Abuelo de mi hija


Mi hija Bianca a sido mi amante desde los 11 años y a los 14 en un descuido que tuvimos quedo embarazada y de ahí mi hija-nieta Alba, a los 17 se casó con Santiago porque estaba esperando un hijo de él.
Un sábado a la mañana estaba en casa y llego mi hija su marido y los dos niños, Lisandro de 5 años y Alba de 8 años dos hermosos niños.
Bianca me pregunto: ¿papá puedes quedarte con los niños hasta el martes? Es que nos han invitado a una boda de una prima de Santiago y no tenemos con quien dejarlos.
-Claro hija no hay problema si ellos se portan bien y son obedientes cuando se quedan acá, lo único que la mucama está de vacaciones, pero tranquila que yo me las arreglo solo con ellos.
-¡Hay gracias papi! No sabes lo tranquila que me dejas, ya que tenemos que salir ahora porque es bastante lejos.
-Y no tenes tiempo de…… le dije al oído.
-No papá espere hasta que vuelva.
Vayan tranquilos, manejen con cuidado en la ruta que es peligrosa.
Nos despedimos con un beso y un abrazo, y me quede pensando en cómo iba a entretener a los niños, lo mejor me pareció que era ir a dar un paseo por un parque cercano con un arroyo y que alquilan caballos hasta la hora de la comida.
-Niños vamos a dar un paseo.
-Si qué lindo dijeron a coro, vamos abue.
Fuimos a la orilla del arroyo jugamos carreras de paltos, corrieron, montaron a caballo. En fin así se nos fue la mañana.
Al regresar a casa les dije:
-Mientras se duchan voy a prepara la piscina para mañana.
Cuando les lleve la ropa para vestirse, observe a Albita con unas incipientes tetitas de pezoncitos rosaditos muy desarrollados para su edad, pero pensé que era por el agua fría, los ayude a vestirse y nos sentamos a comer entre risas y comentando el paseo.
-Niños vamos a vamos a ver tele un rato, para descansar de la caminata, nos fuimos a mi cuarto, yo me puse a leer y ellos a ver canales para niños.
Cuando se cansaron de los dibujos animados, comenzó una guerra de almohadas, yo controlando que no se fueran a golpear note a mi nieta con sus mejillas rojas y su respiración agitada cuando se le montaba a su hermanito a caballito para dominarlo y frotaba su conchita fuertemente en su espalda, jugaron un rato mas y luego merendaron, se hizo la hora de la cena, luego otro ratito mas de televisión y Lisandro se quedo dormido en mi cama le puse su pijama y lo lleve a su cuarto y lo acosté, pero Alba empezó a hacerse la remolona y me dijo:
-Abue yo me quiero quedar un ratito más.
-Bueno pero primero anda ponerte tu pijama.
-¡Gracias abue! Y corrió a su cuarto y yo aproveche para quedarme en bóxer, regreso y traía puesta una camiseta larga y amplia, cerró la puerta despacio para no despertar a Lisandro que dormía en la habitación del frente.
Se subió a mi cama dándome un beso en la boca.
-¿Abue vemos una peli?
-Bueno busca la que quieras.
Se arrodillo frente a mí para elegirla, pero por el movimiento se le subió un poco la camiseta y se dio cuenta que le miraba su entre piernas, por instinto femenino las cerro, pero al instante con malicia las volvió abrir mirándome a los ojos y pude ver su conchita sin bombacha, rosadita y unos labios muy abiertos, como vio que no le quitaba la mirada ni le decía nada, se sentó en el suelo con las rodillas plegadas su cuerpo echado para atrás apoyándose en sus manos y me dejo ver un rato mas, movía la vaginita sensualmente despertando mi deseo, se sonrió cuando noto la tremenda erección que me comenzó, coloco una película de aventuras entre adolecentes,
-¿Por qué no traes puesta la bombacha? Le pregunte cuando se acostó a mi lado.
-Es que me gusta así y me la saque porque venía a jugar contigo, me dijo toda mimosa.
-Cerré mis ojos tratando de revivir en mi mente lo que había visto. De pronto siento su mano bajando mi bóxer, me quede quieto para ver que pasaba, comenzó a hacerme una paja. Mi asombro fue mayor cuando acerco su boquita y empezó a mamármelo como chupando un helado.
Mi deseo nunca antes sentido por la niña que además es mi hija-nieta se desbordo y me debatía en el cargo de conciencia sobre el bien y el mal pensando si era correcto calmarle los ardores a una niña de 8 años que está experimentando las sensaciones del sexo por primera vez o eso creía yo.
El deseo se impuso a mi conciencia, baje mi mano y acaricie y culito redondito, ella se dejo acariciar sin decir nada, la voltee boca arriba para cogerle la conchita tierna y suave, encogió las piernas y levanto el culito, para que la acariciara a gusto y cuando le apreté el clítoris sentí que se endureció, un tsunami de pasión inundo su cuerpo, fue una locura total, acaricie sus labios vaginales hinchaditos y me decidí meterle un dedo que entro fácil y tuve una sospecha, ella lanzo un suspiro y se estremeció, al mirarla tenía la cara sonrojada y los ojitos soñolientos.
-Alba no le puedes contar a nadie a lo que estamos jugando.
-Si abue te lo prometo y se quito la camiseta quedando desnuda.
Yo también me quite el bóxer y quede acostado boca arriba ella agarro mi verga parada y la pego a mi estomago, se trepo a mí y pego su conchita a mi verga y empezó a masturbarse y de movía adelante y atrás hasta que se vino y soltó un largo gemido y empapando mi verga, luego se acostó boca arriba lista para ser penetrada.
-Te toca a ti abue.
¿Cómo lo sabía? La verdad es que yo estaba alucinado con Alba, pero al mismo tiempo disfrutando con un placer que inevitablemente me haría acabar a borbotones.
Empecé besándola en la boca y metiéndole la lengua, seguí con su cuello para luego bajar a sus tetitas donde me detuve un rato hasta dejarle sus pezoncitos rojos y duritos de tanto chupárselos y fui bajando hasta su conchita se la chupe toda y en especial su clítoris deleitándome con ese saborcito saladito tan especial en las niñas, hasta que despego su culito de la cama y elevo sus piernas y se le pusieron tensas y me decía:
-¡Abueeeeeeeeeeeeeeeee Abuelitoooooooooooo que me hago pissssssssssssssssssssssssss¡
Yo seguí con mi dedo en sus clítoris y le dije tranquila mi amor orínate tranquila y vi cuando le salieron unos chorritos entre cortados.
Después de que ella se repusiera un poco me le monte entre sus piernas y puse mi verga en su conchita y la pasaba de arriba abajo deleitándome como la cabecita se empapaba en los jugos de mi pequeña amante disponiéndome a eyacular pero fuera de su conchita.
Cuando me la agarra y la guía a su entradita y me dice:
-No abue ¿usted parece que no sabe? Métamelo por acá. Casi me da un infarto al saber que no era la primera vez que cogía y le pregunte:
-Como es Alba, ¿es que ya te la han metido?
-Si abue yo ya se como es y me gusta mucho.
-¿Y quién te lo hizo?
-No te lo puedo decir porque es un secreto.
-Pero nosotros ya lo estamos haciendo, además si no me lo decís no seguimos jugando.
-No abue después te cuento.
Me hice el ofendido y me quede quieto
-Abue métemelo porfi.
-No decímelo primero.
Lo pensó un poco y me lo dijo al oído.
-Mi papá.
Me quede sorprendido y le dije:
-Cuéntame todo.
-Es que mi papá cuando yo estaba chiquita siempre me tocaba ahí con una mano y con la otra se tocaba el pito hasta que le salía la lechita y me gusto que un día me dijo que le chupara el pito como un helado hasta que le salió la lechita y se la tome toda calentita.
-Una vez me llevo a la cama y me hacia cosquillas por todas partes, me chupo la conchita así como vos abue, después se mojo un dedo con saliva y me lo fue metiendo muy dentro. Y llore pero el se quedo quieto un rato y limpio mis lagrimas con beso, después siguió muy despacio metiendo y sacando hasta que me hice pis porque sentía unas cosquillas muy lindas en la panza pero bien adentro.
-Otro día me saco la bombacha y me dijo:
-Alba hoy vamos a jugar al caballito trotador, abrí las piernas y con las manos abrí la conchita.
.¿Así papá?
-Si mi amor así.
-Primero me chupo acá abajo y me pasaba la lengua de abajo hasta arriba, puso el pito acá y lo metió poquito y me hacia adentro afuera hasta que me echo leche adentro por primera vez.
-Y así cada vez que jugábamos me lo metía mas adentro. Mejor dicho cada vez que mi mamá se iba yo me sacaba la bombachita porque sabia que mi papa me iba a tocar y cada vez me gustaba mas, pero nunca me lo metía todo.
-Cuando tenia 7 años mi mamá se fue a festejar su cumpleaños con vos y se quedaron toda la noche, mi papá me dijo ¿Alba juguemos?
-Si papá ¿como vamos a jugar hoy?
-Hoy te toca ser el caballito y yo te monto.
-Nos desnudamos hicimos lo de siempre, se puso crema en el pito parado y en mi conchita, me abrió mucho las piernas y se monto arriba mío puso el pito en mi entradita, fue metiéndolo muy despacio, primero la cabeza pelada y después un poquito más y me decía:
-Mira mi amor todo lo que entra ya.
-Mire y la tenia meta hasta donde se frenaba, vi y sentí cuando empujo y se rompió mi conchita y yo le gritaba papaaaaaaaaaaaaaaa papaaaaaaaaaa sacala dueleeeeeeeee no quiero jugar más ya ya ya papito ayyyy ayyyyy.
-Se quedo quieto mirándome a los ojos y me decía:
No llores mi amorcito que ya se pasa el dolor y además ya sos toda una mujer.
Después siguió muy despacio muy despacio y me lo metió todo muy adentro mío y sacaba y empujaba y sacaba y empujaba y ahí si empecé a sentir las cosquillitas lindas y a mi papá se le puso el pito mas grande y gordo dentro de mi, tembló y se puso duro y sentí su leche bien adentro y calentita, me dieron ganas de hacer pis y me dio un temblor lindo en toda la pancita adentro y quedamos como desmayados mi papá arriba mío sin quererse levantar y su pito se fue poniendo blandito hasta q lo saco y me llevo cargando a la ducha para limpiarme bien.
-Ya abue eso fue todo y que no le dijera a nadie nuestro secreto.
-Y después lo hacemos cada 7 días cuando mi mamá se viene para acompañarte a vos y me gusta mucho.
Al oír todo eso me puse que no daba mas de la excitación, una niña tan pequeña y ya sabiendo tanto y lo mejor era que le gustaba.
Como ella dijo se la metí, y fue entrando suavecito que conchita mas rica tan tierna y apretadita.
-¿Te gusta así amorcito?
-Siiiiii abuee pero hacerme fuerte como me hace mi papá.
Mientras se lo metía le apretaba una tetita con los dedos, y gemía abueeeeeeeeee masssss masssssssss mételo mas mas todoooooo.
Se lo hacía duro y ella entre jadeos decía:
-Abueeeeeeeeeeeee asiiiiiiiii asiiiiiiiiiii asiiiiiiiiiiii.
Gemíamos y disfrutábamos el momento cuando en un quejido y un suspiro largo y profundo me clavo sus uñas en la espalda, levantando lo mas que pudo su conchita para pegarla a mis huevos y se quedo como en trance. Ella no lo sabía pero era otro orgasmo o quizás el primero que sentía en su tierna edad.
Yo aproveche sus estremecimientos para hundírselo hasta la matriz y no me dio tiempo a mas, me vine en el polvo mas esplendoroso que jamás haya tenido y cuando volví en todos mis sentidos escuche su vocecita en mi oído.
-Abue que lindo es la primera vez que siento así.
Jamás olvidare la imagen de mi verga tragada totalmente por esa conchita lampiña y tierna ahí comprendí porque mi nieta de 8 años tiene las tetitas, la vagina y el clítoris tan grande para su edad.
Seguimos cogiendo esas primera noche polvo tras polvo hasta que nos venció el cansancio, se la deje que muera adentro la abrace y la bese con amor.
Después la lleve al baño y le lave bien su conchita y fuimos a dormir juntos desnudos y abrazados en mi cama.
Por la mañana antes que Lisandro se despierte la penetre dormida, entre sueños murmuraba: “papá mas cómeme mas asiiiiii”. Cuando se despertó me dijo que ella quería cabalgar así que cambiamos de posición y de cucharita ella paso arriba mío con mi verga clavaba, se apoyo en mi pecho, yo le apretaba las tetitas mientras ella cogía a gusto, Alba parecía una puta profesional como se movía, al momento del orgasmo hecho su cuerpo hacia atrás, se apoyo en las manos y empujo el culito para sentir mi verga pegada a su matriz, me corrí, cerro los ojos y en un gemido largo mojo mi sexo con sus jugos calientes, se fue quedando quieta entre espasmos.
El domingo por la tarde nos metimos en la piscina, estaba yo parado con el agua a la cintura, Alba se me acerco buceando y me bajo el short, cuando salió a tomar aire me dice riendo:
-Abue lo tenes todo arrugado.
-Es por el agua fría amor.
Con sus manitos empezó a acariciarlo y se me paro.
-A que soy capaz de chupártelo debajo de agua. Y se sumergió. ¡Que delicia!
-¿Te gusto? Me pregunto cuando salió.
-Si mi amor, además aguantas mucho bajo el agua.
-Te lo voy a chupar de nuevo, y esta vez duro mas tiempo y salió.
La lleve al borde donde ella se apoyo, yo parado detrás de ella corrí su bikini a un lado y coloque mi verga en su entradita la tome con mis manos de la cinturita y la penetre hasta el fondo, y cogimos delicioso en el agua mientras Lisandro jugaba en el césped con sus autitos.
-Abue ¿esta noche lo hacemos también?
-Todo lo que vos quieras amorcito, le dije pensando que si se queda unos días mas voy a necesitar un licuado de viagra jajaja.
En la noche después de ducharla se me paro y me la cogí de parado, se me colgó del cuello y con sus piernas rodeo mi cintura, mis manos la sostenían del culito chiquito, redondito y paradito y me la cogí contra la pared con todas las ansias de penetrarla hasta el estomago sin temor de hacerle daño.
-Asiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii asiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii me gusta maaaaaaaaassssssssss maaaaaaaasssssss grito en un estertor casi agónico y mi semen salió a borbotones inundando su vagina. Nuestros fluidos empezaron a chorrear, ella con curiosidad bajo la mano para palparlo, olerlo y al final lo probo.
-¡Abue tu leche sabe distinta a la de papá!
El lunes lo hicimos 3 veces.
El martes recibí una llamada de mi hija diciéndome que habían resuelto quedarse hasta el domingo, que si no era m*****ia quedarme con los niños.
-No te preocupes hija le respondí muy contento para mis adentro por poder coger con Alba tranquilo por 6 días mas.
Cuando mi hija Bianca y Santiago llegaron por los niños, Alba al despedirse me abrazo muy fuerte y me susurro al oído te quiero abue, el sábado vengo y me dio un beso en los labios.
A Santiago le vi cara de mmmm no se, preocupación y no me sostuvo la mirada.
Un día mi hija Bianca me contó que había descubierto a Alba haciéndose una paja y mirando una foto mia.
-Hija pero si ella apenas tiene 10 años, le dije tratando de ocultar mi culpa, no te preocupes.
-Si me preocupo papá porque yo comencé con vos cuando tenia 11 años ó ¿no será que vos y Alba….?
Me recordó aquellos momentos tan felices en mi vida y le dije: ven esta noche mi amor para que hablemos.
-Aquí voy a estar papi.
Esa noche me cogí a Bianca y a la vez contándole mis aventuras con Alba.
Y me imagino que Santiago y Alba también estarán cogiendo.
Cuando Alba tenia 13 años era una mujer hermosa, alta de constitución delgada un culito redondito y unas tetas bien paradas y duras que eran la envidia de sus compañeras y el deseo de alumnos y profesores.
Un sábado llego a mi casa y me saludo muy cariñosa y sin preámbulos me dijo:
-Abue tengo como fiebre y unas ganas enormes de que me cojas.
Ni lerdo ni perezoso nos pusimos a hacer el amor, cuando la penetre le sentí la vagina muy muy caliente y sensible, ella estaba mas excitada que de costumbre y en sus orgasmos me suplicaba que se lo meta hasta la matriz y como llevaba varios días de abstinencia me vine en forma descomunal y el resultado fue que quedo embarazada.
Cuando mi hija Bianca se entero, me toco darle miles de explicaciones, al final se calmo diciendo:
-Papá primero me embarazaste a mi, luego te cogiste a mi hija Alba o sea tu hija-nieta y ahora resulta que tu bisnieto es hijo tuyo ¡No puede ser!
Con el tiempo Alba quedo embarazada de su papá Santiago y tuvo a su segunda hija.
Hasta el día de hoy seguimos cogiendo con Alba y al preguntarle por su papá me cuenta que también la coge pero que le gusta mas conmigo.



53% (10/8)
 
Categories: First TimeTaboo
Posted by arescba
6 months ago    Views: 818
Comments (1)
Reply for:
Reply text
Please login or register to post comments.
2 months ago
MUY BUENA HISTORIA