombre mayor y el que había follado a la mujer también salieron corriendo, oliéndose mal rollo. Pero el jovencito encapuchado se quedó mirando a la chica aún desnuda y se acercó a ella. "Oye tía, qué buena estás" le dijo descaradamente. El jovencito disfrutó del coño de la mujer hasta dejárselo chorreando de semen.




Story URL: http://xhamster.com/user/davoone/posts/34488.html