This is a print version of story No violación. by marigay from xHamster.com

No violación.

Venía sola ayer por la noche de la disco, bastante borracha por el callejón que da a la entrada de mi barrio. Unos shorts rosas muy cortitos un top pequeñito y los labios ligeramente coloreados, pero sin llamar mucho la atención.
Un coche viejo paró a mi lado con música muy alta bom-bom. Iban cinco hombres con pinta un poco rara de haber estado también de fiesta. Me preguntaron que si fumaba. Yo imaginé que querían ofrecerme algo, así que les dije que no y seguí de largo, pero ellos avanzaron el coche y...

-¿Oye chico eres gay? este también lo es y dice que tienes un culo apetecible.
Yo les sonreí y les di las gracias, pero me asustaba como eran y su forma de hablar...seguí andando. Entonces se adelantaron a un lugar donde doblaba la calle, un poco oscuro y se bajaron. Yo seguí andando hacia ellos sin parar, a paso rápido, pero con deseo de doblar ya a la otra calle, con mucha más luz.

-No tan deprisa guapa, dijo uno acercándose a mi. Un tio de greñas largas y algo de barba, de unos treinta y algo, descuidado y con ropa vaquera, y apestando a alcohol y tabaco...¿Sabes que estás buenísima y...mm...me pones la polla dura...
Yo me quería zafar, pero el me agarraba mietras los otros cuatro observaban sonriendo borrachos. -estos van a hacer algo pensé-. En tío agarró mi mano y me la paso por su paquete, tras el pantalón, es verdad que estaba excitado.
pero yo tenía miedo y quería marcharme.

-¡Eh puta, espera! el hombre que me sujetaba al ver que me solté y ya me iba, hizo un gesto a los demás que me rodearon y sujetaron sin apretarme, pero impidiendome caminar y alejarme.

-¿Qué queréis? dije asustada a verme rodeada e impedida.
-Un poquito de cariño guapa, además, te va a gustar...dijo el de greñas mientras se bajaba la cremalera del jeans azul y sacaba su polla dura.
Los demás se reían con la risa suelta de borracho y agarrándome por los hombros y la cintura. Olían muy mal, sus ropas vaqueras viejas estaban sucias y sudadas , sus entrepiernas apestaban a olor hediondo de orin y otras cosas ya rancias...

Estaba paralizada intentando relajarme porque aquello me pilló de sorpresa, no estaba en mi mente hace dos minutos, pero antes de eso, el de greñas ya estaba restregándome su prepucio erecto por unos de mis muslos, camino a meterse entre la tela rosa del short. Otro me quitaba el botón y empujaba para bajarlos, dejando mi culo y pollita al aire. Un montón de manos callosas y sucias acariciaban mi entrepierna y mi culo furtivamente cuando la polla de antes me ensartó por el culo salvajemente hasta los huevos, empezando a bombearme bien dentro.

En segundos uno más viejo se la meneaba delante mía mientras otro me obligaba a agacharme y acercarme al que se masturbaba. A oscuras, a penas se veia nada, pero el aire era casi irrespirable al lado de aquella polla y calzones podridos de suciedad y hedor a cloaca. Precisamente eso me hizo entrar en excitación y empezar a sentir bien la follada que me estaban haciendo por culo. Aquello me ponía, esos hombres marginales sucios me gustaban, y empecé a lamer la polla flácida y asquerosa del chico y chuparla con ganas a notar el sabor amargo y espeso que recubría su pellejo.

Otra polla se acercó a mi boca y ya eran dos pollas flácidas las que me llenaban mi orifio vaginal-bucal. Notaba como se iban poniendo duritas mietras gemían y decían guarradas:

-¡Ah puta, como te gusta, si, ahhh, como le gusta a la guarra, si ahhh, mira como mama la pedorra la polla, ahhh, sigue mariconahhh!

Noté cómo los dos ayaculaban en mi boca casi a la vez mietras mi culo ya chorreaba leche del chico de greñas y otra polla semi dura quería entrar a mi ano.

-¡Uff, como le ha gustao a la maricona, que mamada, que gusto! decían los dos. El chico que eyaculó en mi vagina anal me hizo tragar su polla morcillona para que le mamara los restos de semen y se la dejara bien limpia.

Detrás por la espalda notaba algo caliente que caia hasta mi culo y piernas. Y es que los dos que terminaron estaban meándome toda a chorros toda la cerveza que tomaron hace rato mietras reían.

El último vació sus huevos chillando de placer en mi vagina anal, sacándola rápidamente sin terminar de eyacular y haciéndome tragar todo el pollón bien duro esta vez hasta el esófago, llenando bien de carne y esperma mis dos vaginas mariconas.

-Ay chicos que bien me lo habéis hecho pasar, que buenos estais -dije antes de que el greñas me comiera la boca con vicio.

Desde entonces somos amigos y nos emborrachamos y follamos a saco los 6 cada vez que nos apetece.



FIN














Story URL: http://xhamster.com/user/marigay/posts/127124.html