EL TAXISTA SE APROVECHA DE MÍ



Continuando con el relato anterior, una vez me recuperé en la casa de Mariela de aquellas cuatro pollas decidí marcarme a casa. Creía que por ahora mi culito ya tenía bastante. Me duche y me vestí. Abrí el ropero de Mariela y cogí lo que necesitaba. Hacía un poco de frío pero pese a ello decidí ir bien coqueta. Por dentro un juego de sujetador y tanga negro y sobre el un liguero que ajustaban unas lindas medias de nylon. Por fuera una camiseta de lycra que marcaba bien mis tetas y una falda corta. Por último mis zapatos negros de 12 cm. Mi peluca y mi maquillaje completaron el conjunto.

Después de despedirme de mis amigas me dirigí hacia la calle y detuve a un taxi. Para mi mala suerte era el mismo que me había llevado hasta la casa de Mariela. Una vez ya dentro le di mi dirección pero el muy pillo, lejos de llevarme a casa lo hizo a otra de las afueras que según me dijo luego era su nidito de amor. Mientras el coche circulaba no para de mirarme hasta que detenido en un semáforo me dijo:

"Nena, ayer me calentastes muy bien y aunque luego al volver a casa me tire a mi mujer no he dejado de pensar en ti y en las ganas que tengo de follarte"

Por más que le suplique que lo dejáramos para otro día y le prometí que me dejaría follar cuanto él quisiese no hubo manera. La visión de mis medias y mi tanga no hacía más que calentarlo aún más y me devoraba con la mirada llena de deseo. Insistí por último y le prometí una mamada ahí mismo si me dejaba ir. De nada sirvió.

Poco después llegábamos a un pequeño apartamento a las afueras. Era un sitio pequeño pero acogedor. Me abrió las puertas y me hizo salir. Mientras caminábamos hacia la puerta me cogió por la cintura y me magreó una de las tetas. Ya dentro me hizo sentar en el sofá mientras el se dirigía a la cocina y poco después volvía con una botella de vino. A la segunda copa ya bien chisposos comenzamos a jugar. Mientras me besaba en la boca con ardor sus manos no paraban de ir de mis tetas que sobaba sin parar a mis piernas y mi culo.

Todo este magreo me puso a cien y ya sin poder parar le abrí la bragueta, le saque una estupenda polla de unos 15 cm y comencé a mamársela sin parar. Al momento lo puse a cien mientras me decía sin parar

"Que bien la mamas zorra, pónmela bien dura que te voy a romper ese culito de puta que tienes"

Instantes después se corría y yo tenía que tragar una enorme cantidad de leche de macho que provocó en mi aún más calentura y deseo que me follara. Tras fumarnos un cigarro me quite la falda y volvía a comérsela. Al rato ya estaba lo suficientemente dura y fui yo la que se lo pedí.

"Ahora cabrón violador quiero que claves esa tranca en mi culito de zorra y me hagas tuya"

Dicho y echo, me puso como los perritos, apartó la tira del tanga y me la clavó hasta el fondo. El dolor era intenso, pero también lo era el placer de verme follada por aquel macho que me usaba a su antojo. Después de un buen rato de follarme en esa postura me hizo acostarme en la cama, me puso las piernas sobre sus hombros y volvió a meterme su dura polla. El dolor fue poco a poco dejando paso al placer. Me gustaba sentirme mujer mientras me jodían. Poco después se tendió en la cama y yo me puse encima y le cabalgaba mientras él me sobaba las tetas.

El gusto que me estaba dando el taxista violador era tan grande que terminé por correrme mientras él lo hacía llenándome el culo con una buena cantidad de leche.

Tras descansar y arreglarme un poco me llevó a casa. Se despidió de mí y yo cogí su número de licencia. Tenía pensada vengarme de aquel macho pero de forma que pudiera disfrutar de nuevo de su grandisima polla



29% (4/9)
 
Categories: AnalShemales
Posted by veronictv
1 year ago    Views: 396
Comments (3)
Reply for:
Reply text
Please login or register to post comments.
sissyvane...
retired
10 months ago
Mmmm, muy hot
11 months ago
Buen relato. Me calento mucho, zorrita hermosa.
12 months ago
Wow delicioso relato :3