De como me convertí en mi segunda mam&a

Hola amigos, quiero compartir con ustedes la relación de amor filial vivida con mi padre.

Mi nombre es Kike, soy latinoamericano, tengo 22 años, actualmente trabajo en el mundo de la hostelería y restauración, soy mulato de ojos café, cabello negro, 1.65 cm, 66 kg y un buen culo. Desde que tengo uso de razón he sabido que soy gay, la mayoría de mis amigos lo saben, pero con mi familia es un tema que nunca se ha hablado, aunque tengo claro que ellos también lo saben, lo que yo no sabía es que mi vida sexual llegaría hasta donde está hoy, compartida con el hombre que mejor me ha hecho sentir en la cama en los últimos 3 años y al que yo he hecho más feliz en todo este tiempo, mi padre. Él se llama Raúl, tiene 42 años es de mí mismo color, mide 1,75 cm, con los ojos un poco más claros que los míos, un cuerpo ni súper atlético pero tampoco gordo ya que trabaja en la construcción pero toma bastante cerveza y tiene un pelín de abdomen, su polla es de 19 cm súper recta y bastante gruesa. La más bonita que he visto y probado.

Hace unos años, aproximadamente 4, cuando yo tenía 18 mis padres empezaron a tener problemas en su relación, debido a que mi madre no quería tener sexo con mi padre. Hoy día sabemos por qué, y era porque tenía un amante. Día tras día al llegar los dos del trabajo eran discusiones y más discusiones por cualquier tontería que sucediera en la casa. Yo siempre optaba por irme a mi habitación y mis dos hermanitos menores como siempre estaban concentrados en la TV ni se enteraban. Muchas veces después de discutir, mi padre se quedaba a dormir en el sofá, yo a veces bajaba a tomar agua en la mad**gada y lo encontraba allí dormido y en posiciones bastante incomodas.

Un viernes mis padres se pelearon porque mi madre se iba a una fiesta y él no quería pero aun así ella se fue, yo también había salido con mis amigos y cuando llegue a las 4 de la mad**gada lo encontré en el sofá con el cuello un poco torcido, al verlo me dio mucha tristeza y me acerque a él, lo desperté y le dije que por que no se iba a dormir a mi habitación ya que allí estaba durmiendo tan mal, mi padre accedió y se fue conmigo a mi habitación. La verdad que hasta entonces no se me había pasado nunca ningún pensamiento sexual con mi padre. Cuando nos metimos a la cama yo le pregunte que pasaba entre mi madre y él y un poco triste me conto que tenían problemas y que ella no quería tener sexo con él, cosa que me conmovió mucho. Así pasaron los días y mi padre ya no se iba a dormir al sofá cuando discutía con mi madre, sino que se iba directo a mi habitación, cosa que empezó a ponerme nervioso al pasar de los días ya que muchas veces me despertaba a media noche a orinar o tomar agua y al volver a la cama lo veía a él dormido con ese aspecto varonil y algunas veces tenía erecciones y lograba ver como se le salía la punta de su polla por el interior, aparte de que mi cama ya estaba adquiriendo un olor a macho que me encantaba y no era precisamente el mío. Así me fui fijando en mi padre como hombre, a veces él se cambiaba en mi habitación y dejaba allí su ropa interior y yo cuando estaba solo la olía y relamía la parte de delante donde muchas veces habían restos de líquido pre seminal.

Una noche estábamos durmiendo los dos en ropa interior y en medio del sueño él se acomodó hacia mi lado y tiro su pierna y su brazo por encima mío, yo al sentirme presionado por ese cuerpo tan grande me desperté, cuando abrí los ojos allí estaba mi padre casi encima mío, con su cara muy cerca de la mía pasándome todo su aliento y una erección que ni les cuento, yo al sentir su polla tan dura en mi pierna, me calenté de inmediato y muy lentamente me fui girando para quedar de espalda a él y sentir ese pedazo de tronco en mi culo, aunque nos separara las telas de nuestros slip, al sentirlo allí detrás mío, empecé a restregar mi culo con su polla y eso lo calentó aún más y en medio del sueño el también empezó a mover su pelvis contra mí, como a los 3 minutos mi padre se despertó y al ver la posición en que me tenía y que encima estaba súper erecto, se apartó bruscamente como si hubiera visto un espanto, yo me gire y le pregunte que le pasaba, me respondió que nada, que lo disculpara si me había incomodado por la manera en que dormía y que el mejor se iba a dormir al sofá para no incomodarme a mí. Yo me acerque a él y lo abrase y le dije que se tranquilizara que no me incomodaba para nada al dormir conmigo y mucho menos por la situación que se acaba de dar ya que sabía por lo que estaba pasando con mi madre, duramos un par de minutos en silencio y yo empecé a acarearlo en su pecho a manera de consuelo pero esa situación me calentó aún más y fui bajando la mano hasta su abdomen, yo tenía la cabeza en el pecho de él y de pronto escuche un suspiro y note como su polla palpitaba dentro del slip, al ver eso levante la cabeza y acercándome aún más a él, le dije: papá déjame ayudarte, déjame hacer la función que mama no quiere realizar, mi padre intento aparatase diciéndome que si estaba loco, que él era mi padre y eso no podía ser, y que además, a él no le gustaban los hombres. Yo insistí y esta vez fui yo quien subió su pierna por encima de el para no dejarlo escapar y le dije que no pensara en nada, que se dejara llevar, que yo sabía que lo necesitaba, dicho esto, le di un beso en su mejilla, rozando un poco sus labios, a la vez que le agarraba su paquete, mi padre volvió a suspirar y abrió un poco las piernas y cerró los ojos. Yo me puse en cuatro patas encima de él y lo empecé a besar en su pecho, le comí las tetillas, baje por su abdomen y o relamí por todas partes hasta llegar a su entrepierna que estaba que quería estallar, por encima de su slip lamia y mordía su polla, lo apartaba un poco y le comía esos huevos inmensos mientras seguía acariciando su pecho con mis manos, mi padre estaba desesperado, gemía muchísimo, parecía un león. Luego saque la cabeza de su polla y pude disfrutar de las gotas de líquido pre seminal que salían, mi padre me decía que parara, que eso no podía ser pero yo no pensaba dejar lo que había empezado , era delicioso sentir ese sabor saladito .En una de esas mi padre estaba tan desesperado que cogió mi cabeza y la hundió en su polla para que me la tragara toda, sentir ese trozo de carne en mi boca ha sido una de las sensaciones más placenteras que he tenido, durante varios minutos chupe su polla y sus huevos, yo también estaba tan caliente que parecía que se me iba a escapar, de repente mi padre me dijo que se iba a correr y de inmediato saque la polla de mi boca para que no lo hiciera, fui besando todo su cuerpo hasta llegar a su boca, donde le estampe uno de los besos más pasionales que he podido dar, me acerque a su oído y muy despacio le dije: aun no te corras que falta lo mejor, esta noche quiero convertirme en tu mujer, quiero ocupar el lugar que mama tanto rechaza, desde hoy quiero ser yo quien satisfaga tus necesidades papa. Al escuchar esto mi padre me abrazo y me giro quedando el encima mío y empezó a besarme, me chupaba por todas partes, me bajo la ropa interior y me la dejo a media pierna, me comía el cuello y podía sentir su barba de tres días rapar mi hombro y mi mejilla llegó al lóbulo de mi oreja y mientras me terminaba de bajar el slip con sus pies me dijo: si quieres ser desde hoy mi mujer, lo vas a ser, gracias por preocuparte por mis necesidades, hijo, desde hoy tendrás un macho en casa que se preocupara de la tuyas, desde hoy serás en el día mi hijo y en las noches mi mujer, dicho esto mi padre bajo besándome por todo mi cuerpo hasta llegar a la entrada de mi culo que ya estaba muy húmedo levanto mis piernas y agarrándome por los muslos miro mi culo y luego a mi cara y me pregunto ¿ este es el culo que desde hoy me voy a comer? Yo con voz sensual le respondí, si papa es ese, disfrútalo, es para ti. Dicho esto mi padre me empezó a comer el culo de la manera más desesperante que haya visto luego bajo la velocidad para dedicarse a dilatarme más, lo lamia, metía su lengua dentro de mí, lo mordía, estaba como un poseso, de pronto volvió a subir a mi oído y me pregunto si ya estaba preparado, yo le dije que sí que me hiciera suyo, que lo necesitaba, me puse un poco de lubricante y le puse a él en la polla, volvió a levantar mis piernas y acerco su polla a mi culo, cuando sentí esa cabeza babear en la entrada de mi cuerpo, me quise desmayar, papa fue empujando lentamente y yo le decía que la metiera toda ya, pero el pasaba de mí, me lo iba haciendo a su manera, al momento entro la cabeza y mi padre suspiro fuertemente de la excitación, yo lo abrace y su polla entro completamente, sentí un gran dolor por que no pensé en el grosor que tenía, mi padre se tiro por completo sobre mí, me beso y me dijo: ya eres mi mujer, desde hoy te quiero tener así todas las noches, no sabes las ganas que tengo de marcarte, de dejar toda mi genética dentro de ti, que sientas como tu macho derrama su leche dentro tuyo y yo sentir como la recibes, esas palabras me calentaron mucho más y empecé a masturbarme, movía mi culo desesperadamente, mi padre empezó a meter y sacar, primero lentamente luego aumento la velocidad, le dije que cambiáramos de posición pero me dijo que no, que ese día solo quería hacerlo en esa posición, que ya tendríamos muchas noches más para hacer cuantas posiciones quisiéramos. Yo jadea, estaba poseído, saber que el hombre que me estaba follando con esa furia era mi padre, me calentaba mucho más. En un momento levanto mis brazos y los sujeto con los suyos quedando completamente desparramado sobre mí, follandome y mientras me comía el cuello , la oreja y la boca, estaba vuelto loco y yo no me quedaba atrás, estaba con las piernas abiertas sin nada que las sujetara y disfrutaba de la follada que me estaba dando el que desde ese día seria mi hombre, mi marido, mi macho, que era mi mismo padre, de pronto me dijo: me voy a correr mi amor, abre más tu culito para recibir a tu hombre, ábrelo por favor, yo le dije, ya está papa, ya puedes descargar dentro de mí, márcame, inunda mis entrañas de ti y en eso me abrazo fuertemente y soltó un fuerte gemido, acto seguido su leche empezó a correr dentro de mí, sentir esa corriente de calor dentro de mi intestino y mi culo encharcado de la leche de mi padre hizo que me corriera sin siquiera tocarme, papa me beso y dándome las gracias nuevamente, se quedó dormido con su polla dentro de mí.

Por la mañana al despertarme y ya se había ido a trabajar, yo me duche, quiete la sabanas de mi cama que estaban manchadas de nuestros jugos y baje a desayunar, cuando llegue a la cocina aún estaba mama en casa, le pregunte por papa y me dijo que lo había visto salir con cara de felicidad.
100% (14/0)
 
Categories: AnalGay MaleMature
Posted by samy15
10 months ago    Views: 51
Comments
Reply for:
Reply text
Please login or register to post comments.
No comments