Ding dong!!!

Estábamos en casa. Como siempre ella desnuda y yo con un pantalón nada más. Suena el timbre y una chica que quiere hacerme una suscripción a una revista. De forma educada yo escucho lo que la joven me ofrece. En el espejo que tengo a mi espalda se refleja mi chica, sentada en un sillón desnuda y masturbándose. Ambas se ven a través del espejo y la joven se siente cohibida ante la imagen de la mujer desnuda que se refleja.

Pero sigue el guión que conoce y desgrana cada pregunta y apunta en un formulario rosa las respuestas. Cada vez que levanta la vista sus ojos no me miran, su vista se desvía hacía mi espalda, donde una imagen se muestra obscena y tentadora.

Mi chica desliza los dedos por su mojado sexo mirándola directamente a los ojos. Incluso se mete varios dentro de su coño y se autofolla con gula calenturienta. La muchacha no pierde detalle de ello. Tan pendiente está del espejo que no ve mi erección que el liviano pantalón no puede contener. Me excito pensando en que ambas me tienen delante pero soy invisible para las dos. Dejo que el pantalón se deslice por mis piernas y caiga al suelo. Mi polla salta libre y la atrapo con la mano masturbándome delante de la chica.

Mi mujer me llama. Me giro y de rodillas me como su coño sabiendo que la joven me ve a través del espejo. Que se siente atraida por el coño que ahora tengo en mis labios y que mi lengua recorre con gula. Noto sus jugos derritiendose en mi lengua. Ella se levanta y pone su chochito abierto en mi cara. Se mea sobre mi mientras nuestra, su, observadora no pierde detalle desde la puerta. Yo no la veo, solo tengo ojos para el coño que deseo cada minuto del día.

Acaba y empalmado regreso a mi entrevista. La muchacha continúa con las preguntas. Mi chica se acerca por detrás de mi y coge mi polla con las manos desde atrás. Sus duros pezones se clavan en mi espalda y sus manos me soban en duro miembro. Me masturba lentamente. Ellas se miran mutuamente a la cara.

Me corro en las manos de mi dueña. Ella pone las manos delante para que ni una gota de esperma manche a nuestra mirona. Se restriega el semen por las manos, se lo reparte y lame el blanco líquido de sus dedos. Mi polla gotea y vibra. Ambas siguen hechizadas mirándose a los ojos.
80% (3/1)
 
Categories: Voyeur
Posted by minimun
3 years ago    Views: 619
Comments (1)
Reply for:
Reply text
Please login or register to post comments.
3 years ago
la suite