Sorpresa

Siempre me había excitado esa hembra. Con una cintura que se quebraba, al aire. Esos enormes pechos que se bamboleaban al caminar, queriendo escaparse de sus ajustados tops de lycra. Esas provocativas minifaldas que mostraban sus piernas perfectas, bien formadas, pero tan largas que parecen infinitas, los pies, calzados siempre con tacones de aguja. Y eso, hacía que su culito se elevara hasta alcanzar el cielo, y la erección de toda polla que sea digna de todo macho que posara sus ojos sobre semejante monumento.

Sabía que vivía en el edificio de la esquina, había averiguado donde habitaba, en el 6º piso, mano A. Sabía que llevaba hombres a su casa, pero que no tenía un novio fijo, según confesó el portero de la casa.

Todas las tardes, me enloquecía al ver su figura, paseando provocativamente su caniche, un minúsculo perro de lanas blancas. Los hombres giraban y le decían cosas, pero ella ni se inmutaba, con su cara escondida entre la larga y rizada cabellera color castaño oscuro. Nunca pude ver bien su cara, pero me la imaginaba impecable, hermosa, una muñeca. Además, estaba muy ocupado en disfrutar de otras zonas, mucho más interesantes.

Todos los días, alrededor de las seis de la tarde, sacaba su perrito, y yo tenía siempre alguna excusa para verla pasar, pero nunca me atreví a decirle nada, ni siquiera a saludarla. Ella aparentaba que no me veía, y yo ahí, al palo. Corría un sudor frío, imaginando el color de sus pezones, su clítoris depilado, en cuantas posiciones la pondría si tuviera semejante bombón en mi cama. Y apenas la veía doblar la esquina, yo volvía a mi casa, a hacerme una reverenda paja.

Una tarde, como todas, la estaba esperando, pero ella no aparecía. Y siguieron varios días, sin que tuviera noticias de ella. Temiendo que algo le hubiese pasado, me acerqué al edificio, tratando de entablar conversación con el portero, y él solo me dijo que hacía varios días que no la veía, que quizás se hubiese tomado algunos días de vacaciones. Estaba escuchando esto cuando la puerta del ascensor se abrió y salió ella, tan increíblemente hermosa como siempre, con su caniche. La tenía frente a mí, con esos enormes senos enfundados en un top negro, ajustadísimo, por lo que pude notar la ausencia de sujetador. Sus pezones aparentaban un gran tamaño, y el botón se marcaba impresionantemente bajo la tela. Dios mío, me quedé boquiabierto.

-Buenas tardes, Alfonso. -Saludó ella al portero.
-Buenas tardes -dijo el- Hace días que no la veía. Justamente, el caballero estaba preguntando por usted.

Lo que dijo el portero me dejó helado. Jamás nos habíamos dirigido la palabra, y ahora ella estaba clavando sus ojos verdes en mí. Su cara estaba demasiado producida, aunque no tenía los labios pintados ni sombras en los párpados, se notaba una máscara de maquillaje sobre su piel, se parecía a una gran muñeca Barbie, con sus cejas perfectamente delineadas, grandes pestañas, pómulos pronunciados, no podría decir una edad exacta, era demasiado linda y a la vez, extraño su semblante, pero su cuerpo, ¡uf! era alucinante. En ese momento se me ocurrió pensar que podría tener unos 30 años, y que que quizás sus tetas estaban plagadas de silicona, pero la verdad, mucho no me importaba. Estaba al palo de nuevo, con sus ojos de gata clavados en mi cara de desconcierto, por la sorpresa y por lo que dijo el portero.

Ella sonrió.

-Ya conozco al caballero, Alfonso. Lo veo todos los días, cuando saco a pasear a Firulais. Pobre Firulais, estaba enfermita todos estos días, y mami no la sacó a pasear -dijo la chica, mirando a la perrita, cuyo nombre ahora sabía. Pero yo no pronunciaba palabra.

-¿Me acompañas? -dijo la hembra y yo solo asentí. Paseamos en silencio a Firulais, yo no decía nada, pero me sentía caminando torpemente al lado de ese bombonazo. Hizo el camino de costumbre, llegó hasta la otra esquina, miró a otro lado cuando la perrita hizo lo suyo sobre una mata de césped, y se volvió hacia el edificio de la esquina. Y yo siempre al lado, sin pronunciar palabra.

-¿Te gustaría tomar algo en mi piso? -me dijo ella. Yo no lo podía creer.

Los seis pisos por ascensor se hicieron lentísimos. En todo el trayecto, ella paseó su vista desde la botonera del ascensor hasta su caniche, y luego me recorrió a mí, desde los pies hasta clavarse en mis ojos. Sonrió maliciosamente, mientras me dijo entre dientes:

-La verdad, no sé que te gustaría probar…

Y el ascensor no había llegado aún al cuarto piso, cuando sentí la mano libre que no sostenía la correa de la mascota, magreándome el paquete. Dios mío, yo no podía creerlo. Le tomé la mano, sorprendido, y me quedé con mis dos manos, tomándole la suya, cuando el ascensor se detuvo.

-Es aquí.

Salimos del ascensor, tomó unas llaves y abrió la puerta del piso. Miré su ajustadísima falda y no tuve reparos, le apoyé mi bulto en el culo. Ella se detuvo unos segundos antes de abrir la puerta, y frotó su culo contra mi pija. Y dijo:

-Delicioso, papi.

Ni bien entramos a su piso, la tomé por la cara y le di un beso profundísimo. Ella me tomó por la espalda, y me devoró con su lengua de fuego. Yo sentía sus pechos contra mi pecho, y creía que estaba por explotar. Me alejó un segundo, y se desprendió del top por encima de su cabeza. Sus pechos eran mucho más grandes, mucho más hermosos, mucho más duros, mucho mas gloriosos de los que creía. Si ya eran enormes, ahora eran gigantes. Y no me había equivocado sobre sus pezones, como dos tortillas, apuntándome hacia la cara. Los devoré, mientras la tomaba de la cintura.

Ella mientras tanto, jadeaba, y me sacaba la camisa, luego el cinturón, luego los pantalones. Las medias y los zapatos volaron, mientras ella se descalzaba sus tacones de aguja y mi slip voló, mientras ella frenéticamente se metió mi polla en su boca, estimulándome las bolas con su mano, y con la otra agarrándome las nalgas con firmeza, como para que no sacara nunca mi miembro de su deliciosa boca.

Sí que sabía chupar la muy puta, se la tragaba toda, hasta el fondo, como a mi me gustaba. Y con su lengua jugaba y me acariciaba el glande de una manera espectacular. También me chupaba las bolas, y con tanta pasión lo hacía que creía que iba a explotar.

Instintivamente, la tomaba de los pelos, para simular que me la follaba por la boca manteniendo un ritmo con su cabeza, pero ella se soltó y me fue recorriendo el estómago y el pecho con besos. Cuando me besó, y sentí el gusto a mi propia pija que provenía de su boca, quise sacarle la braguita, pero me dijo

-No, no, es uno de esos días, dame por el culo, papi.

Yo no podía creerlo. La di la vuelta, mientras le masajeaba los pechos gigantes, y se la apoyé en el culo, que por cierto, era magnífico. Era mucho más hermoso que los pechos mismos, pero yo no podía creer que le estaba dando a semejante hembra. Le arranqué las bragas, se puso en cuatro, gritándome.

-Dame así, metemela, en seco, no aguanto más, damela, dámela ...

Yo temía lastimarla, sin lubricación, y fui bajando con besos para comerme ese ano delicioso. No me importaba mancharme con sangre la boca, si estaba menstruando, pero ¡¡NOOO!!

Cuando llegué a su ano, vi como colgaba algo enorme y flácido entre sus piernas. Era un pene descomunal, la chica era una travesti ...

-Dame, por favor, rómpeme el culo, no te detengas, después te lo explico.

La sorpresa no pudo superar la calentura del momento, y reincorporándome, con cierto morbo, le clavé la polla, que se perdió en su ano caliente.

Empecé a bombear, como loco, ella a cuatro patas, yo arrodillado sobre la cama, dándole fuerte. Me recosté un poco sobre ella, mientras aceleraba el ritmo, cojiendole de los pechos que colgaban con mucha firmeza. Y se la clavaba con salvajismo, con brutalidad, se la sacaba entera y se la ponía entera, ella gritaba de dolor, de placer.

-Dame, ¡así! ¡asiiii…! Acábame, hijo de puta, ¡acábame!

No lo dude, le descargué todo adentro, y caí rendido a sobre su espalda, con mi polla en el interior de su culo.

-Quieto, no te salgas, que ahora viene lo mejor.
-¿Lo mejor? -dije yo.
Y en eso siento a su caniche toy, husmeando entre mis nalgas, y luego lamiendome el ojete.

-Está entrenado, déjalo, le encanta el gusto a mierda.

Y me lamía, deliciosamente. Nunca me habían lamido el culo, y mucho menos una perrita. Y se me empezó a parar, dentro del culo de ella. Era hermoso, era impresionante, y encima ella suspiraba, jadeaba ...

-Que grande que la tienes, amor, como me gusta, que rico se siente dentro de mi culo, tan grande ... Y yo empecé con el mete y saca de nuevo. Le di, duro, muy duro, estaba por acabar, cuando el travesti se liberó de mí, se dio vuelta y me dijo:

-Acábame en mi cañón, papi.

Lo que vi me impresionó. Su miembro estaba parado, y era sinceramente enorme. Su glande estaba rozando el mío, pero era mucho más grueso y largo que el mío. No miento si digo que tendría unos 23 centímetros, el mío era normalito, de unos 18 centímetros. Yo no sabía que hacer, pero me envolvió con sus piernas, logrando que mi pecho quedara atrapado entre sus pechos artificiales que lo hacían mujer, y mi polla durísima sobre su polla enorme y más dura, que lo hacían más hombre que yo. No sé porque, pero me froté sobre élla, mientras jadeábamos los dos. Y le descargué mi semen sobre su enorme polla, separándome un poco para ver el espectáculo. No se cuantos borbotones de leche habrían saltado sobre su polla y estómago, pero se untó las manos con todo el semen que pudo encontrar y lo desparramó sobre su cañón y mirándome me preguntó:

-¿Crees que estará suficientemente lubricada?

Yo no entendí para qué, pero temí lo peor, algo diabólico. De pronto, parecía cobrar fuerzas, muy superiores a las mías. Yo estaba agotado, después de tanta excitante lucha, aunque apenas fueron dos embites. Me dio la vuelta sobre la cama, puso una almohada bajo mi vientre, y me dijo.

-Quieto, papi, mami quiere disfrutarte.

Yo estaba muy asustado, pero excitado al mismo tiempo. Siempre me había preguntado que sentirían las mujeres cuando se la clavaban por detrás, y ahora estaba a punto de comprobarlo.

-¡¡AAAAHHHGGGGG!! ¡¡¡Hija de putaaaaaaaaaaaaaaaa!!!

Me la clavó sin compasión, hasta el fondo. Por suerte, la lubricación que la caniche le dió a mi culo más el semen desparramado sobre la polla de mi amante, hicieron la penetración dolorosa, pero placentera al mismo tiempo. Se quedó un rato, esperando que mi culo se fuera dilatando, amoldandose a su bien dotado miembro. Y luego empezó con el mete saca.

-Hija de puta, dame mássss me encantaaaa, acábameeee que bueno ser cojido ... ¡¡ahhhh!!

Y el travesti me sodomizó, acabó una vez en mi espalda y dos veces más en mis entrañas. La última vez estaba agotadísimo, por suerte, y con cierta pena para mí, claro. Sentí como su polla se iba achicando, hasta hacer un ¡plop! y salir de mi culo abierto en flor, recién inaugurado.

En agradecimiento, se la quise chupar un poquito, pero no me dejó. Me susurró al oído.

-Me llaman Anaïs, pero me llamo Juan. Eres divino, pero en un rato vienen algunos clientes, que nunca me satisfacen como lo has hecho tú.
¿Nos vemos mañana, amor?




Espero que os haya gustado.


100% (9/0)
 
Categories:
Posted by shamembala
12 months ago    Views: 439
Comments (4)
Reply for:
Reply text
Please login or register to post comments.
11 months ago
que caliente relato chico me vienen dos vezes
Gracias
Jay
11 months ago
fantastico.Quien no desea algo asi
11 months ago
Que buen relato... es casi una fantasía hecha realidad. He de admitir que me gustaría encontrarme en la situación del protagonista. Encontrarme que una tia buenorra no es una mujer biológica justo cuando puedo ver que esconde sus entrepierna. Pero dudo muchisimo que dejase que me penetrase.
11 months ago
mmmmm si me gustan estas sorpresas