Bellos recuerdos de mi suegra.4 (sin ella esta vez

Era un Miércoles de Otoño, me iba al trabajo, en aquellos años yo joven comenzaba muy temprano, me disponía a partir al trabajo y en la puerta de mi carro había una tarjetita como que tenia buena parte de la noche, la tome, me la puse en el bolsillo de la camisa y prendí mi carro, como pude la leí y decía “Soy Teresita, por favor háblame pronto hay algo que te quiero decir” ¡wow!! ¡Teresita! La ultima vez y junto con mi suegra dimos la cogida de mi vida, no espere mucho y como a las nueve de la mañana le llamé, y me dijo “No seas malito, ay que juntarnos, ¿Cuándo puedes?” yo dije entre mi “cabrón mejor que esta oportunidad no la encuentro” le conteste que al día siguiente en el mismo lugar a la misma hora, aceptó sin ningún problema, le pregunte “¿viene ella contigo?” “¿Quién, tu suegrita? Ella dijo que ya no te compartiría conmigo jamás que eras solo para ella” ¡wow! Solo le pedí que por favor fuera discreta lo cual lo aceptó; al día siguiente le llame para asegurarme de nuestra cita, me dijo “que bueno que me hablas, te quiero pedir algo muy grande, tengo una prima casi de mi edad, su marido la dejo y tiene casi dos años que no tiene relaciones con nadie, ella no es tan loca como yo pero se animó a ir a vernos, yo se que tu aceptas eso y la invité, a mi me gusta avisar y no dar sorpresas, ¿esta bien?” “¡claro que esta bien! Te prometo respetarla o solo haré lo que tu me pidas, estoy muy contento de nuestro ultimo encuentro” le dije, cabrón, me temblaba hasta el culo de ver como seria la prima, es mas, hasta me hice el animo a lo peor, llego las cuatro de la tarde y no llegaba, hasta que como a los largos diez minutos las mire que llegaban en un cochecito medio viejito, no me preocupe por que a ellas nadie de mi familia las conocía, les hice una seña y las pase a mi coche, las dos con su pelo agarrado, con sus lentes obscuros, y grandes, traían ropa muy floja, era imposible imaginarse a donde iban o que tan buenas estaban, no espere nada y fuimos al mismo Motel, ahora estaba un señor muy amable y le dije lo mismo, también solo sonrió me cobro lo mismo y me dio dos horas y media (media mas que la ultima vez) igual que siempre me pase yo primero, prendí la televisión y me senté en la cama, ambas llegaron del brazo muy serias, una vez la puerta cerrada se soltaron el pelo, ¡wow! La prima también morenita un poquito más gordita y sus tetas no muy abultadas pero bien paraditas, yo un poco nervioso no sabia que decir, se arrimo Teresita y me dice, “te presento a “una amiga” se llama Rocío” yo le extendí mi mano y le dije que mucho gusto, ella respondió igual, mientras Teresita por mi espalda comenzó a desabrocharme la camisa, me la quito completamente y comenzó con mis pantalones, cabrón, por un momento sentí que las dos me violarían y es exacto lo que pasaba, Rocío o mejor conocida como Cío, se me arrimo y me comenzó acariciar el cuerpo, se me acerco y putale con sus labios gruesos comenzó a besarme el pecho, yo pensé que mi verga explotaría en cualquier momento, para entonces teresita me tenia bien encuerado besándome y con los labios mordiéndome las nalgas, Teresita se levanto y cuando yo la mire estaba bien encueradita acostándose en la cama y recuerdo que dijo “Cío, tráetelo pa’ca este cabrón va a ver como cogemos Las Salvadoreñas” ¡putale! Yo no me imagine de donde chingados eran y la verdad que me valía madre, me llevo a la cama agarrándome las nalgas, se encuero todita, no traía calzones la mamazota, se puso a gatas en la cama haciendo el 69 conmigo, me empezó a mamar la verga y ¡cabrón! Ahora si sabia quien enseño a mi suegra a mamar la verga, con esos labios gruesos sentí que mi verga estaba en el paraíso, apenas le mamaba la panocha cuando Teresita saco un vibrador y comenzó acariciarle la panocha, ay mamacita movía el culo para todos lados mientras me la mamaba, al ratito me dijo Cío, “ahora si ‘pacito (papacito) saborea toda la lechita es toda tuya” ¡putamadre! Apenas le pegaba la boca en su rasurada panochita y sentí que toda la lechita bien calientita me corría por la cara, saboree lo que pude solo que Teresita estaba bien pegada al culo de Cío y se oían las mamadas que le daba, se quito Cío y comenzó a chuparme la cara junto con Teresita mientras me acariciaban la verga, me cae que las cabronas me estaban violando a todo lo que da, les juro que nadie me ha violado tan bello como esas dos ricas Salvadoreñas, les dije a Cío que si por el chiquito me dejaba (con mucho respeto) y me dijo, “no, ese a nadie se lo daré, se lo prometí a mi esposo antes de irse al Salvador” yo solo calle y Teresita se puso a gatas, ¡ay mamacita! Cualquier pinche estrella de porno daria todo por tener ese pinche culo tan prietito y tan suavecito, paro el culito y me dijo, “’Pacito, te lo he estado guardando” puta madre me puse detrás de ella y segundos antes de metérsela Cío me detuvo y me mamo bien tierna la verga y a Teresita el culo, y me dijo “quiero ver si esta cabrona goza como dice” ¡ay! Se la comencé a meter poco a poquito y Teresita solo pujaba y se quejaba, una vez a dentro le movía para todos lados gritando de gusto “así ‘pacito, así..” yo sentía que estaba en el cielo, la verga bien apretada por un divino culo y mi boca llena de un par de tetas que no desidia cual morder mas, senti que me venia en su culo y le dije, “ahí te van mamacita, ¿los quieres todos?” solo decía “si ‘pacito, si” cuando en el fondo de mi abismo de satisfacción escuche, “guárdame unos por favor” era Cío y les juro que aunque se los deje ir todos en el culo a Teresita Cío exprimió el resto con esos labios de diosa que tiene, como siempre cai por un lado, Teresita se levanto deteniendo con su mano los mecos para que no le escurrieran por las piernas, se limpio y se acostó a un lado mío, entonces me dijo, “mira, nuestros maridos llegan este fin de semana y tal vez no nos volvamos a ver, por favor nunca me llames, si hay algo yo te llamo” yo solo le pedí que no le fuera a decir nada a mi suegra, asi me lo juro, al rato y sin yo pedirlo Cío comenzó a jugar con mi verga con su boca, solo me quedo con verla a gatas para que la cabrona se parara de maravilla, se me arrimo Teresita al oído y me dijo, “creo que se animo, a esta cabrona por nada le dan por el culo, cálale” entonces le dije “Cío, nomás la puntita no seas mala, te juro que nomás la cabecita (lo mismo que le dije a mi suegra cuando me la chiquitie)” se puso bien seria y me dijo “’va pues, pero deja y te la lleno de lechita primero” se la metió en su rasurada panochita y brinco por buen rato moviendo esas gelatinosas tetas, gritaba y decía “rico! Rico! ‘pasito, rico! “luego paro como muy excitada se la saco poco a poquito y ¡ay mama mía! ¡Empezó a metérsela en el culo! Me cae que esta cabrona estaba bien virgencita del chiquito igual a mi suegra, pujaba a todo lo que da, Teresita se levanto, se hinco arriba de mi cara y comenzó a consolarla, “te va a gustar, te va a gustar “ le decía, Cío pujaba y decía “si Te’sita, si, me esta gustando” solo de escucharlas y con la panochota mojada y peluda de Teresita en mi cara sentí que me venia, me caí de madre que pecado o no mande a chingar a su madre al diablo y se los deje ir en el culo sin preguntarle, solo gritaba “¡ay que rico! ¡ay que rico! ¡ay que rico!” paro toda sudada y se levanto muy despacito, putale mi pobre verga estaba forrada de su sabrosa mierda, muertos de risa corrimos al baño los tres no duchamos, salimos del Motel donde note que nos pasamos poquito mas de una hora, Teresita me dijo “no olvides lo que te dije ‘pacito” y yo le conteste “ni tu lo que te pedí” pasaron ya casi veinte años y no supe de ellas nunca mas.
93% (8/1)
 
Categories: AnalGroup SexMature
Posted by kuatito
2 years ago    Views: 168
Comments
Reply for:
Reply text
Please login or register to post comments.
No comments