This is a print version of story MI NUEVO EMPLEO by marigay from xHamster.com

MI NUEVO EMPLEO

Aburrida, en casa, sin dinero y hasta el coño anal de pajas mirando pollas estaba ya por algún tiempo con la asquerosa crisis, que no te deja ni salir a emborracharte como es debido antes de que la rompan a una sus delicados agujeritos rosados(jijiji, mentirosa que soy). Ya no la llamaban a una ni para una mamadita de a 5 euros de lo mal que está todo, cuando me sonó el móvil con un número que no conocía.

Me llamaban de un sex-shop de otra provincia para una entrevista.
Encantadísima cogí el coche y me planté esa misma tarde en el sitio y me explicaron en qué consistía el empleo. No era mucho sueldo pero me ofrecían alojamiento y comida. Perfecto. ¿De puta? si, pero no exactamente, os explico después.
La verdad que había varias travestis cross como yo sentadas en un pasillo con sillas. Una de ellas estaba mucho más buena que yo, pero las otras dos eran viejonas, anque dicen que esas son las que mejor la chupan...(y una mierda, la que mejor la traga soy yo, pero es lo que dicen).

Y para no marearos con idioteces, sí, me dieron el empleo a mi.
Empezaba ¡mañana mismo!, estupendo, basta de marearse a alcohol y pajas sola en casa.

Ese día entraba a las 7 de la tarde. En punto estaba (hay que decir que aunque puta, soy muy puntual). Me llevaron a un lugar medio oscuro salvo un neón rosa que cruzaba el pasillo, al fondo una puerta negra de madera fina, toda arañada y un cuadrilátero dentro de metro por metro y en el centro, una silla vieja baja. En los lados del cuchitril, dos agujeros. Era un gloryhole. Me dieron instrucciones de seguridad para trabajar y cerraron la puerta. Me senté, dejé mi bolso en el suelo y me fumé un pito.

Aquel lugar no era apto para claustrofóbicos, pues apenas se veía nada y encerrada tenía que pasar mi jornada...

Comenzó a sonar la música y un ruido de cancelas al fondo, estaban abriendo.

Unos pasos se acercaron y escuché la cremallera de un pantalón, justo al lado mío, pero no podía ver nada. Al momento asomó por uno de los agujeros un pene flácido y diminuto. Saqué un sobrecito del bolso y, como me dijeron, tenía que ponerle el condón con la lengua...pero...me avalancé conta la polla y empecé a chupar lentante, metiendo, eso si, la lengua en el prepucio para saborearla bien. Escuchaba los gemidos pero aquello no se ponía duro por más que lamía y mamaba a fondo. Al rato sin avisar un chorretón de semen abundante inundó mi boca, garganta y toda mi cara, pues el hombre la sacó de la boca eyaculando fuerte.

Me estaba limpiando con Kleenex la cara cuando al otro lado escuché otra bragueta abriendose. Otra polla flácida estaba esperando su mamada. Esta se puso bien dura enseguida eyaculando en dos minutos, pero antes que lo hiciera unos golpecitos me avisaban que al lado ya tenía otro hombre para ordeñar, ¡uy!una polla medio oscura, seguramente de origen árabe esperaba bien erecta ser chupada. Así que, sin limpiarme siquiera el semen del anterior, comencé a trgar duro el cipote ese. Mientras la trabajaba ¡otra polla se introdujo en le otro orificio. Un pollón bien duro, debía ser jovencito y lleno de venas palpitantes. Pues mietras le mamaba al árabe, me quité mis shorts rosas y enterré el otro pollón dentro e mi culo, bombeándolo bien fuerte para que se excitara. los dos eyacularon casi a la vez, llenándome de semen abundante las entrañas bucales y anales.

Casi toda la tarde estuve comiendo polla a dúo, por culo y boca y mis dos vaginas disfrutaban como locas de aquellos miembros variados, todos distintos, unos limpios, otros sucios pero más jugosos, con esa "salsa" amarilla, caliente y pegajosa preseminal con orines ágrios pero buenísimos para mi...

Que bueno era dar placer a pollas anónimas, mucho placer. EL suelo del cuarto lleno de gotas de semen, que caían de mi boca rebosante, toda la tarde saboreando y tragando lefa. El ano, igual, rezumando semen a chorros, no se cuánto y de cuantos tendría las tripas regadas por arriba y por abajo.

Y había mucho trabajo, en una sola tarde-noche puede comerme más de cien pollas, con su correspondiente "regalo" al final.

Y para acabar, los jefes venían a "rematarme" follándome a saco cuando acababan la jornada, allá a eso de las 5 de la mañana, ébrios y con ganas de puta.




Story URL: http://xhamster.com/user/marigay/posts/152350.html