mis tios me feminzaron parte 3

Hola otra vez a todos.

Espero que os haya gustado leer los dos anteriores relatos, tanto como a mí me ha gustado escribirlos y espero que hayáis derramado muchos fluidos gracias a ellos.
Para los que quieras seguir derramando, aquí va el tercero:
A modo de resumen para los que no sepan de qué va la historia, estos relatos tratan de las inmensas fantasías que hemos hecho realidad, mi tío, mi tía y yo.

Pues bien, como ya recordareis pasamos un fin de semana de locura en Alicante y de camino a Madrid, también tuvimos una paradita muy gratificante y divertida.

La siguiente semana transcurrió normalmente, aunque yo no dejaba de pensar en mis titos y las ganas que tenia de volverlos a ver. No mantuvimos contacto en toda la semana y yo empezaba a temer que se hubieran arrepentido o aburrido de mí. El viernes sobre las 19:00 estaba en mi casa cascándome una buena paja recordando a mis tíos, cuando sonó el teléfono:

.- Hola Jezzica cariño, ¿que tal estas?
Era la voz de mi tía Julia y nada más escucharla llamarme por mi nombre de putita profesional, me metí automáticamente dos deditos en mi culito antes de seguir charlando.
.- Hola tita, ¿qué tal?, ya creía que me habíais olvidado.
.- Olvidarte nosotros a ti, Jezzi cariño, si llevamos años pensando en cómo sería follarte, ¿crees que ahora que te tenemos vamos a dejarte marchar así como así?
.- Espero que no, porque yo estoy deseando de volveros a ver.
.- Nosotros estamos igual, pero esta semana hemos estado bastante liados y no íbamos a poder quedar y preferíamos no llamarte porque si no íbamos a pasar toda la semana calientes.
.- Mmmmm, no habría estado nada mal, así me cogeríais con más ganas.
.- ¿Mas ganas aun?, Jezzi cariño tu tío y yo no hemos follado en toda la semana para aguantarnos para ti, así que imagínate como estamos con lo salidos que somos los dos.
.- Jijijiji
.- Pues eso, que te llamaba para saber si podrías venirte esta noche un ratito a nuestra casa para charlar un poco.
.- ¿Solo charlar?, pues para eso no tengo mucho tiempo libre...
.- Jajajaja, no seas perra, hija de puta, que sabes bien a que me refiero.
.- Claro que tengo tiempo tita cariño, para eso todo el que queráis.
.- Pues si te parece quedamos sobre las 21:30 en nuestra casa, ¿ok?.
.- Ok, perfecto, allí estaré sin falta. ¿Hace falta que vaya de alguna manera?.
.- Tu solo aféitate bien completamente, que el resto corre de nuestra cuenta y espero que te guste.
.- Seguro que me gustara Juli, viniendo de ustedes, seguro.
.- Jajajaja, me alegro. Pues entonces nos vemos luego, un beso en tu chochito trasero cariño.
.- Otro para ti guarra.
.- Mmmmmmmmm, calla que me animo, luego nos vemos, bye.
.- Hasta luego.



Llegaron las 21;30 y allí estaba yo, puntual, tocando el timbre de la puerta de mis tíos.

Abrió mi tía totalmente en bolas, tan solo con unos zapatitos de plataforma delantera y tacón de aguja gigante, transparentes. Me sorprendió que abriera así la muy puta, pero por supuesto no me importo en absoluto, me invito a pasar y nada más cerrar la puerta a nuestras espaldas no pude aguantar y me lance a comerle la boca. Nos metíamos la lengua hasta más no poder y yo la magreaba ansioso por los días de abstinencia. Le apretaba las cachas del culo como si quisiera reventarlas y metía directamente un dedo seco hasta el fondo, provocando en ella bastante dolor, pero aun más placer y me devoraba la boca como si se le fuera la vida en ello. Aparte la boca y me dedique a morderle fuertemente el cuello y sus orejas y pendientes incluidos, mientras metía y sacaba el dedo de su culo notando como la estaba raspando totalmente. Ella mientras tanto no hacía otra cosa que agarrarme por los pelos y tirar fuertemente mientras yo seguía comiéndomela casi literalmente. Cuando baje la cabeza hacia sus tetas, recorrí con la lengua el contorno de su pezón y termine mordiéndolo con todas mis ganas, se corrió automáticamente, tirándome de los pelos con una mano y con la otra golpeándome en la cabeza y en la cara, desahogándose y cayendo al suelo con todo el coño mojado, sin tan siquiera haberlo tocado.


Cuando se repuso, me miro a la cara y la pinta de furcia que tenia era encantadora. Se paso la mano por todo el coño mojado, luego se relamió la mano, volvió a pasar otra vez por todo el coño y levantándose me la dio a probar, sabrosísimo, os lo aseguro.

Casi sin aliento me cogió de la mano y me dijo que la acompañara, que mi tío se estaba duchando y que mientras íbamos a aprovechar para ponerme guapetona.

Subimos a su dormitorio agarraditas de la mano como dos jovencitas. Cuando entramos me dijo que me sentara en la cama y se fue al armario a sacar la ropita que tenían preparada para mí. Lo primero que saco fue unos zapatitos de plataforma bastante alta y de color blanco, con tiras para amarrarlos por las piernas, unas medias blancas también de las que se agarran a la mitad de los muslos con una tira de encajes anchísima, un tanguita de hilo dental, de los que en la parte delantera es un triangulito y en la parte trasera también tiene un mini triangulito que queda por encima de la rajita del culo también blanco, todo de encaje y un sujetador a juego también, con las copas de encaje y las tiras de tela transparente.


Me fui poniendo la ropa interior y mientras tanto mi tía saco el trajecito que me había comprado. Aquello fue amor a primera vista, era un trajecito verde limón, la parte de la cintura para abajo era de volantes (un estilo a los trajes flamencos), pero por la parte derecha el trajecito era extra-cortito y se iba haciendo más largo hacia la parte izquierda, terminando en pico justo por encima de mis zapatitos. La parte de arriba era de palabra de honor terminado en una banda ancha que quedaba justo a la mitad del pecho. Era un encanto de traje, nada más verlo estaba deseando tenerlo entre mis manos para poder meterme en el. Cuando me lo puse, ni yo misma creía lo bien que me quedaba, una vez más la puntería de mis tíos fue perfecta y parecía un traje hecho milimétricamente para mí. Estaba fabulosa y obviamente comencé a ponerme cachonda pérdida.

Luego me puse unos pendientes de argollas de plástico blancas, grandísimas (ya sabéis que me encanta ese tipo de pendientes), que me llegaban casi a los hombros. Un collar también blanco y del mismo tipo, al igual que algunas pulseritas verdes y blancas y unos anillos también de los mismos colores.
Gracias al fantástico moreno que tenia de haber estado navegando con mis tíos el fin de semana anterior, mi piel relucía de manera sorprendente sobre esos colores y daba gusto mirarse al espejo.

Luego me puse una peluca rubia lisa, que mi tía se encargo de recogerme en una coleta alta y dejando dos mechones libres, uno a cada lado de mi cara.
El maquillaje consistía en una sobra de ojos verde a juego con el color del traje, las pestañas pintadas y unos rabillos largos en los ojos para darme apariencia de putita y los labios pintados también en un tono verdoso, perfilados en negro suave.

¿Os imagináis como me veía?

A quien le guste y sepa el estilo al que me refiero, podrá imaginar que era el sueño de cualquier salido o salida como yo.
Pues bien, mi tía tan solo se puso unas botas altísimas que casi le rozaban en la raja del coño de color negras y un camisón transparente, que le quedaba a la mitad del coño y que solo iba anudado con un cordoncito entre las tetas. Se maquillo con su habitual pinta de puta y se recogió el pelo con un moño alto.
Bajamos al salón y allí estaba mi tío de pie en pelotas, morreandose con un amigo que habían traído para compartirlo conmigo. Cuando nos escucharon mi tío paro de morrearse y volvió la cara para vernos, al igual que su amigo, que cuando me vio le cogió la mano a mi tío y se la paso por todo el paquete haciendo que se la estruja fuertemente por encima del pantaloncito corto que llevaba.


El amigo de mi tío era un encanto, moreno, pelo rizado, ojos marrones, boca carnosa, 1.87 cms, cuerpo perfecto ya que es profesor de educación física y un bulto entre las patas que prometía bastante. Con una cara de hijo de puta que no podía con él y que a mí me ponía más cachonda de lo que ya estaba solo de imaginármelo sometiéndome con mala leche. Calculo que tendría aproximadamente 48 años.

Una vez repuestos de la gratificante sorpresa, mi tía fue la primera que se acerco a él, dándole un morreo y un magreo de polla impresionante y restregándose totalmente mientras le decía lo mucho que se alegraba de volverlo a ver, mientras el contestaba que el gusto era suyo que llevaba tiempo echando de menos partirle el culo como la ultima vez, mientras mi tía le comentaba que le encantaba la idea, pero que como él ya sabía, esta noche seria solo para su sobrina Jezzica.


Diciendo esto se volvió hacia mí y me dijo:

.- Jezzica cariño ven, te voy a presentar al tío que más veces nos ha hecho disfrutar a tu tío y a mí. Juan te presento a Jezzica, mi sobrina.
.- ¿Así que tu eres la zorrita de la que tanto me han hablado tus tíos estos días?
.- Si soy yo.
.- Pues te puedo asegurar que eres aun mejor de lo que me imaginaba, estas que te rompes cariño.
.- Gracias - conteste yo un poco tímidamente.
.- ¿Qué pasa, acaso te da vergüenza? No es eso precisamente lo que me han contado tus tíos de ti.
.- ¿Y que te han contado de mi?
.- Pues que eres la mayor puta que han conocido nunca y que incluso lo eres más tu propia tía, que ya es decir.
.- Pues te puedo asegurar que no te han mentido en nada guapetón – dije dirigiéndome hacia él, totalmente desinhibida y con ganas de comérmelo a trozos.

Quede frente a él, agarre con una mano directamente todo el regalo que tenia entre las piernas y relamiéndome me acerque a su cara y le chupe la boca, mientras el tardaba un poco en reaccionar, pero luego rápidamente me dio un tortazo con cada mano en las cachas del culo, me agarro fuerte y me levanto abriendo yo las piernas y cruzándolas por detrás de su cintura, restregándome todo su paquete por mi pollita cubierta por mis braguitas y quedando colgando de su cuello. Soltó una mano y me agarro del pelo, tirándome de el hacia atrás para comenzar a morderme el cuello como un a****l, mientras yo gemía como una loca y me restregaba todo lo que podía con su polla que me estaba comenzando a sorprender porque todavía seguía creciendo y prometía ser un sorprendente rabo.

Mientras tanto mi tío se había sentado en el sofá y mi tía se había abierto de piernas de espaldas a él y se había empalado totalmente, mientras lo cabalgaba lentamente disfrutando con la escena.

Yo seguía colgada del cuello de ese maravilloso hombre, mientras él seguía mordiéndome con fuerza los lóbulos de mis orejas y mi cuello y mientras tanto se distraía en meter y sacar los tres dedos que ya tenía enterrados en mi culito. Yo gemía como una loca y el comenzó a decirme al odio:

.- Vete preparando putita, me encanta violar a cerditas como tú y no tengo ningún tipo de contemplación, no sé cuantas pollas se abra tragado ya tu culito, pero dudo mucho que hayan sido como la mía. Te voy a reventar y te vas a arrepentir de haberme conocido.
.- Mmmmm, permíteme que lo dude cabron, me encantan las pollas y no me vas a asustar. Espero que seas capaz de cumplir lo que me estás diciendo porque estoy ansiosa ya de ver que guardas ahí abajo.
.- Pues no tienes más que empezar puta.

Diciendo esto me soltó y apretó mi cabeza con fuerza hasta hacerme arrodillar delante de su paquete, lo mire relamiéndome y metí la mano por debajo de una de las piernas del cortito pantalón. Cuando por fin llegue a mi objetivo, tengo que confesar que incluso sentí un poco de miedo, porque agarrara donde agarrara había carne y además no estaba del todo dura. Moví sus slips hacia un lado y jale su polla que para mi sorpresa asomaba toda la cabeza y un trocito del tronco por debajo del pantalón.

.- ¿Que me dices ahora guarra?
.- ¡¡ Joderrrr !!, ¿esto que coño es?
Mi tía que seguía taladrada por la polla de mi tío, me miro sonriendo y dijo:
.- Espero que te guste sobrinita, no sabes lo que he disfrutado yo con ese aparato. No te preocupes si hoy no te cabe entera, a mi me costó casi un mes notar esos cojones chocar contra mi coño.
.- No te preocupes tita, se que eres una puta de las buenas, pero a mí no me gana nadie.
Dicho esto comencé a lamer todo lo que salía por el pantalón mientras mi querido Juan seguía tirándome de los pelos con mala leche y me escupía y me azotaba la cara de vez en cuando. Yo estaba que no podía más de la impaciencia, así que comencé a desabrochar los pantalones, baje la cremallera y tire de ellos así abajo.

¿Cómo puedo explicaros esa visión?.

De verdad os aseguro que aquello era sorprendente, media como supe después 27 cms y era gorda como mi muñeca. Creo que me quede aproximadamente dos o tres minutos observándola embobada cuando oí que Juan me decía:

.- ¿Que pasa perrita, te has asustado?
.- No, ehhh, es que es una maravilla, nunca había visto una así.
.- Ya te lo advertí, ¿seguro que quieres seguir?
.- ¿Qué si quiero seguir, que clase de pregunta es esa?

Dicho esto me abalance como una loca, había tanta carne allí que me faltaban manos para disfrutarla entera, la acariciaba, la lamía de punta a punta, la miraba y cuando no pude aguantar más me metí todo el carajo en la boca. Mmmmm, que placer dios mío, allí había carne para quitar el hambre de pollas en el mundo. Intente meterme todo lo que podía, pero lógicamente mi garganta no daba para más y apenas llegaba a meterme la mitad de ese bicho, pero os aseguro que solo podía tenerla dentro unos segundos porque me obstruía todo paso de aire y llegaba a asfixiarme y mis tíos y Juan me miraban con cara de sorpresa al ver el bulto que se formaba en mi cuello cada vez que eso entraba para dentro.

.- ¡Joder! – Exclamo Juan -, pues si que es puta la niña.
.- Ya te lo dijimos Juan – contesto mi tía -, como esta vas a conocer pocas.
.- ¿Pocas?, yo diría que ninguna dijo nuestro amigo mientras jadeaba viendo como le comía la mitad de su polla.

Yo seguía a lo mío, chupa que chupa intentando llegar a sus cojones, cosa que era totalmente imposible ya que no tenía sitio en mi garganta para meter todo eso.

Cuando llevaba un rato chupando y tenía la cara colorada del esfuerzo y de los guantazos que me arriaba mi amante, comencé a notar cómo se hinchaba aun más y me prepare para recibir lo que sería el mayor baño de leche de mi vida. Me la metí todo lo que pude y espere a que eso comenzara a chorrear, cosa que no tardo en llegar. Yo seguía con ella dentro de mi garganta aguantando a que me derramara todo lo que tenía en esos cojones, que no lo he dicho, pero iban a juego con su polla, ya que eran grandes como los que más. Tanto intente esperar y esperar, que note como me comenzaba a marear y me desmaye. Cuando desperté no sabía ni donde estaba, pero rápidamente note como algo me golpeaba en mis mejillas y volví a la realidad. Era esa maravillosa polla que había conseguido que casi me asfixiara allí mismo, que Juan la tenia cogida entre sus manos y golpeaba con ella en mi cara sin preocuparse lo más mínimo como estaba, al igual que los cabrones de mis tíos que se habían corrido viéndome allí tirada sin conocimiento y ahora estaba mi tío a cuatro patas, mientras mi tía le partía el culo con un consolador amarrado a su cintura. Oí como mi amante se reía y me felicitaba por el fantástico mamazo que le había dado, pero me decía que fuera reponiéndome porque todavía había verga para rato.

Yo me incorpore como pude, todavía con un poco de mareo y automáticamente Juan me dio una cachetada que me volvió a tirar para atrás y me dijo con esa cara de mala leche que tenía:

.- Vamos perra, ponte de culo que ya me has hecho esperar demasiado.
Yo que todavía esta atontolinada me puse en cuatros patas como pude y sentí que tenía miedo y ese propio miedo hacia que me pusiera mas cachonda de lo que aun estaba, porque comencé a recordar cómo me sentía el estomago lleno de leche y mi cara y mi pelo chorreaban leche y escupitajos de mi amante.
.- Mmmmmm – exclame -, ¿cuándo carajo vas a comenzar a partirme el culo hijo de puta?
.- Será puta la niña esta, joder, yo creí que no ibas a volver por mas después de lo de antes.
.- Creo que tienes una polla muy grande, pero que eres muy ingenuo, todavía no has visto de lo que soy capaz gilipollas.
.- Con que gilipollas ¿no?, ahora vas a ver zorra.

Me agarro por las caderas, se escupió en la polla y en mi culo y me restregó su carajo por mi rajita, yo estaba que no podía más y en un momento de locura grite:

.- A que esperas hijo de puta, ¿vas a follarme o no maricon de mierda?
.- Mira perra, tú te lo has buscado, te vas a arrepentir de esto.

Dicho eso puso la polla en la entrada de mi culo y empujo con tal fuerza que mi cabeza golpeo contra una lámpara que había al lado del sofá y perdí el conocimiento por un momento debido al golpe y a los 23 cms que me había metido en el ojete el cabron.

Cuando espabile notaba como Juan me golpeaba las nalgas con todas sus fuerzas mientras sentía que no había sacado ni uno de los centímetros de su polla ni aun viéndome inconsciente. El dolor que sentía tanto en mi ojete como en mis nalgas era insoportable pero hacia que me pusiera aun más caliente y había provocado que me corriera mientras me había desvanecido.
Cuando se harto de esperar apretó un poco más y me desgarro definitivamente cada una de las partes de mi culito, consiguiendo que entrara 2 cms más de lo que ya tenía y provocando que llorara como un bebe al notar ese cúmulo de sensaciones que me producía esa polla y ese trato en mi cuerpo. El se reía y comento:

.- ¿Que te pasa zorrita, todavía quieres seguir?
Haciendo uso de las pocas fuerzas que ya me quedaban solo fui capaz de decir:
.- ¿Esto es lo único de lo que eres capaz mariconazo?
El cabron se tomo un rebote que ni tan siquiera dijo nada, tomo aire y me metió los 2 cms que faltaban para notar como sus gordos cojones golpeaban contra los míos enfundados todavía en mi tanguita blanco y sin darme tiempo a respirar, saco más de la mitad y volvió a ensartarme con fuerza.
.- ¡¡ Ahhhhhhhhh !! – Yo gritaba como si me estuvieran matando – pero será hijo de putaaaaaaaaaa. Me estas matando pedazo de cabron, pero me encantaaaaaa, sigue cabron, sigueeeeeee, métemela hasta la garganta hijo de putaaaaaaaaaaaaaaa.
.- Así me gusta zorra, toma perra, toma, toma, toma, no te vas a olvidar de mi en todos los días que pases sin poder sentarte, ahí, ahí, vamos puta vamos.....
.- Ahhhhhhhhhhhhhh ¡!!!!!!!!!!!! Sigue por favor sigueeeeeeeeeeeeee
.- Siiiiiiiiii, ohhhhhhhhhhhh, siiiiiiiiiii, toma puta toma toda mi leche para ti, directamente al centro de tu estomagoooooooooo
.- Ahhhhhhhhhhhhhhhh

La corrida fue sorprendente, nunca imagine que se pudiera sentir tanto dolor y a la vez tanto placer follando. Caí rendida con la cara contra el reposabrazos del sofá, sin fuerzas, mientras mi querido amante me sacaba la polla del culo, totalmente llena de mierda, sangre y semen y tirándome del pelo me gritaba que abriera la boca para recibir la fantástica meada que me dio, dejándome empapada y casi atragantada de tanto beber y tragarme los restos de su polla para dejársela limpia del todo.

Después de esto no recuerdo nada más. Me desperté pasadas 11 horas notando un suave cosquilleo en mi culo, era mi tía que estaba chupando lo restos de mi culito mientras se hacia una buena paja.

Cuando vio que me había despertado me felicito por lo zorra que era y me dijo que si seguía así iba a comenzar a tener celos de mí, porque al parecer Juan les había intentado regalar dinero por el maravilloso folleteo que había tenido, argumentando que ni la mejor de las putas había conseguido nunca trabajarle la polla como yo lo había hecho y al parecer, como mis tíos no quisieron aceptar, fue a comprar un montón de ropa, zapatos, pendientes, pulseras, anillos, maquillajes, pelucas y demás cosas para que estuviera guapa para él y para sus amigos transexuales, pero eso ya es otra historia.

Espero que de nuevo os haya gustado mi relato y como ya sabéis estaré encantada de que me escribáis contándome que haríais si me tuvierais a vuestra disposición, con que ropita me vestiríais, que fantasía os gustaría que os hiciera realidad y todas esas cositas que ponen caliente a una putita como yo. También si alguien es de la provincia de Cádiz o Sevilla y le gusta mi manera de ver el sexo y se anima a que quedemos algún día poniendo el sitio, estaré encantada de comerme todo lo que haya por comer.
Un beso donde más os guste a todos y todas, de la puta más reputa de entre las putas.


100% (4/0)
 
Categories: Taboo
Posted by karlaguadalupe
9 months ago    Views: 415
Comments (1)
Reply for:
Reply text
Please login or register to post comments.
9 months ago
Me estan encantados tus relatos, nena. Los tengo que ir leyendo a partes, porque acabo con las manos ocupadas cada vez que retomo uno de ellos.