¿PUEDO ORDEÑARTE? GUIA BASICA

Siempre que acabo hablando de fantasías con un chico, este me acaba confesando que en mayor o menos medida tiene fantasías que no se atreve a hacer realidad. ¿Masajes de próstata o jugar con su propio esperma? Suena estupendo en la teoría, pero a la hora de llevarlo a la práctica una extraña sensación de pánico se apodera de él y le impide hacerlo.

Mucha gente piensa que las fantasías son justamente eso, rinconcitos de nuestra mente donde jugamos con alocadas ideas que nunca podremos llevar a la práctica. Un amigo mío tenía la fantasía de que la madre de su novia, que era una mujer muy simpática, le descubría un día en la cama con la chica, y se unía a ellos con la sana instrucción de instruir al muchacho; obviamente esto no es muy probable que suceda, por lo que tiene que conformarse con imaginarlo. Ahora bien, que tu chica acaricie tu próstata o que participe en algún juego con tu esperma una vez te hayas corrido no es ni mucho menos imposible, antes al contrario, es algo que puedes conseguir con relativa facilidad si hablas con ella, eres sincero y también aceptas cumplir alguna de sus fantasías.

El problema principal es, de hecho, que muchos de vosotros, chicos, os cerráis a la idea porque tenéis miedo. No solo miedo de lo que ella vaya a pensar de vosotros, sino también miedo a que os sintáis forzados, incómodos e incluso “sucios” por culpa de todos esos prejuicios que nos han metido en la cabeza desde pequeños. Lo sé porque a mi ex, Fali, le pasaba continuamente al principio de estar juntos, y aunque disfrutaba enormemente cuando hacíamos ciertas cosas, a veces se le veía incómodo, sobre todo después de terminar, como quien se despierta después de una noche de borrachera y se avergüenza de las burradas que hizo.

A continuación os voy a dar varios consejos que yo misma he ido poniendo en práctica y perfeccionando con el tiempo. No hace falta que salgais con una chica TS para disfrutarlos, basta que seas hombre y tengas una pareja, da igual su identidad sexual. Lo ideal es que tu pareja lo lea, pero si te da vergüenza, léelo tú y explícaselo con calma, paciencia y mucho cariño.

CONFIANZA, TERNURA Y PASIÓN

El peor polvo de mi vida lo eché por echarlo. Era un chico mono, había mostrado mucho interés en mí y me dije: “¡Qué diablos!”, así que me fui a la cama con él. Desgraciadamente, él iba a lo suyo (creo que me veía justamente como una fantasía) y faltaba conexión entre ambos. No sé si él se pensaba que estábamos en una película porno, pero sus comentarios me sacaban de quicio, su manía de probar todas y cada una de las posturas posibles me agotaba la paciencia, por no hablar de que acabó bastante pronto y me dejó insatisfecha. Un buena conexión en la cama, sobre todo en el caso de las fantasías, requiere que las dos personas colaboren y pongan sus cinco sentidos en lo que están haciendo.

Si vas a jugar con la próstata de tu pareja, ya sea con un dedo, un vibrador u otra cosa, no lo hagas por cumplir, hazlo porque quieres él lo pase bien. Los hombres también tienen que sentirse seguros y confiados para disfrutar plenamente, así que intenta ser dulce y tierna las primeras veces, muéstrate excitada con su placer (si él no te está tocando, déjate llevar por sus gemidos) y demuéstrale que estás interesada en lo que haces. Tener a otra persona dentro de ti te hace sentir mucha vulnerabilidad, algo que las chicas sabemos pero que los hombres pocas veces se han planteado, y es necesario darles una sensación de confianza, control y seguridad que impida que se sientan mal.

Todo esto suena muy bien sobre la pantalla del ordenador, ¿pero cómo se hace en la práctica? Sin duda, cada pareja es diferente, pero quizá mi experiencia pueda orientaros. Por ejemplo, cuando yo penetraba a Fali, sobre todo al principio, me di cuenta de que se sentía mucho más relajado si le hablaba, de modo que mi voz y mis palabras, siempre suaves y coquetas, le ayudasen dejarse llevar. El cerebro puede excitarse muchísimo con las palabras, y si el cerebro está excitado, el cuerpo reaccionará en consecuencia. ¿Qué le decía? Al principio, cuando le iba lubricando, le decía: “Nene, qué ganas te tengo” o, si veía que su ano reaccionaba favorablemente, le susurraba con ternura: “¡Qué bien entro en ti! ¡No cuesta nada!”. Todo ello como una confidencia, no como una dobladora de pelis porno. Mientras te vas introduciendo, dices cosas como: “Me deslizo en tu interior, ¿me sientes?” o “Ábrete para mí, nene, ábrete así”, y luego le podía dar un beso o un mordisquito sensual, de tal forma que sintiera que aquello no era una fantasía suya, sino algo que nos gustaba a los dos, y que yo estaba disfrutando gracias a él.

Una vez dentro, es obligatorio ser suave, dulce, melosa incluso. Ya he hablado otras veces de la importancia de lubricar, de ir penetrándolo poco a poco, de no esperar que la primera vez le entre el acorazo Potemkin con toda su tripulación vestida de gala... así que no volveré sobre dicho tema. Sí os comentaré, no obstante, que es importante que demuestres que disfrutas, porque el placer no solo tiene por qué mostrarse mediante el estímulo físico de tus zonas sensibles, sino que puedes estar excitada porque tu chico tenga una cara de placer absoluto o incluso porque pienses en lo que vas a hacerle a continuación. Eso sí, sé natural, nada de gemidos falsos y prefabricados, basta con mostrar una respiración agitada o una mezcla de risita y exalación, lo que sea que demuestre que este es un juego entre dos.

Me gusta estar dentro tuya” es una forma sencilla de hacerle saber que estás ahí, pero también es bueno que le hagas ser protagonista, no solo receptáculo de tus mimos: “Muévete como tú sabes, nene” es una buena idea si a él le gusta participar agitándose y buscando la postura que le haga disfrutar al máximo. No obstante, al principio eso no es común, por lo que yo busco formas sencillas de hacerle sentir parte fundamental del juego. Por ejemplo, cuando lleves un rato tocándole, dile: “Nene, no puedo más, déjame que te lo meta hasta adentro”, eso es algo que les excita muchísimo porque les recuerda al placer de la penetración, pero al mismo tiempo significa una refrescante inversión de roles que le da menos miedo por el hecho de que solo irás más adentro si él te da su consentimiento (y no importa lo emocionada o excitada que estés, respeta sus deseos); si estás con un solo dedo, puedes preguntarle si puedes introducirle otro más, pero siempre con tono afable, no como una curiosidad ni algo perverso, sino como una forma sencilla y natual de hacerle alcanzar nuevas cotas de placer. Si has empezado muy despacio, le puedes decir: “No aguanto, no puedo más, déjame hacértelo fuerte”, aunque obviamente no debes pasarte, simplemente ve más rápido con el ritmo y, si le gusta, procura presionar con más fuerza para que su próstata reciba un mayor estímulo. Con total naturalidad, con el mismo cariño que le preguntarías si te quiere, le dices al rato: “¿Puedes sentirme deslizándome dentro de ti?”, pues eso también es una inversión de roles que no le hace sentir vulnerable. Tras esto, pueden intentar preguntarle “¿Qué es lo que sientes?”, es muy posible que su excitación aumente al ir describiéndotelo, a la par que tú puedes ir experimentando: “¿Y si me muevo así, cómo se siente?”, de tal manera que entre ambos vayáis dando forma al juego.

OTROS ESTÍMULOS QUE NO PODÉIS OLVIDAR

Que juegues con su próstata no quiere decir que solo le estimules ese punto de su fisonomía. Los hombres no suelen ser conscientes, pero tienen montones de puntos sensibles que, bien estimulados, pueden ayudarles a alcanzar un orgasmo muy placentero. Uno de estos puntos son los labios: bésalo despacito, acariciando sus labios con los tuyos, mordiendo con suavidad, acariciando con la lengua pero no dejando que la suya te alcance. Otro es el cuello o la espalda, también las nalgas, donde un mordisquito, un beso lento o una lengua bien húmeda pueden darle un delicioso escalofrío que recorra todo su cuerpo. Los pezones son tremendamente sensibles, máxime si tenemos en cuenta que los hombres no suelen hacerles caso. Al principio lámelos y bésalos, pero después no dudes en apretarlos e incluso morderlos, descubriéndole nuevas formas de placer. Mientras haces esto, puedes ralentizar el ritmo de la penetración, puedes pararla completamente pero quedándote dentro de él o puedes retirarte para que la zona descanse y volver a aplicar lubricante; esto último es lo mejor las primeras veces.

¿Puedes masturbarle o chupársela como forma de estímulo? La idea es que descubra nuevas formas de placer distintas al coito convencional, más lento pero también más intenso. Quizá hacerles leves caricias en el pene o lamer partes de su glande que habitualmente no tocas durante la felación sea buena idea, pero no vayas más allá de eso. Si te pide que acabes con él de forma convencional, niégate pero con amabilidad: “Esto te va a gustar más” o “Tu nena sabe lo que necesitas” son dos formas elegantes y picantes de cortar la discusión.

Un problema habitual que tenemos las chicas es el de nuestro propio placer. No tengas problema en masturbarte mientras juegas con él, porque eso no va a hacer más que excitarle, aunque debes intentar acompasar tu placer y el suyo. Si te gustan los juegos anales, él también puede penetrarte con su dedo o con un vibrador. En ese caso es estupendo que os expliquéis el uno al otro lo que sentís, pero recuerda siempre que estás cumpliendo su fantasía, y que ya te lo pagará después. No os obsesionéis con correros juntos, ni con daros placer al mismo tiempo: esto no es un polvo convencional.

RECOGIENDO LA LECHE

La forma de acabar es importante, porque es el recuerdo más intenso que le va a quedar, y a la larga es lo que va a hacer que quiera repetir o no. Si tu chico lleva varios días sin eyacular, es muy posible que tu masaje haga que se corra incluso si no le estimulas el pene. Es una eyaculación muy placentera, incontrolable y potentísima, y debes reafirmarle positivamente, ya sea felicitándole con palabras, ya sea demostrándole de alguna otra forma lo mucho que te ha excitado, por ejemplo: “¡Qué bien lo has hecho! ¿Me dejas que te limpie?”, pasando a lamer parte de lo que ha soltado, aunque esto solo lo debes hacer si realmente te excita o te gusta el sabor de su esperma. Es muy importante reafirmarle porque hace que tras el sexo no venga un bajón, sino que sigues mostrándote interesada en él y haces que el juego se alargue más allá del coito, normalizándolo.

En ocasiones, los chicos van soltando pequeñas descargas de esperma en lugar de una grande. Si no te disgusta su esperma, puedes recoger esa pequeña dosis y preguntarle: “¿Te importa si la pruebo?”, de tal forma que la excitación se incremente y siga eyaculando, diciéndole: “¡No me lo puedo creer! ¿Aún más?”, reafirmándole y haciendo que la experiencia sea agradable. Si no te gusta consumir su semen, no te preocupes, puedes cogerlo y untarlo en tu vientre o en tus pechos, lo que suele excitarles igualmente y te ahorra un mal sabor de boca.

Hay veces en las que, más allá de algunas gotas, el chico no se corre. No pasa nada, en ocasiones es que está nervioso, en ocasiones es que tiene poco esperma, en ocasiones es que su fisonomía es así. Puedes dejar que te penetre y eyacule dentro de ti, pero el preservativo no es recomendable en estos casos, primero porque se tarda un poco en colocarlo, pero también porque va a restar sensibilidad al pene, que está sensibilísimo a esas alturas. Como último remedio, mastúrbalo y haz que se corra en tus nalgas, tus pechos o tu abdomen, incluso en tu rostro o tu boca si eso no te disgusta (yo odio que se me corran en la cara, pero cada persona tiene sus preferencias).

Una vez que haya acabado, quédate a su lado, acaríciale, bésale, disfrutad de vuestra compañía. Explícale qué es lo que más te ha gustado, y si él se siente cómodo, que él también te ofrezca su opinión. Hazle sentir especial, que se siente orgulloso.

Ah, chicos, esto es para vosotros. La chica no es vuestra esclava, no es un juguete, simplemente os quiere ayudar a cumplir una fantasía. Eso quiere decir que tenéis que ser honrados y justos: primero, devolvedle el favor haciendo que tenga un buen orgasmo lo antes posible; segundo, vosotros tenéis que ser igual de gentiles y cariñosos cuando vayáis a cumplir alguna fantasía de ella. Una relación sexual no es solo sacar el máximo placer uno mismo, sino también ser capaces de dar ese placer a otra persona.

PRÓXIMAMENTE: ¿PUEDO ORDEÑARTE? GUÍA AVANZADA

100% (16/0)
 
Categories: AnalFetishShemales
Posted by gitanilla_andaluza
1 year ago    Views: 1,229
Comments (10)
Reply for:
Reply text
Please login or register to post comments.
11 months ago
mejor explicado imposible
1 year ago
Muy buen relato...
1 year ago
Buen texto. me ha gustado mucho.
1 year ago
Excelentemente morboso y excitante la forma en que lo explicas
JaviAlba
retired
1 year ago
Aprendo mucho con tus textos! besitos
gitanilla...
retired
1 year ago
Yo creo que el sexo debe ser, también, sentimiento. No te voy a decir "amor", porque eso no es cierto, pero sí es verdad que cuando quiero compartir la intimidad de mi cuerpo con otra persona es porque hay algo en ella que me llena, no solo su físico, sino también su forma de ser, de mirarme, de expresarse... quizá sea un sentimiento efímero, pero el encuentro sexual también es efímero, así que casan perfectamente bien.
1 year ago
Como siempre, y como dice "soulbilbao" otra lección magistral; y es que lo clavas en cada uno de tus escritos.
De todas formas creo que hay fantasias que pueden desvanecerse cuando se cumplen; no por haberlas realizado, sino porque hayan decepcionado como "el peor polvo de mi vida"
Me gusta mucho, Gitanilla, lo que dices de la ternura y como lo dices: Concibes la ternura positivamente, y no como inhibición de una meta sexual como cree casi todo el mundo. Es, a mi modo de ver, una constante en tus escritos que el sexo no se divorcie del sentimiento.
TQM
1 year ago
otra leccion magistral sobre como compartir una relaccion sana y excitante en libertad, felicitaciones niñaaaaaaaaaa :)
1 year ago
Bravo!!! Un texto interesantísimo y muy bien escrito y desarrollado, me encanta. Mi pareja me a insinuado varias veces de practicarme la penatración anal con los dedos como tu explicas, pero tenia mis dudas por una mala experiencia de pequeño, realmente tus explicaciones me han dado mucha confianza, Muchas gracias!!!!
1 year ago
Pensamos igual/te doy la razon en muchisimas cosas que has escrito aqui, aunque yo por desgracia solo las he podido pensar en la teoria, nunca he tenido la posibilidad de llevar absolutamente ninguna de ellas en la practica, pero el concepto de la psicologia y de como afecta eso a la hora del sexo, me parece que pensamos de la misma manera. Me ha encantado leer esto ^^