Nina Cap. VII

Era ya medio año en el liceo y habíamos pasado muy bien mis amigas y yo porque habíamos tenido tiempo de sexo lo que años anteriores no habíamos podido tener al mismo tiempo que encontramos un aliado en el profe de artes,

El juego continuo después de nuestra reunión sexual en su casa y platicábamos mucho al respecto, siempre que nos tocaba clases con él nos hacíamos hacia la parte trasera del aula y en muchas ocasiones pudimos hasta mamarle el pene en plena clase de arte frente a todas nuestras compañeras, bueno no se dieron cuenta pero estaban en el aula, y otras veces llegábamos totalmente sin ropa interior para que él nos tocara pudiera meternos la mano bajo la falda y los dedos, esto era excelente, en una ocasión estábamos por salir de clases por el día cuando por el pacillo pudimos observar que el profe y un colega de él nos observaban con mucha malicia y con cara de picardía, al ver esto nosotras que no éramos ningunas simples y como acabábamos de salir de clases de arte no llevábamos puesto calzones y aprovechando nos pusimos de acuerdo con mis amigas que al pasar frente a ellos nos levantaríamos las faldas dejando el coño a la vista, dicho y hecho, el otro profesor se quedó totalmente idiota al ver que nosotras levantamos las faldas y le enseñamos toda la raja y coño, el profe le comento frente a nosotras que a cada momento le hacíamos esto a él y que ya estaba acostumbrado, que no se asustara, pobre hombre por poco le da un infarto y nosotras que no parábamos de reírnos de él, pero en segundos él nos pregunta que si nosotras teníamos el valor de entrar al aula que ya estaba vacía y de quitarnos la ropa frente a él, una de mis amigas le contesta, usted que cree, usted cree que los osos cagan en inodoros, entramos y no habíamos terminado cuando estábamos desnudas las tres, este pobre hombre creo que después de esto llego a casa y le dio el infarto, pues mi amiga se le tiro encima y le bajo el pantalón dándole la mamada de su vida, estaba tan excitado que no duro más de tres minutos y termino, nos reímos de él y nos vestimos rápido y salimos del aula hacia nuestras habitaciones.

Bueno como siempre aquí viene la parte de historia, este día era igual que todos los viernes y como siempre la pasaríamos en el internado, eran como las cuatro de la tarde cuando por los parlantes llaman a mi nombre, que me presentara a donde la directora, llego y mi sorpresa que Nicole había llegado para solicitarle a la superiora por permiso para que yo le sirviera de babysitter porque el profesor Jeff y ella tenían una emergencia y no tenían con quien dejar a las niñas y como el profesor me tenía una gran confianza, bueno por ahí va la cosa, fui a mi habitación a recoger algo de ropa y salimos, me dije por lo menos no es el internado sin saber cuál era el verdadero propósito de Nicole.

llegamos a la casa y Jeff había salido por el fin de semana y no regresaría hasta el Lunes por la tarde, entramos y me dirigí a mi habitación designada, estuve un momento con las niñas y la noche llego, cenamos y me dio un poco de licor para beber, le pregunte qué era lo que yo hacía si ella no necesitaba una babysitter para las niñas, no me respondió y me dio otro poco de licor creo que era un escoces y poco a poco me fui poniendo mareada y más mareada, ya que estábamos platicando de todo y de todo la plática tenía que terminar en sexo, yo hacía lo que quería pues tenía unas ganas de cogerme una de esas estatuas con el pene durísimo de mármol y entre más lo pensaba más me excitaba y se me mojaba mi rajita y el coño se ponía con mis labios más y más durito, el clítoris lo sentía fuera de mis labios y yo comencé a platicar de sexo con Nicole, pero que hago aquí contigo, nada Nina, es que desde la primera vez que te vi me gustaste muchísimo y quiero hacerte el amor, pero yo no soy lesbiana, le conteste, no yo tampoco pero de vez en cuando es bueno la variedad, mira me dice, si no te parece paramos y hacemos lo que tú quieras ok, bueno, nunca he tenido la experiencia y aunque no va con mis gustos no puedo dejar de experimentar algo que a lo mejor si puede gustarme, con eso accedí y Nicole me comenzó a besar y acariciar todo mi cuerpo, sentía algo nuevo y extraño pero no me excitaba, deje que todo tomara su ruta y continúe con la experiencia, termino de desnudarme completamente y cuando me toco mi coñito con sus labios sentí que el mundo se cerraba dentro de esas paredes, solo una mujer sabe cómo le gusta a otra mujer y no es que no me gustaran los hombres después, porque no hay nada mejor que un pene grande grueso y duro dentro de mi coño, pero la sensaciones son totalmente diferentes y de distinta calidad, Nicole tenía la habilidad de hacerme sentir cosas con sus manos y lengua que nunca había sentido anteriormente, hubo un instante que con sus dedos me separo mis labios y con su lengua me toco mi clítoris en forma circular haciéndome tener un orgasmo tan intenso que me orine del placer y esto causo más placer al orgasmo, después me siguió haciendo en el clítoris y con un consolador de tamaño exagerado al cual le comente que yo había cogido con hombre de penes enormes y de grueso monumental y que por poco me matan del dolor inicial pero que poco después había desaparecido pero que eso jamás me iba a poder penetrar, no por el largo, sino que por el grueso, no sé qué tan grueso era pero imagínense a una niña de quince años con un palo de baseball dentro, imposible, no te preocupes que sé cómo hacerlo y si no podemos pues ni modo, bueno le dije y continuo con sus caricias en mi clítoris, masajeándolo de un lado a otro sintiendo ese pene de mamut en la entrada de mi coño, me excitaba pero entraría, era muy grueso, continuo y puso otro mucho más pequeño en mi culito el cual entro con mucha facilidad lo encendió y comenzó a mandar hondas de placer a través de mi culo, siempre con su lengua pegada en mi clítoris, empecé a tener una sensación de penetración y no tenía dolor yo estaba acostada y con una almohada bajo mi cintura para elevar mi coño y culo mis piernas estaban recogidas contra mis muslos y abierta como las alas de un águila, no podía ver más allá de mis pezones y de mis caderas, pero si sentía una penetración muy diferente dentro de mi coño y como tenía mis ojos cerrados para poder relajarme y entregarme totalmente además de las copas estaba totalmente borracha, ja, ja, esta sensación era rica, suave y con textura muy deliciosa, sentí como cosquillas dentro de mi vagina, muy dentro como si algo se moviera dentro, quise ver que era esta sensación y cuando me lleve el susto de mi vida era la hija mayor que había metido su mano dentro de mi coño y hacia movimientos con sus dedos como si estuviera rascándome el interior, esto hizo que me viniera encima el segundo orgasmo más largo y fuerte de mi vida, era tan pero tan delicioso que después del orgasmo la sensación me hizo desmayarme de lo intenso, creo que Nicol aprovecho mi desmayo y coloco mientras el consolador dentro de mi coño porque al despertar estaba en un sofá amarrada de piernas y de manos con el consolador dentro, no podía moverme porque era tan grande que cuando lo hacía me dolían las caderas de tan separadas que estaban, le pedí que lo sacara y me dijo que si lo hacía me dolería mucho y lo mejor era que me quedara quieta para que mi coño se acostumbrara, me mamo el clítoris nuevamente, yo ya no podía más, no podía moverme ni sacarme eso de dentro de mi coño lo único que me quedo era seguir con el juego y efectivamente después de un buen rato yo misma comencé a mover mis caderas para que entrara más y más ella me mamaba el clítoris y la niña me metía el consolador, después de un rato me soltó y yo misma me lo metía, increíble que tremendo coso me pudiera entrar, me coloque justo al filo del sofá y Nicole me metió un consolador en el culo y la niña me mamo el clítoris me gustó muchísimo esta sensación esa noche tuve mi primer experiencia de mamar otro coño fue el de la hija primero y después el de ella, momentos después bajo la segunda niña y éramos cuarto mujeres comiéndonos unas alas otras, no dormimos hasta el día siguiente.

Este día siguiente fue excelente pues Nicole por la noche me pidió que me vistiera muy sexy, le comente que como creía que solo estaría dentro de la casa no traje nada sexy, me improviso algo que quedo excelentísimo, me dijo que iríamos a un bar, cuando yo la vi vestida parecía una diosa, solo tenía 28 años y yo quince, me hizo ver como de veinte con el maquillaje y los atuendos eran maravillosos, las dos salimos con unas minis tan cortas y unas blusas totalmente transparentes se podían ver con claridad los pezones atreves de ella, llegamos al bar y ya la conocían por lo cual no me pidieron mis documentos de identificación al entrar me di cuenta que era un bar de hombres, -esto es lo que hago cuando Jeff sale de la ciudad, ¿tu alguna vez as bailado desnuda enfrente de muchos hombres?, -no, nunca, -pue hoy lo harás, me presentó al dueño del lugar y entramos, cuando por los parlantes la música sonaba y el nombre de Rachel sale me lleva de la mano y me monta en la tarima, cónchale que miedo, ya me había aleccionado de cómo hacerle, pero el nerviosismo y el lugar extraño de bajo mundo me hacía sentir como una de esas putas de la calle, lo cual comenzó a darme excitación el ver a tanto hombre llamándome y que me desnudara que el miedo termino en excitación y después de un momento yo ya estaba desnuda y bailando al compás de la música, me acercaba y me ponían dólares en mi banda elástica, termino mi turno y cuando salí al bar todos querían invitarme a todo y lo que yo quisiera, tenía al mundo a mis pies, por esa noche, bailo Nicole y pedí hacerlo una vez más, me había encantado esto, solo que antes Nicole me llevo al privado y con una rasuradora me corto los pocos pelos que tenía en mi coñito me dejo come de cinco años, a los hombres les gusta, salí y en efecto este público se volvió loco en do veces que baile y ni más de treinta minutos, había logrado un capital de 1200 dólares.

Salimos de ese bar y nos montamos a su auto, ¿alguna vez te has vendido? -¿cómo así?, -si cobrado por servicios de sexo, -nunca, yo lo hago por placer y porque me gusta, no soy prostituta, -no te enfades, es que te llevare a un lugar en donde solo hay gente de mucho dinero y pagarían mucho por ti, tu sabes, por tu edad, -cuanto mucho, pregunté, -bueno de 2000 a 3000 dólares por tan solo una noche, la idea me gusto y acepte, llegamos al lugar, una cas privada muy grande y de mucho lujo, entramos y saludamos a todos los presentes todos conocían a Nicole por su nombre y a Jeff, esta es la chiquilla que les dije, un hombre de como unos treinta y ocho se acercó, muy guapo por cierto, hizo unas gestiones con Nicole y ella me dijo que este gentleman requería de mi para todo el resto de la noche y que me daría un regalo al final, que no me preocupara que él me llevaría de regreso a la casa de ella.

Esa noche sentí lo que las mujeres sienten cuando se venden y juré nunca hacerlo más y hasta la fecha nunca lo volví a hacer, salimos de la fiesta hacia el patio en donde de un tirón me arranco lo que tenía puesto, no lo necesitaras por el resto de la noche mi putita, me paseó por toda la fiesta desnuda y todos a los que me presentaba lo hacía, mi putita, tomen una muestra y estos me tocaban y me metían los dedos y antes de salir de la fiesta me acostó encima de la mesa principal y metió la boca de un botella de champagne dentro de mi coño la vacío y otros tomaban de mi coño y culito, pero esto no fue todo, salimos a la piscina en el patio y en una mesa de coctel me hizo que me agachara y me amarro a las patas de esta, lo que continua es muy degradante para una mujer así que por ahora no lo contaré, tal vez en una próxima ocasión.

Pasó todo y después me llevo a su coche en donde nos dirigimos a otra fiesta yo sin ropa a todo los lugares, su putita, entramos a un sótano y parqueó el auto salimos de auto a un elevador donde al abrir las puertas salían unos hombres y al verme desnuda preguntaron que si para la fiesta nos dirigíamos y con eso se montaron nuevamente mientras en el elevador me tocaron toda, al llegar al piso las puertas se abrieron y habían una manada de hombres no más de unos 15 a 20, de un empujón me tiro al suelo y dice la cena está servida, antes de que terminara esa noche no había uno solo que no hubiera tenido un pedazo de Nina, jamás en mi vida sexual me habían abusado tanto ni tantos me cogieron por todas partes dos por el coño a la vez dos por el culo al mismo tiempo mi cuerpo era una sola masa de semen me salía semen hasta por los oídos, no es mentira, y para colmar todo me envía a casa solo con el motorista desnuda, en el asiento del carro no podía sentarme porque me salía tanto semen que cuando el auto se movía a un lado el semen que estaba en todo el asiento hacia que me deslizara al llegar a casa de Nicole no había llegado todavía y le pedí al motorista que me hiciera el favor de esperar un momento, seguro, se pasó atrás y este para terminar de joder me doblo la mano me puso boca abajo y me cogió por el culo el coño y me hizo que lo mamara, me cogió por más de una hora, mi cuerpo nunca había tenido tanto estrés ni abuso en la vida, esto hizo que mis prioridades cambiaran radicalmente y aunque la ganancia fue muy sustancial y muy buena, jamás he vuelto a hacer las locuras que de joven hice, le doy gracias a Dios que nunca me enfermé de nada y nunca me pasó nada de consecuencias mayores, siempre gozo el sexo y lo sigo haciendo en grupo, pero más recatado y cuidadosamente, cuando digo recatado me refiero a el cuidado, pero sigo siendo caliente me encanta el sexo muchísimo.....

Mi próxima historia se lleva a cabo en un lugar de México, ACAPULCO, es mi cumpleaños los 16 por fin y esta tan buena como las otras, mi reunión familiar.

Encuentra todas mis historias en el perfil de madeinboyaca y si te gustan, valóralas, coméntalas y ¡disfrútalas!
100% (16/0)
 
Posted by madeinboyaca
1 year ago    Views: 344
Comments
Reply for:
Reply text
Please login or register to post comments.
No comments