gabriel o gabriela 2

Luego de esa decepción amorosa que tuve con mi prima no volví a vestirme de mujer hasta mucho tiempo después, a los 21 años conocí a la que hoy es mi esposa, nos hicimos novios y a los 5 años de relación nos casamos y con ella he tenido el mejor sexo de mi vida tenemos una vida sexual muy activa ella no se opone a casi nada de lo que le pida nos entendemos muy bien en todos los aspectos no volví mas a transformarme hasta el día en que sucedió lo que describiré a continuación.


La cosa comenzó cuando me despidieron del trabajo debido a que el gobierno expropió la empresa donde laboraba y hubo un despido masivo del cual no me escapé, de manera pues que empecé a engrosar las filas del desempleo y me toco quedarme mucho tiempo en el apartamento solo mientras mi esposa trabajaba. Debido a la situación difícil de nuestro país ella tubo que aumentar sus horas laborales para obtener mas dinero razón por la cual pasábamos menos tiempo juntos lo que influía directamente en las relaciones sexuales que teníamos escasamente 4 0 5 veces por mes así que no me quedo otra que masturbarme cosa que había dejado desde que nos hicimos novios, y aunque no lo crean siempre le he sido fiel y no me atrevía a engañarla y menos sin dinero encima para respaldar esa situación, como teníamos películas pornográficas siempre ponía una y me masturbaba o a veces veía videos o leía relatos en internet y terminaba pajeandome claro esto ella no lo sabia.


Los meses pasaron y yo seguía masturbándome y un día en una de esas búsquedas entre en paginas de transexuales donde pude mirar aquellas bellezas que me impresionaron muchísimo lamente no tener ni el valor ni el dinero para pagar una, sin embargo la idea de estas especies rondaba en mi cabeza cada vez mas y empecé a imaginarme como me vería yo a estas alturas de mi vida vestida como una de ellas o mas bien como una mujer así que me dio por intentarlo y recurrir a algo que había dejado desde mi época de adolescente o al menos era lo que yo pensaba, yo creía que eso era algo pasajero ya saben con eso que se dice que en esa etapa es cuando uno experimenta y a pesar que mi esposa algunas veces mientras tirábamos me lamia el culo y/o me metía el dedo yo no sentía que hiciera nada raro ya que he sabido que muchos hombres hetero sienten por el ano, no le daba mucha relevancia y mucho menos pasaba por mi mente travestirme nuevamente.


Pero el gusanillo de la duda siempre me quedaba en mente, la ociosidad incrementaba los deseos hasta que un día solo en casa cuando limpiaba nuestro cuarto, observe detalladamente la ropa de mi esposa y comencé a rememorar aquellos tiempos donde me convertía en nena y me atreví a hacerlo. Comencé mi transformación depilándome completamente los pocos vellos que tenia, siempre lo hacia y además como soy lampiño no tendría mucho problema con eso luego me dispuse a ubicar la ropa que me pondría escogí primero la ropita interior; un juego de brasier azul claro con tanga tipo Hilo, ligueros y medias del mismo color me los coloqué y encima me puse un vestido ajustado color aguamarina como soy alto y mi esposa un poco baja este me quedaba algo corto apenas unos centímetros por debajo de mis nalgas lo cual me parecía excelente y me excitaba mas seguidamente me maquille con sombras, rimer, pintura de labios para finalmente peinarme, como desde jovencito era rockero siempre me deje el cabello largo lo cual me caía de forma ideal, al terminar me vi en el espejo y parecía toda una putica no podía dejar de admirarme y de posar para mi misma estaba totalmente transformada en una chica.


Al estar vestida así no pude dejar de excitarme ya mi pene estaba que no se contenía dentro del hilito que cargaba por lo cual tuve que tratar de apagar ese calor que aquella transformación había despertado la puta que llevaba apagada dentro de mi por mucho tiempo y en ese momento sentía unos deseos incontrolables de llevarme algo a mi culito y así lo hice busque un vibrador de unos 16 cm, y 2.5 cms de diámetro, le ajusté la velocidad, me tendí de espalda en la cama totalmente vestida me abrí de piernas le unté lubricante introduciendo mi dedo haciendo forma de circulo para que mi hueco se dilatara, me lo metí lo mas que pude, sentía una sensación grandiosa que no había percibido en mucho tiempo con la mano izquierda lo sostenía y con la derecha me pajeaba, como estaba muy caliente solo lo tarde unos pocos minutos y enseguida acabe derramando toda la leche sobre mi estomago manchando el hilo y parte de los ligueros y las medias que traía puestas me quedé un rato observándome en el espejo notaba la leche q me corría por mis bolas hasta llegar a mi culito, era una imagen sorprendente que impedía calma a mi excitación, luego me quite la ropa la lavé la puse a secar y acomodé todo para que Ainoa no notara nada.


Debo decir que me sentí mal con algo de remordimiento sentía como si engañara a mi esposa, aunque de cierta forma lo hacia, sin embargo continúe haciéndolo cada vez que podía hasta que una vez estaba totalmente vestida de nena y con un vibrador clavado en mi culo y Ainoa entro al cuarto y me descubrió, no la escuche cuando abrió la puerta, ella y yo teníamos un juego que siempre entrabamos sigilosos para asustar al que estuviera dentro y en ese momento ella hizo lo propio solo que en esta oportunidad los asustados fuimos los dos. Yo no hallaba que decir ni que hacer ella tampoco solo me miro un rato y comenzó a llorar entre al baño me quite lo que tenia y me dirigí hacia su lugar me rechazo y sin decir palabras se marchó, estaba destrozado sin saber que hacer, pasaron varios días sin saber de ella no podía ni dormir pensando en todo esto.


Al cabo de unos días me llamó y me dijo que estaba donde una amiga y que se quedaría allí un tiempo que iría a recoger algunas cosas al apartamento pero que no me atreviera a decirle nada. Así sucedió al final de la tarde de ese día fue hasta allá sin dirigirme la palabra recogió lo que necesitaba y se marchó ya cuando se iba lo único que le dije fue que no se lo comentara a nadie a lo cual respondió no te preocupes que a mi tampoco me conviene decir que deje a mi esposo por marica. Yo pensé que todo había acabado allí no hacia más que llorar y lamentarme estaba totalmente desesperado el dinero que había ahorrado ya casi se me agotaba y en esa ciudad yo era prácticamente un desconocido yo estaba muy mal, sin embargo, poco mas de tres meses después de lo sucedido ella se apareció en el apartamento y me convido a hablar.


Comenzó diciendo que estuvo pensando mucho en el tema y había decidido aceptarme tal como soy me alegre muchísimo al escuchar sus palabras. Al principio nos costó un poco adaptarnos pero luego nos fuimos acostumbrando a ser una pareja de dos chicas ella me ayudo a realizar mi transformación, me maquillaba y me vestía a su gusto íbamos juntas al médico para empezar mi tratamiento hormonal mi cuerpo fue cambiando poco a poco mis caderas se ancharon y desarrolle unas nalguitas redonditas y firmes ayudadas por el gimnasio también, mi piel se puso suave y tersa me opere los senos y quede como una chica solo que con un gran mástil bajo mi vientre el cual por nada del mundo me operaré ya que disfruto mucho con él y además a mi esposa le encanta que lo tenga.


En cuanto al sexo fue diferente pero igual de placentero lo disfrutábamos muchísimo claro ahora con mi nueva faceta de chica-hombre compramos juguetes y toda clase de ropa sexi para ambas, en nuestro aniversario ella nos regaló un pene de goma de esos que vienen con arnés habíamos salido a cenar vestidas ambas elegantemente con vestidos largos y ceñidos íbamos tomadas de la mano como dos novias enamoradas y todos se nos quedaban mirando nos sentamos junticas y nos acariciábamos y nos dábamos besitos delante de todos comimos tomamos vino y luego nos fuimos a un hotel lujoso a culminar la celebración, al llegar me dijo “te tengo una sorpresita” me tapo los ojos con una venda y se lo puso en la cintura lo lubricó y me dijo: “ahora si vas a gozar como una verdadera puta” yo los había visto en películas y ella siempre me había penetrado con vibradores y dildos pero nunca con algo asi ella se veía sexi con eso colgando de su cintura comenzó a penetrarme no sin antes obligarme a mamárselo ella me lo metió primeramente suave al tiempo que aumentaba sus embestidas me tenía en cuatro patas clavándome mientras con una mano me pajeaba y me agarraba las tetas con la otra volteaba a verla y se veía sobresalta parecía una lesbiana de las que uno ve en las porno y eso me excitaba mas y a ella también cosa que me sorprendía porque siempre le insinué que me gustaría verla con una chica y ella siempre se negó pero en ese momento supe que si le podría gustar luego me volteo y me puso de espalda a la cama me abrió de piernas y me clavo duro hasta el fondo me agarraba el pipe sentía que iba a llegar se dio cuenta y me dijo; ”todavía no vas a acabar puta me toca a mí” se sentó en mi palo y comenzó a cabalgar fuertemente no tardo mucho cuando se corrió con un fuerte grito sentí sus líquidos calientes bajando por mi pene se incorporo y me dio una mamada desde la punta bajando por mis bolas y llegando a mi culito el cual succionaba fuertemente y ya me ardía de tanto que me había dado me metió el dedo medio y comenzó a meter y sacar a la vez que me chupaba el pene no aguante mas y me corrí en su boca se trago todo y me lambio hasta la última gota de mi leche luego nos fundimos en un beso apasionado sentí el sabor de mi semen en su boca luego nos abrazamos y nos quedamos dormidas desnudas las dos pegando nuestros senos unos con otros.

100% (5/0)
 
Categories: Shemales
Posted by karlaguadalupe
6 months ago    Views: 237
Comments (1)
Reply for:
Reply text
Please login or register to post comments.
5 months ago
hay ce viene otra vez
Jay