This is a print version of story Follando con mi compañera en la oficina by skyliner_ from xHamster.com

Follando con mi compañera en la oficina

Esto ocurrió hace un par de años, con una compañera que está casada, con hijos y me lleva 10 años, pero es una auténtica máquina.

Carla y yo siempre nos hemos sentido atraidos, y siempre hemos estado con el tonteo en las fiestas, cumpleaños y otros eventos.

El caso que nos ocupa es un dia que nos quedamos a trabajar hasta tarde y ya un poco atorados me dijo que por que no nos relajábamos un momento, así que nos fuimos al Office y tomamos un café, me empezó a decir que estaba muy guapo y que guardaba en su pc de casa una foto mia con la que alguna vez se había masturbado.

Yo me quede alucinado, pero mi polla pegó un brinco al escuchar eso, yo le dije que ella me parecía una mujer estupenda y que alguna vez había deseado estar con ella, a lo que ella respondió levantándose y pegándome un morreo en la boca.

Yo me animé, mido 190 y ella 156, así que la cogí del culo, la levanté y la puse contra la pared mientras la besaba, ella no paraba de decirme, que fuerte estás, como me cojes con tus manos, me encanta.

Yo levantaba la falda y jugaba con su tanga, me estaba poniendo cardiaco, la senté en la mesa, le levanté la falda y empecé a comerla el coño, muy depilado y suave, sabía a gloria. me tiré un buen rato así, hasta que me dijo en el oido que me la follara.

Fui a por un condón, pero me dijo que no hacía falta, que ella tomaba precauciones, así que se la clavé a pelo, empece despacio y después a aumentar mis embestidas, ella ni corta ni perezosa se corrió en un momento, ante mi asombro, pero me dijo, tranquilo, soy multiorgásmica.

Cosa que me puso aún más bruto, la bajé de la mesa y puse su culo em pompa, para follármela por detrás, ella no hacía más que gritar, y pedirme más, asi se corrió 3 veces más.

Yo necesitaba saborear ese coño con toda su corrida, así que la volví a subir a la mesa y se lo empecé a comer otra vez, vaya sabor más rico, tanto que no podía dejar de comérselo y ella me regaló una buena corrida en mi boca.

Yo ya estaba que no podía, me empezó a hacer una cubana con sus tetas y a comerme la polla, se tiró un buen rato así, yo disfrutando como un poseso, y al rato lancé un chorrazo de leche sobre su pecho y cara.

Aluciné cuando se lo restregó por todo el cuerpo y me decía... ummmm, es la leche de mi macho, me encanta.

Yo no daba crédito, nos besamos, nos vestimos e intentamos volver a trabajar, pero ya esra muy difícil concentrarse.

Algún dia os contaré más, pues no fue la única vez que follamos.

Saludos roedores


Story URL: http://xhamster.com/user/skyliner_/posts/33531.html