Robando Su Intimidad (3ª parte)

Estaba asustado por lo que acababa de presenciar. El tipo, la cogió en peso como sí fuese un fardo y la cargo hasta una furgoneta aparcada unos metros más allá. Para mi total desconcierto, dos hombres más abrieron las puertas traseras y ayudaron al agresor a meter a la chica dentro.

No me atreví a salir de mi escondrijo, pero tampoco a avisar a las autoridades, pues yo había sido el que había creado aquella situación con mis actos. Cuando pasados 10 minutos la furgoneta arrancó me subí a mi coche y los seguí hasta unas antiguas naves en la zona del muerte de cargas. Aparqué detrás y fui rodeando la nave hasta ver luz en unos ventanucos. Me encaramé a unos palees y a través del sucio cristal distinguí a la chica y los tres tipos que reían y decían que volverían al amanecer para seguir divirtiéndose.

Los vi salir largarse en la furgoneta. Tenía qué sacarla de allí, aquello pintaba fatal. Cogí un pañuelo y unas gafas de sol de la guantera de mi coche y mi pequeño soplete desechable de acetileno y corté no con poco esfuerzo el candado. Me cubrí el rostro lo mejor que pude y entre a por ella. Seguía inconsciente, lo cual me preocupo, hasta que vi que descubri que la habian sedado con barbitúricos que habían dejado junto a ella. Sus ropas estaban maltrechas y su satén desgarrado no rapaba sus pechos. La cogí en brazos y la saqué de allí.

La metí en la parte de atrás de mi coche, y salí de allí sin perder más tiempo. Una vez me sentí lejos de aquel sitio me detuve y me giré a ver como estaba ella. Dormía ajena a todo, le toque la cara a ver su despertaba pero nada...

Su vestido desgarrado dejaba a la vista sus nalgas, y en un arrebato de deseo no pude evitar cogerle el culo y pasarle mis dedos por la rajita...

Recordé que ella había dejado su coche en el parking y decidí llevarla hasta el, una vez allí podía dejarla en su coche o llevarla en el a su casa... Dado que estaba súper inconsciente, la llevé hasta su casa y con las llave de su bolso la metí en su cama.

Me disponía a irme pero mi instinto depredador me tentaba. Había visto como un bestia la follaba con un puño enorme hasta que se desvaneció y luego otros dos la habían follado y sedado. Yo me había cascado ya mil pajas espiandola, con sus fotos y ahora la tenía allí, indefensa. No pude evitar meterme uno de sus rosados pezones en la boca y chuparlo con fuerza, su sabor me inundó y me hizo transformarme en un depredador sexual. hundí mis dedos con rudeza en su coño, primero dos, luego otros dos... No me atreví a más, así que me saqué la polla y me puse un cordón y la penetré. La follé duro y rápido. Después le sí la vuelta, le comí el culo para lubricarselo y con otro condón, le follé aquel estrecho culito. Estaba a punto de correrme cuando se revolvió y volvió en sí... Su cara reflejó sorpresa y dolor y su culito se tensó mientras me corría dentro de ella. La inmovilice y le obligué a tomarse dos pastillas más que en menos de cinco minutos la dejaron KO de nuevo.

Cogí su portátil y borre todo rastro de mi actividad así como los falsos emails que habíamos intercambiado y me largué de allí.

Han pasado ya tres años desde entonces. Sigue pasándose por mi negocio de vez en cuando. La semana pasada vino a comprar un equipo nuevo y que le pasásemos sus programas y archivos al nuevo equipo. Se ha casado y parece en cinta... Siempre me han puesto mucho las embarazadas, creo que voy a jugármela otra vez...
40% (2/2)
 
Categories: AnalHardcoreTaboo
Posted by pablete0
2 years ago    Views: 198
Comments (1)
Reply for:
Reply text
Please login or register to post comments.
2 years ago
woooooooooooooooooooooow que buen relato. Me encantaría ver las fotos de ella y algun video. Te mando un abrazo.