Mi encuentro con minina

Mi encuentro con minina

Nos conocimos en otra pagina de contactos . Al poco tiempo habíamos decidido que nos veríamos cara a acara al menos una vez.

Lo habíamos cuadrado hacia una semana, ella venia a mi ciudad a unas diligencias, estaba cansada y estresada tanto física como sexualmente, pero dispuesta a probar muchas cosas, hacia una semana antes se había arriesgado y me había dado un espectáculo con su webcam que la relajo mucho, mi promesa fue que le daría muchos más orgasmos cuando nos viéramos.

Y llego el día¡¡¡, pedí permiso en mi trabajo y ella se quedo un día más de lo previsto en su itinerario, llegue un poco más de las 8 de la mañana a su hotel y ella en su nerviosismo estaba en la puerta esperando, temía que no fuera a llegar, estaba linda pero muy nerviosa, pues era su primera vez en estas lides, yo con algo más de experiencia y no dándole tiempo de tener más pena, le dije que no portaba ropa interior y le incite a revisar, mientras empezaba a acariciarla.

No habían pasado 20 minutos en la habitación cuando ya estábamos los dos desnudos retozando en la cama, ella jugando lentamente con mi pene y yo acariciando sus grandes y jugosos pechos, poco a poco empezó a besarme y a bajar sus ricos labios hacia mi pene chupándolo con una mezcla de inocencia y excitación que me gustaba. Empezó a mezclar su oral con una cubana mientras yo esperaba mi oportunidad, me llevo al límite y termine corriéndome en sus pechos.

Ahora era su turno, la fui besando poco a poco mientras iba bajando hacia su vagina, la cual siempre había visto rica y jugosita, ya estaba húmeda así que pose mis labios en su clítoris y se lo lamí con fuerza, cuando estaba a punto saque un pequeño juguete que había llevado para la ocasión, un realistic de 21 cms., nunca había visto o usado uno y se sorprendió.

Se lo introduje lentamente pero con toda su lubricación era demasiado grande, así que pase a mi plan B, entre en ella primero con suavidad y luego fuertemente hasta que la lleve al punto previo al orgasmo y allí baje nuevamente y con mi boca termine de sacarlo, quería ver sus jugos correr¡¡¡, solo había pasado una hora de nuestro encuentro en la planta del hotel, faltaba mucho todavía.

Mientras descansábamos empezamos a untarnos suavemente un aceite corporal que ella había traído especialmente para nuestro encuentro, los toqueteos y los masajes se convirtieron rápidamente en caricias mientras pasaban los minutos. Ella se excitaba rápidamente y empezó a masajearme nuevamente mi pene con una golosidad que empezaba a dejar de lado su pena (si, aunque no lo crean tenía pena¡¡¡), suavemente mientras ella se dedicaba a lamer mi pene empecé a masturbarla hasta que empezó a contraerse nuevamente en su orgasmo…

Abandonando el oral que me hacia le sobrevino su segundo orgasmo del día y una cara de relajación que me instaba a seguir proporcionándole placer; al recuperarse decidió seguir con su oral hasta hacerme correr nuevamente esta vez mientras nuestros cuerpos estaban juntos.

Decidimos darnos un baño para que pudiera ir a comprar algo de comer para recuperar fuerzas, allí mientras nos enjabonábamos uno al otro, comenzó a realizarme otro oral, ella sentada en la inodoro mientras que yo me aguantaba de las tuberías de la cortina para poder mantener el equilibrio, su excitación la llevo a masturbarse sola llegando a su tercer orgasmo mientras nos caía el agua de la ducha, aprovechando la oportunidad de que estaba sensible y para darle más placer la puse frente al espejo del baño y la bombee fuertemente por unos minutos hasta que ambos empezamos a sentir el cansancio, con su tercer orgasmo logrado y terminándome de bañar salí a buscar una pizza mientras la dejaba recuperándose en la habitación.

Después de comer, volvimos a desnudarnos y nos acostamos a ver un poco de tv, ella quería que yo tuviera otro orgasmo y nuevamente se engolosino con mi pene mientras yo la veía, cuando no se lo esperaba empecé nuevamente a masturbarla combinando la estimulación de su clítoris con la de su punto G que ya había encontrado previamente, su cuarto y quinto orgasmo fueron consecutivos, y mientras me pedía que me detuviera decidí que para eso habíamos venido y le provoque su sexto orgasmo, la acomode y nuevamente la penetre con fuerza hasta que estuve a punto de correrme, en ese momento se lo saque y me corrí sobre su estomago.

Me había decidido a hacer que su visita fuera lo más placentera posible y que se fuera sin ninguna de esa carga sexual que había acumulado, así que mientras descansábamos le sugerí que jugara con mi pene para que se distrajera y nuevamente volví a tomarla desprevenida y empecé con mi jugueteo en su vagina, fueron varios orgasmos consecutivos, tenía mucho tiempo sin ver a una mujer tener tanto y delicioso flujo corriendo por sus piernas.

Ella me decía que me parara pero yo seguía masturbándola, y llego el séptimo, el octavo, el noveno y el décimo, aquí perdí la cuenta porque ella empezó a masturbarme más rápido con un oral espectacular que me hizo correrme de nuevo en sus manos.

Todavía teníamos algo más de tiempo, así que esta vez la acomode con sus piernas abiertas y empecé a acariciarla nuevamente hasta que tuvo un nuevo orgasmo y en ese momento me monte sobre ella penetrándola y consiguiéndole dos nuevos orgasmos mas.

Satisfechos y cansados nos llego la hora de irnos y el fin de ese encuentro, pero con la idea de volver a encontrarnos, sea nuevamente en una de sus visitas o yo visitando su tierra natal, tristemente su itinerario de una nueva visita no ha coincidido con mi trabajo, pero estoy seguro que pronto les escribiré sobre un nuevo encuentro de ambos…

incorporo la version que ella escribio en su blog de la pagina en que nos conocimos:

50% pena, o las mejores 9 horas de mi vida.

Nos conocimos en está pag. A mediados del mes de marzo un chico sumamente agradable y muy sociable, conversamos acerca de los temas en común, me siento cómoda con el porque le hago preguntas que a otros ni me atrevería.

Conversamos ocasionalmente acerca de nuestras vida cotidiana le comentaba acerca de mis aventuras y desventuras en está pág. Pacientemente me escuchaba y me daba sus consejos, por motivos personales me vi en la necesidad de viajar hasta la ciudad donde el vive, nos pusimos de acuerdo y quedamos en encontrarnos, casualmente en esos días yo pasaba por una crisis en mi vida sexual y el estaba al tanto, lo cual como buen amigo dijo q me ayudaría a solventar…

Llegó el día acordado y yo estaba nerviosa puesto que no tengo mucha experiencia en este tipo de situaciones, le pase un mens de texto, temprano el cual no contesto, como es lógico hice suposiciones, no vendrá, me dejará plantada, etc. A las 7 y 45 no aguantaba el nerviosismo y tome la decisión de dar una vuelta para liberar un poco el estrés, bajo a la entrada del hotel con la intención de salir por los alrededores me quede un rato parada en la entrada cuando lo ví q llega, me sentí aliviada, y por supuesto aún más nerviosa.

Nos saludamos y subimos a la hab. Cuando entramos no podía disimular mi ansiedad, el me mostró todas las cosas que había traído recordándome la actividad que teníamos planificada para ese día, solo sexo, hablamos y reímos aligerando así un la tensión q sentía acto seguido empezamos a besarnos y a desvestirnos. Nos acariciamos, besamos y fue tanta la excitación q apenas estuve sobre el tuve mi primer orgasmo.

Ese día la pase muy bien ya que cumplió tal cual me lo había dicho, lo disfrute al máximo hasta más no poder hice cosas inimaginables y de varias formas , el momento cumbre para mi, fue cuando lo hicimos en el baño, recuerdo haciendole sexo oral debajo de la ducha y el agua cayendo sobre nuestros cuerpos luego la excitación cuando me penetro frente al espejo fue lo máximo, hicimos oral, sentí q me estaba partiendo en dos cuando me introdujo un consolador parte del arsenal q llevó, finalizando la tarde cuando le estaba haciendo oral, hubo un momento en que no se que movimiento hizo cuando me introdujo sus dedos dentro de mí, pero me toco de tal manera q enseguida alcance el orgasmo, y así continuo tocándome y sentía q los orgasmos me venían unos detrás de otros al mismo tiempo y yo no quería q se detuviera, me sentí muy bien, sin decir la cantidad de veces que llegue.

No hay duda de que sabe satisfacer a una mujer, Esa noche tenía que regresar me acompaño al terminal, Al día siguiente amanecí que no podía mover ni un músculo pero cada vez que recordaba el motivo, sonreía y me decía a mi misma, valió la pena…porq fueron las mejores 9 horas vividas de mi vida….




50% (1/1)
 
Posted by jrick11
1 year ago    Views: 146
Comments
Reply for:
Reply text
Please login or register to post comments.
No comments