Travesura en el cambiador

Cuando termino de nadar, me excita pensar que debo ir a secarme y cambiarme la ropa. Siempre había fantaseado acerca de tener sexo con otro en el cambiador de hombres.
Una tarde como cualquier otra, terminé de nadar y me fui a cambiar. Me duché para quitarme el cloro de la piscina y estaba poniéndome el boxer; de pronto entró un hombre maduro, de unos 45-50 años. Traía su maleta y toalla en mano. Usaba un bikini rojo inusual como si fuese un profesional. No pude evitar ver un enorme bulto, pero enorme! Me hice el distraído y no cruzamos miradas. Él se metió a la ducha y yo continué poniéndome ropa.
Salió de ducharse y mi mirada fija en su pene! Es que era larguísimo, no era grueso pero sí era una cosa larga y se veía fuerte. El tipo era un señor alto como de 1.85 metros y bastante flaco. Calculo que flácido, su pene habrá medido unos 13 centímetros.
Yo mido 1.83, de consistencia fuerte y mi pene erecto mide 17 centímetros con los cuales presumo de vez en cuando.
El tipo se sentó como a 3 metros de mi, yo arregla a mis cosas muy lentamente, quería seguir disfrutando semejante juguete lindo.
Le dije algo que no sé cómo me atreví a hacer: "Puedo tocarlo?". Yo esperaba algún insulto de regreso, pero sorpresivamente, bajó sus manos, abrió sus piernas flacas y dejó libre su órgano.
Tímidamente, me acerqué a su lado y tomé su pene para frotarlo despacio. El hombre comenzó a tocarme mi pecho y pezones, lo que me excitó como puta. Su pene creció y aunque no lo hizo mucho considerando lo largo en estado flácido, calculo que ese a****l medía unos 20 centímetros, era delgado y venoso, su lo longitud evitaba que se levantara, le quedaba siempre a nivel bajo.
Cerramos la entrada, y me lancé a mamarle sus pezones y pecho para disfrutarlos y excitarme más. Él respondió metiendo su mano en mi boxer y masturbando mi pene. Casi no me gusta dar sexo oral, pero esta vez me moría de ganas de sentir a ese hombre y sus venas. Bajé a su cintura y me comí ese rico miembro, no alcanzaba a comerlo todo, su glande me llegaba fácil a mi campanilla. Escuchaba como disfrutaba mi mamada; luego me senté y le pedí me devolviera las caricias. Tomó mi fuerte y grueso pene, y me lo mamó rico. Tuve que pedirle que se detuviera, porque casi hace que me corra.
Se sentó y me preguntó si era pasivo, le expliqué que no, pero que a veces dejo que me penetren. Se sentó, senté sobre él abriédome de espalda. Permití que me penetrara, no me cupo toda esa verga pero educadamente no me forzó, respetó lo que podía manejar. Le daba placer con mi culito y él me abrazaba y masturbaba agarrándome por detrás. Pocas veces disfruto cuando me lo hacen, esta vez estaba dispuesto a todo. Me puso shampoo en mi ano luego de sentir que costa deslizarlo dentro, aproveché y me di la vuelta para quedar de frente. Esta vez abrí mis piernas y me senté sobre él. Me levantaba de mis brazos y de pronto me mamaba las axilas. Yo le acariciaba hombros y pechos. Le pregunté si quería terminar y me dijo que sí; le pedí que me hiciera acabar también; le ofrecí mis pezones con la evidente intención que los mamara. Me agarré mi polla y me la halé fuerte mientras él me levantaba y cogía.
Acabó primero dentro de mi culito, y luego me levanté para que me mamara el pene; me acabó casi inmediato con sexo oral; derramé mi leche sobre su pecho y pelos.
Nos hicimos amigos así, nos frecuentamos de vez en cuando...
50% (4/3)
 
Categories: AnalGay MaleMature
Posted by sandro_ben
8 months ago    Views: 877
Comments
Reply for:
Reply text
Please login or register to post comments.
No comments