This is a print version of story Conociendo a una amiga by anderson- from xHamster.com

Conociendo a una amiga

... aquel Miércoles tenía pinta de terminar como cualquier otro: trabajando tarde y vuelta a casa, ya de noche, para entretenerme un rato con la televisión y después con el ordenador. Pero no fue así exactamente:

antes de ir a trabajar estuve hablando por Whatsapp con una amiga mía (llamémosle ‘brujita’), que aún no conocía en persona. Ésta a su vez estaba con otra amiga nuestra en común, en casa de ella. Finalmente decidí pasarme por la casa después de trabajar para estar un rato con ellas, ponernos al día y para conocer finalmente en persona a ‘brujita’. Estuvimos un rato hablando los 3 y tomando unos vasos de tinto de verano, pues era una noche muy calurosa. La otra chica pronto optó por irse a dormir, se despidió de nosotros y se perdió por el pasillo, escuchándose una puerta al cerrar.
Cuando estuvimos a solas ‘brujita’ y yo, nos miramos y no tuvimos que decir nada. Cabe destacar que entre nosotros siempre ha habido una tensión sexual muy fuerte, aunque hasta ahora sólo habíamos hablado por Messenger, correo electrónico y Whatsapp. Me acerqué a donde estaba sentada y dudé por un instante si hacerla levantar o sentarme a su lado. Finalmente me quité la camiseta y le dije: "los dos sabemos qué va a pasar aquí". Me cogió de una mano y me estiró hacia ella a la vez que se tumbaba en el sofá; caímos los dos tumbados en él, ella debajo y yo encima. Empezamos a besarnos lentamente, y conforme pasaban los segundos aumentábamos el ritmo. El sofá se nos quedó pequeño y rodamos hacia el suelo, frío.
Ahora ella estaba encima de mí. Seguimos besándonos y tocándonos por todo el cuerpo hasta que la incorporé y le quité la camiseta y el sujetador bruscamente. Hundí mi cara en sus enormes pechos y los cogí con ambas manos para aprisionarme más aún la cabeza. Lamí cada centímetro de ellos y cuando llegué a los pezones ya estaban lo suficientemente duros como para morderlos y estirar de ellos. Con el primer mordisco empezó a lanzar un gemido mitad placer mitad dolor, pero le tapé la boca con la mano y le hice un gesto con la cabeza señalando el dormitorio de la otra chica. Después de eso empezó a lamerme los dedos que fui introduciendo en su boca mientras con la mía seguía succionando, lamiendo y mordiendo sus pezones. Esa misma mano la llevé a su cuello y con la otra, la cogí de un pezón suyo e hice fuerza con ambas manos para que se girara y se tumbara bocabajo en el suelo, mientras le susurraba al oído: “quiero tu culo. Ahora”.
Ahora ella estaba tumbada bocabajo en el suelo, y yo detrás, quitándole primero sus pantalones y después los míos. La azoté fuertemente repetidas veces y luego separé sus nalgas para poder escupir dentro de ella. Noté que su coñito estaba totalmente mojado ya, y cogí de esos jugos para lubricarle la parte de atrás. Ella captó la idea enseguida y con sus manos me facilitó la tarea sosteniendo sus nalgas separadas. Volví a hundir la cara para llegar con mis labios y mi lengua a sus partes húmedas. Su culito se estaba dilatando y su coñito estaba súper abierto y empapado. Empecé a masturbarla con mis manos y mis dedos en su coñito, para después pasar a centrarme totalmente en su culo. Más tarde se dio la vuelta y elevó las piernas y se sujetó los tobillos, para tener total acceso a sus zonas de placer. Empecé a tocarle su coñito suavemente y lo fui intercalando con unos azotes más bien fuertes. La expresión de su cara me indicó cuando estaba totalmente necesitada de mis dedos, y violentamente le introduje primero dos, y saqué. Luego tres, y saqué. Finalmente cuatro, y empecé a masturbarla fuertemente.
De una paró llevándose las manos a su coñito y me apartó violentamente las mías de ella. Me hizo acostarme y empezó a masturbarme ella a mí, intercalando sus manos con su boca. Estuvo un rato lamiéndome la polla de arriba abajo, pasando su húmeda lengua desde prácticamente mi culo hasta casi el ombligo. Siguió así hasta que me incorporé, la tumbé a ella y me puse de rodillas, al lado de su cabeza, para que ella pudiera comérmela mientras la masturbaba. Siguió haciéndome una paja con la mano pero no tardó en metérsela entera en la boca. Pasó un brazo entre mis piernas para hacer fuerza con él y atraer mi cuerpo más hacia su boca mientras me cogía fuertemente del culo. Saqué mis dedos de su coño y restregué su fluído por su culo. Lo estimulé con ciertos dedos hasta que finalmente y a la vez introduje el meñique y el anular por el culo, y el índice y corazón por su coñito, muy suavemente, falange tras falange hasta estar completamente dentro. Estuve metiéndole y sacándole los dedos un buen rato mientras ella me comía la polla cada vez más bruscamente. Al principio empezó a mamarla despacito y suave, casi con sutileza. Pero poco a poco fue aumentando el ritmo hasta conseguir repetidas gargantas profundas, cada vez más sucias y guarras, todo lleno de saliva. Tosía, se atragantaba. A veces la sacaba para respirar y escupirme, pero se la volvía a meter hasta dentro. Con mi mano que me quedaba libre o la cogía de la cabeza, o le estrujaba las tetas. Seguimos un rato hasta que empecé a notar su orgasmo: comenzó a temblar y estremecerse de cintura para abajo y se acompañó con una cantidad enorme de sus jugos brotando de su coño. Sus gemidos eran ahogados por mi polla. Seguí masturbándola hasta que estuve apunto yo también de correrme, momento en el que me la saqué de su boca y le di varios golpes en sus mejillas. Me masturbé hasta que empecé a correrme por todo su pecho, su cuello y su cara. Ya había dejado de masturbarla a ella en ese momento porque sus expresiones de placer se habían tornado en dolor y me había vuelto a sacar mis dedos dentro de ella. Bajé a su coño y lo lamí suavemente para recoger la máxima cantidad de su líquido. Subí y lamí sus tetas y su cuello y sus mejillas para retirarle toda mi leche y mezclarla con lo de ella y mi saliva, una parte me la tragué yo y otra se la escupí directamente a su boca.

Mientras ella fue al baño para limpiarse, vestirse y adecentarse, yo me quedé limpiando las huellas del salón. Cuando terminamos, nos despedimos con una sonrisa y me dijo: "hasta pronto, estate alerta al Whatsapp".


Story URL: http://xhamster.com/user/anderson-/posts/125220.html