A veces la paternidad es más fuerte



Nunca me había animado a contarlo, pero al entrar en la pagina me di cuenta que era un lugar donde uno se puede descargar de algo que tiene guardado y jamás se animó a contarlo. Mi relato comienza cuando era niño, allá por el año 1970, cuando contaba con 9 años, que casualidad hoy cuento con la misma edad con la que contaba mi padre en aquella oportunidad.Mi padre trabajaba en una fabrica en el horario de 530 a 1330, mi madre en una oficina de 1200 a 1900, yo iba a la escuela de 800 a 1200, pero esto ocurrió en verano, yo estaba de vacaciones y mi padre llagaba a casa a las 1400, se duchaba y se recostaba para descansar, yo siempre iba y lo m*****aba hasta que quedaba dormido.

Desde mas pequeño aun me gustaba espiarlo por la cerradura del baño mientras se duchaba, me encantaba verlo enjabonarse y manosearse las partes, obvio que para mi aquello era enorme con respecto a lo mío, ya que el contaba con 42 años y yo con tan solo 9 a la fecha de que comenzó todo.

Bueno esto aconteció una tarde de verano, pero de verano caliente, casi insoportable, el llegó, como de costumbre almorzó y se fue a duchar, yo había mirado mucha TV durante la mañana ya que estaba de vacaciones como dije y mama en su oficina hasta las 1900 horas.

Entró a la ducha y fui corriendo a espiarlo, luego salio solamente en calzoncillo, ya que el no usaba slip, eran de esos calzoncillos con bragueta y fue al dormitorio, yo fui también como a diario y me acosté al lado de el y comencé a juguetear, me le subi a caballo y comenzamos la lucha diaria, que era a quien daba mas besos, en una le di un piquito y este no hizo nada, siguió como de costumbre entonces comencé a darle mas piquitos hasta que en una me dijo, el caballo se enloquece y me tiro boca arriba y se puso en cuatro patas encima mío.

Yo en una entre f***ejeos, me escabullo entre sus piernas hacia atrás y al pasar por entre las piernas de el veo que su pene estaba para afuera de la bragueta, obvio no erecto, no penséis mal, pero que hice se lo tome entre mis manos.

�?ste saltó y se puso boca arriba con cara enojada, entonces comencé a jugar nuevamente con los piquitos hasta que como no había hecho nada malo le metí la mano en la bragueta y me las llene con su pene.

�?l se sonrió y me dijo, vamos a jugar de otra forma, pero júrame que será un secreto entre nosotros, ni tu madre tiene que saberlo, yo le jure y le pregunte cual era el juego, entonces me llevo la mano hasta su pene y me dijo que se lo acariciara.

Se lo acaricie y comenzó a ponerse erecto, no me asuste porque a mi me gustaba cuando el mío estaba en esa posición, lo que si me llamaba la atención era que tenia vellos y yo no, luego se quito el calzoncillo y quedo completamente desnudo que hermosura todo eso para jugar yo.

Me tomó nuevamente la mano y me la puso en su pene y me enseño el jueguito de la masturbación, a subir y bajar, me gustaba porque aquello cada vez estaba mas duro y se hinchaba, en una me dijo que de la punta le saldría jugo, que no me asustara y fue así, al cabo de unos minutos salio una cantidad enorme de jugo que me tapo la mano y parte de su vientre, el se limpio con una toallita y me dijo, ya jugamos por hoy, entonces se puso el calzoncillo y me puso al lado de el para dormir y me comenzó a tocar mi pene hasta quedar dormido.

No tardo mucho mas tiempo en que los juegos se fueron tornando cada vez mas interesantes para mi, otro de los días me dijo que si quería me lo podía poner en la boca sin morder y lo hice y me gusto, a lo cual yo le dije que quería ver qué se sentía y el me comenzó también a mamar, las cosas se fueron perfeccionando hasta lograr un 69.

Las acabadas de el eran fuera de la boca hasta que le dije si eso se podía tomar y me dijo que si, de ahí en mas me hice el ternerito de papa, el me daba leche una o dos veces por semana, yo tarde unos 3 años en poder acabar, sentía sensaciones de acabar pero eran sin leche, cuando logre hacerla, el también se la tomaba.

Después del acto quedábamos dormidos como piedra hasta las 4 o 5 hora en que el ponía un despertador, por si mama llegaba antes y sacaba la llave de la puerta.

Cuando me comenzaron a salir los vellos púbicos este me los rasuraba porque quería tener siempre su niñito no a un hombrecillo, pero bueno a los 13 ya dejo de rasurarme y acepto que tenía que ser así.

Ya a los 14 comenzaron las penetraciones y que dolor la primera vez, pero que delicioso hacerlo, aunque acepto, que me gustaban mas las mamadas y no las penetraciones, cosa que en cuanto a penetraciones se trata lo hacíamos muy de vez en cuando. No hay caso nos gustaba a ambos la leche.

Pasaron los años y se fue haciendo cada vez mas distante nuestra relación, ya que como contraje matrimonio todo se aparto un poco, pero como de chico vivía en una localidad del interior y de casado me traslade a Montevideo, cada mes o dos meses iba y los veía a ambos, siempre encontrábamos una oportunidad de quedar solos y besarnos y hacernos acabar.

Luego llega lo triste en 1994 falleció mi madre, por lo que mi padre quedo solo y os trasladamos a dicha ciudad interior para el sepelio, pero mi esposa tuvo que venirse casi enseguida para Montevideo y yo quede con mi padre por dos semanas.

Esa noche, luego del sepelio, acompañe a mi esposa a la Terminal de buses y fui a la casa paternal, cenamos, comenzamos a charlar, es obvio, se puso a llorar, me levanté me puse detrás de el y lo abracé, el me tomo las manos que yo había puesto sobre sus hombros y estiro la cabeza, le di un beso en la frente y me dijo, dormirías conmigo hoy?, claro que si, le conteste.

Nos duchamos juntos, nos enjabonamos mutuamente, y la cosa paso del dolor que sentía a tener ganas de sexo.

Durante la charla me confeso que hacia muchos años que no sentía nada por mi madre, sexualmente obvio esta, que la quería como una amiga, nada mas, yo le selle la boca con un beso y sonrió y me dijo menos mal que estas vos que te quiero tanto.

�?l, a esta altura contaba con 66 años, los cuales no los aparentaba, antes de salir de la ducha le dije, estas viejo, así que te voy a secar, este se rió y lo comencé a secar, la cabeza, el tronco, la pelvis y aquí me detuve un ratito y comenzó a ponérsele erecto el pene, cuando fui a secarle las piernas le di un beso en el pene y este me agarro la cabeza y me dijo vamos a acostarnos.

Mi madre era alemana, entonces era de hacerse querer poco, por lo tanto yo nunca la quise mucho, me ponía castigos de chico cuando ella estaba y no le gustaba algo que yo hacia, o cuando venia el boletín de calificaciones, no era muy malo en la escuela, pero ella quería que fuera excelente.

Cuando íbamos a entrar a la cama le dije a mi padre que si podía poner la TV, este me dijo que si, pero no muy alto el volumen, entonces entre a la cama y al entrar el puso su cabeza sobre mi pecho y me comenzó a tocar el pene por encima de mi slip, no dude en apagar la TV, en abrazarlo y besarlo y comenzar como antes hasta terminar en un 69 dándonos la leche mutuamente.

Luego de acabar le dije que vergüenza no era momento para hacer esto, a lo cual el me dijo, ya te dije que la quería como una amiga desde hace años, nada mas, te quiero a vos.

Al final pedí un mes en mi trabajo el cual me concedieron y avise a mi esposa que no iría en ese tiempo a lo cual ella lo tomo normal, puesto que se imagino que había que hacer tramite, Uruguay, el país del tramite burocrático.

Al culminar el mes, que fueron encames día tras día, me vine, por lo cual quedo triste el viejo, iba yo solo después, dos días al mes, mi esposa se quedaba en Montevideo, y lo hacíamos como de costumbre, hasta que un día llego una llamada de que mi padre lo internaba y me fui hasta dicha ciudad, estaba en el sanatorio, pero ya no había nada que hacerle, le dio un infarto y no salio de este.

Pero eso si, me dejó una marca como nadie, además de padre-hijo, éramos el matrimonio perfecto.

Gracias papa por todo lo que me diste.

Lucas.


100% (6/0)
 
Categories: AnalGay MaleMature
Posted by samy15
7 months ago    Views: 478
Comments
Reply for:
Reply text
Please login or register to post comments.
No comments