Masaje

Fui a a hacer uno de esos circuitos de spa que están ahora tan de moda. No era la primera vez, pero era la primera que me iban a dar un masaje. Me gusta mucho el deporte, por lo que después de hacer deporte me apetecía mucho que me apretaran los músculos.

Hice la típica sauna, baño turco, duñas y piscinas de agua fría y caliente. Estaba ya perfecto para el masaje. Como he dicho nunca me habían dado un masaje y por algún motivo pensé que sería lo típico que hacen los fisiote****utas: daño para luego sentirte bien. Pensé que un tío cachas me haría daño en los músculos para dejarme.

No sabía cómo funcionaba lo del masaje y las expectativas me traicionaron. Una chica me dijo "ve al vestuario, ponte la ropa interior y sal; una compañera te llevará a la sala donde te darán el masaje".

La chica me llevó a la sala del masaje y vi que era ella quien me iba a dar el masaje. Soy muy tímido y me costó quedarme en calzoncillos delante de ella aunque creo que no lo notó. Me tumbé y me cubrió con unas toallas. Cogió la crema y empezó a acariciarme los hombros. No era uno de esos masajes de fisioterapia sino de aromaterapia. Me lo había contratado mi pareja.

Sinceramente, hacía mucho que no me tocaba una chica que no fuese mi pareja. El estar en calzoncillos sólo cubierto por unas toallas... empezó a excitarme. Estaba super nervioso, no quería que ella lo notase; creo que notaría que la toalla estaba un poco más levantada de lo aceptable. Poco a poco fue cambiando. Me descubría un brazo y lo masajeaba y así sucesivamente. Finalmente llegó a las piernas. Me descubrió una de ellas y con ello el paquete. Yo llevaba uno de esos boxer de material muy fino y elástico que se notan hasta las venas. Ella iba subiendo y yo cerré los ojos pues el verla me excitaba aún más. Iba deslizando sus manos arriba y abajo no haciéndome daño sino dándome placer. Yo creo que empezó a notar que tenía una ligera erecciónCa y creo que notaba mi tensión. Pienso también que esa situación le gustaba, porque cada vez subía más arriba y mientras al principio era muy respetuosa, empezó a subir tocándome los calzoncillos y después incluso metiendo sus dedos por dentro de los boxers. Incluso me había separado las piernas para tener más facilidad.

Ya me había subido muchos centímetros de calzoncillo y en ese punto yo ya no podía controlar el que notase o no mi erección. Tenía una erección enorme y a ella no parecía importarle. Yo tenía las ojos cerrados por la vergüenza. Oí que lavaba las manos de la crema, y en la siguiente pasada con sus manos me ahueco la pernera de mis boxer y dejó salir mi pene, que en ese instante parecía que iba a explotar. Abrí los ojos y le miré. Ví que ella, muy atractiva, tenía la boca entreabierta, respirando rápido y marcando pezones. Sin vacilar, la cogió desde bien abajo y se la metió en la boca. Yo seguía nervioso. La puerta era transparente (no se veía bien el interior debido a la oscuridad de la sala). Yo me contorneaba de placer y ahogaba mis gemidos para que no nos oyesen, mientras veía que sus compañeras cruzaban por delante de la puerta. No duró mucho la mamada. Enseguida se bajó sus finos pantalones, se subió sobre mí y se la metió. Estaba tan húmeda que resbalaba con enorme facilidad. No tardamos prácticamente nada en corrernos.
63% (3/1)
 
Posted by bluespanishsky
2 years ago    Views: 411
Comments
Reply for:
Reply text
Please login or register to post comments.
No comments