Mi comienzo 6

CAPITULO 6
Después de mi encuentro con Miguel me pase horas en mi cama recordando cada detalle, sintiendo aun las ganas de volver a tenerlo todo dentro de mí. Al día siguiente, siendo sábado había quedado en encontrarme con Jorge. Como no sabía cuál era el alcance de la relación entre ellos, ya había decidido no hacer comentarios respecto a lo sucedido. Tenía la impresión de haberlo engañado a Jorge.
Nos encontramos como ya era habitual frente a sus oficinas y me dijo que íbamos a “conversar” un rato en la suya. Subimos al ascensor y enseguida comenzó a abrazarme y besarme, apoyando su erección contra mí. Entramos a su oficina y rápidamente fuimos al sofá donde nos desnudamos mutuamente. Yo me senté con las piernas abiertas y Jorge, arrodillado frente a mí me chupaba con pasión. Cuando vi que en cualquier momento iba a terminar acabándole en la boca, lo saque y dándole un beso lo lleve hasta su escritorio donde le hice apoyar el pecho. Me arrodille detrás de él y empecé a comerle el culo como tantas veces me lo había hecho a mí. Metía y sacaba mi lengua dejándole el culo totalmente lubricado.
Cuando comencé a acompañar la lengua con dos de mis dedos Jorge se retorcía y gemía, pidiéndome por favor que lo coja. No me hice rogar mucho, me pare detrás de él y le introduje el pene hasta sentir que mi ingle estaba golpeando sus nalgas. Jorge con ambas manos se estaba abriendo el culo en un intento de lograr que se lo metiera aun más profundo. No tarde mucho en correrme dentro de su culo. Yo estaba aun tan excitado del día anterior , la paja que me había hecho Miguel no había disminuido en nada mis ganas, que para satisfacción de Jorge ni intente sacárselo, sino que me quede allí, aprovechando para jugar un poco con su miembro y bolas. Jorge me estaba sujetando con su culo, parecía que tenía un guante alrededor de mi miembro que me sujetaba y note que casi de inmediato se me empezó a parar de nuevo. Mi amigo estaba extasiado y me decía entre gemidos que nos íbamos a pasar la tarde culeando sin sacarlo!. Sabía que ni a mi edad lo iba a poder lograr pero….por que no hacer el intento?
Cuando lo tuve completamente duro y llenándole el culo, comencé nuevamente a bombear, cada vez con mayor fuerza y tuve que meterle un pañuelo en la boca para evitar que siguiera gritando, tal era su desenfreno. Me pidió que parara un momento, que quería darse vuelta, cuando estuvo boca arriba sobre su mesa se sujeto las piernas dejando su culo aun mas a mi disposición. Antes de volver a insertarlo note que el semen de mi acabada anterior se escurría a chorros de su culo aumentando aun más la lubricación. Volví a cogerlo sin pausa y note que me estaba aproximando a un nuevo orgasmo. Cuando comencé a acabar parecía que no iba a terminar nunca, chorro tras chorro llenaban su glorioso culo. Jorge también comenzó a acabar y por la posición en que estaba los chorros de semen terminaron por toda su cara. Por supuesto que cada chorro que quedo al alcance de su lengua fue lamido.
Después de un breve descanso volvimos al sofá, donde Jorge se dedico a limpiarme el pene con su lengua (y con la esperanza de recibir una compensación por su esfuerzo). Si bien logro que se me pusiera duro, yo ya estaba un poco cansado, por lo que lo acosté junto a mí y me dedique a mamarlo. Creo que la noche anterior me había malacostumbrado porque no conseguía satisfacerme. Igual le dedique todo mi empeño. Jorge me hizo acostar boca arriba sobre su escritorio y después de haberme lubricado con su lengua (creo que noto que no hacía falta ningún dedo, pero no hizo comentarios. Yo estaba dispuesto a jurar que Miguel me lo había dejado así de la semana pasada!)y rápidamente procedió a metérmelo. Si bien Jorge lo tenía normal Miguel le ganaba por casi 8 cm en longitud y casi el doble de grueso, lo manejaba tan bien que me hizo gozar como en los primeros días de nuestra amistad. Cuando acabo dentro de mi me hizo sentir tan bien que casi le pido que lo hagamos de vuelta.
A todo esto mi miembro estaba totalmente erecto y Jorge no era de desperdiciar oportunidades. Se apodero de mi erección con su boca y en pocos minutos me hizo correr por tercera vez, llenándole la boca. Me hizo sentar y tomando mi cabeza entre sus manos me beso abriéndome la boca con su lengua y pasándome parte de mi semen que tenía en su boca.
Lentamente volvimos a la normalidad y comenzamos a vestirnos. Cuando estábamos listos para irnos le pregunte como quien no le da importancia a la cosa por su amigo Miguel. Me dijo que lo había llamado a la tarde para ver si quería que nos reuniéramos los tres, pero que le había dado largas a la cosa. Por último casi me hace reír cuando me dijo “es posible que no le hayas caído bien, el es muy selectivo y raro con las amistades” porque el dolor que sentía aun en mi culo era prueba de lo contrario.

60% (4/2)
 
Posted by bloodyhugo
4 years ago    Views: 181
Comments
Reply for:
Reply text
Please login or register to post comments.
No comments