La conexión con mi abuelo

Esta historia es un poco vergonzosa de contar, pero creo que a más de alguien le ha sucedido. Cuando tenía 17 años llegaron mis familiares a casa, era solo por unos días de vacaciones.
Mis dos tías, una prima y mi abuelo, se quedaron unos días en casa. Como solo teníamos 1 cama más y un sofá cama, era mi abuelo de unos 60 años que no tenía donde dormir, yo por ser el nieto menor de la familia decidí que durmiéramos juntos, total mi cama es amplia y era por unos días no más.
La cuestión que llegó la noche, mi tía le dejo el pijama para colocárselo, yo por mi parte comencé a sacarme la polera, los pantalones y los zapatos, me quede solo en calzoncillos, de partía yo uso unos diminutos sungas, porque me apreta más mi paquete. Ordené un poco la ropa y me di cuenta que mi abuelo se encontraba sentado mirándome y yo le dije ;
- Que pasa abuelo?
-¿Me ayudas a ponerme el pijama? -me dijo
- Bueno. -Le saque la chaleca y la camisa que tenía, no es por nada pero a su edad tenía unos buenos pectorales y se notaba aún, su físico bastante formado. Le coloqué la chaqueta del pijama y me dijo:
-¿Me ayudas a sacarme el pantalón?
-Bueno. -Él se levantó y desabroché el cinturón, le saque los zapatos y los calcetines. Luego le baje el cierre y le saque los pantalones, como yo me saco el sunga antes de ponerme el pantalón del pijama, también se los saque, por tanto lo tenía desnudo frente a mí, luego tomé el pijama y lo hice que levantara una pierna luego la otra, subí el pijama y no pude evitar verle su pene con los pendejos blancos, canosos, ya por su edad, en verdad que tenía un pene grueso y un par de bolas grandes.
Bueno, después de eso, yo me saque el sunga y me puse el pijama. Apagué las luces y nos pusimos a dormir. A eso de la mad**gada siento que me están acariciando las piernas, yo entre dormido no sabía si era sueño o era real, de repente abro los ojos y que sorpresa ¡Era mi abuelo!, me tenía como abrazado junto a él, sentí algo muy extraño porque era la primera vez que alguien que no era mujer me había tocado antes. Yo seguí con los ojos cerrados para saber que pretendía mi abuelo, su mano media tiritona, la sentía en todo mi cuerpo, el pensó que yo seguía durmiendo, pero yo lo dejaba hacer. Me acariciaba el pecho y bajaba por el costado tomándome los muslos y me los acariciaba, se acercó un poco más y de costado sentí que me abrazaba, me sentí muy bien porque el cariño que me daba me lo podía dar cualquiera. Pero no solo llegó hasta ahí, su mano comenzó a acariciarme el ombligo y luego comenzó a jugar con mis vellos que llegaban hasta el vello púbico, él comenzó a bajar y llegó a mi bulto comenzó a buscar mi pene por encima del pijama, me empecé a incomodar yo como me encontraba de costado le daba la espalda a mi abuelo, siguió tocando hasta que encontró mi pene, lo apretaba y acariciaba, yo estaba asustado, mi pene por suerte no se paraba. De repente sentí que comenzaba a bajarme el pijama, como el elástico estaba vencido, no tardó mucho en salir, me levantó un poco y siguió bajando mi pijama, lo dejó hasta las rodillas. Luego su mano se metió por entre mis piernas que se encontraban cerradas, se dio el espacio y su mano entró por entre mis piernas y buscaba mis testículos, los acarició, estuvo un rato acariciando mis testículos, luego los dejó y siguió hasta encontrar mi pene, lo tomó y me bajó el prepucio, asomó el glande y lo comenzó a acariciar, como estaba húmedo, no sentía su mano áspera. Luego su mano que se encontraba por entre mis piernas me comenzó a masturbar, mi pene no resistió más y se me comenzó a parar. Mi abuelo lo notó porque comenzó a masturbarme más rápido y yo no aguantaba más, me sentía súper excitado, sentí a mi abuelo que respiraba muy rápido y en un momento apreté las piernas y como se encontraba su brazo metido entre mis piernas la apreté también y comencé a acabar, mi abuelo me seguía masturbando y yo lo único que quería, que me la dejara de menear porque estaba ensuciando toda la cama. Sacó su mano y se desnudo por completo, me pareció muy extraño pero ahora tenía fuerza para sacarse la ropa, entonces me movió e hizo que quedara boca arriba y así lo hizo, yo lo deje ser, destapó las cobijas de la cama y los dos boca arriba totalmente desnudos, luego tomo mi mano y me la llevó a su pene, su mano encima de la mía agarró su pene grueso y comenzó a meneársela, su pene estaba blando, pero apenas sintió mi mano se comenzó a parar, era raro pero él a su edad, su pene tenía mucha vida, lo sentí latir y se erectaba como cualquier pene joven, mientras con su mano derecha seguía con mi mano encima masturbándolo, con la mano izquierda comenzó a tocar mi pene nuevamente, yo solo gozaba, mi pene no se regodió mucho y comenzó a pararse nuevamente, él tomando su pene comenzó a comparar con el mío, era bastante notorio el tamaño de ambos, luego se acercó a mi cuerpo y me dejó mi mano a un lado, seguía masturbándose, tomo mi pene con más fuerza y se acercó más a mí, y aquí vino algo insólito, se subió arriba mío y acercó su pene al mío, lo dobló hacia arriba y tomó su pene y se lo introdujo con el prepucio de él a mi pene, estábamos juntos, como él tenía bastante cuero en el pene, los unió dentro del suyo parecía uno solo, claro que mi pene que los unía por el prepucio y sentí que mi pene comenzaba a mojarse, ¡Mi abuelo estaba acabando! y como no tenía por donde salir el semen solo notaba que bajaba por el costado de mi pene, sentía como chorreaba el liquido seminal, es algo increíble, luego soltó mi pene como para respirar, debido a que adentro de su prepucio estaba lleno de semen, quedó prácticamente cansado, pero le duro un par de segundos, porque tomó mi pene que se encontraba erecto aún, tomo el pene de él y los junto con su mano derecha, comenzó a menearla, ahora tenía los dos penes en una sola mano, yo duré poco, sentí mucho placer, era una noche increíble, sentí como su mano magistral sabía masturbar, daba las pausas necesarias para la ocasión y me tocaba los testículos como los dioses, todo esto me excitó mucho y acabe por segunda vez, mi abuelo tomó mi semen y se la esparció por su pene. Luego se salió de encima mío y se acostó para dormir, yo quede sudando y totalmente agotado, mi abuelo me dejo cansadísimo.
Al otro día cuando desperté, mi abuelo no estaba en la cama se había levantado, le pregunte a mi mamá y me dijo que se encontraba en el baño, yo me acerqué y entré al baño, mi abuelo estaba afeitándose, lo saludé y le digo que si no le importa que me bañe, no respondió, me saque el pijama quede desnudo total, el me vio así toda la noche, me pasee arto para ver si me decía algo, luego abrí la ducha y le dije si me podía enjabonar la espalda, claro dijo él, pero sintió la voz de mamá que lo esperaban para salir y me dijo que otro día me ayudaría, solo quería saber si despierto me proponía lo que me hizo anoche.
100% (5/0)
 
Posted by samy15
7 months ago    Views: 973
Comments (1)
Reply for:
Reply text
Please login or register to post comments.
7 months ago
Hermoso y caliente relato...