Follando en El Retiro (hardcore davoone true gay h


Venía del instituto recién cuplida la mayoría de edad en el bus.
Todo como de costumbre, entraba y salía gente, el autobús casi lleno.
En una parada a medio camino subieron varias personas y entre ellas un tío muy raro. Usaba pendientes grandes en forma de flecha, barba tipo "chivo", delgado casi en extremo, jeans ajustados azul claro, rotos y camisa rosa pálido algo ajustada pero todo ello muy descuidado y parecía mal aseado.



Tanto es así que se sentó en un asiento contíguo al mío, pero opuesto en la fila del pasillo y una señora le hizo mal gesto y se escuchó claramente "puaj qué asco". El tío se levantó y se sentó al lado mío, que también estaba libre, pues llegábamos al final de trayecto.

Y tanto que mal aseado que el hedor llenaba todo el autobús, algunos incluso de la fila de atrás se espaciaban más lejos conc ara de asco.
Olía a "humanidad", como a bragueta rancia, de no cambiarse los calzones en días o semanas...como a "paja seca". No se, pero os aseguro que a la gente le daban ganas de vomitar y no...¿porqué a mi no?

Es más, me daba curiosidad ese chico (bueno sus 40 los tenía) así vestido...y no pude evitar mirarle de reojo.
Ufff, es cierto que sus jeans azul claro rotos estaban realmente sucios, incluso en la zona de su paquete...se distinguían manchas amarillas de orin...Su camisa hedía también...

Tuve que apartar la vista porque el tío se dio cuenta que miraba. En el autobús quedábamos 4 personas y aún me faltaban 4 paradas para mi casa, unos 15 minutos a esa hora. Serían como las 10 de la noche.

En la siguiente parada se bajó un chico joven y ya estabamos solos los dos, con el conductor...
Noté que aquel hombre indigente se acercaba a mi asiento, mirándome...

Hice valor y le miré...y...se relamió cerca de mi cara...Ay ¿ahora qué?
Una mano muy sucia y callosa empezó a magrearme los pantalones, tocándome el bulto de mi paquete, bajándome la cremallera de mis pantalones de vestir negros que llevaba...miraba de reojo, sudando de vergüenza su paquete dentro de esos pantalones ajustados podridos y debía tenerla a cienmil, aquello estaba muy grande y muy duro, parecía que iba a explotar, con unos huevazos que jamás vi en ninguna peli porno gay....

En hombre la sacó de mis pantalones y ya iba a hacer ademán de agacharse ahí mismo a chupármela, pero yo me precaté que el conductor nos miraba con cara de pocos amigos.

-¿Nos damos la vuelta y te llevo a un sitio? el hijo puta el conductor no nos va a dejar...

No dije nada, sólo asentí con la cabeza, ese tío me tenía hipnotizada...

Bajamos y nos pusimos en la parada contraria de la calle, a tan sólo una de mi casa, pues vivía en las afueras.
Llegó al rato y nos montamos. El chico parecía sereno y no insistía tanto en magrearme, porque quizás sabía que ya me tenía "atrapada". El bus iba casi vacío, adentrándose en el corazón de Madrid y bastante rápido, pues ya pasó la hora punta de la tarde/ noche.

Al rato me agarró con su brazo de la espalda y nos levantamos, pulsó "parada solicitada".

Bajamos justo delante del Parque del Retiro...

Nos adentramos en el parque en plena noche, cada vez estaba más oscuro. La verdad es que tenia un poco de miedo, aunque no era la prmera aventura "anónima" gay que tenía, pero nunca había sido tan rara y con un chico con tan "malas pintas"...

Estabamos en una parte remota y solitaria del parque, serían como las once de la noche en octubre. Hacía bastante fresquito, pero no frío aún.
Detrás de unos arbustos el se acercó a mi, casi rozando mi cara con su barba.

-Que guapo eres. Parece mentira que hoy tenga una "nena" como tu aquí...todos huyen de mi y tu....tal vez deberías haber huído...
Con esas palabras me asustó, pero me repuse y le dije:
-¿Porqué?
-Porque...no sé...soy feo, sucio...doy miedo jajaja...
-Oye...-dije- cortando su risa fría y seca, carraspeada de maleante- no eres feo.

Se estaba tocando el paquete, notaba con la casi extinta luz de lejos. Yo estaba super nerviosa mmm, se tocaba y...le puse la mano encima del bulto, a lo que el reaccionó con una sonrisa malévola. Entre su mano y la mía fuimos sacando lentamente aquello. Un "lomazo" pringoso tenía en la mano, puedo decir que nunca había visto nada tan grande, ni tan pringoso proque el hedor orines y lefa rancia se multiplicó por mil en el lugar, haciéndo insoportable para estómagos delicados.

Toqué su prepucio envuelto en piel, que saqué descubriendo una enorme anilla plateada que brillaba en la semi oscuridad.
Todo era muy lento y morboso hasta que el dijo:

-¡¡Chúpamela puta asquerosa!!
Me agachó con una fuerza increíble y me puso su polla en los labios, apretando salvajemente, no dejándome opción más que engullir entera y de una pieza su tranca dura, pringosa y sucia. Tanto que tenía su arete enorme del prepucio en mitad de mi esófago.

Me folló la boca salvajemente, enfangándola con una gruesa capa de roña formada por toda la mierda pringosa que cubría desde hace tiempo aquello, creando en mi cavidad bucal un fango hediondo con mi saliva. En menos de cinco minutos mi boca hedía a polla podrida, a pises, a lefa...y no se si a incluso mierda de otros culos que tío se habría follado...

Pero lo curioso es que a mi no me importaba, es más, estaba a punto de correrme saboreando aquella cloaca humana desembocando directamente en mi boca y estómago, dedicaba tiempo a lamer cada centímetro de su cipote, a limpiar todo aquello que realmente me gustaba de aquel kinky guapo semental....

De nuevo cuando más a gusto estaba chupando y tragando polla, me quitó el caramelo y me irguió salvajemente de nuevo, me quitó rápidamente los pantalones y los calzones y me dio la vuelta....

No pensé que sería tan salvaje, porque de una atacada y a mis 18, me reventó el culo aquella noche rajándolo con el arete y su polla como el acero de dura, mejor dicho, con ese pollón, destrozando mis esfínteres colando su, no exagero nada, monster cock (polla monstruosa) digna de un negraca de peli porno, toda entera hasta sus huevos...


Creí que me desmayaba con eso bombeando mi reventado ano, que quedó marcado así para siempre.

El honor de su semen fue a parar al desagüe de mi boca y garganta, desembocando directamente en mi estómago. No sé cuanta lefa tragué, pero hubo momentos en su eyaculación que llenó por completo de semen espeso y caliente toda mi cavidad bucal.

Aquello me puso a mil y no pensé en nada más, sólo en disfrutar de aquel hombre que tanto me puso, que tanto y oscuro morbo me dió, sin pensar en que no era todo...

Porque el al terminar se retiró un momento mirando su móvil y antes que me diera tiempo a subirme los calzones, aparecieron unas sombras que se acercaron hasta ser presentes allí...
Unos tíos amenazantes me rodearon y el kinky se fue...
De otras braguetas pendían prepucios arrugados....tíos feos, viejos, algunos sin dientes...ay...


¿Y qué pasó? pues sin pensar mi boca bajó hasta una cosa arrugada de un viejo, me manoseaba mi paquete yo misma mientras de nuevo sentía la polla erguirse en mi boca, así hasta siete tíos, todos esta vez flácidos, malolientes, groseros, se corrían con la polla blanda en mi boca, borrachos mientras me llamaban zorra, puta y otras cosas peores con una mano en una botella de whisqui barata que se pasaban el uno al otro y que al final, casi vacía uno llenó de orines muy amarillos mezclados con lefa y whisqui y para terminar, me hicieron beber y tragar toda sin dejar nada...

Sería la una de la mañana cuando todos se fueron, dejando su semilla podrida y sus insanas mucosidades pegajosas en mi...

Todavía hoy cuando me toco o me meto el consolador imagino estar allí chupando lo que nadie remilgado siquiera se hubiese acercado...aquellos kinkis indigentes pútridos...ellas se lo pierden jijiji.
80% (7/2)
 
Posted by marigay
1 year ago    Views: 1,073
Comments (4)
Reply for:
Reply text
Please login or register to post comments.
9 months ago
deja a los pobres animalitos en paz wapo!!
1 year ago
los tíos kinkis y las pollas de sus perros
1 year ago
Muy buen relato
1 year ago
joder como me ponen los tios kinkis, guarros mmmm