Mi tía Inés (2ª parte)


Tras ser pillado por mi tía mientras la estaba mamando pensé que la cosa iba a estar rara entre nosotros cada vez que fuese a su casa, por eso tarde unas cuantas semanas en volver, mientras me masturbaba recordando el sabor de su vagina.
Pasadas unas semanas volví, estaba un poco tenso, después de comer, salí a fumar un cigarro (Mi familia no sabía que fumaba, eso creía yo) siempre iba al lado del río porque allí no me pillarían, encendí el cigarro y le di dos caladas y de pronto apareció Inés, yo tiré el cigarro rápidamente, ¿qué te pasa conmigo? Preguntó, nada le dije, ella se acercó un poco más a mí y me dijo, “no me hablas, me evitas, ¿qué pasa? ¿No te gustó como te la mamé el otro día? Si es eso puedo intentar mejorar, yo le dije que no, que había sido genial, pero que pensaba que ella estaría avergonzada por lo ocurrido, se acercó todavía más a mí, me agarró la verga y me contestó “¿crees que tener tu gran verga en mi boca me puede avergonzar? Lo que estoy es deseando mamarla otra vez, si tú quieres claro” “claro que quiero” “de todas formas te la iba a mamar aunque tú no quisieras, te debo una, tú me comiste el coño sin preguntarme si me apetecía”
Inés me bajó los pantalones y los calzones me agarró la verga y se la metió en la boca, me la mamó hasta que mi leche llenó su boca, me estaba dando cuenta de que le encantaba el semen, tras tragarlo me dio un cigarro y otro para ella mientras fumábamos me preguntaba si me había gustado y como a ella le encantaba mamar.
Aquello acabó por convertirse en costumbre después de comer yo salía a fumar e Inés salía después y me la mamaba para recibir su postre, un poco de leche caliente.
De vez en cuando para ponerme cachondo se ponía el vestidito verde y no se ponía bragas, se sentaba con las piernas abiertas para que viese bien su coño peludito, se agachaba para que le viese el culo, o iba al baño y meaba con la puerta abierta.
Así pasé el verano entre mamada y mamada, hasta que llegó la primera semana de septiembre teníamos la boda de una prima en Sevilla, yo no quería ir, mucho calor, mis abuelos, mi padre y mi hermana iban a la boda, y ya que estaban se quedarían una semana por allí y mi tío tenía un viaje de trabajo, estaría en Francia un par de semanas. Mi tía se ofreció a quedarse y a cuidarme esa semana. Hice la maleta y me fui para casa de mis abuelos, fui a mi habitación y empecé a deshacer mi maleta, Inés entró y me preguntó ¿No te gustaría dormir conmigo esta semana?, no lo dudé cogí mi maleta y la llevé a la habitación de mi tía.
Mientras deshacía la maleta mi tía comenzó a desnudarse, se puso el bikini y me dijo, voy a la piscina te espero allí. Al acabar me puse el bañador y allá me fui, Inés estaba tumbada en una tumbona boca abajo, con la parte de arriba del bikini desabrochado, me acerque y me dijo que le echase crema en la espalda, recorría con mis manos toda su espalda, cada vez bajaba un poquito más hasta que llegué a su culo, “Eso que estas tocando no es espalda” yo cortado subí de nuevo hasta su espalda, se desató las braguitas del bikini y me dijo “así la extenderás mejor, échamela bien que si me quemo el culo no me lo podrás tocar en toda la semana” comencé a recorrer su culo con mis manos “sepárame las nalgas y échame crema en el ano que no lo tengo acostumbrado al sol” cuando acabé se levantó totalmente desnuda y se metió en la piscina, yo fui tras ella y empezamos a besarnos y a juguetear “creo que deberías quitarte el bañador, o prefieres que yo me ponga el bikini” no tardé nada en deshacerme del bañador. Allí estuvimos unas dos horas tocándonos, besándonos y mamándonos en la piscina. Ella salió cogió su bikini y entró en casa, yo la seguí. Entramos en el baño y ella con sonrisa picarona me dijo “te hago una mamada rápida mientras nos duchamos y luego me voy a comprar” creo que jamás me corrí tan rápido, comenzó a recorrer mi verga con su lengua hasta llegar a los huevos, me los masajeaba, y me los chupaba, mi leche no tardo en salir hacia su boca.
Cuando mi tía volvió de la compra solo traía una bolsa de la farmacia y en ella había 5 cajas de preservativos, se quitó la camiseta, y me preguntó, “ ¿dónde me quieres follar?”, “aquí mismo” se puso de rodillas me bajó los pantalones y los calzones, yo me apoyé en la mesa de la cocina, y ella empezó a chupármela, tras un rato se puso en pie y comenzó a desabrocharse los pantalones, se los bajó lentamente, llevaba puestas sus braguitas negras, las de las grandes ocasiones (Inés tiene un conjunto de ropa interior negro y luego el resto son blancos del mercadillo) estaban mojadas, se las quitó, la cogí y la tumbé encima de la mesa le abrí las piernas y comencé a lamer ese chocho peludito y muy mojado, lamia su clítoris mientras introducía dos dedos en su coño, hasta que unos gemidos tremendos acabaron con unos espasmos vaginales que me escupieron una enorme corrida a la cara, sus piernas temblaban e Inés con la voz entrecortada balbuceo “métemela ya” yo iba a coger un condón y ella agarrándome del brazo me dijo “estoy muy caliente métemela ya, sin condón” nada más meterla mi tía empezó a gemir , cada movimiento que hacía iba acompañado de un grito de placer, y cada vez que sacaba mi polla de su coño escupía un chorro de corrida, no tardé mucho en correrme ya que verla gemir me ponía a mil, con el calentón me corrí dentro y mi verga continuaba dura así que decidí seguir, ante la calentura de mi tía pensé que a lo mejor se la podría meter por el culo por lo que hice una intentona sin decirle nada pero nada más meter la punta pego un grito acompañado de una bofetada “por el culo no”, continuamos follando pero esta vez me corrí en su boca.
Este es el principio de la mejor semana de mi vida en la que acabé haciendo una orgía con mis tias Ines y Charo y una vecina de 18 años (Tania).

100% (8/0)
 
Categories: FetishMatureTaboo
Posted by jlml
1 year ago    Views: 789
Comments (3)
Reply for:
Reply text
Please login or register to post comments.
1 year ago
tercera parte queremos la tercera parte porfavor
1 year ago
exelente
chicoespa...
retired
1 year ago
Buen relato, pero nos tienes que contar como siguió la semana jiji