La afición de mi mejor amiga. (La Tana)

La afición de mi mejor amiga. (La Tana)

Relato 100% real. De mis años locos en Europa.


Se llama Mir. La conocí un verano en España y nos hicimos amigos al instante. Mi amiga y confidente. Aquí les cuento como descubrí los talentos ocultos de mi amiga y como se transformo nuestra amistad en los encuentros sexuales más libres de mi vida.

Ella es italiana. Ahora tendrá unos 26 años de edad. Así que por ese entonces tenia dulces 21 añitos. Mide 1,65, delgada. Con ropas amplias ocultaba su físico uniforme, terso, pálido y muy bien distribuido. Lindos pechos, con pezones como fresas. Siempre ocultos. Una teen preciosa.
Sus caderas son más bien amplias, como buena mujer napolitana, pero sus pantalones sueltos ocultan un culo respingon. Un conejo rosado, orgulloso y un ojete hambriento.
Pero todo esto solo podría apreciarlo tiempo después. Al verla desnuda por primera vez. Al ver a mi gran amiga desnuda.

Teníamos nuestra noche de cine y vino en casa. Pero se convertiría en varios días de cine, cenita y vinos. Ella tenia problemas con su piso y como buen amigo le dije que se quedara lo que necesite en mi casa, en mi piso de soltero. Ya le había entregado hace unos meses la copia de las llaves por si necesitaba algo o por si yo en una de mis borracheras las perdía.

Llego un miércoles por la tarde mientras yo miraba porno en mi casa descaradamente. Escuche la cerradura un poco tarde. Tenia el ordenador conectado al LCD de 32 pulgadas y muy bajo el volumen.
Me pillo mientras me guardaba la polla a toda prisa y cerraba la tapa del portátil.
Entro con prisa ya que estaba cargada con una gran mochila y un edredón enorme.

Al principio disimulo su entrada con una sonrisa picara y vergonzosa. La tele tardo un instante eterno en apagarse cuando baje la tapa del ordenador. Así que pudo ver un fragmento del video de dos preciosas teens compartiendo el semen de un afortunado. Un bukake violento.
Yo estaba bastante enrojecido de la vergüenza. Pero tenía tanta confianza que la increpe por no haber llamado antes y le dije que me había cortado el polvo. Ella se reía y me decía que quería ver ese video luego.

Después de comer ella se fue a mi habitación a buscar ropa limpia para ducharse y como tardaba demasiado supuse que se había dormido y me acosté en el sofá a leer un libro. Poco a poco me fui relajando hasta sumirme en un sopor profundo. Estaba a punto de dormirme cuando por el espejo de la habitación veo que ella se asoma por la puerta entreabierta para vigilarme.
Me llama en un tono bajo, como queriendo no despertarme y puedo ver en el reflejo del espejo como, al no recibir respuesta de mi parte, se lanza sobre mi cama y se mete bajo el pesado edredón de plumas.

Estaba prácticamente dormido cuando escucho el primer gemido bajo. Dulce, casi inaudible proveniente de mi habitación. Puedo ver reflejada la imagen de un mínimo revuelo entre mis sabanas. Se esta tocando en mi cama!

Esta bajo las mantas pasándola genial mientras cree que estoy dormido! Cabrona.

Pensar esto de mi amiga me causo una extraña sensación y tarde lo mio pero me dormí con una erección violenta. Pensando en sus pequeños dedos y como seria su rajita. En mi cama mojada, en la forma de sus tetas.
Este pensamiento. Nunca lo había tenido sobre ella. Y me había puesto muy cachondo.

Me desperté media hora mas tarde. Ella seguía en mi cuarto, parecía dormida (o disimulaba). Así que deje una nota, pille mi ropa y me fui al trabajo.
Tenia ganas de entrar en la habitación sin preguntar, quitar las sabanas con violencia y follarme todo lo que hubiera alli. Me quede con este pensamiento el resto de mi jornada laboral.
Termine tarde y cansado. Llegue rápido a casa. Con unas botellas de vino tinto (Farnesse Montepucciano dAbruzzo). El vino preferido de Mir.

La encuentro en el salón. Luce recién duchada. Tiene puesto mi pijama. Que le queda enorme y parece con frío. Hay aroma a cocina Italiana en el aire.

Me tomo una copa de vino entre risas con ella y cuando levanto la tapa del portátil para poner música, me aparecen tres videos porno cargando. La miro, le grito pervertida y nos reímos. Me dice que se quedo con las ganas desde hoy. Que en vez de cine puedo mostrarle los que a mi me ponen y ella me enseñara los que a ella le ponen.

Tenemos demasiada confianza.

Sirvo el vino y me doy una ducha rápida. Hago lo imposible por no masturbarme. Y ni siquiera pensar en la posibilidad de tener algo con mi amiga, aunque mi pene me grita con un fuerte vozarrón que me la folle cueste lo que cueste.

Me tiro en el sofá con una camiseta y unos pantalones cortos. Le recuerdo que ella tiene mi pijama, así que me reparo del frío con el edredón del dormitorio y le pido la copa de vino. Ella se acerca con las dos copas, la botella y se sienta en el pequeño sofá en un borde, contoneándose con la cintura me pide que le haga sitio. Me empuja de una manera que me perturba para sentarse muy cerca de mi miembro y comienzo a entrar en pánico de tener que levantarme. Sin ropa interior no hay nada que oculte o retenga la erección que se esta gestando.

Me dice que ponga primero el video que estaba viendo hoy cuando ella llego. Yo puse cara de “no se de que me hablas” y ella me relato cada detalle para que lo pueda recordar. Busque Doble Blowjob tight teens mientras ella se reía con vergüenza y nervios. Tomaba largos sorbos de vino y se acomodaba sobre mí en el sofá.

Los primeros segundos del video fue algo incomodo. Pero al fin de cuentas somos amigos y relajamos en clima tenso con charla. Me dijo que ella lo hacia mejor y con mas ganas. Y cosas perversas como que era pena desperdiciar el “nutritivo” semen derramado entre los pechos de la chica.

En ese momento sentí explotar e hice lo imposible por no violarla al instante. No podía decirme esto.

Me confeso que es una amante incondicional del sexo oral hasta el final. Que no puede evitar tragarse todo el semen que pueda producir. Que le gusta jugar con el y luego saborearlo. Excede mi capacidad reproducirles como una amiga te puede confesar algo así mientras uno ve porno y bebe vino en pijama. Pero así fue.

Mientras ponía un video cargado por ella de unos alemanes de la GGG me advirtió que iba a necesitar mas vino para ver esto. Así que recargue, bebí un largo sorbo y me lo tome antes del minuto 4 del video.
Bukake y anal duro. Profundo. Tres hombres sobre una teen dulce. Bombeándola desde los primeros segundos hasta el final. Donde cada uno se dedidaba a correrse dentro de la boca de la chica y la golpeaba con el pene en la frente.
Luego le quitaban el tanga. La vestían otra vez y la dejaban parada en una esquina con un vibrador encendido puesto.
Me quede petrificado, nervioso, en celo como un a****l. Así que distendí y me reí nerviosamente.
Ella cargo un segundo video mientras se arropaba por el frío. Un video de 45 minutos y me pidió cobijo conmigo en el sofá.

Pensé: Ya no respondo por mis actos. El sofá es pequeño. Cuando note la erección bajo el edredón solo hay dos caminos.
Y así fue. Play al video y el arrope junto a mí en el sofá. En cucharita que es la única manera en la que los dos podemos estar recostados sobre el sofá. Rozo con su cintura mi miembro poco después. Lanzo una carcajada y yo le dije : Y que queres?!
Me dijo que era un cerdo mientras alineaba su culo sobre mi polla. Y se pego dulcemente, haciendo una fuerte presión para sentirla. Contoneo la cintura hacia adentro y bajo la cabeza soltando un resoplido. Y un leve gemido.

En ese momento una de mis manos la rodeaba por la cintura bajo la camiseta. Aforrándola desde del vientre para atraerla con fuerza sobre mi erección y la otra mano se posaba sobre su muslo y bajaba hasta las rodillas. Solo para volver a subir por la parte interior del muslo hasta el origen. La cuenca de su coño.

Mi mano encontró el pijama húmedo. No tenía ropa interior debajo.
Comencé a jugar con su cuello y le susurre al oído. “Sos mía”. Fue lo primero que se le ocurrió decir a mi pene através de mi boca.

Ella escurrió su mano dentro de mis pantalones cortos. Y me tomo por el rabo mientras la mano viajera partía de su entrepierna al elástico del pijama en la parte posterior y lo bajaba lentamente. Podía sentir un culo extremadamente suave que pujaba llamándome.

Sentía como jugaba con mi polla como una posesa. Misturándome un poco y haciéndome cosquillas en el glande con el pulgar otro poco.

Al bajar el pantalón de su pijama un poco comencé a acariciarle en culo. Primero por la parte exterior. Los muslos, las piernas y luego por la interior de los muslos firmes y tersos hasta el hermoso hueco entre las piernas. Ella es muy pequeña, delgada, suave.
El proporción mi polla en este estado era como su muñeca hasta el antebrazo.

Y por ese hueco entre sus piernas la deslice. Suavemente mientras ella se contoneaba. Rozándola. De atrás hacia delante.
Desde detrás mi polla sobresalía medio palmo por delante y ella ya había perdido la cabeza. Mojándose los dedos con saliva para humedecer mi capullo que la masturbaba sin descanso.
Podía sentir la humedad y el calor de su conejo. Deseaba destrozarla. Entrar a ella como un a****l. Me sentía enorme en comparación con ella. Sabía que mi polla la volvería loca y así y todo había decidido no darle tregua y meterle hasta los huevos. Por que se lo había buscado. Así que en ese momento se lo confesé. Le dije lo que pensaba. Que era una muñeca teen como a mi me gustaba y que estaba a punto de empalarla. Nunca voy a olvidar lo que dijo y lo paso después:
“Madonna!”- Métemela por el atrás me dijo. Por el culo. Muy fuerte.

Estaba el shock. Agradecido con mi suerte. Así que le dije que iba a mojarla un poco antes de metérsela. Que se lo había ganado.

Roce la superficie de su coño con la punta de mi rabo. Note como ella se retraía. No quería que la meta por allí o más bien se resistiera a esa idea. Así que cambie la dirección (antes de cortar el rollo) y busque ejerciendo presión su pequeño ano.
Su mano intercepto mi pene y la ubico en la puerta de su culo. Ella se doblo hacia adelante y su mano libre se aferro a mi brazo clavándome las uñas.

Me costo entrar. El glande se abrió paso sin demasiada presentación por ese pequeño y tirante orificio. A mi me dolió bastante la entrada hasta que la cosa se relajo solo pude meter un tercio. Pero luego la traje hacia mi, le quite la camiseta y manoseándole sus tibias tetas comencé a meterla cada vez mas.
Al momento ella dejo de quejarse del dolor y comenzó a gemir muy profundamente.

Estábamos pegados en sudor recostados de lado bajo un pesado edredón, en la posición de la cucharita teniendo sexo anal. La tenia rodeada con mis brazos. Con una mano tocaba sus tetas y la otra la aferro por el cuello para seguir el ímpetu de la profunda penetración.

Fue un ruego por su parte. Después de un rato de arduo trabajo. Me rogó que me corriera dentro de su culo y yo acepte los regalos de mi suerte.
Llevaba el DIA pensando en lo mucho que me ponía esta faceta en mi amiga. Llevaba el día pensando en que la tenía en casa a mi disposición.
Cuando por fin termine el aluvión fue importante. Bombear todo esto dentro de ella fue extasiante.

Descubrí violentamente el edredón con el frío que hacia en la casa en enero. Solo para ver mi miembro dentro de ella. La imagen se va a quedar siempre en mi memoria.
Una teen pálida y extasiada “abotonada” a un hombre por el culo.

No recuerdo haberla sacado. Simplemente nos dormimos. O yo me dormí mas bien! Je!
Quedaba mucho por delante con mi gran amiga Miriam. Pensaba que la conocía bien… ya la conocería mejor.

Pronto mas!

Escribo sobre ella por que vi hoy este video y la recorde.
http://xhamster.com/movies/1789532/ivy_activity.html


100% (5/0)
 
Categories: Anal
Posted by abimopectore
1 year ago    Views: 369
Comments (1)
Reply for:
Reply text
Please login or register to post comments.
1 year ago
muy buen relato,de lo mejor,nada mas que decir