¡EXCÍTAME!

Hay días es los que siento como si ardiese por dentro, y tan pronto como agarro a mi chico lo lanzo sobre la cama, le bajo los pantalones y, húmeda como estoy, lo introduzco dentro de mí sin perder ni un solo momento. Pero otras veces, en la mayoría de las ocasiones, aunque la idea de tener sexo con mi novio no me desagrada en absoluto, mi cuerpo tarda un poco en reaccionar. Mi mente está excitada, pero mi cuerpo necesita algunos incentivos.

El tema de excitarnos a las chicas no es poca cosa. No es solo que el sexo se disfruta más y mejor cuando los dos están completamente entregados, sino también el hecho de que nosotras necesitamos estar excitadas y predispuestas para lubricar (vulgo: para estar mojadísimas) y dilatar bien, de tal forma que la penetración sea fácil, placentera y confortable.

Desgraciadamente, los hombres no siempre tenéis muy claro cómo excitar a una mujer. En una ocasión, con un chico con el que estuve, le dije que iba a necesitar que me excitase un poco, y lo que hizo fue tirarme un pellizco en un pezón. ¡Un pellizco! ¿Se creería que eso era un botón como el de encender el ordenador? Otro muchacho se limitó a sacársela y a darme golpecitos con ella en la pierna, cosa que ni resultaba excitante ni nada, aunque sí un poco cómica. Lo cierto es que hay montones de formas de excitarnos de forma sencilla, íntima y agradable. Yo voy a hablar de lo que funciona conmigo, aunque obviamente cada mujer es diferente y esto no puede entenderse como un “manual de instrucciones universal”.

Lo que tienes que tener siempre presente es que has de dedicarme tiempo. No hay botón mágico, no hay palabra secreta, tienes que excitarme y eso es algo que lleva más de un par de minutos. Intenta disfrutar por lo tanto con lo que haces, excitarte también con ello, y así ambos nos encontraremos con muchísimas ganas y disfrutaremos bastante más.

Si ya estoy en tu cama, se puede decir que es bastante fácil excitarme. Basta con que me abraces, me acaricies el pelo y me hables de manera suave. Puedes contarme cualquier cosa, aunque debo reconocer que si en esos momentos me dices que me ves muy guapa o que te encanta el tacto de mi piel, desde luego no me voy a enfadar. Puedes darme besitos, por ejemplo en la mejilla, el pelo o la frente, y poco a poco ir pasando al cuello. Cuando llevemos así un rato, es seguro que mi cuerpo empezará a reaccionar muy positivamente, y me entrarán unas ganas enormes de besarte. Recuerda que besar es todo un arte en sí mismo: a mí me encantan los besos largos en los que jugamos con nuestros labios, nuestras lenguas se rozan y puedo disfrutar lentamente del sabor de su boca. Cuando llevemos un rato, es más que probable que estemos rozándonos y acariciándonos sin ni siquiera haber pensado en ello, y ahí ya no habrá marcha atrás posible. Todo este proceso puede llevar entre treinta minutos y una hora, pero te puedo asegurar que me voy a dedicar a fondo contigo, y además tú mismo estarás mucho más sensible y excitado tras tanto beso y caricia, por lo que te puedo asegurar que esa noche vas a dormir como un bebé.



Si no es por la noche o no me voy a quedar a dormir contigo, obviamente es más difícil tenerme entre tus sábanas. Una forma muy agradable de excitarme es, no obstante, dándome un masaje. Puedes empezar por el cuello, las sienes o las manos, y entonces ofrecerme a tumbarme en la cama para seguir con el resto del cuerpo. Es posible que no tengas ni idea de cómo dar un masaje, que no tengas aceites ni aromas en tu casa, que pienses que esto no es para ti. Grave error: puedes comprar una crema corporal en cualquier supermercado, alguna marca blanca que sea barata y tenga buen olor, y con eso podrás hacer masajes y dejar una gran sensación en mi cuerpo. Entiendo que no sepas dar masajes, pero en Internet puedes encontrar vídeos y guías para hacer masajes muy sencillos, pero igualmente relajantes. Piensa que una de las cosas que me va a excitar es sentir tus manos contra mi piel desnuda y estremecerme ante el placer que siento cuando me tocas. No seas bruto y no te lances hacia mis pechos, simplemente céntrate en mi espalda, mis piernas y si quieres también mis nalgas. Cuando pase un rato estaré tan increíblemente mojada que no podré evitar lanzarme sobre ti.



Si realmente eres torpe, pero que muy torpe con los masajes, o si simplemente quieres probar otra cosa, te recomiendo un truco sencillísimo. Pásame lentamente las yemas de tus dedos muy suavemente por mi espalda desnuda, de arriba a abajo al principio y luego probando otros ritmos, y de vez en cuando comienza a besarme la espalda, muy despacito, haciendo fuerza con tus labios contra mi piel desnuda. Esta sensación también es muy agradable y me excita muchísimo. Por supuesto, si eres buen masajista, nada te impide intercalar masaje y besos.

Finalmente, una cosa simple pero muy excitante es darme un masaje en los pies. Me excita muchísimo que me toquen los pies, y además es algo que me relaja enormemente, por lo que si estamos viendo una película y empiezas a masajearlo casualmente tal vez te arriesgues a no ver el final. Lo malo de los pies es que lleva bastante tiempo, además de necesitar que sepas un poquito de masajes (por ejemplo, no te centres solo en la planta de mis pies, juega también con mis dedos, con mi talón, etc.), aunque a la mayoría de los chicos les gusta bastante tocarme los pies y lo encuentran una experiencia igualmente relajante.



Los pies, por cierto, también me los puedes estimular de otra manera. Me encanta que me los besen e incluso que me pasen la lengua por ellos. Si le dedicas tiempo a lamerlos y besarlos, obtendrás el mismo resultado que si me dieras un masaje. Esto no os gusta a todos los chicos, y por supuesto no os voy a exigir que lo hagáis si no os gusta, pero aquellos que lo disfrutáis realmente os volvéis unos fanáticos de esto, cosa que me parece maravillosa, porque no me importa que me lo hagas siempre que me vez.



Y para acabar, unos consejos básicos. Si quieres excitarme, no importa solo lo que hagas, también cómo estés tú. Entiendo que un domingo frío de invierno no vas a estar vestido de chaqueta para recibirme, pero tienes que cuidar algunos detalles o me vas a hundir la libido. Procura estar afeitado o, si tienes perilla o barba, tenerla mínimamente arreglada, para que no me pinches y disfrute besándote. Una ducha no hace daño a nadie, y unas gotas de colonia o el olor a un gel de baño diferente (¡ummm, chocolate!) van a hacer que me acerque a tu cuerpo con más ganas. Uñas cortas y limpias. Lávate detrás de las orejitas. ¡Comprueba que no tienes pelusa en el ombligo! Y la ropa interior limpia, por lo que más quieras, que no quiero ver cómo el calzoncillo sale a andar por iniciativa propia una vez que te lo has quitado. A mí no me importa que tengas el vello largo en el pene y los testículos, pero si lo tienes cortito o si simplemente te los has rapado voy a estar más predispuesto a jugar con mi lengua por esa parte.

Si para ti el sexo es llegar y meterla, probablemente todo esto que te he dicho no te haga demasiada gracia. No obstante, te aseguro que esto es mucho mejor, hace que nuestros encuentros sean más largos y memorables, que yo esté mucho más receptiva y, además, hace que sienta que eres especial porque me dedicas tiempo. Más importante, la mayoría de los chicos acaban disfrutando de estas experiencias, y nada impide que los preliminares sean aún más largos, siendo yo la que te de luego un excitante masaje (¿te han masajeado alguna vez la espalda con unos pechos?). Es otra forma de disfrutar del sexo. Quizá no sea la mejor, pero a mí es la que más me gusta.

100% (7/0)
 
Categories: FetishHardcore
Posted by gadessexi
1 year ago    Views: 560
Comments (6)
Reply for:
Reply text
Please login or register to post comments.
10 months ago
me ha encantado tu relato sobretodo a lo que refieres sobre masaje en los pies .. me gusta hacer masajes o a lamer los pies de alguna chica
1 year ago
Da igual que la ames o que no, a una mujer siempre hay que hacerle el amor, no follársela
Mrgoodguy88
retired
1 year ago
Leyendo esto dan ganas de intentarlo contigo :P

La verdad es que todas las veces que he intentado excitar (y de eso hace mucho tiempo) muy pocas he obtenido resultado, y es que me he dado cuenta que cuando más excito a una mujer, y en concreto a mi pareja es cuando no lo busco.. es curioso, pero funciona
1 year ago
Buenas claves... Me reí mucho con el penúltimo párrafo
discretoa...
retired
1 year ago
Me ha encantado tú relato. Estoy plenamente de acuerdo.
1 year ago
Como todo lo que has escrito hasta ahora...genial. Tus consejos son un gran aporte para el mundo masculino. Gracias.