No dormir y la falta de luz.

Leyendo las historias de un usuario de xhamster.com me di cuenta que yo tengo las mías propias.

Ahí va una de ellas.


No dormir y la falta de luz.

Hace unos años vivía en la evasión total.
Viajaba por Europa y me había detenido en Valencia. Ciudad mediterránea de España.
Esta ciudad tiene mucha vida nocturna. No es como el no parar de Buenos Aires. Pero esta bien.

Salía religiosamente todas las noches. Había superado la etapa de buscar la borrachera, el revolcón de una noche o la invitación a la cocaína. Simplemente salía a ver que pasaba. Con mi Mp3, algunos euros sueltos en el bolsillo y todas mis ganas de pasarla genial.

En muchos bares ya me conocían. En algunos había trabajado temporalmente inclusive. Había mucha confianza en la noche Valenciana.
Los domingos salía de mi trabajo a media noche y tomaba rumbo a mi bar favorito en las noches de Mordor como solíamos decir de los domingos noche. Allí ponía música, bebía gratis, si valía la pena me metía alguna rayita de coca y CASI siempre encontraba algo para dormir calentito. Esto ultimo jamás lo pague. Prostitucion me refiero.

Un domingo de estos, apenas entrar al bar, me advirtieron que mi lugar frente al tirador de vino blanco portugués estaba vetado.
El dueño del bar y de varios otros estaba al caer y no podían ni permitirme pasar a poner música ni darme copas.
Saque la propina de la semana de mi trabajo y tranquilamente la deje sobre la barra.
- Déme todo esto en cuenta esta noche y si sobra para la propina de los amigos del bar – Dije.

El dueño llego tarde. Un tipo elegante de unos cincuenta años.
Vestía un traje blanco. Gafas de sol cuadradas a lo Lagerfeld y unos pantalones de vinilo blancos.
Describiéndolo así parece un poco mamarracho. Pero tenia (tiene) mucha clase.

Lo conocí mientras los camareros le explicaban por que había una copa de balón llena de dinero suelto.

Se acerco a mi y de viajero a viajero charlamos hasta que el bar quedo vacío. Me invito al despacho a hacerme una raya en una ocasión, pero le dije que no, que gracias. No quería arruinar mi entrada a mi bar favorito de los domingos.
Las drogas arruinan muchas cosas.

Cuando quedábamos muy pocos. El dueño del bar libero de su horario a mi amigo que trabajaba en barra y a mi camarera favorita (ya escribiré sobre ella).

Estaba recogiendo mis cosas cuando el hombre me dijo que me quedara un instante mas mientras hacia caja y cerraba el local.
Lo ayude al cierre mientras le contaba que había trabajado como temporal en el local.

Bebimos hasta pasado el amanecer. Al final solo bebíamos agua y fumábamos unos puritos que yo tenia en la cigarrera.

Me levante y puse mi silla sobre la barra. Indicando que era mi hora de irme. Y subí al primer piso a orinar.
Algo en ese tipo me inquietaba. Me considero hetero. Pero algo en su manera de mirarme al explicar que ya me retiraba y su manera de respirar me ponían en alerta.
Cuando estaba terminando de mear la luz del baño se apaga. La puerta estaba abierta y noto como la luz del pasillo también esta apagada.
Estaba completamente a oscuras.
Un instante después, mientras me sacudía para guardar lo mío y salir a tientas, veo como la luz de una linterna recorre el pasillo y se acerca al baño. Escucho: - Algo funciona mal en la caja de luces mi amigo, permíteme pasar para enchufarlo-

Al entrar al baño apaga la linterna.

Yo estaba de espaldas al urinal. Se acerca a mi con una respiración descompasada. Jadeante. Deja caer la linterna. Y me pone una mano en el pecho y la otra sobre el pantalón. Sobre mi pene y mis huevos. Y dice: - Tranquilo, te la voy a comer toda y puedes irte -

Se agacho frente a mi respirando como una perra en celo. Me beso bajo la camisa mientras con una mano me apretaba el culo sobre el pantalón y con la otra intentaba bajarme el jean desabrochado y la ropa interior de la misma vez.

Cuando lo bajo, mi pene salio disparado por la erección contenida en mi ropa interior. Y sentí como rebotaba en algo tibio y húmedo. So boca. Estaba muy caliente en este punto.

Comenzó saboreándome el pene muy a fondo. Podía sentir como tragaba saliva con el sabor de mi verga y mis bolas. Me la lavo muy bien y muy profundo.
Me comió las bolas y justo después comenzó el ritmo frenético y profundo de mamadas.
Era como su me estuviera cogiendo / follando su boca. Por que la tragaba muy profundo y a un ritmo que solo un hombre caliente sabe chupar.
Increíble como me tocaba y chupaba las bolas.

Acabe avisándole. Pero como una perra sedienta se la metió mas profundo todavía y me permitió descargar toda la leche directamente en su esófago. Me empujaba con ambas manos del culo para que no la sacara y descargara todo en su boca.

Se trago toda la leche.
Así sin dormir y con falta de luz.


pronto mas.
si les gusta comenten!

80% (4/1)
 
Categories: Gay Male
Posted by abimopectore
2 years ago    Views: 368
Comments (1)
Reply for:
Reply text
Please login or register to post comments.
2 years ago
yo tambien soy hetero pero me gustaba ir al ideal o al ABC a que me la chupen. Si era una mina que habia ido con su pareja a que se la cojan, barbaro, pero si era un trava o un gay tambien. ¡Qué manera de hacerme acabar! Se la toman toda los guachos.