This is a print version of story La Esposa Infiel Perfecta by necrofik from xHamster.com

La Esposa Infiel Perfecta



Todo comenzó cuando yo trabajaba en una tienda de abarrotes, allí iban a comprar todo tipo de gente, pero especialmente conocí a una mujer muy hermosa como de 30 años de edad, desde sus ojos claros color miel, su mirada, su sonrisa y como era de esperarse un cuerpo espectacular bien formado, con unos pechos pequeños pero unas caderas sobresalientes muy excitantes. Maldecía y envidiaba al que era su marido, por tener una mujer tan hermosa y sabrosa!
Siempre que iba a comprar me le quedaba viendo la desvestía con mi mirada, pues siempre usaba pants muy pegaditos y se le marcaban muy rico sus nalgas y su vagina que el pants le dividía los labios vaginales formando una perfecta pata de camello, siempre me la imaginaba acariciando sus nalgas, cogiéndomela, imaginando como era su vagina si era peluda o lampiña en fin; siempre me excitaba cuando compraba
La notaba muy seria, no sabía cómo llegarle e invitarla a salir, hasta que me propuse que cada que comprara algo y me pagara le acariciaría su mano para ver su reacción, así lo hice el día que fue a comprar su reacción fue sonreírme situación que me agrado mucho pues era sinónimo de que tal vez le gustaba, quise asegurarme y lo hice como 2 veces más hasta que vi que era momento de entablar una conversación común para que no sospechara nada.

-Es muy activa siempre la veo pasar de arriba abajo a dejar a sus hijos a la escuela y de compras –le dije
-Si pues, lo que es ser un ama de casa –me respondió
-Debería tomarse unas vacaciones ya se las mereces siempre te veo muy activa, ya se merece un descanso doña
-No me digas ¡doña! Háblame de tu, y estaría bien pero esta es mi rutina diaria, de ama de casa no tengo a nadie más con quien mandar a mis hijos
-Discúlpame, te hablare de tu!, y que mal que no tengas a nadie más que lleve a tus hijos, pero por lo menos deberías de des estresarte, deberías salir a dar una vuelta para que salgas de tu rutina diaria –le dije
-Estaría bien, pero no tengo con quien salir
En ese momento me dije lo estoy logrando, entonces sin pensarlo le dije
-Si quieres un día podemos salir a platicar, a comer o a donde tú quieras
-No estaría mal déjame organizarme y yo te aviso va?
-Ok, dame tu número telefónico yo te doy el mío para ponernos de acuerdo te parece?
-Está bien, anótalo, nada mas no me marques ni me escribas después de las siete de la tarde, porque a esa hora llega mi marido ok? – y se marcho
-Muy bien no hay problema –le dije

En ese momento me sentía contento y excitado al mismo tiempo por haberme dado su número telefónico, pues era obvio que quería algo, así pasaron unos das, hasta que me mandó un mensaje diciéndome que en cierta hora me esperaba en un lugar, muy puntual estuve en el lugar que me dijo, ella iba vestida con un pantalón de mezclilla blanco muy pegado como era de esperarse y una blusa roja con un ligero escote, que se notaban sus hermosos pequeños pechos, y unas zapatillas rojas; nos dirigimos a un tipo parque, y al ser temprano casi no había gente, nos sentamos para platicar.

-Eres muy hermosa sabes –le dije
- Gracias –respondió
-Nunca imagine que llegáramos a salir, me alegro que se haya dado la oportunidad de salir juntos.
-A mí también me da gusto haber salido juntos,
-Ya habías salido antes con alguien más que no sea tu marido? –le dije
-Sí, hace tiempo salí con otra persona pero ya tiene mucho tiempo, con decirte que me siento nerviosa el estar aquí juntos toca mis manos las tengo muy sudadas
Así lo hice y efectivamente las tenía muy sudadas
-No te preocupes no pasa nada – le dije
-Está bien me calmare –dijo
-Tu marido debe sentirse orgulloso de tener una mujer tan hermosa como tu, la verdad lo envidio.

-Si supieras como es mi esposo, trabaja de mesero, y casi todas las noches llega borracho, me da poco gasto, porque el estúpido se lo gasto todo en cervezas, me tiene descuidada, no me pone atención, y ya estoy cansada de eso, por eso quise salir contigo.
El escuchar eso supe que era el clásico marido borracho que nunca está en casa, que solo le importa estar con sus amigos tomando y que descuida todo el tiempo a su mujer, no podía creer que una mujer tan hermosa estuviera pasando algo así, inmediatamente por mi mente me dije tiene que ser mía.

-Qué mala onda de parte de tu marido que sea así contigo, nunca imagine que estuvieras pasando por esto, siendo tan hermosa es para que hubieras buscado a alguien más
-Lo sé pero la verdad quise intentar una relación con otra persona pero no se dio, solo le importo tener sexo conmigo y me dejo, desde esa vez dude mucho para volver a salir y estar con otra persona, pues siento que solo me quieren por mi cuerpo y no por lo que soy, contigo accedí a salir porque me caíste muy bien solo espero seas sincero conmigo y no juegues conmigo.
-Claro que no jugare contigo, la verdad me gustas mucho, siempre me has gustado, siempre que has ido a la tienda te he desnudado con mi mirada, no sabía cómo decírtelo pero ahora lo sabes.
-Tú también me gustas, desde que me empezaste agarrar la mano cada vez que te pagaba, supe que querías algo, y la verdad me gustaba que lo hicieras
En ese momento se abalanzó sobre mí besándome con una pasión desesperada, la tome de la cintura, y así nos estuvimos besando apasionadamente tanto que ambos nos calentamos, ella noto mi erección y me acariciaba la verga por fuera del pantalón. En el parque no podíamos hacer nada así que le dije que fuéramos a un hotel, y ella sin pensarlo asintió.
Llegamos al hotel, ya estando solos en la habitación nos acariciamos con mucha más pasión, le quite su blusa y su pantalón, dejándola solo con su brasier y su panti blanco de encaje de media nalga de los que llaman cacheteros. Ese momento era para mí un sueño hecho realidad, después de haber fantaseado con ella y dedicarle muchas chaquetas, por fin la tenía conmigo semidesnuda a punto de cogérmela, por fin podía acariciar sus nalgas tan suaves al igual que sus piernas, ella estaba tan caliente que al acariciar su entrepierna estaba tan húmeda olía tan rico su entrepierna, que empecé acariciar al mismo tiempo que le quitaba su brasier, para dejar al descubierto sus pequeños pechos con los pezones totalmente erectos, empecé a chupar sus pezones y no dejaba de acariciar su entrepierna, fui bajando mi lengua al llegar a su ombligo me detuve un momento para ver su rostro de placer. Proseguí besándola hasta llegar a su entrepierna, el aroma que despedía su vagina era muy excitante, hice a un lado su panti, para poder ver su panocha que por fin la conocí, la cual tenía poco vello púbico era rosada totalmente mojada, inserte dos de mis dedos y ella se retorcía de placer, procedí a quitarle su panti para abrirla completamente de piernas y dejarme ver perfectamente su panocha. Empecé a hacerle sexo oral al mismo tiempo que le metía mis dedos, ella no dejaba de retorcerse, y más cuando pasaba mi lengua por su rico culo que se empezaba a dilatar por lo excitada que estaba así estuve un rato hasta que me acosté.
Ahora era el turno de ella empezó a acariciarme la verga, me la empezó a jalar poco a poco para posteriormente metérsela en su boca. Me empezó a dar unas ricas mamadas y cuando empezó a salirme el líquido pre seminal ella lo succionaba tan rico, pasaba su lengua por todo el tronco de mi verga a la vez que me chupaba los huevos tan rico, sin duda alguna era una experta en mamar la verga, ya ambos totalmente calientes se montó en mí, se acomodó mi verga para empezársela a meter se dio unos tallones en la entrada de su panocha para posteriormente dejar caer metiéndose toda mi verga en aquella jugosa panocha, empezó a mover sus nalgas tan rico, el sonido que provocaba el choque de sus nalgas con mis piernas era excitante, le dije que se volteara en esa misma posición para ver el movimiento de sus nalgas, y así lo hizo, se volteó y empezó a moverse tan rico, el movimiento de sus nalgas era tan rico que me calentaba demasiado el ver como se le movían y se hacían ronchitas en sus nalgas y como desaparecía mi verga dentro de ella.
Posteriormente le puse de perrito la imagen que tenía frente a mí era excitante viendo su rico culo y su panocha jugosa situación que me calentó demasiado, y empecé a cogérmela sus gemidos que emitía por el placer eran excitantes yo no paraba de seguirla bombeando, podía ver su ano como se dilataba más por lo excitada que estaba, inserte un dedo en su ano situación que de inmediatamente se tragó mi dedo empecé a dedear su ano, mientras la seguía cogiendo.
De su propia boca salió decirme
Quieres metérmela por atrás?
Mi respuesta fue inmediata diciéndole SI
Se empino más de lo que estaba tome mi verga y se la empecé a meter en ese delicioso ano que estaba ansioso de ser penetrado, era de suponerse mi verga se metió tan rápido en su culo por lo excitada que estaba, nuevamente empecé a cogerla dándole más fuerte y por momentos me detenía para sacar mi verga y ver el boquete que se le hacía por la cogida que le estaba dando, proseguí cogiéndola y después le dije que se parara y la senté en el tocador levente sus piernas le di unos tallones en su culo y nuevamente empecé a cogérmela, ella gritaba si amor cógeme así de rico no te detengas cógeme rico por el culo ya extrañaba tener sexo anal, y que rico me coges por el culo amor cógeme sigue así mi amor. Sus palabras me calentaban demasiado al grado de que casi me quería venir, se la sacaba por momentos para ver su boquetote y otra vez se la metía, ambos estábamos calientes concentrados, cuando de repente sonó su celular, acto seguido nos detuvimos fue al buro donde tenía su bolso saco su celular vi quien era y me dijo
-Es mi marido no vallas hablar
Le dije que no había problema, la tome de la cintura y la acosté en la cama, le abrí las piernas y le metí la verga la empecé a coger despacio mientras ella hablaba con su marido, el cual por lo que respondía ella, era que su marido le preguntaba dónde estaba ella respondió que está en una reunión de escuela de su hijo, que luego le hablara, para mí fue muy excitante cogerme a su mujer mientras hablaba por celular sin si quiera imaginar que su esposa le estaba siendo infiel, cuando ella colgó le pregunte que le había dicho su marido, me dijo que le había preguntado que donde estaba, su mentira de ella la creyó su marido, y él decía que ya estaba en su trabajo.
Después de la breve interrupción volvimos a calentarnos le di unas mamadas de panocha y de culo ella hizo su parte me la mamo nuevamente, la acosté con las piernas bien abiertas y hasta arriba y así empecé a cogérmela bien rico ella no dejaba de gemir y decirme si papi cógeme más rápido ya casi me vengo tú también vente échame toda tu leche en mi culo, eso me calentó mucho se lo hice más rápido hasta que explote echándole toda mi leche en su rico culo fue tan rico que ambos quedamos extasiados.
Estuvimos un rato acostados pedimos algo de comer, ella se quería bañar pero yo le dije que no lo hiciera, quería que tuviera mi leche y mi aroma, y así lo hizo su puso su panti, se vistió se arregló, maquillo, acomodo el cabello, y su apariencia era que no había hecho nada nos dimos un beso largo, le dije que contara conmigo que yo le ayudaría, y claro después de esa rica cogida que nos dimos no quería que fuera la última, y hasta la fecha seguimos viéndonos y cogiéndonos, al grado de que su marido me empezó hablar y llevarnos bien, me ha invitado a su casa a comer, sin que el sospeche nada, mientras nosotros nos observamos de una forma provocadora inclusive rosar nuestras manos, no sé si realmente el no sospeche nada de esto, porque toda la calle donde vive ella saben que ella anda conmigo, o tal vez sepa solo que hace como si no supiera nada, o tal vez le guste compartir a su esposa.





Story URL: http://xhamster.com/user/necrofik/posts/142337.html