Encuentro

Nunca pensé que esto me podría ocurrir, pero ocurrió. Es tan insólito que todavía me da vueltas la cabeza de sólo pensarlo.

Concurrí a esa oficina a efectuar un trámite de rutina. Estaba apoyado en el mostrador esperando que la empleada comprobara mis datos y me entregara la documentación que había ido a buscar cuando al levantar la vista dos ojos muy azules me estaban mirando...me estaban comiendo con la mirada.

Hacía tiempo que no andaba por esa oficina y nunca me había ocurrido algo así...pero ese chico visiblemente me estaba llamando detrás de la ventanilla. Concluí el trámite y fui hasta él. Me pidió que lo esperara un momento en el estacionamiento y sin saber muy bien por qué fue precisamente lo que hice.

A los pocos minutos de esperar él estaba allí. Lo vi venir hacia mi...era delgado, alto, de andar vistoso, llevaba su pelo largo y lacio caído a cada lado, vestía jeans, zapatillas deportivas y una campera verde y blanca. Tendría 19 años, quizás 20. Cruzó entre los coches con agilidad y en segundos su sonrisa estuvo muy cerca.

- “Hola...soy Antonio”, me dijo mientras me daba la mano y un beso en la mejilla. “Te conozco de vista hace tiempo, pero no me imaginé que hoy vendrías por aquí......tengo que hablarte......tengo que decírtelo.........estoy muy caliente con vos. Esta noche mis padres no estarán en casa. Qué tienes planeado hacer?”

Todo ese discurso me cayó como balde de agua fría. A mis 22 años, con mi novia y mi carrera universitaria a pleno no comprendía nada. Le pedí que se tranquilizara y por toda respuesta me dijo:

-“ Javier, esta noche a las 21 te espero en este mismo lugar. Sabrás muchas cosas que ignoraste hasta hoy. Te quiero ¡!!”. Y desapareció entre el tráfico.

Me retiré del lugar muy confundido. Esa noche mi novia tenía una reunión con sus ex condiscípulas, de modo que me encontraba libre para hacer lo que quisiera. Y eso fue lo que hice.

A las 21 me encontraba parado en el estacionamiento dónde había estado con Antonio a la mañana...y a los pocos minutos al mirar hacia la izquierda lo vi llegar al lugar con su sonrisa...pero con un toque de picardía.

-“Hola”, me dijo ...y me estampó un beso en la boca. “Vamos a otro lugar más tranquilo..??”

A poco de allí había una plaza con lugares bastante oscuros y hacia allí fuimos fumando y charlando como dos viejos conocidos. Nos sentamos en un banco de madera e inmediatamente tuve sus ojos contra los míos y su mano sobre mi verga a través del jean.

-“Javier, me dijo, hace tanto tiempo que deseaba volver a verte..” y su boca húmeda venía hacia la mía proponiéndome un beso que nunca había dado.

No pude pensar ni reaccionar de otro modo. Sus labios estaban contra los míos y sus manos comenzaban a rodearme. Manos grandes y deseosas y unos labios y una lengua que abrieron mi boca y derribaron mis prejuicios.

Allí estaba, en un rincón oscuro de una plaza besándome apasionadamente con un chico.

-“Vamos, me propuso, estoy loco por estar juntos un buen rato.”

Subimos a mi coche y entonces recordé a un jovencito con el que me había cruzado años atrás, casi un niño...era Antonio, el que ahora me guiaba hacia su casa mientras me acariciaba los muslos y la verga y me repetía lo caliente que estaba conmigo.

Estacionamos en un lugar seguro y me condujo rápidamente a su casa. Tan pronto cerramos la puerta su actitud fue aún más decidida. Esos ojos azules clavados en los míos dirigían la acción. Se quitó de un solo golpe toda la ropa que lo cubría desde la cintura para arriba y con sus labios contra los míos me desnudó el torso acariciando amorosamente mi espalda.

-“Javi, Javi...por qué me hiciste esperar tanto tiempo??”...me decía mientras sus manos ya recorrían mi entrepierna buscando liberar mi verga muy endurecida.

Sentí cuando la tenía en sus manos y cuando la introducía en su boca. No puedo asegurar en que momento terminó de desnudarme y de desnudarse él mismo.

Tampoco tengo muy en claro en qué momento estuvimos los dos de rodillas sobre su cama besándonos ardientemente y muy abrazados.

Pero yo estaba tan caliente a esas alturas que cuando sentí sus dedos lubricados trabajando en mi culo y mi verga ensalivada en su puerta no lo podía creer.

-“Javi....siempre he soñado con este momento....vamos a poseernos uno al otro...vamos...podemos hacerlo....te quiero...te deseo...estoy loco por vos..........” Nunca me había sentido tan deseado. Nunca había sentido ese extraño placer...y me entregué totalmente a él.

Sentí como su boca se fundía con la mía y su lengua buscaba mi alma, como su culo se relajaba dándome paso y como su verga iba penetrándome lentamente. Creo que abrimos los ojos en el momento en que ambos nos sentimos penetrados. No me pregunten cómo lo hicimos...sus manos obraron milagros colocando nuestras vergas y nuestros huevos en el lugar justo.

Lo demás fue un interminable viaje al cielo. Esa noche dos machitos de pelo en pecho nos cogimos como los dioses hasta quedar totalmente rendidos y dormimos abrazados llenos de placer.

Antonio me abrió las puertas de un nuevo mundo de placer.

Todo esto me resulta un poco extraño, pero esa noche con él fue real, muy real. A la mañana siguiente mi culito sentía una hermosa punzada y todo mi ser deseaba sentir aquél placer nuevamente.

Antonio...ya lo lograste. Te espero cada noche en el estacionamiento. Sólo quiero volver a sentirlo ¡!
100% (2/0)
 
Categories: AnalFirst Time
Posted by jmbig
3 years ago    Views: 151
Comments
Reply for:
Reply text
Please login or register to post comments.
No comments