This is a print version of story TENNESSEE 2 (Strip Club) by Irakundomania from xHamster.com

TENNESSEE 2 (Strip Club)

TENNESSEE 2 (Strip Club)









“Carlos, ¿estaras ocupado esta noche?”

“Pues ocupado, lo que se dice ocupado, pues no. Ire a alocarme.”

“¿Me llevas contigo?”

“Es Viernes, ¿que me dices de tu novio? Nuestro encuentro es hasta mañana.”

“Se fue a Arkansas por una semana. Se lo llevaron del trabajo. Se fue hoy hace unas dos horas y estoy aburrida, no tengo nada que hacer.”

“Entonces ahorita paso a recogerte y hacemos cambios de planes.”

Ya tenia como dos meses que me estaba cojiendo a Patricia cada Sabado desde el incidente del bikini. Cada vez me la cojia por los dos lados, la panocha y por el culo, y cuando me mamaba la verga, solo me chupaba la cabeza.
En una hora ya estaba con Patricia afuera de su casa.

“¿Entonces, a donde vamos?” me pregunto.

“No se, tenia planes, pero podemos ir a otro lado si quieres, a cenar, tal vez.”

“¿A donde ibas a ir?”

“Jeez, no quieres saber.”

“Anda, dime.”

En ese momento Daysia contesto el telefono, yo le habia estado marcando desde mi celular.

“Daysia, ¿estas ocupada?” le pregunte en ingles, ella no entiende español.

“No, ¿porque?”

“¿Quieres venir con Patricia y conmigo? Iremos a comer en algun lado.”

“Ok, solo dime donde y ahi los encuentro.”

Luego de ponerme de acuerdo con Daysia, me fui con Patricia rumbo al restaurant.

“¿No me vas a decir a donde tenias pensado ir antes que yo te llamara?”

“¿Para que quieres saberlo?”

“Curiosidad. Quiza me anime a ir contigo. ¿O es que tienes otra mujer y por eso no me quieres decir?”

“Jajajaja, la verdad es que iba al ‘Jaguars’.”

“¿Eso que es?”

“Un strip club.”

“¿De esos donde las mujeres se encueran bailando?”

“Asi es.”

“No pense que te gustara ir a esos lugares.”

“No los frecuento, no me gusta desperdiciar mi dinero en una sola noche, y menos si no hay suficiente placer. Pero me gusta ir a desaburrirme de vez en cuando.”

“¿Y estas enojado porque cambiaste de planes por mi?”

“No. Claro que no. No debo estarlo. Tu me has dado mucho mas placer que la que me daria una stripper.”

Hubo un largo silencio en el carro hasta que llegamos al restaurant. Afuera ya nos esperaba Daysia.

“Me gustaria conocer uno de esos lugares.” Me dijo Patricia antes que nos bajaramos del carro.

“Creo que si puedes ir cuando quieras, tambien hay muchas mujeres que van. Nomas asegurate de llevar tu ID, porque con esa carita que tienes, no te van a creer que eres mayor de edad.”

En menos de cinco minutos, Patricia me hizo cambiar de planes otra vez y decidimos ir al ‘Jaguars’. Daysia se acerco al carro.

“¿Vienen o no?” pregunto por la ventana.

“Hubo cambio de planes.” Respondi. “Vamos al ‘Jaguars’, subete, vamos en un solo carro.”

“Mejor me voy en el mio, mama me mata si se llega a enterar que deje el carro en cualquier lugar. Alla los alcanzo.”

Siempre se me hizo muy rara la actitud de la mama de Daysia, no la conocia en persona pero siempre que Daysia hablaba de ella sonaba como que trataba a su hija como si fuera una niña. No comprendia porque.

Al llegar al strip club, Patricia estaba nerviosa, pero luego vio que entraron dos hombres con sus respectivas novias y eso la tranquilizo.
Estuvimos ahi como afuera como diez minutos esperando a Daysia que llegara, pero no llegaba hasta que por fin sono mi celular.

“Hey, chicos. No voy a poder llegar, ya estaba cerca cuando mi mama me llamo que necesita el carro, pero diviertanse ustedes.”

“Damn, Daysia. Nunca puedes divertirte con nosotros.”

“Sorry, sera para la otra.”

Ya estabamos ahi, Patricia y yo no nos ibamos a regresar porque Daysia no estaba. Ya dentro, ordenamos unas alitas y dos refrescos (yo no tomo), y las bailarinas comenzaron a llovernos a la mesa. No queria que Patricia se incomodora si la dejaba sola, asi que rechace todo ofrecimiento de bailes privados. Pero habia en un rincon detras de nosotros, una muchacha sola, por la vestimenta, sabia que trabajaba ahi y era bailarina. No podia ver su rostro bien porque las luces eran muy opacas, donde estaba sentada estaba muy obscuro, pero la silueta mostraba un buen cuerpo, ademas de estar muy alta.
Nos acabamos toda la orden de alitas y pedimos otra mas mientras veiamos a las chicas bailar en el escenario. Patricia ya agarro mas confianza y platicaba como si estuvieramos en la plaza. Finalmente la muchacha del rincon se levanto y se acerco a nosotros. La vi muchas veces mirandonos.

“Hola, papi.” Saludo mientras me daba un beso y se sentaba en mis piernas.

“Hola,” contesto Patricia.

Patricia y la muchacha se saludaron tambien de beso, pero ella nunca se bajo de mis piernas.

“¿Como se llaman?”

“Carlos, y ella es Patricia.”

“¿Son novios?”

“No.” Respondio Patricia de inmediato. “Carlos es mi esposo, llevamos dos meses de casados.”

“Aww, que lindo. Yo me llamo Kasandra.”

Kasandra tomo una buena conversacion, logro incluso que Patricia se desinhibiera y se sintio mas relajada. Cuando Kasandra me ofrecio un baile privado, tuve que negarme. Le dije que no queria dejar a Patricia sola. Kasandra dijo que tambien la podia llevar a ella al Champagne Room y que ahi nos bailaria a los dos.

Pregunte a Patricia si queria que le bailaran y con mirada picara dijo que si le gustaria, pero que le daba mucha vergüenza que las otras personas en el club la miraran e hicieran comentarios.
Fue ahi que se me ocurrio que podriamos subir al VIP en el segundo piso. Kasandra dijo que ella nunca subia alla con los clients, pero que esta vez haria una excepcion. La verdad es que yo tampoco nunca habia subido al VIP.

A paso lento y seguro fuimos subiendo las escaleras los tres, yo con la botella que se requiere comprar para poder subir. Arriba nos dirigimos a un cubiculo grande que contaba con dos paredes a los lados y en la parte de atras era una ventana grande del tamaño de toda la pared, la cual, Kasandra nos explico que por fuera era un espejo, es decir, la gente que estaba abajo no podia ver donde estabamos, pero nosotros si podiamos verlos a ellos. Dentro habia dos sofas, uno en cada pared, al centro una mesita con una lampara que tenia tres intensidades de luz para el gusto de la cliententela, dos ceniceros y dos copas. La parte por donde entramos estaba cubierta con una cortina gruesa roja o guinda que impedia la vista hacia adentro.

Cuando nos sentamos, esta vez, Kasandra se sento en las piernas de Patricia. Para mi eso se veia gracioso.
Patricia es una mujer chaparrita, muy delgada, aunque muy chichona. Kasandra era el contraste, ella era altisima, me atrevo a decir que era mas alta incluso que yo, y aun mas por los tacones que tenia puestos. Morena, no era gorda pero si estaba ancha. Cabello largo y enchinado. Era de Honduras. Sus otras tres hermanas tambien trabajaban ahi, pero esa noche solo nos presento a Aracely, la mayor de las cuatro.

Patricia se disculpo con nosotros y se fue al baño y al cabo de unos quince minutos regreso, pero cambiada. Ella siempre cargaba una pequeña mochila y esa noche descubri que siempre llevaba un segundo cambio de ropa por si se le ofrecia. Pero supuse que esa noche tendria otros planes conmigo, porque cuando Patricia regreso, ya no traia su pantalon negro con el que llego y su blusa blanca, sino que del baño salio con una minifalda super pequeña de mezclilla que dejaba ver bien la parte de abajo del calzon rojo que llevaba puesto.

Eso motivo a Kasandra, quien le dio un trago a la botella de vino, y poniendose de pie, se quito el short de mezclilla, la camisa cuadrada y el bra negro que llevaba puesto dejando al descubierto ese par de tetas que aunque eran grandes, se veian chicas junto a las de Patricia.
Debo aclarar algo, recibi mensajes de personas que preguntaron por las tetas de Patricia por la forma en que las describi en la historia pasada, pues bien, las tetas de Patricia son enormes, pero no del tipo que cuelgan con el peso. A pesar de ser grandes, se sostenian bien a buena altura. Son redondas y firmes, no cuelgan nada, cualquiera pensaria que son operadas, pero creanme, esa niña no se ha pasado el bisturi por ningun lado.

Kasandra quedo solo con una tanga negra y se sento montada en mi, Patricia se sento a nuestro lado, pero no tardo mucho antes de que con sus pequeñas manos agarrara las tetas de Kasandra.
La hondureña ya habia comenzado su vaiven encima de mi. Mi verga ya estaba a mas no poder. Patricia se puso de rodillas en el sofa a mi lado izquierdo, su lengua estaba hasta el fondo de mi boca mientras con su mano izquierda seguia jugando con las tetas de Kasandra. Yo, con mi mano izquierda, bajo la falda, hurgaba dentro del calzon de Patricia para acariciar sus nalguitas y con mi mano derecha hacia a un lado el hilo dental de la tanga de Kasandra para pasarle el dedo por toda la raya de esas nalgotas, facil tres o cuatro veces el tamaño de las nalgas de Patricia.

Sin dejar de besarme, Patricia se desabotono la blusa blanca que tenia puesta y quitandosela, la avento al sillon de enfrente. Parecia que Kasandra se sorprendio del tamaño de las tetas de Patricia y sin tardar mucho, estiro sus manos para desabrocharle el bra y quitarselo dejando ese par de melones libres de su prision de tela.
Kasandra le dijo a Patricia que se montara en mi pierna y ella se monto en mi pierna izquierda. Patricia, antes de montarse, se quito la falda quedando en el puro calzon que hasta entonces, me di cuenta que era de encaje.

Ya habia visto a Patricia encuerada muchas veces, y muchas veces me la habia cojido, aunque nunca olvidare la primera vez que me la coji [b](TENNESSEE [Venganza contra un novio])[/i], pero esta vez, seria por la presencia de esa hondureña que tecnicamente era una completa extraña, parecia extra especial.
Patricia me miro con los ojos bien abiertos cuando sintio que Kasandra le chupaba el pezon izquierdo. Supongo que no se lo esperaba y fue para ella una verdadera sorpresa. Yo le di un beso y prosegui a chuparle el otro pezon.

Tan concentrado estaba yo mamandole el pezon a Patricia y jugando con sus nalguitas que no me di cuenta que Kasandra ya no le mamaba la otra teta, sino que ambas se estaban besando. Teniendolas a las dos montadas una en cada pierna, mientras ellas se besaban, yo las abrace a las dos y les chupaba las tetas a las dos. Nunca en mi vida habia tenido cuatro tetas grandes para mi solo deleite. Era la primera vez que estaba con dos mujeres a la vez.

No senti el tiempo que estuvimos en esa posicion, pero supongo que fue hasta que Patricia y Kasandra se quedaron con sus bocas secas. En muchas ocasiones las mire y vi sus lenguas enroscados en ese cachondo beso, claro, quien tenia el control de la situacion era Kasandra, Patricia nunca antes habia estado con otra mujer.
Hasta que sin decir ‘agua va’, Kasandra me sacaba la camiseta y Patricia me abria el pantalon. Una vez que Kasandra me hubo quitado la camiseta, las dos me besaban y me lamian todo el pecho, incluso senti una que otra mordida en mis tetillas. Aunque no me habian quitado el pantalon aun, Patricia tenia su mano dentro sobandome la verga. Ella me lamia y besaba el pecho mientras Kasandra me besaba perforando con su lengua hasta donde alcanzara al tiempo que las manos de ambas se esforzaban por quitarme el pantalon.

Con los pantalones a los pies, las dos se bajaron de encima de mi y se pusieron de rodillas en el suelo. Miraban mi verga como si fuera un, no se, un Oscar, un Golden Globe, un premio Nobel, o quiza como lo que era, una verga que se las cojeria a las dos en unos minutos mas.

Patricia fue la primera que la capturo con su boca, pero me sorprendio la forma en que lo hizo. Siempre que me la cojo, me mama la verga, pero solo chupaba la cabeza, esta vez de una sola bocanada se la metio toda. Debo admitir que mi verga no es tan grande como muchos presumen aunque no sea cierto, mi verga es mediana,, pero para una boquita como la de Patricia, de seguro es enorme y muy gruesa. Kasandra no queria perderse la diversion, asi que se agacho a chuparme los huevos y desde arriba pude ver que su mano derecha la metia dentro del calzon de Patricia para acariciarle esas nalguitas.

Las dos se intercambiaban, primero Patricia me mamaba la verga mientras Kasandra me chupaba las bolas, despues al reves, Kasandra mamaba la verga y Patricia los huevos, pero debo admitir que me gustaba mas cuando Kasandra me mamaba la verga, ella usaba la lengua pero tambien los dientes, a veces me daba ligeras mordidas en la cabeza, y me dolia, pero era un dolor exquisito.
Patricia tambien me encantaba, pero no tenia tanta experiencia como Kasandra, por lo que lo hacia con cierta torpeza, pero algo que Patricia siempre hacia y me volvia loco es que me miraba directo a los ojos mientras me la mamaba, y aunque ya nos teniamos mas que confianza, su carita siempre mostraba timidez.

Entre las dos hicieron que me corriera, pero mi leche la recibio Kasandra en sus tetas, ella era quien me la mamaba cuando me vine. Patricia se acerco a ella y con su lengua comenzo a quitarle toda mi leche de las tetas y una vez que la hubo dejado limpiecita, Kasandra se puso de pie y dandome la espalda se empezo a quitar la tanga lentamente agachandose sin doblar las rodillas. Cuando la tanga cayo al suelo, con sus manos se abrio las nalgas dejandome ver bajo la tenue luz, su culo y panocha, lo cual tome como invitacion para pasarle la lengua.

Patricia no queria quedarse sin participar, asi que desde arriba empezo a lamerle el culo a Kasandra, cosa que me sorprendio de ella, mientras yo le comia la panocha. Vi que Kasandra tambien se razuraba la panocha igual que Patricia.
No se porque Kasandra se tapaba la boca, quiza ella gritaba mas fuerte que Patricia, pero en ese momento no lo sabria, la musica estaba muy fuerte.
Seguimos comiendonos a Kasandra hasta que se enderezo, tomo de la mano a Patricia y la puso frente a ella. Comenzaron a besarse mientras yo seguia dedeando a Kasandra, quien abria sus piernas para que le metiera el dedo aun mas adentro. Y asi estabamos hasta que se chorreo. Esas piernas largas al fin cedieron, gotas de sus fluidos corrian hacia abajo a lo largo de sus piernas. Se dejo caer hacia atras cayendo sentada en mis piernas. Por poco se queda clavada en mi verga, me hizo recordar los videojuegos de Mortal Kombat, cuando los aventaban al vacio y se clavaban en estacas.

Kasandra ya estaba sudorosa, se recargo en mi pecho y tomando a Patricia de la mano, la puso en frente de nosotros, le beso el abdomen y lentamente le fue bajando el calzon hasta los tobillos. Kasandra la dedeo y Patricia solo se dejo hacer apoyando sus manos en los hombros de Kasandra, abrio las piernas para darle mas facil acceso a su panochita.

Que contraste con estas dos mujeres, Kasandra era un mujeron, altisima, ancha, nalgona y chichona, Patricia por su parte, es toda una mujer, chaparrita, delgada, muy poca nalga, pero bien chichona. Las tetas de Patricia era mas grandes que las de Kasandra, mas firmes y mas duras.

Al parecer, Kasandra era quien tenia el total control, ella separo un poco a Patricia de nosotros, solo lo suficiente para poder levantarse un poco, hacerse mas para atras y dejarse caer sobre mi verga para que me la cojiera, y luego hizo que Patricia se montara arriba de ella. Kasandra no cabalgaba arriba de mi como lo es normal, mas bien hacia movimientos circulares que hacian que se sintiera intenso. La panocha de Kasandra no apretaba como la de Patricia, ya la tenia bien bofa, me imagino que Kasandra ya esta muy cojida que incluso tenia la panocha mas abierta que el arco del triunfo.
Montada en Kasandra, Patricia le ofrecia sus tetas para que se las mamara. Kasandra seguia con sus movimientos y yo, debajo de las dos me limitaba a disfrutar la panocha de Kasandra en mi verga, besar su espalda saboreando el poco sudor que escurria y de cuando en cuando, por encima de su hombro, Patricia y yo nos besabamos.

Antes de que me viniera, Kasandra paro, era como si ella hubiera sentido que estaba a punto de vaciarme. Levanto a Patricia y se levanto ella. Cuando se volteo y quedo frente a mi, me di cuenta que no tenia toda la panocha razurada, en la pelvis se le formaba un triangulo mediano con vellos largos y chinos como los cabellos de su cabeza. Se le veia claro que la parte de abajo del triangulo comenzaba exactamente encima del clitoris y le llegaba como hasta la mitad de su pelvis, para que el triangulo de la tanga la cubriera bien.

Yo me levante tambien y Kasandra se sento casi acostada en el sofa. Patricia se empino sin doblar las rodillas para mamarle la panocha y yo por detras le meti la verga entre sus nalguitas.
Me estaba cojiendo a Patricia en esa posicion mientras ella le comia la panocha a Kasandra, formando asi un treneceito. Esta vez Patricia no se cohibia en sus gemidos, gritaba de placer sin importarle si alguien oia, aunque con la musica tan alta, era imposible que alguien la oyera, solamente los tres que disfrutabamos de esa buena cojida, y quiza las personas que estaban en los otros cubiculos privados, si es que habia alguien.

Como ya era la costumbre entre Patricia y yo, me la cojia por los tres hoyos femeninos de su cuerpo, asi que, asi empinada como la tenia, le saque la verga de la panocha para metersela en el culo. Que apretado lo tenia, a pesar de tantas cojidas que le he dado, no he logrado abrirselo. Aunque por las veces que me la he enculado, ya se acopla un poco, ya no siente dolor como la primera vez que me la coji, pero lo seguia teniendo apretadito y eso me encantaba de ella. Me traia recuerdos amargos al igual que agradables, solo una mujer tenia el culo tan apretado como Patricia y su nombre aun hacia eco en mi cabeza. Rosaura (TRES EN LA MIRA 4 [La basura en que me converti]).

Kasandra veia las muecas y gestos que hacia Patricia, supongo que queria ver que y como se lo estaba haciendo, o tal vez se le antojo que me la cojiera otra vez. Kasandra se levanto y camino al lado mio y miro mi verga como entraba y salia por el culo de Patricia.

“¿Se la estas metiendo por el culo?” pregunto.

“Si, nos encanta a los dos por ahi. Lo tiene bien rico y bien apretadito.” Respondi.

Patricia solo solto una carcajada cuando oyo lo que le conteste a Kasandra. Ella puso su dedo a un lado del culo de Patricia y sentia como se la metia y se la sacaba.

“Si a ella te la estas cojiendo por el culo, entonces tambien quiero que me la metas por ahi, eh. Yo pense que no te gustaba por ahi.”

Apenas iba yo a contestar, pero Patricia, entre gemidos y gritos, se me adelanto.

“¿No crees que es a mi a quien debes pedirle permiso?”

“Ah si, si tu eres la dueña de este palo rico. Pero si ya me la metio por la panocha, no pense que hubiera problema si me cojia por detras.”

Yo solo me rei, ahora resultaba que ellas elegian a quien me cojo y a quien no. Como quiera, no deje de cojerme a Patricia, pero girando mi cuerpo por la cintura hacia la izquierda, con mi mano izquierda le agarre las nalgas a Kasandra y con un poquito de esfuerzo le metia el dedo del medio en el culo y Kasandra flexionaba un poco las rodillas hacia los lados para que se le abrieran las nalgas y mi dedo entrara con mas facilidad. Con mi derecha apretaba sus tetas y se las pellizcaba al tiempo que nuestros lenguas se enroscaban. Al flexionar Kasandra sus rodillas se bajaba un poco y quedaba a la altura de mi boca, no habia dudas, ella era mas alta que yo.

Mientras Kasandra y yo intercambiabamos saliva, mire que Patricia volteo a vernos muchas veces, y en su rostro mostraba enojo. No podria creerlo, pero es que acaso Patricia estaba… ¿celosa?
No supe que pensar, pero era obvio que no era el tiempo de pensar en eso si estaba en medio de una cojida.

Patricia solto un grito, prueba de su orgasmo anal, y detras de ella, me vine yo. Alcance a sacarle la verga para chorrearle sus nalguitas y su espalda. Se quedo un rato asi empinada como saboreando el orgasmo.

“Bueno,” interrumpio Kasandra el silencio. “¿Entonces si me vas a dar permiso para que Carlos me la meta por el culo?”


Al principio Patricia quedo en silencio, seria, y a velocidad luz, como si estuviera bromeando, pinto una sonrisa en sus labios.

“Claro que si, Kasandra, hace rato solo estaba bromeando. Tu puedes darle tus nalgas a Carlos si quieres.”

Kasandra se supo contenta y llevando sus manos a sus nalgas empezo a masajearlas y se pasaba el dedo por el culo.

“Bueno, Carlitos, sigo yo,” dijo Kasandra. “Dame el gusto, papasito.”

“Esta bien, pero dame chance a recuperarme.”

Cuando le dije eso, Kasandra y Patricia miraron mi verga al mismo tiempo, ya estaba flacida. Patricia sonrio, aunque le dijo a Kasandra que no habia problema que yo le diera por el culo, podia ver fuego en sus ojos. Algo estaba pasando con Patricia y pronto tendria que averiguarlo.

“Ay, no te preocupes, papi. Yo te ayudo.” Me dijo Kasandra poniendose de rodillas delante de mi, y metiendose mi verga a la boca empezo a mamarmela otra vez.

Kasandra limpio mi cabeza de los residuos de esperma y probo el sabor del culo de Patricia. No se porque, pero siempre que mi verga queda flacida, necesito por lo menos cinco minutos para que se me ponga dura otra vez, pero esa forma que tenia Kasandra de chuparme la verga, con sus lengüetazos y mordidas logro pararmela de inmediato, y se sentia como si fuera la primera vez que iba a cojer en el dia. Hasta hoy, no se como Kasandra logro eso.

Claramente Patricia no estaba contenta con eso, se dejo caer en el otro sofa, al lado opuesto de donde estabamos cojiendo. No se si Kasandra lo noto o no, pero si lo hizo, parecio no importarle. Kasandra se empino hasta que sus tetas descansaban en el asiento del sofa, sin doblar las rodillas. No se como lo hacia siendo que ella es muy alta y con sus manos se abria las nalgas. Yo tenia que cumplirle, ya despues me encargaria de Patricia.

Me acerque y con mi mano apunte mi verga hacia su culo, pense que tendria dificultades para metersela, pero Kasandra hacia unos movimientos con sus caderas, que mas tarde yo en decidir cojermela que lo que tarde en meterle la verga por el culo. Un factor curioso es que me tuve que poner de puntas para alcanzarle las nalgas.

Cuando me la estaba cojiendo, senti algo extraño, era como si tuviera una mano adentro del culo que agarraba mi verga cada que se la metia.
Asi estuvimos en ese ritmo, ella empujaba sus nalgas hacia atras al tiempo que yo empujaba mi verga hasta adentro. Por supuesto que el culo de Kasandra no apretaba como el de Patricia, pero esos movimientos que hacia eran mas que suficientes para hacer venir a cualquiera. Kasandra apretaba el culo cada vez que la metia y eso era delicioso, ademas de que a veces se enderezaba un poco de modo que su espalda quedaba recargada en mi pecho, eso hacia que se sintiera como si me fuera a quebrar la verga por la mitad, hasta que senti que me iba a escurrir, creo que ella lo sintio tambien, porque estiro su mano izquierda agarrando la base de mi verga, la apreto de una forma que evito que me corriera como por otros cinco minutos hasta que ella tuvo su orgasmo, entonces solto mi verga y antes que se la pudiera sacar, estiro su mano aun mas y agarrandome de las nalgas, evito que se la sacara y llene todo su culo de mi leche.
Kasandra se dejo caer en el sofa con una gran sonrisa en los labios y justo en ese momento se oyo la voz del DJ anunciando a Kasandra en la pista numero dos.

“No se vayan a ir, eh. Ahorita regreso, nomas bailo dos canciones y me vengo.”

Kasandra rapidamente busco su tanga, se la puso, tambien el sosten y el atuendo que llevaba para bailar que consistia en un short de mezclilla cortisimo, una camisa cuadrada de vaquero amarrada en un nudo debajito de las tetas y un sombrero rosa. Se vistio a velocidad rayo.

“Ya vuelvo.”

Y se fue bajando corriendo las escaleras, hasta que hubo desaparecido entre la gente alla abajo. Entonces Patricia se levanto del otro sillon. Mientras yo me vestia, ella solo se quedo parada en silencio en frente de mi.
Cuando me puse la camisa…

“¿Te gusta ella?” pregunto.

“¿De quien hablas?” pregunte levantando la cabeza.

“De Kasandra. ¿Te gusta?”

“Es bonita, pero apenas la conocimos, no me puede gustar asi de rapido.”

“Pero te la cojias con gusto.”

“Porque el sexo se disfruta, Patito. ¿Que te sucede?”

“No me cayo bien. Es muy igualada.”

“Pero si tu tambien lo disfrutaste cuando te besaba y te chupaba las tetas y todo lo demas.”

“Si. No niego que me gusto lo que me hizo. Pero no debiera atribuirse esa confianza.”

Patricia y yo nos fuimos caminando hasta la ventana que daba para abajo, a parte de que estaba muy obscuro arriba, la gente no nos podia ver porque por fuera era un espejo, pero nosotros si podiamos ver el escenario y todas las mesas de alla abajo.
Patricia aun seguia toda encuerada, y asi sin vestirse se metio dentro de mis brazos que tenia apoyados sobre el cristal y los dos mirabamos a Kasandra bailar. Los que le estaban poniendo el billete en la tanga no se imaginaban que Kasandra tenia el culo lleno de mi leche, ya que no la tiro ni cuando se vestia.

“Patito.”

“Mande.”

“¿Porque le dijiste a Kasandra que eras mi esposa?”

“¿Te m*****o?”

“Para nada, mas bien me sorprendio. Tu no eres asi de impulsiva.”

“Perdoname, Carlos, lo que pasa es que senti celos que llegara sentandose en tus piernas y diciendote ‘papi’, por eso lo dije, para ver si se te bajaba, porque para mi, solo eres mi papi y de nadie mas, pero ya ves que no le importo que fuera tu esposa.”

“¿Celos tu, Patito?”

“Si, no se como explicartelo. Quiero a mi novio, pero cuando estoy contigo, te siento mio. Y aunque suene egoista, me cuesta trabajo tener que compartirte, que te cojas a alguien mas que no sea yo y encima que lo disfrutes.”

“Pero, Patito. Tu sabes que yo soy tuyo como tu eres mia, pero solo de cuerpo porque asi lo decidimos, ¿recuerdas?”

“Si, lo se. Y no creas que me olvido de Daysia. Se que tambien te la has de estar cojiendo. Es mi amiga y ando dejando que su novio me este cojiendo.”

En ese momento recorde a Daysia. Patricia seguia creyendo que Daysia era mi novia y encima ahora me confiesa que piensa que me la estoy cojiendo tambien. Aun no le confesaba que solo era un plan elaborado para cojermela y asi vengarme del estupido de su novio.

La forma de moverse de Kasandra, creo que estaba motivando a Patricia, porque mientras yo me apoyaba con mis brazos extendidos sobre la ventana, Patricia comenzo a moverse sensualmente al ritmo de la musica entre mis brazos, y cachondamente pegaban su cuerpo contra el mio, especialmente sus nalguitas. Las chocaban contra mi pelvis en la forma en que Kasandra golpeaba sus nalgas contra el pecho del fulano que estaba parado frente a ella bajo el escenario.

Patricia se dio media vuelta y quedo de frente conmigo, llenandome de besos por todos lados…

“Carlos, perdoname por comportarme como una chiquilla.”

“No te preocupes. Es mas, te confieso que me exita que te sientas asi, me gusta que sientas ese adueñamiento sobre mi.”

Me dio otro beso.

“Carlos, dime que me amas. Aunque no sea cierto, dime que me amas. Quiero escucharte decirmelo.”

“Te amo, Patito.” Le conteste en casi un susurro al oido.

“Yo tambien te amo, papi.” Me dijo y me dio otro beso aun mas humedo y cachondo.

El beso fue lo suficientemente largo e intenso para no darnos cuenta que Kasandra ya habia terminado su rutina y habia subido las escaleras.

“Uy, pero que enamorados estan ustedes, jejeje.” Interrumpio Kasandra.

Patricia y yo solo sonreiamos, pero como por arte de magia, la sonrisa de Patricia volvio a ser esa sonrisa timida y con vergüenza que la caracterizaba. Me dijo que se iba a vestir y que seguia completamente encuerada, me dio otro beso y al pasar al lado de Kasandra, la atrajo hacia si para besarla. Kasandra, por supuesto correspondio al beso agachandose porque Patricia, literalmente le llegaba abajito de las tetas. Y despues desaparecio en el baño.

“Se ve que te quiere mucho,” me dijo Kasandra mientras se recargaba en el cristal al lado mio. “Hasta llegue a sentir, que en realidad no queria que tu me cojieras.”

Solo sonrei, si ella supiera toda la verdad.
Kasandra seguia toda encuerada, solo tenia la tanga puesta y el resto de su ropa en su mano.

“Me gusto estar con ustedes. Nunca habia hecho esto, yo aqui solo bailo, es la primera vez que subo al VIP con clientes.”

Lo que me recordo. Saque me cartera.

“¿Que haces?”

“¿Cuanto te debo?”

“No, nada. Te dije que me gusto hacerlo con ustedes. Esto no fue por dinero. Es mas, pueden venir cuando quieran, o si lo prefieren, nos ponemos de acuerdo y nos reunimos en algun lugar para disfrutar de mas accion como esta, pero en la comodidad de una cama. Mis nalgas son tuyas siempre que quieras, papito.”

Patricia regreso en ese momento, ya vestida y refrescada.

“¿De que hablan?”

“Nada importante, solo le agradecia a tu esposo el rato agradable que me regalaron.”

“Bueno, nosotros tambien lo disfrutamos, ¿verdad, mi amor?”

“Si, claro que si.” Respondi.

Los tres nos miramos y Kasandra se acerco a Patricia para darle un abrazo y ofrecerle sus tetas una vez mas para que se las chupara. Patricia, ni tarda ni perezosa, se metio una a la boca y luego la otra y sellaron con un beso de lengua.

“Bueno, creo que ya nos vamos,” interrumpi. “Ya casi amanece y hay que levantarse temprano.”

“Si,” respondio Kasandra. “A mi tambien ya me dijeron que debo bajar, que ya pase mucho tiempo con ustedes.”

“Entonces, ya no te detenemos, y te dejamos hacer tu trabajo.”

Patricia y Kasandra se volvieron a besar y luego se acerco a mi.

“Gracias,” me dijo mientras metia toda su lengua dentro de mi boca y me daba una tarjeta con un numero de telefono. “Llamenme cuando quieran o vengan cuando quieran. Yo los recibire con los brazos abiertos… Y con las piernas abiertas tambien.”

“Gracias, Kasandra.” Respondi.

“No. Kasandra no. Ese es el nombre que uso aqui en el trabajo. Mi nombre es Daniela.”

“¿Daniela?” Interrumpio Patricia. “Me gusta mas que Kasandra. Yo soy Karla Patricia.”

“¿Karla? ¿Carlos y Karla? Awww, eso si es bonito.”

Los dos nos despedimos de Kasandra/Daniela y nos dirijimos a mi carro. Aunque ya era tarde, la noche aun era joven para nosotros. Era Sabado por la mad**gada, ese dia ninguno de los dos trabajaba, asi que podiamos hacer algo mas.

“¿Quieres comer algo?” Pregunte.

“¿Crees que hallemos algo abierto? Pasa de la medianoche."

“Siempre hay algo abierto. Y luego te llevo a donde quieras.”

“A tu casa. Mi novio no esta, asi que no ira a buscarme en mucho tiempo. Ademas, Sabado es nuestro dia, ¿recuerdas? Quiero pasar la noche y dormir contigo.”

En las semanas siguientes tuvimos varios encuentros mas con Kasandra/Daniela, en otras muchas ocasiones, solo me la cojia yo, a veces en su casa, a veces en la mia.
Incluso me presento a sus otras hermanas que tambien trabajaban en el ‘Jaguars’. Aracely, que la conoci en esa noche, Damaris y Darcy, aunque nunca supe si eran sus verdaderos nombres o seudonimos como Kasandra.
Me lleve mejor con Aracely que con las otros dos, incluso me llegue a cojer en dos ocasiones. La primera vez fue un regalo de cumpleaños Aunque ella estaba casada y su marido le daba permiso de trabajar de stripper, no de cojer, pero ella quiso darme las nalgas. Pero mi colita privada de entre las hermanas, seguia siendo Kasandra/Daniela.

Ante todo, Patricia seguia siendo mi mujer, tenia su novio, pero pasaba mas tiempo conmigo. Con el no cojia, pero yo no le fallaba ni una semana, pero habia alguien mas que se esforzaba por entrar a mi circulo… Daysia.


Story URL: http://xhamster.com/user/Irakundomania/posts/163899.html