Fantasía de viernes noche (Primera Parte)

Ahora mismo tengo el chochete húmedo, como a ti te gusta, tierno, jugoso, con ganas de ti, ligeramente hinchado, deseando que tus manos, boca, lengua y pene jueguen con él. Tengo los pezones duros, como cuando me los pellizcas y me los mordisqueas, suben un poco hacia arriba, señal de que estoy muy excitada, mi bonito pecho francés necesita tus manos. Me muerdo el labio y me observo desnuda en la cama, 7 días, sólo quedan 7 días ¿qué quieres hacerme? ¿qué es lo que quiero que me hagas?

Llego a su piso, dejo las cosas, me mira sonriendo, esa mirada suya me pone a mil, me mira con deseo, quiere que sea suya, sabe que lo soy, pero quiere más, quiere pervertirme un poco más. Se acercas, me agarra de la cintura, me da la vuelta de manera un tanto brusca, su mano se enreda en mis cabellos, noto su respiración en la nuca, me muerde, arqueo mi espalda y pego mi culo a su entrepierna, su otra mano va directo a mi sexo.
- ¿Notas mi polla dura, amor? Ve a la habitación, desnúdate, ponte guapa para mi, tienes 5 minutos, esta noche te voy a hacer mía, voy a jugar con mi zorrita, con mi juguete sexual, te vas a correr de mil maneras diferentes, ¿lo sabes verdad? Bésame.
Me da la vuelta despacio, sigue con esa mirada, sonríe más cuando ve mi cara de deseo, sabe que estoy nerviosa, le beso, mis manos agarran con fuerza sus brazos duros y musculados. Me doy la vuelta y voy a la habitación, me desnudo, me pongo unas medias de liguero, con un conjunto de ropa interior bonito, me maquillo un poco, oigo que viene ¿han pasado ya 5 minutos? Me coloco en el medio de la cama, de rodillas, esperando a que entre, recuerdo que siempre me dice que abra las piernas, así que las abro y le espero quieta. Entra con dos copas de vino y las apoya sobre la mesa, observo que la ha vaciado. Se da la vuelta, me mira con deseo, siento que le gusto, siento esa mirada que me devora, esa mirada que me ata a él, esa mirada en la que pienso cuando me toco en el silencio de la oscuridad de mi habitación las noches que le echo de menos.
- Ven aquí.
Obedezco, sé que le gusta que sea obediente, él es el que manda, él es el dominante, yo la que obedezco, soy su sumisa rebelde. Me pongo de pie, ardo de deseo porque me toque. Me mira, pasa su mano por mi mejilla, por mis labios, la arrastra hacia mi cuello, roza mi oreja, me agarra de la nunca con fuerza, me besa, es un beso de los que me derriten por dentro, lento, húmedo y profundo, nuestras lenguas juegan a encontrarse y a alejarse, se acarician ¿cuánto dura este maravilloso beso? Poco, siempre es demasiado poco.
Me tiende la copa de vino, brindamos, ummm… el vino le da un toque muy sensual a todo esto, me coge la copa, hoy él es el que manda, lo sé, dejo que lo haga, mi excitación aumenta.
Me coloca enfrente del espejo y empieza a besarme y a morderme el cuello. Sabe dónde apretar más y donde menos, con su mano derecha me acaricia y me agarra los pechos con ímpetu, fuerte, sin vacilación, me pellizca los pezones y tira hacia afuera de ellos, gimo y me muerdo el labio inferior; su mano izquierda sujeta la curva de mi cadera por detrás, no deja que me pegue a él, me obliga a arquear la espalda con cada mordisco y después mira al espejo, a mis ojos, le gusta ponerme más y más cachonda.
- No te muevas, - susurra a mi oído- hoy harás lo que yo te diga.
Se acerca a la mesa, me tiende la copa de vino, bebo.
De la caja saca una cuerda negra, suave, sólo de verla mi excitación aumenta un poco más, la cuelga de mi hombro, me besa, pelliza un pezón, coloca mi cara hacia el espejo, no quiere que mire la caja, pone otra cuerda negra sobre mi otro hombro, me besa, me da un azote, se pone delante de mí y en mi boca coloca una pequeña cuerda con dos bolas engarzadas, me pone un antifaz, me agacha ligeramente la cabeza se aleja un par de pasos, se que sonríe, oigo los chasquidos de la cámara de fotos, siento que acerca, me quita el antifaz, levanta mi cara, me quita las bolas de la boca y me besa apoyando su mano en mi nuca, yo sólo le beso, no me muevo porque me ha pedido que no lo haga. Mete las bolas en mi boca con sus dedos, las chupo, las mojo, pongo cara de deseo.
- Muy bien, zorrita mía, abre las piernas – me dice mientras baja la otra mano hacia mi cadera y me da un azote, luego lleva su mano hasta mi coñito, sin quitarme la ropa interior mete sus dedos por dentro y busca mi clítorix, lo masajea con cuidado, mete los dedos dentro de mi agujero- ummmm, mi zorra está muy húmeda, como yo la quiero, me encanta.
Saca las bolas de mi boca, gimo cuando mete los dedos mojados de mi coñito en mi boca y con su mirada me dice que chupe, lo hago, me excito más, vuelve a repetir la acción, pero cuando los saca los mete en su boca y los saborea, me estoy poniendo muy cachonda, muerdo mi labio, retira un poco mis braguitas y se arrodilla delante de mí, me mira, saca la lengua y lame muy despacio mis labios, repite la acción varias veces mientras introduce las bolas, se aparta y vuelve a colocar la ropa interior en su sitio.
Me desplaza hacia el medio de la habitación y se sienta en la cama, retira las cuerdas y empieza a colocarlas alrededor de mi cuerpo, durante un rato jadeo y gimo mientras me ata, es la primera vez que no me quita la ropa interior, hace un bonito vestido de cuerdas, me fotografía, hace que me mueva y las bolas de mi interior hacen que gima de vez en cuando, las cuerdas me aprietan, me excitan, me ofrece más vino, me desata, saca fotos de las marcas de mi cuerpo, me quita la ropa interior, pero deja las medias y los zapatos, abro las piernas y da tironcitos en la cuerda, gimo, azota mi chochete, gimo más, vuelve a atarme esta vez un poco más fuerte, esta vez me acaricia mientras pasa las cuerdas, aprieta mis pezones antes y después de pasar la cuerda alrededor del pecho, hace un nudo en la cuerda antes de colocarla sobre mi clítorix, también da unos tironcitos a la cuerda y pasa los dedos para mojarlos de mi excitación, se los chupa, me los ofrece, los chupo, sigue atándome, sus dedos ágiles terminan pronto, me observa, sonríe, me guiña un ojo, me fotografía, me besa, me ofrece vino, bebo.
Me empuja hacia la cama, caigo boca abajo, tira de mis pies hacia el borde de la cama, y me deja recostada en la cama hasta la cintura, dejando mi culo a su total disposición, la cuerda me aprieta la entrepierna, estoy realmente excitada, me empieza a acariciar con movimientos circulares las nalgas, aprieta y agarra con fuerza de vez en cuando, levanta la mano y me azota, gimo.
- ¿De quién este culito zorrita?
- Mío – respondo con rebeldía. Me azota más fuerte gimo.
- ¿De quién es este culito zorrita? – pregunta más pausadamente.
- Tuyo – respondo, sonrío aunque no le veo sé que él también lo hace.
- ¿De quién eres zorrita mía?
- Tuya, soy tuya – Me azota un poco más mientras sigo gimiendo.
Levanta mi trasero y me obliga a ponerme de rodillas en la cama, baja mis hombros hasta que tengo la cabeza ladeada pegada a la cama. Me azota más, sigue fotografiándome, sigo gimiendo. Se acerca, me besa, me acaricia y pellizca mis pechos, yo jadeo porque me encanta. Se coloca detrás de mí, empieza a tirar de la cuerdecita, mete los dedos con las bolas dentro, juega con ellas, con la otra mano mueve el nudo que está sobre mi clítorix, noto como mi cuerpo se tensa, como se arquea, el aumenta el ritmo de manera gradual, estoy gimiendo y jadeando cada vez más alto.
- Córrete zorrita mía – suena a orden.
No puedo más, mi cuerpo se arquea del todo y chillo, gimo, jadeo, me deben de haber oído en todo el barrio, pero me da igual, sigo gimiendo, no me importa, a él le gusta oírme, mientras estoy dejándome llevar pronuncio su nombre.

89% (9/1)
 
Categories: BDSMFetish
Posted by xhe18
1 year ago    Views: 431
Comments (6)
Reply for:
Reply text
Please login or register to post comments.
1 year ago
Siempre me fascinó cómo las letras son capaces de tener la misma carga erótica que el video más guarro. Enhorabuena :)
1 year ago
Gracias ;) Habrá más...
equisciente
retired
1 year ago
¡Buen relato! ¿Te inspiras en la vida real?
MelkartXXI
retired
1 year ago
¡Magnífico!
1 year ago
Mmm...Que bueno!!!!

Esperando ya la segunda parte!
1 year ago
muy buen relato, me ha gustado.
espero que sea realidad y que hallas sentido todolo que describes,es directo y muy sensual.