This is a print version of story Amiga de mis padres by miqueldo from xHamster.com

Amiga de mis padres

Esta es una historia que me ocurrió hace algunos años cuando era más joven. La verdad que ahora con el paso del tiempo veo con mucha mas tranquilidad las cosas, pero aun así no dejo de asombrarme del rumbo que tomaron los acontecimientos en ese verano, que me llevaron a hacer de mi un juguete sexual pero que a la vez me ha dado una tremenda experiencia en el terreno sexual.

En ese tiempo yo era más joven, tenía 19 años , virgen y en el sexo no había pasada de los típicos tocamientos con alguna chica que me enrollé de mi edad y como no tenía muchas oportunidades pues me dedicaba como muchos al triste método de calmarse a uno mismo, masturbándome a cada rato.

Ese verano fue muy duro en ese sentido estaba súper caliente y no paraba de masturbarme, con la mínima insinuación de alguna amiga o por alguna película me calentaba y me encerraba en el cuarto de baño o en mi habitación y con un poco de imaginación me daba a la placentera tarea de masturbarme.

Siempre era muy meticuloso para que no me pillaran en plena acción nadie de mi familia, pero una tarde me relajé y estando en mi habitación, no recordé que aquel día venían de visita unos amigos de mis padres que tenían mucha confianza y que deambulaban por mi casa como si fuera de ellos. Yo estaba en mi cuarto, pensando en que mis padres estaban fuera por lo que me encerré en mi habitación para darme una de sesión de pajas a la que solía recurrir cuando estaba solo en casa. Estaba sin pantalones, pero no quitados del todo, sino que colgando de un pie por si tenía que ponérmelos rápidamente. Normalmente recurría a mirar fotos porno por internet ya que mi conexión no era muy rápida, pero ese día dejé bajándome un video y ya estaba descargado. Me puse los auriculares para ver el video porno por si algún vecino pudiera oírlo y me senté abierto de piernas para estar más ventilado por el exceso de calor de mi entrepierna. Acto seguido empecé a masturbarme viendo aquel video que protagonizaba una maestra bastante entrada en años (50 cómo mínimo) y un joven que podría tener mi edad, siempre solía recurrir a ese género ya que encajaba con mis fantasías de madura-joven, estaba por el final de la escena donde la actriz estaba cabalgando con su enorme culo y sexo velludo al inberbe pero muy dotado joven del video, en un primer plano bastante explícito ,por lo que cuando más excitado y empalmado estaba y sin darme tiempo a reaccionar debido a que llevaba los auriculares puestos, entró de repente en mi cuarto Carmen, la amiga de mi madre. Para describir un poco la escena, comento que la mesa de mi ordenador está verticalmente alineada con mi puerta por lo que nada pudo tapar o disimular lo que estaba haciendo y viendo.

Ya podéis imaginar la escena yo con mi polla en la mano dale que te pego, y ella parada allí sin poder reaccionar, inmediatamente salió de mi cuarto y yo deseé que me tragara la tierra, por supuesto que se me fue toda la excitación. Me quedé un rato en mi cuarto meditando y sintiéndome culpable por los hechos. Fui a la sala nervioso para intentar hacer acto de presencia, pero gracias a Dios ya se habían ido y como no me habían avisado ni me habían llamado, pensé que habría decido callárselo y dejarlo pasar.

Estuve un rato asustado y nervioso pero acto seguido se apoderó de mí el morbo y solo pensar que me había visto Carmen, la perversión de sentirme pillado y visto por una señora madura amiga de mis padres, viendo un video de un joven con una madura me hizo terminar en una tremenda paja recordando escenas del video pero con el papel de Carmen como protagonista. Al rato de acabar decidí salir de casa para quedar con mis amigos y no pensar más en lo sucedido que rondaba mi cabeza.

Lo peor fue cuando al día siguiente llamó a mi casa preguntando por mi madre, pero al decirle que estaba ocupada en la cocina me dijo que quería hablar conmigo, me quedé paralizado pensando en cosas malas que podrían pasarme por haber estado haciendo eso.

Me dijo que si podía ir a su casa esa misma tarde que necesitaba hablar conmigo, como me podía negar pues me tenia en sus manos, le dije que si, y se despidió con un "No faltes por favor" con un tono que me pareció un poco mosqueada.

Bueno todavía no he descrito a Carmen, por entonces era una mujer de 48 años de buen ver, morena, pelo oscuro media melena liso, de piel morena de tomar el sol, de cara no era una belleza pero si tenía atractivo, unos ojos marrones grandes, nariz un poco aguileña, y una boca grande con bonita y blanca dentadura, la cual se veía ya que tenía los labios finos. Debería medir de altura como yo o igual un poco más quizá 1,75 m, lo que si es seguro es que pesaba más que yo ya que yo era un flacucho.Se puede decir que es una mujer grande, pero no gorda, con piernas largas con culo gordo y caderas anchitas. Tenía los pechos caídos, debido a la edad y al volumen de estos, eran bastante grandes, sobre todo lo que más me gusta de eso es que cuando están en la playa con mis padres hace topless y me las conozco bastante, son de esas tetas que caen pero que al final el pezón queda hacia arriba, un pezón moreno y larguito. Esas tetas eran mi delirio y muchas veces me había hecho pajas pensando en ella.

Bueno, pues llegó la tarde y me presenté en casa de Carmen con la seguridad de que se me venía el mundo encima y que debía hacer algo para convencerla de que no contar la escenita de mi casa. Ella me abrió la puerta con un delantal de cocina tras el cual solo llevaba una camiseta finita que resaltaba sus senos gloriosos y una falda de estas de vuelo cortita de veras. Me hizo pasar , dijo que Juaquín su marido se fue de excursión todo el día y ella aprovechó para hacer cosas de comer, tras ofrecerme alguna bebida me hizo sentar en el salón, donde empezó una charla, o más bien interrogatorio:

-Sabes que lo que estabas haciendo el otro día no es algo agradable para un invitado, o imagina si tu madre si se enterara, verdad?
-Sí lo sé, pero...
-No no me digas nada sé lo que quieres decir, pero figúrate mi posición soy la amiga de tu madre.
-Carmen yo, te prometo....
-Tu te callas, no me hace gracia que un chico como tu haga esas cosas, aunque tenga necesidades. Pero me caes bien y si te portas bien y haces todo lo que te digo no pasara nada.
-Haré todo lo que tú quieras.
-Para empezar me perdí el final el otro día así que podías sacártela otra vez delante de mí, me excita ver un hombre masturbándose.
-¡Cómo!
-Lo que oyes quiero que te desnudes y te hagas un paja hasta que eyacules.

No me quedaba otra, parecía estar en una película surrealista, nunca imaginé la actitud que tomó Carmen, pensaba que me veía como un familiar o un niño no como un objeto sexual, cosa que en el fondo de mí me excitaba de manera sobrenatural, sobre todo al ver lo perversa que era sin yo haberme enterado en tantos años, la cara incluso le cambió y me miraba lascivamente.. Me fui bajando los pantalones y me quité los galembos y allí apareció mi polla, dormida de la sorpresa y los nervios que se apoderaban de mí.

-No tengo mucha excitación no sé si podré..
-Pues piensa en algo que te excite, o mejor una peli de esas de las tuyas no?
-ehh..
-Parece que te gustan maduritas, por lo que pude apreciar.
-Si.., se que sonará raro pero así es..
-Te has masturbado alguna vez pensando en mí pillín?
-Ahh alguna vez, si..
-Pues yo no tengo pelis de esas, que te parece que te enseñe mi cuerpo para tí, quizás así te guste no?
-(suspiro, nervios) me parece bien , lo que quieras Carmen..
- Que quieres que te enseñe, mi culo? mis tetas? o mejor mi coño?
- Mmmm lo que te apetezca más Carmen..
-Posaré para tí pero a cambio haz lo que te he dicho..

Carmen me puso una silla enfrente del sofá, a un metro de distancia y ella se sentó en el sofá y yo en la silla. Se quitó las sandalias mientras me miraba perversamente a los ojos y mi paquete ya está haciéndose notar, cosa que ella miraba sin ningún escrúpulo.

Se quitó la falda y el delantal y quedó en camiseta y bragas, levantó los pies sentada desde el sofá (parecía muy elástica y en forma) y estiró las piernas hasta casi tocar su planta del pie mi cara, la frotó por mi nariz bajó y le chupé los dedos con mi boca, mientras metía sus dedos del pie en mi boca y disfrutaba de su intenso y morboso sabor se empezó a frotar por encima de las bragas hasta que fue apareciendo una mancha en ellas, debido a la humedad de sus partes.

Bajó el pie hasta mi paquete y empujó acaricíandomelo, los dedos de sus pies al rozar mis huevos y mi polla hacían que esta se fuera incoando cada vez más..mi polla se hacía mas dura..llevó el otro pié para intentar hacerme como una especie de paja con ambos, estos abrazaron el tronco de mi polla y apretaban un poco hasta que quedó mi falo hacia arriba con el glande al aire emanando el típico aroma que desprende al principio de ser descubierto la piel que lo cubre.

-Ummm (dice Carmen mientras me toca con el pie, mirando perversamente y tocándose su coño) LLevo dos días como una burra pensando en tu polla.. nunca vi una polla tan grande en persona..Y ahora la tengo delante y veo que mi memoria no me falla, y para colmo huele que alimenta.. Que sepas que no eres el único que se mata a pajas, yo hace años que no tengo sexo con mi marido y también me masturbo siempre que puedo, hoy es nuestro día.. venga juega con ella, quiero ver como te la cascas.

Ni corto ni perezoso empiezo a magreármela hasta quedar empalmadisimo delante de Carmen. Por entonces debía yo medir 1,70 y pesar unos 55 kilos (no tenía nada de grasa ya que hacía deporte) y un pene de una dotación de 19 cm por unos 3 de ancho en el tronco y unos 4 en el glande, que al masturbarme solía dejarlo al descubierto, este es de color rosa claro y contrasta con la piel del tronco que es un poco acanelada, los testículos los tengo largos y por entonces tenía vello púbico pero poco.

Pues ahí estaba yo repitiendo la escena de mi cuarto pero en casa de Carmen y enfrente de ella.

- MMmm, menudo rabo tienes Miquel, esa polla necesita un mejor uso.

Las palabras de Carmen me encendían más y no quería masturbarme a fondo para no correrme en seguida. Carmen estaba abierta , con los talones apoyados en el sofá,(parecía una vulgar cría meando en el campo) apartando las bragas hacia un lado y enseñándome todo su coño. No podía dar crédito, tenía a una mujer madura ,en celo, enseñándome su coño e hipnotizada con mi polla… Su coño era moreno, tenía los labios muy gordos y colgaban bastante, eran un poco arrugados y arriba de su raja había una mata de pelo. Era un coño perfecto, como me gustaban a mí, como el que veía en las películas de maduras no como esos coños de niñata lisos, rapados y totalmente cerrados.

Se quitó las bragas y me las lanzó, diciéndome que me pajeara con ellas. Las cogí, las olí y me encantó el olor (nunca había olido un coño), estaban húmedas y una zona manchada donde pasé el capullo de mi polla, eso hizo retorcerme de morbo y Carmen soltó un gemido al verme guarrear de esa manera y empezó a decirme cosas sucias como, pajéate cabrón, pajéate con ellas, y empezé una paja con sus bragas envueltas en mi rabo, dejando ver a luz mi glande cuando mi mano estaba bajando. Carmen se puso a cuatro patas en el sofá, quedando a la altura de mi cara su culo, y ella con la cabeza volteada y cara de excitada (sudorosa) me preguntó si quería verlo más cerca. Me acerqué, me puse de rodillas delante de su culo y ella se abrió las nalgas para mí. El ambiente estaba tenso, hacía calor y olía fuerte a sexo y sudor, me estaba excitando de manera sobrehumana cuando pude contemplar el espectáculo visual que Carmen me estaba dando, tenía sus grandes nalgas abiertas, tenía un poco de pelo pero no m*****aba (no se debía depilar), podía ver su coño esponjoso chorreando de flujo y en la parte superior su ano, con algunas arrugas alrededor y un hilo con una anilla que asomaba de él, cosa que no me esperaba para nada.

-Que tienes ahí.. Carmen?

-Coge la anilla y estírala..

(Yo hacía caso a todo lo que me decía) Inocentemente y con curiosidad saqué la anilla que se oponía a salir hasta que de un golpe salió poco a poco una especie de supositorio en forma de huevo metálico como con una vibración interna. Al salir del todo Carmen estiró lo máximo que pudo las nalgas con las manos y quedó su ano abierto, estaba un poco dilatado y se veía un fondo negro.

- Te gusta lo que ves?

- Uff ya lo creo.. solo había visto esto en pelis porno…que es lo que tenías metido?

- Un huevo vibrador, me lo meto en el culo y me excito sin que nadie se entere, lo he llevado muchas veces delante tuya.. como en la playa..

(era un huevo metálico de unos 6 cm de largo y unos 4 de ancho en su parte central más ancha)

- Chúpalo, dijo Carmen.

Lo chupé y pude saborear como sabía el culo de Carmen, un sabor agrio pero excitante invadió mi boca.

- Ahora chúpame el culo, que lo tengo abierto para tí..

Accedí a sus deseos invadiendo con mi lengua su orificio anal y empezé a hacer círculos dentro de su entrada.Estaba como pringoso por algún tipo de lubricante espeso, quizás vaselina, Carmen seguía con las nalgas abiertas con sus manos y me dijo que escupiera un poco en culo. Estaba totalmente cachonda y haciendo cosas que en la vida pensé que llegaría a hacer.

-Ahora métemelo otra vez

Cogí el huevo ensalivado y metí la punta, no parecía entrar fácilmente hasta que a base de empujar entró de golpe en ese agujero dejando de nuevo la anilla colgando. Un gemido largo salió de la boca de Carmen.

Carmen dejó de aguantarse las nalgas, pero siguió en esa misma posición, esta vez con el culo totalmente en pompa, masturbarse enfrente de mi cara más rápido de como lo hacía antes, escapándosele gemidos y ruidos como una bestia en celo.

Poco a poco fue bajando el ritmo ya que dijo que sino se iba a correr, se levantó y me hizo tumbarme en el suelo. Estaba yo tendido en su suelo bocarriba y ella puso un pie a cada lado de mi cabeza, se agachó y quedó mirando hacía mis pies ofreciéndome todo su trasero, ella quedó en cuclillas y se sentó casi en mi cara, sin hacer fuerza como esperando a que yo acercara la cara para darle un oral. Al ver que no pillé el movimiento dejó caer un poco su peso y quedó su coño literalmente en la entrada de mi boca y su ano en mi nariz, y empezó unos movimientos de cadera como si quisiera follarse mi cara. Mi poca experiencia captó su intención y metí me lengua en su coño, ardiente y mojado, no podía dar crédito lo que estaba pasando, tenía su culazo en mi nariz dándome el olor un morbazo de escándalo, ella empezó a gemir y a decirme cosas sucias acerca de su coño y su culo. Mientras seguía con mi tarea Carmen se agachó en busca de mi polla, la que cogió con las manos la base de mis huevos y apretó un poco para tensármela al máximo.

Empezó a acariciar arriba y abajo haciéndome una paja como una profesional, bajó su torso y empezó a darse golpes en sus pezones que fueron sustituidos por su cara como si se estuviese autocastigando.

A la par había contracciones en su coño que se cerraba y abría hasta que ella misma anunció que que se iba a correr, acto seguido se metió de golpe mi polla hasta el fondo de su boca (me quedé paralizado), la sacó casi atragantada para decirme "Aaah…si sigues así me voy a correr como una tonta" , volvió a metérsela hasta el final, como haciendo un esfuerzo para tragarse hasta mis huevos y pude notar como con mi polla dentro, gimiendo y tratando de decir un "me corroooo". Su coño contraído de repente se abrió inundándome la boca de flujo, quedo un rato así con mi polla en su garganta y su coño en mi cara, ella temblorosa y yo apunto de correrme, se la sacó, llena de babas y me dijo que me tocaba a mí.

Me empujó al sofá, quedé sentado y ella mirándome con cara de dominante, como si me esperase una lección se puso enfrente de mi a cuatro patas sobre el suelo, cogió mi polla desesperadamente y dándose golpes en la cara y con una sonrisa perversa dijo "Espera, cabrón, quiero tu leche en mi cara, llevo dos días cachonda contigo quiero que me eches una corrida de campeonato"

Cogió mi polla hinchada y erecta cuidadosamente con los dedos, ya que quería alargar esa tensión de antes de correrse, y empezó a succionarme los huevos también a punto de explotar, estaba ella roja como un tomate, se metía mis huevos sin piedad en su boca, succinandolos para luego escupirlos de su tremenda boca, compaginándolo con actos sutiles en mi polla: me toqueteaba el glande con los dedos, la acercaba a su boca pero no me la comía, me olía el glande, me hechaba su caliente aliento mientras no paraba de decir "que polla", eran sensaciones delicadas y nuevas que retardaban la corrida que se avecinaba. De repente me escupió en el capullo para así extender su saliva sobre el resto de aparato y así continuar con una paja de escándalo, yo estaba en éxtasis.
"Quiero que me cojas el pelo y me folles la boca como te de la gana" Me ordenó vulgarmente Carmen. Estaba totalmente deseosa de darme placer, accedí cogiéndole la cabeza yo de pié y ella de rodillas cogiéndome los tobillos para que no me moviese del sitio, empezó un mete saca contundente en su boca hasta que sentí que me iba a correr en su garganta. Carmen al notarlo se desplazó hacia atrás, soltó mis tobillos y mi polla salió disparada hacía arriba llena de babas, "venga vamos pajeate como nunca has hecho y córrete en mi cara!" Carmen pasó de estar de rodillas a estar a cuatro patas para masturbarse a la par que yo lo hacía delante de su cara de zorra, con su boca abierta esperando ser llenada de leche. Estubimos treinta segundos masturbándonos como locos hasta acabar con un orgasmo mutuo gimiendo los dos como poseos y derramando una cantidad hasta la fecha desconocida, de semen en la cara de Carmen. Ella cerró sus piernas, cogió mi polla y esparció con mi glande todos los chorros que tenía por toda su cara, se la metió en la boca y me la sacó limpia hasta succionar las últimas gotas que iban brotando.


Nos quedamos unos minutos derrumbados sobre el suelo y poco después nos besamos y mirándome mientras se iba a la ducha me soltó...

Esto es correrse y no lo que te haces tú solo en tu casa... como sabía que eras virgen he sido un poco "delicada", pero almenos te irás de aquí sabiendo como es una zorra de verdad y no las que ves en las pelis.


Esta historia es verídica 100% y aún sigo masturbándome recordando lo sucedido. Como me fui a estudiar fuera Carmen y yo no tuvimos oportunidad de repetir y luego yo tuve novia, pero hace poco la agregué al messenger y pude tener unas aventuras con la webcam que contaré en otra ocasión.


Story URL: http://xhamster.com/user/miqueldo/posts/146815.html