Facu...(te quiero)

Hasta hoy no me animé a declarar mis sentimientos...pero ya no lo puedo resistir.

Fue para mí la mayor de las suertes que nos tocara ser del mismo curso en la secundaria. Allí estabas vos. Hemos sido compañeros y amigos...pero me ha ocurrido algo que no me esperaba.

Siempre me gustó estar cerca tuyo, salir con vos, charlar y estudiar juntos, practicar deportes.....incluso salir con chicas.

Pero no se que pasó...cuando ibas a competir en remo y no estuviste esos días en la escuela.....una noche al no poder dormir me encontré pensando en vos...tu imagen se me vino a la mente...la verga se me puso muy, muy dura...y me masturbé pensando en vos.

Primero me dio un poco de vergüenza...pero cuando me tranquilicé comencé a pensar un poco...y me di cuenta de que siempre ha sido así desde que te conozco.

Tengo un poco de temor de que me rechaces al saber que es lo que siento por vos. Lo único que te pido es que sigamos como hasta hoy si no querés dar un paso más...al menos así podré seguir un tiempo cerca tuyo, verte, escucharte, ser tu compañero y amigo.

No puedo explicarte por qué, pero me gusta tu cara. Sobre todo tu sonrisa cómplice y más aún desde que los dos nos pelamos y se te dibuja tan linda. Me encanta tu vozarrón de machote, tan seguro. Me gusta ver cómo te movés...con tanta firmeza y soltura a la vez. Me tienen loco tu espalda enorme, tu pecho cada vez más dibujado, tu cintura tan estrecha, tus piernas tan fuertes y tu culo tan firme y duro. Te pongas lo que te pongas, todo te queda bien: sos perfecto.

La imaginación se me disparó mientras me masturbaba...y nos ví a los dos totalmente desnudos. Vos me mirabas con tu hermosa sonrisa en la cara examinando mi cuerpo. Descubrías mi pecho bastante bien desarrollado, mis hombros cada vez más anchos, mi vientre bien marcadito, mis piernas y mi culo...todo te gustaba...y me mirabas a los ojos...aceptando la invitación a descubrirnos a fondo. Nos acercábamos poniendo nuestros cuerpos en contacto. Comenzábamos a acariciarnos y nuestras vergas a ponerse como garrotes...grandes y duras. Yo te agarraba los huevos con la mano derecha y la cintura con la otra mientras vos empezabas a acariciarme el culo. Me sentía en el cielo. Tu sonrisa me calentó como nunca y me animé a acercar mis labios a los tuyos...lejos de rechazar el beso, abriste mi boca y me metiste la lengua adentro...explorándome. Yo ya había pasado de tus huevos a tu verga y la tenía entre mis manos, acariciándola despacito. Pasaste de mi culo a mis pezones, acariciando todo mi pecho y me dejaste gozar de posar mis manos sobre tu hermoso culito.

Volviste a mi culo, abriendo mis nalgas y empezaste a jugar con un dedo sobre mi ano, mientras yo me prendía a tu espalda y sentía tu verga golpeándome en el vientre y tu lengua metida hasta mi alma. En el mejor momento me metiste el dedo en el culo y mi placer se hacía extremo. Creí que iba a acabar, pero separaste tus labios de los míos y me dijiste "no...todavía no...aguantá mi negro". Vos mandabas...yo obedecía.

Acariciando mi cabeza me llevaste hasta tu verga y metiste la cabezota en mi boca para que la disfrute y la ensalive bien. No se cómo hacías para no acabar en mi boca, pero suspirabas y gemías de placer.

Después me levantaste y me tendiste de espaldas, pusiste mis piernas sobre tus hombros y la cabeza de tu verga en la entrada de mi culo. Me moría de ganas de sentirte adentro, pero vos sabías que yo era virgen y no me querías causar dolor. "Ayudame a entrar..." me dijiste. Y yo empezaba a respirar profundamente y a empujar sobre la cabeza de tu verga mientras dilataba el ano. Lentamente comencé a sentirte dentro mío. Primero fue una sensación un poco dolorosa cuando el culo se me abría y después un enorme placer al sentir su cabeza adentro. Me llevaste una mano hasta el culo para comprobar que ya estaba poseído. "Ya sos mío" me dijiste. Mi verga estaba flojita, en ese momento el centro de mi placer estaba en mi culo...con tu verga adentro. Entreabrimos los ojos para mirarnos y saber que el placer de uno y otro era máximo. Tu verga es grande y en ese momento de tanta excitación estaba más grande aún. Me la dejaste un momento quieta y después bajaste mis piernas de tus hombros y las pusiste en tu cintura. Mi calentura era tanta que te ayudé a continuar la penetración hasta que sentí tus huevos chocando con mis nalgas. Ahora yo sólo llevé mi mano hasta allí para saber que no quedaba ni un centímetro que no estuviera adentro.

Bajabas tu pecho sobre mi y tu boca abierta sólo quería besar...besar hasta el fin. Tu ritmo era lento y profundo. Cada embestida de tu tronco me hacía encorvar la espalda y unirme más a vos apretando mis piernas alrededor de tu cintura. Mi verga se había vuelto a endurecer y mi culo a cerrarse más alrededor de tu poronga.

Nuestra unión era perfecta, total, profunda. Sentí que tu respiración se volvía más rápida y tu bombeo también . Mis manos te acariciaban la espalda, el culo, las piernas, los hombros...todo.

Acabamos juntos. Vos dentro mío y yo entre los dos. Mi mente estaba en cualquier parte...

Me despertaba con la cabeza sobre tu pecho y tu mano en mi espalda...los dos satisfechos...y me sonreías una vez más. "Te gustó, mi negro?" preguntaste...y yo dije "Si, mi amor..."

Ahora sé que quiero convertir esta fantasía en realidad. Y si es posible más...

Comencé a imaginar que mientras estabas dentro mío yo te metía un dedo en el culo y te gustaba...la verga se te ponía más dura todavía y tu placer era mayor. Y que después de descansar un poco, en medio de la borrachera del placer yo me pongo arriba tuyo y me ofrecés tu culo para que te posea. Tu culo es muy estrecho y cuando intento penetrarte bramas de dolor. Con tus manos abrís más tus nalgas y tu ano y me vas ayudando a entrar. La sensación es única. Finalmente somos uno para el otro. Toda mi verga está al mango en tu interior. Te acaricio toda la región entre el culo y la base de los huevos. Tu verga se para otra vez y tu culo me aprieta. Esta vez yo exploto dentro tuyo y te lleno de mi leche. "Gracias, mi negro"...me decís, y me coloco a tu lado para seguir besándonos hasta dormirnos.

Facu: estoy enamorado de vos. No me importa si está bien o mal...sólo quiero que lo sepas. Y que si sentís lo mismo que yo...no nos quedemos con las ganas !!!
100% (1/0)
 
Posted by jmbig
3 years ago    Views: 207
Comments (1)
Reply for:
Reply text
Please login or register to post comments.
1 year ago
esto es un relato de amor
gracias
Jay