Sorprendiendo a mi tio

Todo ocurrio una tarde de verano. Mi familia y yo nos alojabamos por aquel entonces en una casa rural cerca de la sierra. Era un lugar pintoresco, alejado a unos 2 kilometros del pueblo mas cercano. La casa era muy bonita, de varias plantas, y desentonaba bastante con el medio que la rodeaba. Aun asi, era un lugar idoneo para pasar unas vacaciones en familia.

Yo estaba encantado por aquella experiencia. A mis 20 años, gozaba de plena juventud, y me pasaba todo el dia tomando el sol, nadando en la piscina y navegando en el ordenador, algo normal en un chico de mi edad. Mis primos y yo siempre habiamos estados muy unidos y estas vacaciones eran como una fiesta permanente para nosotros. Eramos unos 10 primos, y yo era el mayor de todos.

Pero aquello no era lo que mas me llenaba de gozo. Lo que mas me gustaba de todo aquello eran mis tios. Mis tios ya estaban bien entrados los 40, edad que a mi en un hombre se me hacia totalmente irresistible. Se pasaban todo el dia nadando en la piscina o viendo la television, pero siempre en bañador, por lo cual se llevaban todo el dia luciendo sus esplendidos pectorales. Ninguno de ellos iba al gimnasio, pero hay que añadir que todos se conservaban bastante bien.

De entre todos ellos, mi favorito era mi tio Mario. Era un hombre irresistible para mi. Tenia 47 años por aquel entonces, pelo moreno, aunque peinaba alguna cana, siempre aparentaba tener varios años menos. Su sonrisa era una de las mas bonitas que he visto en mi vida, la cual estaba adornada por un precioso bigote negro que cubria su labio superior. Por si fuera poco, tenia el pecho totalmente velludo, mas que nadie en la casa, incluyendome a mi, que tambien poseo bastante. Era un hombre de infarto, y cada vez que pasaba cerca de mi, se me aceleraba el corazon.

Todas las noches me masturbaba pensando en el. Era mi unico remedio a los calentones que me provocaba. Deseaba a mi tio. Queria besar su bigote, acariciar su pecho velludo, chuparle esa polla tan rica que marcaba por debajo del bañador. Queria ser su juguete sexual. Pero era mi tio y sabia que eso nunca iba a ocurrir.

Pero ocurrio. Una tarde como otra cualquiera, estaba en la piscina con mis primos. Eran sobre las 6 de la tarde, hora a la que nosotros acostumbrabamos a merendar. Decidimos salir de la piscina e ir a prepararnos unos bocadillos. Nuestras madres estaban en la cocina, y mis tios estaban todos durmiendo la siesta en los dormitorios del piso superior. Habian estado toda la mañana de compras y estaban bastante cansados.

Mientras ibamos comiendo, poco a poco fueron bajando uno por uno mis tios, recien despertados de la siesta. Saludaban a todos y se incorporaban a la merienda. Pero mi tio Mario fue el unico que no aparecia. Tras casi pasada una hora, todos habiamos acabado de comer, excepto tio Mario que aun seguida durmiendo. Las mujeres, tras dar de comer a los pequeños, recogieron la mesa y se fueron a la piscina de nuevo, Lo mismo hicieron los demas.

Yo en cambio, decidi ir al baño a orinar. Tras ello volvi al comedor ya que la salida hacia la piscina se hallaba alli. Me percate de que habia una taza de cafe encima de la mesa, pero no le di importancia, seguramente se olvidaron de recogerla, asi que segui caminando. Cuando estaba a punto de salir del comedor, la esposa de mi tio Mario, mi tia Inma, entro por la puerta y me dijo:
¡Oh menos mal! Creia que no habia nadie aqui dentro. ¿Puedes subir a mi habitacion y despertar a tu tio Mario? Iba a subir yo pero acabo de entrar en la piscina y estoy empapada. Sube y despiertalo por favor, se va a enfriar el cafe que le prepare.

No me lo podia creer. Mi tia me habia encargado despertar a mi tio. El simple hecho de poder entrar a el dormitorio de mis tios me parecia excitante, pero hacerlo mientras mi tio duerme, me resultaba aun mas. Le dije a mi tia que no se preocupara, que yo me encargaba. Ella se dio media vuelta y volvio a la piscina con los demas.

Subi las escaleras con el corazon palpitando a mil por hora. Estaba a punto de entrar a la habitacion de mis tios a despertar a mi tio Mario. Quien sabe, a lo mejor dormia en boxers, y podia ver su paquete apretado por debajo de la tela. Mi imaginacion se disparaba mientras subia las escaleras. Finalmente, llegue al piso de arriba y me dirigi a la habitacion de mi tio Mario.

Sabia que no podia entrar asi sin mas, podria enfadarse, asi que por precaucion, di varios golpes en la puerta. No se oia nada al otro lado, ni siquiera ronquidos. Me resulto bastante extraño, ya que mi tio Mario tenia unos ronquidos bastante fuertes. Volvi a golpear la puerta. Seguia sin tener respuesta. Asi pues, agarre el pomo de la puerta y la abri poco a poco.

Entonces descubri porque no tenia respuesta. Mi tio estaba tumbado en la cama, boca arriba, con las piernas separadas, luciendo una hermosa polla erecta que debia de medir unos 20 cm. Estaba acariciandola, jugando con ella, se notaba que estaba tremendamente excitado, ya que de la excitacion tenia los ojos cerrados y no se percato de que habia abierto la puerta.

Y me encanto que fuera asi. Tenia delante mia al macho mas maravilloso que habian visto mis ojos, con ese bigote espeso y ese frondoso pecho velludo, gozando de sus fantasias mientras jugueteaba con su tremendo miembro que no tenia nada que envidiar a los de los actores de las peliculas porno que yo solia ver.

Entonces me percate de por que no habia oido los golpes en la puerta: tenia puesto unos auriculares, conectados a su telefono movil, el cual estaba sobre la almohada de la cama. Por la posicion en la que estaba colocado, diria que estaba viendo una pelicula porno en el movil, y que la excitacion era tan grande que continuo sin necesidad de seguir viendola, solo escucharla.

Sabia que no podia estar ahi eternamente, asi que me dispuse a hacer algo. Camine hacia la cama y me detuve justo al lado de mi tio. A esa distancia podia percibir aun mejor las delicias de su cuerpo. Tanto vello en ese cuerpo me tenia excitadisimo, mi polla estaba a punto de reventar de solo ver a semejante macho. Pero no podia quedarme ahi, tenia un recado que hacer.

Me incline para acercarme y le di varios golpecitos en su hombro. Inmediatamente, mi tio Mario abrio los ojos, giro su cabeza hacia mi y dio un tremendo salto hacia atras, el susto que se llevo fue tremendo. El telefono movil, el cual estaba conectado a los auriculares, salio disparado, golpeo el suelo y se rompio en varios trozos. Mi tio se levanto como pudo y comenzó a buscar sus calzoncillos por la habitacion, mientras trataba de emitir palabras.
Co…Co…Co…Cu…Cu…Cuan…¿Cuando has entrado?

La conmocion era bastante fuerte para el, no sabia que hacer. Temia que se enojase conmigo o peor aun, que le diese un infarto. Visualice los calzoncillos de mi tio justo al lado mia. Eran unos calzoncillos cortos, de color azul oscuro. Me incline para cogerlos y se los entregue, con la esperanza de que asi se calmase
Gra…Gracias.

En una milesima de segundo, mi tio Mario se coloco los calzoncillos. Aquel maravilloso miembro dejo de estar a la vista, quizas eso fuese mejor. Ahora se encontraba apretado debajo de los calzoncillos, y por la manera en la que se marcaba, podria decir que aun conservaba la ereccion.

Mi tio se echo las manos a la cabeza, intentando asimilar lo ocurrido, andando de un lado para otro de la habitacion y lanzando grandes suspiros. Estaba claro que aquello le suponia una verguenza tremenda. Asi que decidi entablar conversacion para calmar el ambiente. Me sente sobre la cama y comence a hablarle.

Calmate joder, que no ha pasado nada
¿Que no ha pasado nada? ¡Acabas de ver como me estaba haciendo una paja! ¡Dios mio que verguenza! ¿Por que has entrado?
Tia Inma me ha ordenado que viniese a despertarte. Tu cafe esta listo y se va a enfriar
¿Y no se te ha ocurrido llamar a la puerta antes de entrar?
Lo he hecho Mario, ha llamado unas cinco veces. Pero se ve que estabas demasiado concentrado.
Joder, si es que lo sabia, no debia de haberme puesto los auriculares, deberia haberme estado quieto. Me lo tengo merecido. Soy idiota.
Venga ya, no seas asi. Agradece que he sido yo quien ha entrado y no una de los pequeños. Habria sido mucho peor.

Tras decir esto, la cara de mi tio cambio completamente. Acababa de darse cuenta de que yo tenia razon. Habia tenido suerte en que fuese yo, su sobrino mayor, el que lo habia descubierto. Si hubiera sido uno de mis primos pequeños, la situacion habria sido mucho peor.

Se acerco a la cama y sento junto a mi, acto seguido me acerco un dedo a la cara.

Prometeme que no se lo contaras a nadie. Nadie debe saber esto, es bochornoso para mi.
Tranquilo Mario, no voy a contar nada. Esto es algo normal en los hombres y no tienes por que avergonzarte.
Ya lo se, pero no es lo mismo hacerlo solo que hacerlo delante de alguien, y mucho menos si es tu sobrino.
Vuelvo a decir que no tienes de que preocuparte.
Esta bien, de acuerdo. Confio en tu palabra. Gracias.

Dicho esto, mi tio Mario me dio un abrazo. Quede totalmente sorprendido. Yo solamente llevaba puesto el bañador, por lo que el contacto de su cuerpo velludo con el mio provoco la mas tremenda excitacion que habia sentido hasta el momento. Temia que mi polla fuese a reventar, realmente estaba a tope. Tras el abrazo, me coloque disimuladamente el paquete para no hacerle notar a mi tio que me habia excitado con todo aquello. Decidi continuar calmandole.

¿Estas ya mejor?
Si gracias. Perdona por la escena. Seguro que tu te habras quedado tan asombrado como yo ante esta situacion.
No te creas eh. Sabes que estoy estudiando sexologia. Para mi ver a un hombre masturbarse es algo normal, es un tema que tratamos en la universidad.
Oh vaya, pensaba que habia sido trumatizante para ti. Menos mal, no queria causarte mala impresion.
No lo has hecho. Y si me dejas añadir, te dire que por lo poco que he podido ver, te encuentras en unas condicione sexuales optimas.
Y eso?
Se notaba que estabas disfrutando de la masturbacion: los ojos cerrados, el miembro en estado maximo de ereccion… Si, realmente estabas concentrado.
¡Joder, y eso que solo has estado observando un par de segundos!
Es algo que aprendi en la universidad. Hay que observar bien los detalles para ver si el individuo disfruta del sexo o no.
Ah, ya veo. ¿Y has observado suficiente o quieres ver mas?
¿Como has dicho?

Ni siquiera termine de articular esas palabras cuando mi tio Mario se echo hacia atras, tumbandose en la cama. Bajo un poco sus calzoncillos y volvio a sacar ese grandioso miembro. Volvi a quedar perplejo con la belleza que rezumaba. Mi estado de embriaguez se rompio al oir de nuevo su voz:

¿Puedo seguir?
Si por favor, saldre afuera para no m*****arte

No es necesario, quiero que observes bien, quiero saber si me masturbo correctamente
Bueno, si insistes.

Acto seguido, mi tio comenzo a masturbarse lentamente. Recorria cada centimetro de su polla de arriba a abajo suavemente y con lentitud, disfrutando de cada segundo que duraba aquella paja. Joder, estabamos en la gloria. El estaba excitadisimo mientras se masturbaba y yo tambien de ver como lo disfrutaba. Parecia que aquello no podia ir mejor, pero entonces mi tio volvio a hablar:

Dime, ¿lo hago bien?
Lo haces genial, pero he visto que sueles ir demasiado despacio. Tienes que alternar velocidades, a veces lento y a veces rapido. Tambien puedes probar a excitar otras zonas mientras tanto, los pezones, el ano..
¿Mi culo?No estaria mal, pero no se si seria capaz de meterme un dedo por el culo
Bueno tampoco tienes que ir tan rapido, puedes empezar acariciando el agujero con el dedo. Prueba a humedecerlo.

Mi tio me miro con cara de tener miedo, pero a la vez una curiosidad tremenda sobre como seria aquella sensacion. Tras varios segundos, llevo su dedo indice a su boca, lo humedecio con su saliva de forma lujuriosa y empezo a rozar su ano con el. No me hizo falta preguntarle si le gustaba o no, su cara lo decia todo. Su excitacion aumentaba mas y mas, cada vez suspiraba mas profundo y se mordia los labios. Aun asi, me decidi a preguntarle.

¿Que tal?
Ufffff, no sabia que esto daba tanto gusto, madre mia
Y eso que solo estas rozando la superficie, si algun dia te animas a meter el dedo entero, sentiras mas placer aun.
Joder, que cachondo me estoy poniendo. Dime mas cosas, ¿que mas puedo hacer?
Puedes excitarte los pezones, es una zona bastante erogena en los hombres. A mi al menos me encanta.

Dicho y hecho. Mi tio dejo de acariciar su ano y llevo su mano a su pecho, frondosamente peludo. Alli, entre ese precioso bosque de pelos sobresalian sus redondos pezones, y con dos de sus dedos comenzo a pellizcarlos. Entre sus gemidos, pudo articular algunas palabras

Diosssssssss, esto es la gloriaaaa
Me alegra que te guste Mario
Dime mas por favor, dime mas, quiero acabar, quiero correrme.
Pues no se que mas decirte, estas son las tecnicas generales, a partir de aqui es cuestion de ir probando segun gustos. Lo unico que se me ocurre es la tecnica que usan algunos actores porno, humedecerte la polla con tu saliva.

Al decir esto, mi tio paro de repente. Tenia la misma cara que cuando lo sorprendi varios minutos antes. Temi haber dicho algo malo, pero entonces una sonrisa picaresca surgio de debajo de su bigote.

Hazlo tu
¿Perdona?
Que lo hagas tu, dale ese gusto a tu tio Mario, por favor.
No se tio, no se si es lo correcto
Vamos, se que estas deseandolo. Tienes la polla a mas no poder, vas a romper el pantalon.
Joder, ¿te has dado cuenta? ¡Pensaba que no te fijarias!
Pues me he fijado, y estas casi tan excitado como yo. Venga, dale placer a tu tio Mario.

Tras estas ultimas palabras no podia negarme. Mi tio queria que le masturbase yo mismo. Estaba a punto de correrme de la excitacion. Iba a tener ese miembro vigoroso en mis manos. Me recoloque junto a la cama para estar en una posicion mas comoda, y aparte un poco las piernas de mi tio para tener mejor manejo. Escupi sobre mis manos y las frote para extender la saliva. Acto seguido, agarre la polla de mi tio.

Uffffff siiiiiiiii, venga, dale gusto a tito Marioo.

Mi mano comenzo a recorrer su polla de arriba a bajo. Era una sensacion increible. Habia masturbado a muchos hombres en mis anteriores encuentros sexuales, pero esta vez era distinto. La excitacion que habia en el ambiente era mucho mayor. Y mi tio Mario no era como los hombres con los habia estado antes. Mi tio era un autentico portento, un semental de pura cepa, que con sus gemidos acompañaba cada vaiven de mi mano sobre su miembro viril. Acelere un poco el ritmo, y mi tio lo agradecio aun mas, su excitacion iba en aumento y comenzo a dar espasmos, era obvio que estaba al borde de la eyaculacion. Efectivamente, estaba en lo cierto, su voz volvio a resonar para advertirmelo.

No pares ahora, voy a correrme. Me corro, me corrooooooo…..

Tras este ultimo gemido, la polla de mi tio exploto de la excitacion. Aquello parecia un volcan de semen. Salpico por todas partes: la cama, mi cara, sus piernas, su pecho… Ver su pecho lleno de su semen era mas excitante aun, y me incitaba a limpiarlo con mi propia lengua. Tenia que hacerlo, era mi unica oportunidad. Tio Mario se reclino para volverme a hablar.

Uffff, que gustazo me acabas de dar, no sabes como te lo agradezco.
De nada tio Mario, ¿puedo hacerte una peticion?
Si claro, dime.
¿Puedo limpiarte el pecho?
Creia que ibas a pedirme algo mas complicado. Hay pañuelos en aquel cajon
No me referia con un pañuelo…

Tio Mario me miro extrañado, pero enseguida comprendio lo que queria decir. Me hizo un ademan con la cabeza y se volvio a tumbar. Yo me coloque sobre la cama, y me incline encima de el. Comence a lamer todo aquel semen entre su frondoso pecho velludo, el cual sabia delicioso. Nunca habia probado semen igual, ni siquiera el mio propio. Aquello era autentico nectar de dioses. Tio Mario levanto la cabeza, y al ver mi cara de placer, me pregunto con aire de curiosidad:

¿Esta bueno?
Joder que si lo esta, ¿nunca has probado tu propio semen?
Que va, para nada.
¿Quieres probarlo? Toma, aun tengo bastante en mi mano

Me eche un poco hacia atras para poder ofrecer mi mano a tio Mario, pero el volvio a reclinarse y me dijo:

Me gustaria probarlo de otra manera

Y dicho esto, me beso.

Aquello no podia estar pasandome. El beso con el que habia estado soñando toda mi vida, alli estaba. Siempre habia deseado besar a tio Mario, sentir su bigote sobre mis labios. Disfrute cada milesima de segundo de aquel beso. Era obvio que tio Mario queria probar su semen, porque empezo a juguetear con su lengua y su saliva, queria que yo participara le entregase la mia.

Y asi hice, acompañe cada moviemiento de su lengua e intercambiamos nuestras salivas, y al hacerlo tio Mario comenzo a emitir leves gemidos. Era obvio que, al igual que a mi, le encantaba su semen. Lentamente, separo sus labios de los mios.

Joder, que bien besas
Gracias, simplemente me he dejado llevar por el momento, la excitacion me podia.
Pues me alegra que lo hayas hecho, porque ha sido el mejor beso que he tenido en mucho tiempo
Y yo tio, ha sido el mejor sin duda

Tio Mario volvio a darme otro beso, corto pero muy cariñoso. Acababa de dejarme claro con ese gesto que estaba muy agradecido por todo aquello.

Gracias Mario
A ti cariño, por haberme hecho disfrutar tanto.
Para mi fue un placer. Guardare bien este secreto, no te preocupes.

Tio Mario se levanto de la cama y comenzo a vestirse. Se coloco el bañador y se puso su camisa. Yo me dispuse a salir, pero antes de que pudiera salir, tio Mario me agarro del bañador. Se acerco a mi, y me susurro al oido sensualmente:

Guardaremos juntos este secreto, pero si tu quieres, podemos guardar muchos mas. Quiero que seas mi juguetito.

Y dicho esto, salio de la habitacion. Yo me quede petrificado, tratando de asumir que, al fin, despues de tanto tiempo, iba a ser el juguete de mi tio Mario.
100% (35/0)
 
Posted by dumby50
1 year ago    Views: 1,510
Comments (4)
Reply for:
Reply text
Please login or register to post comments.
3 months ago
Muy bueno. Deberias escribir mas! ;)
XXX
6 months ago
yo me quede todo chorreado
Jay
11 months ago
Me gusta!
Me pone cachondo :)
1 year ago
Muy buen relato