This is a print version of story casada-con-calentura by alvaro5714 from xHamster.com

Casada-con-calentura


Mi nombre es Diana soy una mujer muy buena, Sexy, tengo 22años, soy casada, tengo un esposo que me da buena verga no me puedo quejar, por eso me extraña que me haya ocurrido lo que voy a contarles.

Un día vinieron a visitarnos una amiga de la infancia con su familia su esposo y su hijo de 25 años llamado Luís Alberto.
Yo me fui a mi trabajo y ahí recibí la llamada de mi esposo diciéndome que Luís Alberto no había querido ir con ellos ya que se tenia un poco de gripa.

Al llegar a casa fui a verlo, estaba recostado y con un poco de fiebre, así que le traje una pastilla para la calentura y un te. El estaba dormido, me senté en la orilla de la cama. No sabia si despertarlo a dejarlo dormir, le toque la frente para saber si aun tenia fiebre. El se movió e inconcientemente, coloco su mano en mi pierna.

Al sentir el contacto de su mano no pude evitar estremecerme. Me di cuenta de que este muchacho era muy atractivo, no se porque sentí un cosquilleo recorrer mi cuerpo, al notar como sobresalía su “Bulto”, una gran verga debajo de la sabana. Levante la sabana para admirarlo mejor, no lo podía creer que verga mas grande y linda, era una cosota rica, yo admirándolo y sintiéndome un tanto excitada. Al voltear a verlo me di cuanta de que se estaba haciendo el dormido, estaba desnudo, su mano me toco mi pierna, así que me asuste, me levante y me fui a mi cuarto, sin saber que pensar.
Me recosté tratando de dormir pero no pude evitar pensar en lo que había ocurrido, en eso escuche que se habría lentamente la puerta, yo cerré los ojos y me hice la dormida. El se acerco se sentó a la orilla de la cama y me observo por largo tiempo, de pronto su mano comenzó a acariciarme las piernas suavemente. Yo seguía haciéndome la dormida... sus manos recorrian mis piernas hasta llegar a la mi rajita que empezaba a humedecerse. No pude evitar estremecerme, por lo que se dio cuenta que no estaba dormida y sus manos subieron hasta mi vagina y la tocaron plenamente. Me dijo:

- Como he deseado esto desde hace mucho. - Yo trataba de pararlo y le decía:

- No Alberto no esta bien soy una mujer casada, además tu mama y yo nos conocemos.

Pero el no me decía nada solamente sus manos acariciaban mis senos y mi chochita con ansias, yo trate de apartarlo, pero mis fuerzas me abandonaban y queria verga ya sin importar nada, solo queria que me clavara.

Alberto recorría con su boca mis muslos, hasta llegar a la vagina que empezaba a botar liquidos y su boca llego a mi vagina humeda. Aaahh… que delicioso es una mamada cuando uno esta que se culea, sentía sus manos apretando mis nalgas con fuerza, me jalaba mas hacia el.

Mientras su boca recorría mi chochita cada vez mas mojada con su lengua y mis jugos vaginales. Mm, aaaahh que rico.

- No puedo mas siquee sin parar papito rico, - le dije.
- Ahh…bebeee... que delicioso se siente…sigue…-, el continuo besando mi vagina, sus labios la recorrian en una forma tan deliciosa, dando pasaditas hasta mi culito que se estremecia con ganas.

De repente metió su lengua hasta el fondo y no pude evitar tener mi primer orgasmo, me vine .

- Ahh-, me mordí los labios, tratando de no gritar, pues mi esposo no acostumbraba a hacerme sexo oral, se sentia riquísimo y mi cuerpo se estremecía de placer, siempre lo habia querido hacer.

El se recostó en el sofá y me dijo:

- Te gusta hacer el amor, o mejor dicho culiar? Siii papito….
le respondí, tome su pene parado, le retire su capuchón hacia atras y lo acaricie, lo lleve a mi boca y lo bese. Empece a mamarselo muy suavemente como si nunca hubiera mamado una verga, que rico morbosear, era una fantasia que habia deseado pero nunca habia hecho por falta de una verga diferente a la verguita de mi marido.

- Aaahh. Que rica boca tienes, que rico lo chupas, sigue. Cuantas veces soñé con metértela así en la boca, rico que delicioso.

Yo no podía hablar, solo podía responder saboreando ese gran trozo de carne, esa verga dura y arrecha no lo podía creer, jamás pensé que iba a estar con el hijo de mi amiga y que lo iba a disfrutar tanto. Porque no lo habia probado antes?, siempre pense que seria rico un polvo con alguien diferente de vez en cuando, pero sentia pena de pedirselo a alguien.

Me jalo hacia el y me hizo que me montara encima. Me monte encima y el coloco su verga en la entrada de mi chochita, que rico. Y de inmediato me di cuenta lo que deseaba…así que no lo hice esperar y me monte encima de el y me la clave todita hasta el fondo. Como una verdadera vaquera ansiosa de cabalgar.

Me fui enterrando esa vergota grande yo sola hasta el fondo, que rico, sentia que se me partia en dos la chochita humeda.

- Ahora te voy a dar lo que tanto te hace falta…. y lo que tanto había soñado…..verga dura y arrecha- Si, mételo rico. Demuéstrame que eres un culiador de miedo. Que rico.

Y seguía cogiendome rico…cada vez con mas y mas fuerza. Era delicioso sentir como me jalaba de la cintura y empujaba mis nalgaas mas hacia el, apretaba mis senos con fuerza, los amasaba. Que delicioso, su verga casi salía de mi chochita hasta solo quedar la cabeza y luego me la ensartaba hasta adentro de mi cuquita de un solo golpe y asi la senti de llena de verga rica, ahora solo queria tirar sin parar.

- Métemelo rico…todo no pares … mas; ensártamela; toda; que rica verga tienes y que bien la sabes usaar; sus manos apretaban con fuerza mis culo y me jalaba mas y mas hacia el, yo gemía cada vez que me la enterraba hasta el fondo, rico, métemela; toda. -
- Si. Muévete. Entierratela toda. Que rico mueves tu vergota…jamás pensé que te movieras tan sabroso.
- Ah… hay bebe, que rico lo haces métemela toda; me vengoo, ahh…que deliciosooo. -
- Si, yo también me vengo, voy a llenar de leche esa vagina tan rica que tienes. -
- Si bebe, lléname con tu leche rica. Aahh. -

Yo pensé que todo había terminado pero me equivoque este muchacho tenia tantas ganas de culparme que me recostó y puso una de mis piernas en su hombro y para mi asombro su verga aun estaba bien parada. Me la clavo toda de nuevo y comenzó a cogerme con fuerza y desesperación:

- Ahh, que rico. Yo hacías esfuerzos por no gritar. -
- Mmm que rica estas, siempre que te saludaba volteaba a verte el culito imaginando los ricas que seria sentir tus nalguitas rebotando en mi. Que rico, cuanto te deseaba. -
- Mmm. Bebe, que delicioso se ve que de verdad tenias Calentura. Que rico se sentia como me la enterraba hasta adentro hasta que sus guevitas rebotaban en mi.

Me levanto y me puso en cuatro patas encima de la cama se puso detrás de mi, tomo su verga en la mano y me lo enterro hasta el fondo sin lastima. Queria grita que no hay dada mas rico que culear y fantasear.

- Ah, bebe que rico. Entiérrame toda esa vergota, hazme lo que quieras. -

Me jalaba con mas y mas fuerza…mientras me daba nalgadas ricas y yo respondía empujando mis nalgas hacia el para enterrarmela toda, tomo mis cabellos con sus manos y me jalaba mas y mas: Que rico, yo me sentía desvanecer, sus bolas rebotaban con fuerza en mi chochita, me lo estaba haciendo tan rico; en una forma tan salvaje que nunca me lo habían hecho. Se movía mas y mas con desesperación.

- Aahh. Bebe, que rico, que delicioso lo haces. -

Mi conchita estaba tan mojada, sentia como entraba y salía este trozo de carne mientras apretaba mis nalgas.

- Voy a destrozarte toda, voy a destrozarte esa conchita rica, como nunca te lo han hecho, -
- Si bebe, si papito. Metemela toda, rico, me vengo. -

A el no le importo que me viniera siguió culiandome con tal fuerza, me jalaba de los cabellos y me daba nalgadas tan ricas. Mi conchita se estremecía, jamás me había sentido tan caliente. me estaban dando la cogida mas rica de mi vida, perdí la cuenta de las veces que me vine.

De repente el se estremeció diciendo:

- Aaah. Me vengo, - y sentí que inundaba mi conchita con su leche caliente. Que delicioso, que rico.

Me volví a venir en cuanto sentí su leche en mi conchita. Los dos quedamos recostados, exhaustos. Abrazados.

Al poco tiempo llego mi amiga y los dos nos comportamos como si nada hubiera ocurrido, pero ahora y me encargo de invitar a mi amiga mas seguido, ya que siempre encontramos excusa para culiar , y ahora me masturbo cada noche mientras mi marido duerme pensando en esa verga rica y morboseando en buscar otro pene grande y sabroso que pueda comerme a escondidas, pues tengo una calentura, que hasta he pensado en dar culito y cuando me pajeo me meto un dedito con vaselina en la colita . muchos besos y realicen sus fantasias mas locas.
diana









Story URL: http://xhamster.com/user/alvaro5714/posts/163688.html