Nina Cap. XV

Hola amigos, es ya bastante tiempo desde mi última historia, pero creo que estas serán mucho mejores ya que tratan de lo que me ocurrió en una fiesta con mi esposo hace unos meses atrás.

Todo comienza cuando mi esposo regresa de las base de aviación de vacaciones, fue una noche espectacular ya que teníamos más de tres semanas de no tener sexo, bueno yo con él ya que en el área que vivo hay unos muchachos que aunque son menores que yo y de edad están muy buenos y con mucha potencia y hambre para el sexo, yo con ellos estamos teniendo sexo casi tres veces por semana y es muy divertido por que como son unos muchachos que no tienen experiencia es muy rico el poder hacer con ellos lo que yo quiero y las experiencias son muy ricas, pero esta es otra historia que la contare próximamente.

La primera noche que salimos, fuimos a un lugar que está en Coconut Drive es un bar en donde se reúnen los militares jóvenes para salir a sus respectivos lugares de vivienda y esta noche era muy especial ya que muchos tenían libre por lo de la situación en Afganistán después de estar fuera de casa y como mi apetito sexual es muy amplio al momento que Chuck y yo entramos al lugar estaba totalmente repleto de hombres militares muy guapos y muy calientes por una mujer y es cuando yo aprovecho poder hacer de las mías y excitar a mi esposo, como a él le encanta que yo sea un poco loca y un poco más atrevida ésta noche traía puesto únicamente unos zapatillas de tacón corto y un vestido ligero sobre mi cuerpo y nada bajo el, esto le encanta porque puede tocarme cuando él quiere y puede enseñar mi cuerpo al levantar mi vestido cuando él lo desea a quien él quiera y a mí el que otros me miren desnuda me excita tanto que muchas veces solo de pensarlo o cuando ya ha pasado unas cuantas veces mi coño se moja tanto que tengo que salir a los baños para limpiarme porque si no, mis juguitos vaginales corren por mis piernas hasta muchas veces mis rodillas.

Ya habíamos tomado unas copas cuando unos compañeros de Chuck llegaron al bar y se sentaron con nosotros en una mesa redonda que tiene unas butacas para cuatro personas por asiento, Steven y Mark se sentaron en butaca de enfrente y Chuck y yo en una solos, los tragos pasaron y mi cabeza se puso más y más ligera de la borrachera que me estaba poniendo y Chuck le encanta que me ponga borracha porque es cuando el saca más provecho de mi haciendo conmigo lo que él le da la gana y a mí que ni me gusta, lo dejo que él se divertía y yo me divierto también, así que los juegos comenzaron con él a un lado mío subiendo mi vestido hasta mi cintura dejando que mi coño tocara el cuero de las butacas directamente y como yo estaba ya excitada ya podía sentir que mi culito y coño se deslizaban con facilidad sobre el asiento y esto me excitaba aún más con lo que inconscientemente con una mano empecé a acariciar me mi clítoris lentamente con los dedos mientras dejaba el clítoris me insertaba mi dedo de en medio hasta que mis nudillos se mojaban con mis jugos vaginales y con mi otra mano tomaba mi cerveza sin dar o llamar la atención de los amigos de mi esposo que estaban frente a nosotros, más tarde yo en creer que no se notaba cuando mi esposo me dijo que Steven estaba totalmente excitado de ver como yo me estaba masturbando y fue cuando realice que por el espejo de al lado se podía ver todo lo que yo estaba haciendo y solo eso sino que casi todos los que estaban en el bar podían verme y ver que mi vestido estaba totalmente recogido hasta mi cintura, a mí me dio ganas de levantarme y sentarme en la mesa con mis piernas totalmente abierta y masturbarme para que todo el bar me pudiera ver y me cogiera sin importar quien fuera pero mi esposo tenía otros planes para mi esa noche y serían muy buenos, intensos y muy ricos.

Después de un momento de estar tomando cerveza mi esposo se excusó de la mesa y salió al baño para orinar y fue cuando los dos chicos hicieron su movida y muy sutilmente se cambiaron de asiento y se colocaron junto a mí, no dando chance que me pudiera componer en mi vestimenta ya que estaba totalmente desnuda desde la cintura hacia mi culo y coño el cual estaba totalmente expuesto, uno de ellos no perdió el tiempo y antes de que yo notara él ya estaba con su mano acariciando me las piernas desde mis muslos hacia el pegue de mi coño con mis piernas, lo cual envió unos escalofríos por todo mi cuerpo cediendo el paso directo a mi coño al igual el otro al ver la facilidad con que Mark me estaba tocando el sin perder tiempo hizo lo mismo con mi otra pierna al punto que segundos pasaron y los dedos de estos dos hombres enormes estaban totalmente dentro de mi coño y a mí que ni me gusta que me toquen y que me cojan, sentía que todo el bar tenía los ojos fijos en mí, como pidiendo permiso para unirse al festín de orgía; minutos después mi esposo regresaba y de lejos se notaba la sonrisa de picardía que le llenaba de oreja a oreja pues él ya tenía todo preparado para que sus amigos pudieran gozar de mi sin yo haberme percato de que todo era un arreglo previo, sin más me deje ir por el momento y los tres tanto como mi esposo emprendimos un momento de juegos bajo la mesa al punto que momentos después yo tenía mi primer orgasmo lo cual fue muy divertido ya que en los momentos que yo estaba en lo mejor de mi orgasmo el mesero del bar tomaba la orden de una nueva ronda de tragos, yo sin poder disimular el placer del orgasmo puse mis manos entre mis piernas presionando los dedos y manos que en ese instante me acariciaban y me masturbaban para sentir con más fuerza el placer, el mesero consternado solo se reía y disimuladamente se retiró solo para que yo me diera cuenta que fue a contarle al bar tender y a los demás, los cuales desde muy lejos me hacían señas de interés sexual lo que me éxito mucho y mientras ellos seguían con su juego de tocarme y de mostrarme al público desnuda, mi mente pensaba, ¿Bien puedo disculparme un segundo y salir al baño? Para poder hacer de las mías con uno de los meseros, ya que estaba muy guapo y parecía gustarle tomar riesgos, sin otro más me disculpé, me levanté de la mesa tratando de disimular al componer mi vestido que ya estaba casi arriba de mi estómago y sin quitar la mirada del mesero para llamar su atención camine y con un gesto muy pícaro le pedí que me siguiera al baño de mujeres a lo que ni lento ni perezoso hizo, ya en el lugar sin mediar una palabra tome mi falda de la parte baja, levante mi falda y me coloque con mis manos contra la pared de uno de los cubículo, separando mis piernas y levantando ligeramente mi culito en forma de invitación para que me metiera su pene sin mediar palabra, el saco su pene no muy grande de lo que estoy acostumbrada que me metan pero al fin él era muy guapo y esto lo compensaba, con una mano tomo su pene y con la otra llevándola a su boca, puso un poco de saliva la cual después restregó en mi labios vaginales para que su pene entrara sin ningún problema el cual encontró mi hoyo y entro con mucha facilidad, el mesero empezó a martillar con su pene mi coño rápidamente y con su mano libre me acariciaba mi clítoris, todo fue en segundos el hizo que yo tuviera mi orgasmo y segundos después yo sentí que el ya terminaba, rápidamente me voltee y lo tome en mi boca justo cuando el tiraba su primera bomba de semen dentro de mi boca, lo mame de tal manera que no podía contener sus gemidos, los cuales llamaron la atención de una chica en la siguiente cubículo diciendo en vos alta “espero que después se presenten ya que si es tan bueno como se escucha, podría unirme al juego” pero no tuve tiempo ni de ver quien era ya que habiendo tragado su semen me pare y salí del baño tan rápido que ni las gracias le di al mesero por tan buena cogida en tan poco tiempo, solo miradas a través del bar podíamos darnos ya que nadie del grupo pudo darse cuenta de lo sucedido, solo mi esposo que me conoce pudo notar que algo había pasado, lo cual se lo confirme más tarde.

La noche recién empezaba y mientras más tragos y cerveza tomábamos, más caliente me ponía, por lo que hice la sugerencia de ir a nuestra casa y poder ponernos más locos y hacer de lo que quisiéramos a lo que Chuck con cara de pícaro y maldad acepto sin ningún problema, en camino a casa en el auto me quite todo el vestido y me senté en el asiento trasero de nuestro auto que una mini van ya que hoy ya tenemos tres hijas el espacio es muy importante y ya desnuda separe mis piernas y con una mano me comencé a tocar todo mi cuerpo frente a los que quisieran ver el show y como los vidrios no son polarizados y la luz trasera es muy alta, me encanta que mi esposo pase muy cerca de los que van manejando camiones grandes y así ellos pueden verme y yo coquetear con ellos y dejar que se den gusto viéndome masturbarme, creo que ya se han escapado a chocar muchos especialmente cuando voy insertándome algo o mis dedos, ya que estábamos por entra a casa se presentó Mike otro amigo común de ambos el cual se unió a la fiesta de sexo a la cual yo sería el plato principal para los deseos morbosos y sexuales de los cuatro hombres.

Ya en casa loas cosas se tornaron mucho más caliente y como yo ya estaba totalmente desnuda lo único que tenía que asegurarme es que las chicas estuvieran dormidas ya que esta noche la muchacha que habíamos contratado para que cuidara a las niñas era de muy mente abierta y sabia cuando había fiesta de no entrometer y mantenerse en su habitación por lo que ya segura baje del segundo piso nuevamente desnuda y lista para que me hicieran conmigo lo que quisieran, no tomo mucho tiempo cuando sentí las manos de mi esposo sobre mis nalgas y su dedo penetrar mi culo diciéndome My little bitch hoy te vamos a coger como se cogen a las putas, eso le encanta a él, tratarme como puta cuando está caliente, me tomo de la mano y me dirigió hacia el sofá en donde me ordeno que me hincara frente a Mike y le mamara el pene a lo que sin resistir tome con mis manos y lo comencé a masturbar, momentos después ya estaba totalmente duro de su pene y mojado con mi saliva mientras Steven se colocaba detrás mío para meterme su pene que aunque no lo crean tiene trece pulgadas de largo y dos de ancho, yo no lo había visto hasta que sentí en mi coño como poco a poco se estrechaba y como me penetraba porque uno siente cuando es normal, pero esto era muy anormal y muy rico, sentía mi coño que ya no podía albergar más porque estaba totalmente lleno pero aun así el insistía en seguir penetrando, sentí como si quisiera salirme por la boca de tan grande que era, pero el placer era más fuerte y mucho más rico, poco a poco las trece pulgadas entraron no sé como pero sentía sus pelotas golpeándome el culo cada vez que la metía y cuando mi coño ya estaba totalmente estrechado era mucho más rico el sentir cuando poco a poco la sacaba y la Volvía a meter lentamente hasta que sentía sus pelotas la sensación eran tan deliciosa que se había olvidado que tenía a dos más que complacer por lo que le pedí a Steven que la sacara y se sentara en el sofá, ya sentado me coloque encima del frente a él y tome su pene en mis manos y guiándolo lo inserte nuevamente en mi coño, llamando a otro que se posesionara detrás mío y me mamara el culo para humedecerlo y que cuando estuviera ya bien húmedo me metiera su pene en el culo lentamente para poder saborear el momento, porque ese es el momento más rico, cuando la primera inserción pasa, después ya el culo y el coño están bien ajustados y estrechados que puedes casi meterte lo que quiera y el placer es menor, así que con instrucciones específicas me penetraron lentamente y poco a poco, la sensación de tener un pene tan grande dentro de mi coño y la de sentir que te penetran por el culo al mismo tiempo es un placer increíble y para finalizar, estar mamando un pene con tu boca es lo último, lo máximo.

El tiempo pasaba y no podía dejar de saborear el pene de Steven por lo que pedí que todos se quitaran que quería que él y solo él me lo metiera por el culo, quería sentir lo muy rico que se siente el poder tener algo tan grande de carne dentro del culo, la sensación es grande, me arrodille en la alfombra de la sala y coloque mis manos en el suelo, separando mis piernas y levantando el culo le di total acceso, un poco de lubricante sobre el hoyo de mi culo y en su pene y listo, cuando sentí la cabeza de su pinga que toco el hoyo de mi culo los pelos de mi cuerpo de pararon por la anticipación del placer que vendría y empecé a sentir como su cabeza abría paso y me estrechaba mi culo y muy lentamente la penetración tomo sensación de placer y dolor poco a poco sentía como me estrechaba más y más sin poder creer que me estaba comiendo tan grande pene, ya que en mi juventud había hecho cosas similares y mi coño y culo eran más pequeños por mi estatura o tamaño pero no recuerdo las sensaciones que esta me estaba provocando ya que muchas de mis aventuras fuera de casa mientras mi esposo estaba fuera nunca había encontrado a alguien como él, quizás sí pero no fue igual, no sé, la cosa es que estaba gozando y no quería que terminara nunca, para mi sorpresa fue cuando Chuck me miro y me dijo “coño Nina te la metió toda, cómo pudiste tragarte toda esa pinga” no se baby, pero que no pare porque me siento en los cielos, con eso el salió de la habitación hacia nuestra y saco una cámara de vídeo digital y empezó a filmar todo y esto me puso más caliente ya que me encanta que me filme desnuda y cogiendo, en esto estábamos que los tres me cogían por el culo, la boca el coño y yo repleta de semen por todas partes, fue una orgía tan rica que me encanta cuando soy el punto de atracción, Steven estaba en lo mejor de acabar en mi culo, sacándola pinga de dentro mío y metiendo la toda en esta moción, justo cuando disparo su semen directo en el hoyo de mi culo que estaba totalmente abierto por que yo había colocado mis manos en mis nalgas para estirarme las nalgas para que cuando la sacar el hoyo quedara abierto y pudiera ver como su semen entraba dentro de mi canal del culo fue que una sombra llamo mi atención y mirando hacia las escaleras pude ver que mi hija mayor estaba viendo como a su mamá la cogían despiadadamente cuatro hombres, no quise llamar la atención y continúe con lo mío dejando que pudiera ver ya que algún día tenía que suceder, momentos después ella se retiró y nosotros continuamos con nuestros actos sexuales.

Al día siguiente ya que solo estábamos Chuck y yo le comente lo que había sucedido con la mayor cuyo nombre me reservo y él me dijo que ya días antes ella lo había encontrado a el masturbándose en la habitación pero no le dio mucha importancia pero que teníamos que hablar con ella, lo cual hicimos y como es ya una muchacha de casi diez años, hay que explicarle como es y cómo se hace, así que un día nos tomamos el tiempo de explicarle y como somos una familia muy liberal muchas veces hoy en día cuando mi esposo y yo tenemos sexo ella puede observar y de vez en cuando tocar y hacer preguntas después !!!!!!!!!!!!.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Encuentra todas mis historias en el perfil de madeinboyaca y si te gustan, valóralas, coméntalas y ¡disfrútalas!
50% (2/2)
 
Categories: AnalGroup SexVoyeur
Posted by madeinboyaca
1 year ago    Views: 613
Comments
Reply for:
Reply text
Please login or register to post comments.
No comments