Mi Primera Vez, con la Madre de mi Alumno

Cuando empezé en la universidad, me gané unos dineros extra dando clases de matemáticas a chicos de p…aria. Con ello, podía pagarme mis gastos, sin recurrir a mis padres, y sin tener que buscarme un trabajo de “verdad”.

De todos mis alumnos, mi favorito fue Pedro. No solamente porque era un buen alumno y era francamente simpático, sino porque además su madre, Alicia, era un encanto. Una señora realmente educada, agradable, simpática… y además yo tenía un flechazo por ella…

Yo tenía 18 años, tenía las hormonas alteradas como todo adolescente, y desde un día que la había visto el escote, Alicia había protagonizado varias de mis pajas nocturnas. Yo aunque ya había salido con chicas, no había ido mucho más alla de besarnos y tocarnos un poco por encima, vaya, que aún era virgen. En mis fantasías veía a Alicia diferente a las chicas de mi clase, era una “Mujer”, en lugar de una “Chica”, y la veía igual que veía a las Mujeres de mis revistas o videos porno. Tenía un buen tipo, no estaba gorda, ni delgada, pero tenía un busto notable y unas caderas y un culito bien grande y redondito.

Pues una tarde llegue a la casa de Pedro para su clase, y me encontré con que solamente estaba Alicia.

“¡Perdón! ¡Pensaba que te habiamos avisado! Resulta que Pedro tiene esta tarde una exposición de su clase de ciencias y ¡llegará una hora más tarde! ¡Lo siento!”

Yo estaba por un lado, un poco fastidiado, porque me hacía perder el tiempo y el dinero de la clase, pero por otro lado, yo gozaba de la compañía de Alicia. Ella, para compensarme, me invitó a merendar. Mientras hablábamos en la cocina, se movía de un lado para otro para prepararme un bocadillo y un colacao, y mientras lo hacía, yo estaba encantado con ella y aprovechaba para mirarle el culo cuando se giraba. Mi enfado por el retraso de la clase se desvaneció al poder observar a Alicia e imaginarme como era por debajo. Pero, en un momento dado, Alicia se giró casualmente, y me pilló con los ojos mirando hacia abajo, hacía su culo, y yo, no reaccioné suficientemente rápido, por lo que supuse que se dio cuenta. Siguió un silencio de unos segundos, en el que ella me miraba, tras los cuales, sonrió y siguió con la charla. (los deberes de Pedro, que como me iba a mi la Universidad, etc.)

Pero de repente, me preguntó… -“Oye, ¿ya tienes novia?”

Como yo he dicho, yo era un adolescente bastante torpe con las mujeres, y a duras penas pude balbucear que aún no.

“No te preocupes” - me dijo. - “Ya te llegará, ya lo verás. Seguro que será pronto porque eres un chico muy majo. Te mereces tener pronto una buena chica”.

Yo no podía creermelo… ¡A solas con la Alicia de mis fantasías nocturnas y hablando de novias! Mis hormonas reaccionaron y empezé a tener una erección…. Yo me sentí incomodo e intenté ocultarlo rebullendome en la silla de la cocina, pero cuanto más pensaba en ello,¡ más dura se me ponía la polla!

“Sabes…” - me dijo Alicia - “me fijé como me mirabas antes… y….”

Yo estaba “Tierra tragame… ahora me vae a caer gorda…”

“La verdad es que es halagador…”

¡Yo no me lo podía creer! Y entonces Alicia bajó sus ojos y me miró el gran bulto que yo intentaba esconder, sin éxito.

“Y eso que veo allí… ¡es mucho más halagador!”

“Yo… Yo…. Lo siento….” pude decir a duras penas.

“No te preocupes, cariño…. Es normal…”- me respondió Alicia.

Y se acercó y me dio un pequeño apretón en un hombro y un besito en la frente. Pero cuando se iba a apartar, se agachó un poco, me miró con esos ojos grises que tenía durante unos segundos, y se acercó más y me besó los labios suavemente.

Yo al principio no hice nada aparte de alucinar por dentro. Cerré los ojos, disfruté del sabor de sus labios y de su suave aroma de perfume de mujer.

Cuando los abrí, se había separado de mí, y me miraba intrigada. Yo, instintivamente, me acerqué a ella, y le besé esta vez yo a ella… Alicia sí que respondió a mi gesto, abrió ligeramente los labios y me besó de vuelta…. Al cabo de unos segundos, nos estabamos besando bastante agresivamente… chupándonos los labios, la boca… Alicia gimiendo ligeramente….Y entonces bajó su mano hasta la altura de mi bragueta y me acarició… ¡Vaya salto que pegué!

“No sabes como me halagas…” - me susurró Alicia – “Para mi es una fantasía que un chico joven como tú se fije en una mujer de mi edad….”

“Eres… Eres muy guapa…” – le respondí. Alicia me sonrió. ¡No podía creerme lo que me decía o lo que me estaba haciendo!

“¿Quieres… Quieres llevar esta fantasía hasta el final?” – me preguntó Alicia con un ligero rubor de vergüenza en su mirada.

“¡Claro!” – dije, en un tono de voz más alto del que yo hubiera querido.

Alicia se rió nerviosamente, miró su reloj y me cogió de la mano.

“Creo que tenemos media hora aún hasta que llegue Pedro. Pero aquí no. Vente a mi dormitorio” – me dijo.

Fuimos al dormitorio y nos cogimos de las manos. Nos besamos. Nos acariciamos por encima de la ropa, y yo ya decidí quitarme la ropa. Pero Alicia me paró.

“Dejame a mi primero” – me dijo. Y se quitó su pantalón y la blusa. Tenía un sujetador y unas braguitas de algodón blanco. El sujetador marcaba esas tetas que yo había mirado y transparentaban ligeramente una mancha oscura de su pezón. Su braguita era normal, de a diario, no de fantasía, pero por los lados brotaban unos rizos de oscuro vello púbico… Para mi eso era demasiado. En aquella época, el vello púbico era lo máximo que yo había visto en las revistas y significaba para mi sexo, sexo y más sexo. Alicia se rió otra vez nerviosamente, y nos sentamos juntos en la cama. Me quité todo menos mi calzoncillo, que a duras penas aguantaba mi erección y empezamos a acariciarnos más intimamente…

Sus tetas eran grandes, blandas pero firmes al tacto… todo un sueño para mi, y Alicia no se cortó a la hora de acariciarme el pecho y mi paquete. Yo pasaba la mano por la parte de delante de su braguita, que estaba bien húmeda.

Al final Alicia se quitó su ropa interior y pude ver sus tetas, que aunque caían ligeramente eran todas unas tetas de auténtica “Mujer”. Y su pubis era un precioso triángulo negro de deseo. Me quité mi calzoncillo y Alicia me miró aprobadoramente. Como había visto en las películas, quería lamerle su vagina y que ella me chupara a mi, pero cuando acerqué mi cabeza, Alicia me dijo:

“Ahora no hay tiempo… Estoy muy mojada y lista… Métemela ahora”.

Yo por supuesto no dije que no. ¡Iba a hacer el amor por primera vez! Alicia se abrió las piernas y pude ver el interior de sus muslos, algo que solamente había visto en alguna revista, y que la verdad era bastante desconocido para mí. Acerqué mi polla a ella, dejé que ella me parara con la mano, y sujetara mi polla para dirirgirla dentro. Poco a poco (¡yo quería entrar ya mismo!), la penetré y… ¡Estaba haciendo el amor!¡Con Alicia!

“Es tu primera vez, ¿verdad?” – me preguntó con un gemido.

Dudando si mentir o no, finalmente le dije que si. Ella me respondió “Me encanta…”

Lo hicimos a estilo misionero, yo encima, moviendo mis brazos por su costado, sus tetas, sus caderas y ese culito que yo había fantaseado tantas veces.

“Tomo la pildora… no te cortes y correte dentro” – me dijo. Yo entonces advertí que había ignorado toda mi educación sexual, pero… ¡que le iba a hacer!. Además esa petición me volvió loco de deseo y me corrí…. Mientras lo hacía, yo podía ver la cara de felicidad de Alicia….

“Nos damos prisa” – me dijo Alicia. - “Pedro no tarda en venir.”

“¡No encuentro mi calzoncillo!” – dije con un ataque de terror.

“No te preocupes por el calzoncillo ahora” – me dijo Alicia. “Ponte el pantalón, y ya te daré el calzoncillo cuando lo encuentre”.

Y llegó Pedro y ya estabamos “listos”, como si nada hubiera ocurrido. Tras entrar en el cuarto de Pedro para empezar sus clases, Alicia entró para darle la merienda. Pedro dio las gracias y miraba absorto sus libros, mientras Alicia iba a la puerta de su habitación para salir. Me giré. La miré. Alicia se rió sin hacer ruido, y con un movimiento rápido, sacó mis calzoncillos del bolsillo de su pantalón, me miró, relamió sus labios, me guiñó un ojo y salió de la habitación.

100% (21/0)
 
Posted by Perales72
1 year ago    Views: 1,175
Comments (2)
Reply for:
Reply text
Please login or register to post comments.
sisilove
retired
1 year ago
buena historia
1 year ago
Muy buena historia y muy bien contada. Ojalá nos cuentes más aventuras de esta parejita que seguro que lo ha hecho mil veces más.