This is a print version of story LARGAS Y SUCIAS REFORMAS by puppies_Daddy from xHamster.com

LARGAS Y SUCIAS REFORMAS

Ese iba ha ser un largo y pesado verano.

Un mes de julio caluroso, y por si fuera poco nos metíamos en unas reformas
de las que sabes cuando empiezan pero no si terminaran nunca.

Cuando abrí la puerta, me topé, con un personaje bastante alto de mediana edad y rechoncho, como unos 97kg
de piel muy tostada, posiblemente dominicano, y bastante bien vestido, con
una llamativa falsificación de un Rolex.

A su lado tenia a otro hombre algo enjuto, rondando los cincuenta, y de aprox. 80kg
También muy moreno de pelo negro entrecano amontonado tras las orejas y algo escaso en la coronilla, de facciones duras pero afables, y un pequeño bigote.
Vestía mucho más sencillo. camisa a cuadros y unos ceñidos vaqueros
arriba y muy holgados hacia los tobillos. También cargaba una mochila
en la que llevaba la ropa del tajo.

El capataz me explicó el que y el cómo se iría a realizar la obra, después
Me presentó formalmente a su trabajador.
-¿cómo se llama usted?

Me preguntó el obrero.
-Eemm
-mucho gusto, yo soy Gerardo.

Dijo él sin tiempo a mi respuesta.

Y me apretó fuerte la mano con la suya, que estaba curtida en el trabajo rudo.

Pasó como una semana hasta que tuvieron todo lo necesario para empezar.


Llegaron a primeros de julio, bien temprano o muy, sobre todo sí estas de vacaciones.

El jefe me llamó para ponerme al corriente de la jornada, y apresuró
a su obrero a cambiarse y empezar.

Sin respetar su intimidad, le hizo vestirse sin cerrar la puerta.
Con resignación, se fue descalzando, mientras el capataz hablaba.

Apoyado sobre la lavadora se bajó los pantalones. y yo empecé a sentirme algo incomodado
Cuando recordé que abrí la puerta casi salido de la cama, y solo estaba
con unas bermudas cortas y las zapatillas.

Gerardo debió notármelo por que me miró de reojo y sonrió levemente.

El ya estaba en calzoncillos, como dije era bajo y parecía tener una
desarrollada musculatura en las piernas sin mucho vello, aunque también sus brazos eran fuertes y sí velludos.

Subiendo de nuevo, su slip era de los de marcar paquete visiblemente usados
y con la goma algo floja..Se dejaban entre ver algo los huevos, por un descosido agujero.


Impasible se giró a buscar el otro pantalón haciéndome admirar, tres dedos
de su raja del culo. Mientras el capataz seguía explicándose.

Entonces se enfundo en unos pantalones de tergal resistentes, pero muy ajados.
Acto seguido, pasó a desabrocharse uno a uno los botones de la camisa..
Descubriendo unos hombros robustos y redondeados.
Los pectorales, no eran demasiado abultados, pero si curtidos.
Y un poco mas abajo sobresalía algo una barriga de alguien acorde a su edad,
en la que destacaba un generoso ombligo semianudádo, el cual daba paso
a un rastro de vello recio y retorcido, entre negro y gris, que abundaba hacia abajo.

A la altura del bíceps izquierdo lucía un tatuaje de forma triangular,
aunque el que llamaba mas mi curiosidad, lo tenía en medio del pecho
Parecía ser un asterisco punteado de tamaño medio
Como los de los presos. Quizá cumplió condena aunque no importante
Antes de venir aquí, nunca se lo pregunté.

Cada día me ofrecería el mismo espectáculo. Si cabe con mas deleite por la confianza.

Ya cambiado, tomó el pico en la mano y empezó a destrozar la pared...

El capataz ya hacia unas tres horas que no estaba, y como no descansaba
me presenté delante de el con agua bien fría.

-Tenga buen hombre tómese un descanso.
-¡Aaaaay! Muchas gracias, ya tenía que “refrescar el motor”.

Y así era, pues estaba cubierto de polvo, pero a la vez sudando a chorros
y el pantalón empapado a la altura de la cintura

-Me podría guardar estas cervesitas en su nevera, por favor
Son para las comidas.

-Sí claro como no

-graciass.

Tenía la costumbre de comer sobre la lavadora ya que allí no
llegaban los escombros , y después de tomar su cerveza dormía una hora.
.

Yo me convertí en su aguador. Me gustaba aliviarle el esfuerzo, y acercarme a el.
.
Por las noches ya me ponía solo pensando en verle al día siguiente.

Pasaban los días, y ya estábamos en la segunda semana de agosto.
El calor era intenso, y yo le refrescaba con mas asiduidad, lo que le provocaba hacer mas visitas al cuarto de baño.
Cuando fui después de dos veces suyas,
vi sobre el borde del wc un buen numero de gotas doradas de todos los tamaños...

Pensé que eso no agradaría mucho en casa si lo vieran y decidí encubrirle limpiándolas. Habían incluso en el respaldo, y un par de charquitos en el suelo.

Mire al wc tan salpicado, y extendí mi dedo para tocar una gota.
Sin pensarlo mucho lo acerque a la cara, olía muy intenso. Sabía que había salido de el
y me excitó muchísimo. Ese regusto ácido y un punto amargo... Mmm el sabor del "caldo añejo"
Deslicé mi lengua por el borde y con los ojos cerrados iba notando cada gota hasta conseguir un trago.


Finalmente me vi como un perro lamiéndolo todo.

Y así cada día yo le refrescaba sin el saber, que también me estaba invitando..

Esa misma tarde mientras yo permanecía sentado placidamente frente a la tele
Abrió de golpe la puerta voceando...

-¡Señor pinchó la tubería venga rápido!

-¿Y que hacemos?

Se colocó detrás, pegado a mí con los brazos montados sobre los míos, y su pecho empapado de una mezcla de polvo sudor y agua, frotándose en mi espalda.

-¡presione ud aquí temporalmente, mientras sierro la llave principal!

Al día siguiente nos vimos otra vez en la hora de la comida, yo sentado junto a el
Y hablando del desastre del día anterior, como una divertida anécdota. Entonces cambió radicalmente el tema, al de las mujeres.
Que si el la tenía muy lejos, como te gustan a ti, etc...

parecía que la conversación le había excitado un poco, se acercó a su mochila
y sacó una revista algo antigua y arrugada dedicada sobre todo a corridas
en la boca y doble penetración.
Llevándose la mano adentro de la bragueta me dijo mientras se la amasaba...

-Esta bueno.¿No? Eso es lo mejor que hay amigo.
La metes en su boquita rica y le sueltas todo el pastel.

-¿Tiene usted de estas también, amigo?

sorprendido le dije...

-Bueno si, y, además, tengo películas.
-¡Ah! ¿De verdad?, ¿Y tiene muchas?

-Pues unas cuantas, si termina hoy mas pronto, podría ver una.
-¡Que bueno! Pues si no le m*****a, ¡ok!

Procurando que no lo notara, no pude evitar echar un vistazo y observar como su madura
herramienta sobresalía detrás de la cremallera.


Entonces, sacó las cervezas.

-¡Tenga y tómese una "rubia" con migo! -Se lo agradezco, pero esta no es mi bebida favorita. ¿Si no le importa que
lo acompañe con un refresco?

-Ah, no hay cuidado. ¡Brindemos por las mamadas bien hechas!

Parecía que el alcohol empezaba a hacerse notar un poco en él. Después se bebió la segunda, y estrujó las latas.

Enseguida volvió a la faena... y como acordamos, se cambió una hora antes de
su horario habitual. Le invité a sentarse en el sofá, y preparé el dvd.

-Bueno ya puede ver usted la película.

-¿Qué no va a verla con migo?

-Pues no creí que ud quisie...
Y de un impulso, alargó su mano y me estiró para sentarme a su lado.

-¿y como voy a dejarlo fuera del sofá en su casa? ¡Vengasse!

Comenzamos a verla. Sabía que no nos interrumpirían, pero aun así estaba algo inquieto, por la situación atípica que estaba viviendo.

La peli empezaba a subir de tono, y en ese momento llegó hasta mí un aroma, algo intenso y varonil. El ya tenía el pantalón rebajado a la mitad del trasero, los
efluvios venían del calzón que estaba al descubierto, y de su torso tras la desabrochada camisa.


Y es que estaba tan cerca del, como para notar una jornada intensa de esfuerzo. El olor
me puso muy caliente, y pasé a tocarme..

Por su parte, ya se la estaba manoseando sin parar por encima de la ropa interior Y cuando se vio preparado, deslizó el calzoncillo del todo descubriendo su berga venosa y morcillóna,
que crecía desde un enmarañado y oscuro "matorral".


Tranquilamente, al momento levantó los brazos y los acomodó detrás de la nuca..
Creo que era un gesto bastante claro, al que se suponía que yo debía responder...

aparté mi mano de mi entrepierna y la desplacé muy lentamente sobre su muslo
y al rozarle paré dudoso. Tras unos segundos de incertidumbre, Gerardo
puso un brazo sobre mi hombro, y me estiro con decisión la mano llevándola
encima de su cipote moreno y cálido.


Ya vi que estaba claro, y acaricie su capullo marrón rosado con el pulgar suavemente. Él sin apartar la vista en ningún momento de la pantalla asintió lentamente con un leve gemido.

.¡Uumm!

jugué con sus testículos en la mano, y bajando por el escroto
Con las yemas de los dedos.

-¡OOOH! ¡Uff!

Noté el relieve de las venas en la polla, totalmente tiesa e hinchada.. Tome los huevos de una mano
y meneaba su rabo con la otra...

¡Uuuuffff1¡¡OH!¡QUE BUENO!

La postura me hacía tener que estar algo por debajo de sus axilas y a el, la situación le hacía sudar, Lo que me ponía más cachondo.

Llegamos al punto álgido, el solo jadeaba y tenía espasmos pélvicos...

Yo encorvado sobre su entrepierna, seguía pajeándole mientras le respiraba tan cerca, que mi aliento chocaba en su capullo.
Entonces paré en seco, y le miré para decirle que si me daba una meada, tendría" mi boquita rica para soltarme todo el pastel" cada vez que quisiera hasta que terminaran la obra.

Me miro con la frente sudorosa y los ojos muy abiertos..

-¡OOOOH!
¿EEH? ARF, ARF DE.. ¿DE VERDAAD?


Y se lo aseguré aferrándole el rabo con decisión y pasándole la punta de la lengua despacio
Por su frenillo.

-S-SI SI SE LA DOY... ¡VAMOS VAMOSS!

Llegamos al baño, y tras quitarme la poca ropa, me metí en la bañera, y me arrodillé frente a el.. Vino hasta allí con los calzones totalmente bajados. Se paró ante mí y...

-¿SEGURO?

Me preguntó.

Yo le cogí la mano y poniéndome sus dedos algo ásperos en el labio inf..

¬¬-LLÉNEME TODA LA BOCA, Y BAÑEME ENTERO.

Justo en ese momento me metió los dedos por completo, haciendo que mi boca se abriera, y los retiró después.

.Puso cara de concentración, y enseguida impactó en mi pecho su hirviente
y amarillento meado a presión, que salpicaba en todas direcciones.

También llegaban las salpicaduras hasta mi cara, y saqué algo la lengua para tenerlas en mi boca.

Él, pareció saber lo que quería, y dirigió el chorro subiéndolo por mi barbilla, hasta
Enchufármelo dentro de la boca.. Se le puso un gesto, como el que descubre un vicio secreto, pues se puso a jugar enseguida
a no dejar ni una parte de mi cara, sin mear. Se dedicó después a lo alto de mi cabeza.

Su orina caía tras mi nuca, desde el pelo. Sobre las orejas, y aunque también por la cara, con dificultad pude ver como aparecía una sonrisa bajo su bigote, mientras me echaba una mirada picara.

Ahora también caía por la espalda, y se filtraba desde la raja para dejarme él ojete mojado. Y cuando ya no podía estar mas empapado desde la cabeza a la punta de los pies Vació su ultima reserva todavía, tras un minuto de riego, acercándomela otra vez casi dentro de mi boca con suficiente presión para un meado espumoso.

-AAY PUESS NO DESIA QUE NO LE GUSTA LA CERVESSA
MIRE AHORITA. ¿HE?

le respondí que no me iba a resistir a una de gran reserva.


Con cara de haber disfrutado y en plan simpático se la sacudió dándome golpecitos en la frente y en la lengua. Mientras, yo me sujetaba a sus caderas.

Y ya tras exprimirse la ultima gota...

-Bueno, pues se acabo

Sin darle tiempo a reclamar mi promesa le di un repaso primero a los cojónes con mi lengua, que se llevó un par de pelillos consigo. Seguí metiendome cada uno de sus huevos en la boca.

Fui lamiéndolo hasta llegar al glande. Para entonces la verga ya estaba casi dura...
Chupé el capullo fuerte, lo lamí después, y lo volví a chupar. Ahora ya estaba del todo tiesa, y volvieron los espasmos. Muy cachóndo, me arrinconó en la ducha, me sujetó la cabeza con las dos manos, y se puso a follárme la boca. Me quedé con las manos arriba. El las agarro y me las puso en su lanudo culo.

Entonces comenzó a metermela hasta la mitad. Pero a cada embiste, iba entrando mas carne.

Hasta que ya apretaba mi frente con su barriga y la barbilla en sus huevos...

De forma rápida sacaba todo el miembro y volvía a desaparecer entero en mi boca
Así siguió unos minutos mas hasta que..

Mirándome me dijo.

-¡HAIII ME VIENE ME VIENE!

- ¡¿LO QUIEREEEEE!?

-¡AUM ummmmmm!

-¡¡TOMELO CARAJOOO TOMEELO TOOOODO!!


Y encajándome la ultima vez, me engrasó la garganta con su leche cálida, que dejo también en mi cara.

Y así me quedé mojadado e inseminado en mi bañera y él vistiéndose para marcharse satisfecho y contento de la jornada hasta el día siguiente.
.

A partir de entonces, todos los días que él lo necesitaba, me ofrecía para su desahogo.
Para mi no había mejor fantasía sexual...

Y la lluvia dorada ya era para él, un complemento, del que no podía pasar
sin que lo practicásemos mínimo tres veces a la semana.























continuará.


Story URL: http://xhamster.com/user/puppies_Daddy/posts/141982.html