DEDO EN EL CULETE

Ya he comentado en varias ocasiones que, de vez en cuando, le hago masajes de próstata a mi chico. Hay gente que es fanática de dichos masajes y que lo consideran pilar clave de una buena sesión de sexo, pero para nosotros es más bien un juego que practicamos cuando a alguno de los dos le apetece, y que compaginamos con muchas otras prácticas, juegos y diversiones.

Hablando en privado sobre el tema, algunos me habéis preguntado cómo logró convencerme mi chico para que se lo hiciera. Y la verdad es que es una pregunta que me sorprende muchísimo, porque lo cierto es fue justamente lo contrario: ¡fui yo quien tuvo que convencerlo!

Yo ya había aprendido a hacer esta práctica con un chico inglés erasmus (vamos, que estudiaba en mi misma universidad) con el que tuve una aventura que más o menos duró un curso. Como estábamos seguros que no íbamos a seguir viéndonos después de los exámenes, lo cierto es que nos dejamos llevar y lo pasamos estupendamente. Algún día os contaré más sobre aquel periodo, pero hoy no.



Me parece interesante que la mayoría de los chicos penséis que a todas las mujeres nos disgusta esta práctica, porque lo cierto es que la mayoría de las conocidas que la han hecho disfrutan bastante con ella. Obviamente este es un tema del que las chicas no solemos hablar en público, es decir, no estás tomando un café y le preguntas a tu amiga si le suele meter el dedo en el culete a su chico. Pero tengo algunas muy buenas amigas con las que hablamos de sexo sin tapujos, y con ellas sí he tocado el tema, comprobando que algunas no es que lo practiquen... ¡es que lo adoran!

¿Qué nos resulta tan excitante de esta práctica? Creo que depende mucho de la persona y de la relación que tenga. Por ejemplo, una de mis amigas dice que le encanta porque es una cosa que muchos chicos quieren hacer pero no se atreven a pedir, de tal manera que cuando ella se lo ofrece a un chico al que apenas conoce, queda genial tanto si él quiere como si no le interesa, dándole un aire de mujer moderna y cosmopolita. No obstante, a la pobre también le ha sucedido que alguno se ha asustado ante la idea y se ha puesto tan nervioso que luego no ha sido capaz de cumplir, no sé si por miedo a que ella lo fuese a penetrar por sorpresa.

Otra de mis amigas dice que le gusta hacerlo porque es una forma de dominar a su chico. Pero no lo dice en plan dominatrix, sino más bien que es una forma de quitarle las tonterías. La verdad es que el novio es bastante “macho alfa”, y si me apuráis yo diría que también es un poquito gilipollas. Pero cuando ella le mete el dedito, se acabaron las tonterías, primero porque es ella la que sabe hacérselo (no sé si los chicos os podéis alcanzar ahí solos, pero imagino que aunque alcancéis, seguramente no es lo mismo), pero también porque es mi amiga la que marca los ritmos. No menos importante, al novio parece ser que le gusta mucho la sensación, por lo que se derrite como la mantequilla. Vamos, que no es que la chica esté con un látigo dándole órdenes, simple y llanamente le demuestra que el sexo es cosa de dos, no un mero meter y sacar.

Acabo de darme cuenta de que algunos seguramente os pondréis nerviosos al pensar que las chicas hablamos de nuestros ligues/novios entre nosotras. Bienvenidos al mundo real. Aunque si os tranquiliza saberlo, generalmente hablamos para comparar y buscando consejo. Salvo cuando nos toca un chico especialmente inepto, raro o estúpido. Ahí sí que nos reímos, y mucho.



Bueno, a lo que iba: ¿qué es lo que me gusta a mí de este tipo de masajes? Yo llevo ya bastante tiempo con mi chico, así que obviamente no es una cosa que haga para parecer moderna. Además, ambos nos respetamos, por lo que no necesito hacerle nada para recordarle que somos iguales. Personalmente me gusta porque le da placer, así de simple y sencillo. Es una cosa que le da gusto, que le hace sentir de una manera diferente, y que a mí me encanta porque a él le encanta. Si te gusta tu pareja y disfrutas solo por el hecho de que la otra persona disfrute, me entenderás. Además, me gusta estar en su interior, me parece una experiencia agradable y me permite sentir que estamos mucho más vinculados. Obviamente, con un chico por el que no sienta nada me daría igual, pero con mi chico es así.

Sinceramente, creo que lo mejor es que cada cual haga las cosas que más le gusten. Quizá mis razones no os convenzan u os parezcan tontas, pero el hecho es que es una experiencia que me gusta vivir y que a él le gusta compartir conmigo. Y es que el sexo, el buen sexo, creo que debería ser entregarse a la otra persona y, al mismo tiempo, recibir a la otra persona. Sin más reglas que las que vosotros confeccionáis, sin miedo al qué dirán. Tan solo el placer, el deseo y el saber que la otra persona es tan tuya como tú eres suya.



100% (4/0)
 
Categories: AnalMasturbation
Posted by gadessexi
7 months ago    Views: 517
Comments (4)
Reply for:
Reply text
Please login or register to post comments.
7 months ago
a mi me encanta... lo has explicado de maravilla
7 months ago
El masaje prostático hecho con habilidad es un diez siempre :D
7 months ago
la verdad es que es un gran placer. Y no solo con el dedo, si no tambien con vibradores e incluso un arnes
7 months ago
Apoyo totalmente tus razones. No hay mejor manera que disfrutar con la persona que comparte tu vida al 100%. Y sin tabúes ni prejuicios. Y es más, yo creo que muchos chicos no permiten que sus chicas lo hagan(por mucho que a ellos les pique la curiosidad) por miedo, tal como has dicho, al "qué diran" ya que tienen la mentalidad ofuscada y siguen pensando que "eso es de gays".