Mi comienzo 8

CAPITULO 8
Y disfrute mis vacaciones y hasta pude prolongar mi estadía toda una semana más! Mis dos amigos se alternaban en consentirme, tanto comprándome ropa y haciéndome regalos, llevándome a cenar y a bares todas las noches, como consintiendo mi culo, pene y boca. Lo único que m*****aba un poco es que prácticamente no tenía tiempo para ir al mar y disfrutar del sol.
Una noche fuimos los tres a cenar y después a un bar a tomar unas copas y escuchar música. Al entrar me di cuenta de que tipo de bar era, a pesar que nunca había estado en uno. Mis dos amigos, que me tomaban de los hombros muy posesivamente, eran bien conocidos y muchos hombres de diferentes edades se acercaron a saludarlos, algunos con besos en la boca que no dejaban lugar a dudas. A mas de uno escuche preguntar quien era la carne fresca y si había posibilidad de compartir, lo que fue rechazado por ambos.
Comencé a estudiar el ambiente, casi todos los clientes eran hombres y las pocas mujeres que se veían, bastaba oírles la voz para darse cuenta que eran. Nos acomodamos en la barra y yo era el centro de atracción. Juan Carlos me dijo al oído que allí estaba el chico que tenía en el departamento cuando nosotros llegamos a interrumpir y que iba a tratar de reanudar donde habían dejado, si a mí no me m*****aba. Yo le dije que para nada, que con ellos dos me estaban dejando muerto, además del culo a la miseria. Se rio y se fue hacia la pista donde algunos estaban bailando solos, exhibiéndose. Yo me quede al lado de Tomas. Muy pronto estábamos en medio de un grupo de gente, evidentemente todos buenos conocidos de Tomas y que querían ser conocidos míos, hablando todo tipo de disparates. El bar se había llenado y me di cuenta que el cartel luminoso de la calle había sido apagado y la puerta estaba cerrada. En la pista ya eran varias las parejas que bailaban, entre ellas Juan Carlos y su amigo, que ya estaban más que reconciliados por la forma que se agarraban mutuamente las nalgas mientras sus bocas se hallaban pegadas. Una de las “mujeres” se me acerco y me invito a bailar. Yo lo mire a Tomas para saber qué hacer, pero él me dijo anda que Venus te va a tratar muy bien. Me tomo en sus brazo estrechamente y pego su erección contra la que inmediatamente se me formo. Con sus manos en mis nalgas empezó a susurrarme al oído las cosas que le gustaría hacerme y las que le gustaría que yo le hiciera, acompañado de lengüetazos en mi oído. No acabe allí en la pista por pura fuerza de voluntad. Muy pronto “otra” se acerco para reclamar que ya se había apoderado de mi por demasiado tiempo y nuevamente lo mismo….
Al rato ya estaba bailando con alguno de los hombres que habían estado hablando con Tomas. Ya las ropas se habían aflojado, las manos se metían en todos lados y algún que otro pene erecto se bamboleaba por la pista. Las parejas iban desapareciendo hacia el sector trasero del bar. Trate de ver donde estaban JC o Tomas pero no pude localizarlos. Me imagine que estarían divirtiéndose con todos los demás, así que cuando mi pareja de ese momento, que ya me tenía dos dedos en el culo y no me soltaba el miembro me propuso ir a ver si los encontrábamos, accedí.
Vi que la parte posterior del bar constaba de varios reservados, pequeñas mesitas y amplios sofás, la mayoría ocupados por parejas dedicados a chuparse o cogiendo a placer. Después de recorrer varios reservados, todos ellos ocupados (en uno localice a Juan Carlos tal como la primera vez, recibiendo al mismo muchacho por el culo) Nos encontramos en uno donde estaban las tres chicas con un hombre. Mientras una se la estaba metiendo por el culo, las otras dos estaban una a cada lado de su cara para que él las mamara alternando entre una y otra. Cuando me di cuenta que era Tomas, me sentí un poco celoso. No le alcanzaba lo que yo le hacía a diario. Mi acompañante me desnudo al mismo tiempo que se arrancaba la ropa. Las dos trans a las que Tomas estaba mamando me hicieron lugar, y yo me puse en cuatro patas sobre la cabeza de Tomas, quien rápidamente se metió mi pene en la boca y empezó a chupar con fruición. Mi desconocido acompañante se ubico detrás mío y comenzó a darme con fuerza por el culo. Para que no se m*****aran las chicas, tome el papel de Tomas y comencé a alternarme entre los dos miembros que tenia frente a mí. Yo notaba el ritmo de la boca de Tomas en mi miembro, y el aceleramiento de las embestidas en mi culo. Cuando una de las trans me acabo en la boca, todo se me hizo borroso, mientras tragaba lo de una, estaba meneando a la otra para que hiciera el reemplazo, al tiempo que le llenaba la garganta de leche a Tomas. Este comenzó a acabar también, empapando la espalda del que me estaba culeando, lo que lo motivo dado que después de una embestida brutal comenzara a llenarme el culo de leche. Yo solté el pene que tenía en la boca y me dedique a la compañera, que no tardo en duplicarme la ración. En todo ese desenfreno a tomas también le llenaron el culo de leche.
Cuando termine de tragar, me di cuenta que el desconocido se había salido y que una lengua me estaba limpiando el culo de la leche que se estaba saliendo. No me di vuelta, mi opinión es que se trataba de Tomas, pero tampoco nunca se lo pregunte. Quedamos un rato descansando y poco a poco cada uno fue desapareciendo. Con Tomas nos vestimos, fuimos a buscar a Juan Carlos con su nuevo juguete y todos nos fuimos al departamento. Esa noche dormí solo con Tomas, ambos abrazados. Antes de quedar dormido pensé “mañana será otro día”
80% (5/1)
 
Posted by bloodyhugo
4 years ago    Views: 422
Comments (1)
Reply for:
Reply text
Please login or register to post comments.
ripinca
retired
3 years ago
Seguí tus ocho capítulos y se me hicieron muy buenos. No hay más?