LA MAMÁ DE MI RICA ALUMNA

LA MAMÁ DE MI RICA ALUMNA.

Anteriormente les había narrado la experiencia con mi alumna de nombre Daniela. Y de cómo esa primera vez que salimos, al ir a dejarla a su casa, su madre me pidiera amablemente platicar conmigo asuntos relacionados con su hija. Bien; pues en el transcurso de la semana recibí la llamada de la madre de mi alumna quien me pedía una cita para hablar acerca de asuntos relacionados con su hija. Le comenté que podía recibirla en la escuela, a lo que ella me contestaría que se sentiría más cómoda en un lugar ajeno a la escuela. Le pedí que sugiriera algún lugar, donde pudiera sentirse cómoda, ella sugirió un Sanborns, así que acordamos el día y la hora. El día de la cita llegue puntual, y la señora llego unos minutos después. Una vez que nos saludamos nos dirigimos al restaurante del lugar. Pedimos algo de tomar y estuvimos platicando de cosas sin importancia como una manera de romper el hielo. La mamá de Daniela comenzaría hablando sobre la preocupación que tenía por haber encontrado en la habitación de su hija un dildo, y algo que hizo que la sangre por un momento se me helara, fue que me dijera que un día antes que me viera llevar a su hija a casa, la escuchara jadeando en su cuarto masturbándose repitiendo mi nombre. Controlándome y haciendo gala de una tranquilidad que estaba muy lejos de sentir, le pregunté el por que suponía que se refería a mi cuando mencionaba mi nombre, siendo que hay muchas personas con el mismo nombre. La madre intuitiva por no decir nada pendeja, supuso que era yo por que al día siguiente vio que yo lleve a su hija a su casa.

- Mira, no tendría ningún problema con que tu tuvieras algo que ver con mi hija. Me comentó.

Su comentario me tranquilizó, ya que de alguna manera me estaba dando permiso de andar con su hija.

- Además, no culparía a mi hija de que tu le gustaras, eres muy guapo. Me sentiría mucho más tranquila de saber que sale contigo que con uno de esos pinche chamaquitos con los que luego sale.

Me daba la impresión de que la señora quería sacar algo. Intuía que había algo entre su hija y yo, pero no podía asegurarlo. Posteriormente me platicaría la manera en la que a Daniela siendo hija única le afecto el divorcio de sus padres, y de cómo a la señora le ha costado trabajo establecer una relación de pareja estable. Entró en el tema de sus parejas, de sus amantes, detallando aspectos de su vida sexual, de si la satisfacían o no, y demás cosas que comenzaron a pararme la verga. Durante la charla, la señora tomaba mi rodilla con su mano cada vez que hacía algún comentario jocoso. Era un poco evidente que la señora quería tener algún tipo de contacto físico conmigo. Seguimos charlando de manera muy agradable hasta que la tarde se hizo noche rápidamente, así que tuvimos que despedirnos. Pagué la cuenta, y ya estando en el estacionamiento la señora me dio un fuerte abrazo y un beso donde su labios rozaron la comisura de los míos.

- Ojala nos pudiéramos ver otro día y en otro lugar. Me susurró al oído.
- Si, cuando gustes nos vemos, solo llámame y nos ponemos de acuerdo.
- De verdad te puedo llamar cuando guste? Preguntó.
- Por supuesto, cuando gustes. Respondí amablemente.
- Entonces no tardare en llamarte. Me dijo sonriendo de una manera un tanto maliciosa.
- Ok. Cuando gustes.

Dos días después (Sábado) estaba en casa mirando una película cuando sonó mi celular. Al contestar, me sorprendió escuchar a la mamá de Daniela del otro lado de la línea.

- Hola, como estas? Preguntó.
- Muy bien, gracias, y tu?
- Bien también.
- Que haces?
- Viendo una película.
- Y eso?
- La verdad hoy no quise salir, quise quedarme en mi casa descansando. Y tu?
- Yo vine a una comida con unas amigas, pero la verdad ya estoy muy aburrida, y me preguntaba si te gustaría hacer algo?
- La verdad no se me ocurre nada.
- O quieres quedarte en tu casa a seguir descansando?
- La verdad; no tengo muchas ganas de salir.
- Y si me invitas a descansar contigo?
- Si quieres venir a mi casa, adelante.
- En serio?
- Si, por supuesto.
- No te m*****a que vaya?
- No para nada, en lo más mínimo. Eres bienvenida.
- Quieres que lleve algo de tomar.
- Si gustas traer algo, tráelo.
- Ok, entonces voy para allá.

Después de explicarle donde vivía colgamos. A los 20 minutos llego la mamá de mi alumna quien vestía un vestido de una sola pieza a rayas y unos zapatos descubiertos. La verdad, cuando la vi se me antojo demasiado. Traía consigo una botella de vino. Anteriormente había comentado que yo no bebo alcohol, así que saque una copa para servir el vino y yo me serví un poco de té helado. Nos quedamos en la sala platicando un poco. De cómo había estado la comida y cosas sin importancia.

- Y que película veías?
- Rock and Rolla.
- No quieres seguirla viendo?

Esa sugerencia se me hizo un poco obvia, pero como debo manejarme con mucho cuidado por mi trabajo, le comenté que si ella la quería ver, a lo que respondió que si quería verla. Así que nos fuimos a mi cuarto. Puse la película y me acosté en la cama. Ella solo se sentó en la orilla al otro lado de la cama.

- Si gustas puedes acostarte para que estés más cómoda. Le sugerí.
- Ok, muchas gracias.

Se quitó los zapatos y se acomodo a mi lado. Yo solo vestía un short de lana un poco holgado y una playera sin mangas. Mientras la película transcurría la mamá de mi alumna se iba acercando cada vez a más a mi. Mientras veíamos la película hacíamos comentarios que nos hacían reír, lo que ella aprovechaba para poner sus manos sobre mi pierna o para juntar sus pies con los míos. En un momento la temperatura ambiente bajo, por lo que me levante para ir por un cobertor que nos cubriera. Así que bajo el cobertor la señora se acercó a mi y me pido que la abrazara. La abracé lo que ella aprovecho para pegar su cuerpo al mío y subir su pierna sobre la mía.

- Que rico, me haces sentir muy bien. Me susurró al oído.
- Te gusta? Pregunté.
- Si, mucho, que rico momento no crees?
- Si, por supuesto.

Sin decir nada más, comenzamos a besarnos de una manera muy rica, entrelazando nuestras lenguas, mientras la señora comenzó a jadear muy fuerte.

- No sabes las ganas que he tenido de estar contigo. Me dijo entre jadeos.

Yo ya tenía la verga bien parada de tanto estarla frotando en su cuerpo. Mientras nos besábamos acariciaba la pierna que tenía encima mío. Subía desde su pantorrilla hasta el muslo para llegar a sus ricas nalgas. Ella me besaba el cuello succionándolo ligeramente. Bajé su pierna de la mía para meter mi mano entre sus piernas y sentir su tanga empapada de sus jugos. Cuando mi mano acaricio su mojada panocha sobre su tanga ella lanzó un suspiro. Comencé a frotar mi dedo en la hendidura de su puchita de arriba hacia abajo. Ella hacia movimientos pélvico en circulo mientras me jalaba para que la besara, le pedí que abriera la boca, cuando lo hizo, deje caer un hilo de saliva dentro de su boca, lo que hizo que se pusiera a mil.

- Ay papito que cachondo eres. Me gustas mucho.

Hice a un lado su tanga y frote su clítoris con la yema de mi dedo, al momento del contacto con mi dedo ella se estiró hacia atrás como si estuviera poseída. Con los ojos en blanco se retorcía en la cama mientras mi dedo hacia movimientos en circulo en su clítoris que cada vez se ponía más duro. La señora en su calentura buscó mi verga con su mano, misma que ya estaba bien parada. La tomó por encima de mi short y al tenerla entre su mano comenzó a jalármela, mientras yo metía dos dedos en la papaya de la señora que ya estaba escurriendo sus jugos a borbotones.

- Que rico, que rico. Solo repetía con voz susurrante y entrecortada.

Pude sentir como su panochita comenzó a escurrir más mientras sus piernas se tensaban y ella se estiraba mientras lanzaba gritos de placer.

- Ahhhhhhh que rico, me estoy viniendo.

Metiendo la mano dentro de mi short dejo escapar mi verga que brinco de lo parada que estaba. La mamá de mi alumna se la llevó inmediatamente a la boca en un acto desesperado como si en ello se le fuera la vida. Comenzó a succionarme la verga tan fuerte que sentí que me podía hacer venir en cualquier momento. Que rico mamaba, succionaba al mismo tiempo que con su mano me la jalaba de atrás hacía adelante. El sonido de sus labios jalando mi verga era tan cachondo que hizo que se me parara más la verga.

- Que rico pito tienes, tenía mucho tiempo que no mamaba una verga así de rica. La tienes muy rica.
- Te gusta?
- Si papito me gusta mucho tu pito. Me lo quieres meter?
- Si por supuesto.

Quitándose la tanga la señora se puso de perrito y levantando el vestido, abrió los labios de su papaya para invitarme a que le clavara mi chile en esa jugosa panocha que ya escurría un rico hilo de jugos color blanco.

- Métela.

Pasé la hinchada cabeza por toda la hendidura de su papaya para lubricarla con sus jugos, mientras ella lanzaba suspiros al mismo tiempo que seguía pidiendo que se la metiera.

- Me tienes muy caliente papito, ya métemela por favor, ya no aguanto esta calentura. Ya cógeme por favor.

La empuje y se la dejé ir de un solo golpe hasta dentro de su panocha, lo que hizo que ella lanzara un grito y me volteara a ver.

- Aayyyy papacito que rico pedazote de carne, me vas a partir en dos. Pero no te preocupes tu sigue. Síguele por favor, no te detengas.

Comencé el mete y saca muy profundo, por lo que la tomé de los hombros para apoyarme y dejársela ir hasta adentro de su panocha que a cada embestida escurría sus jugos, mismos que hacía brillar mi chile. Podía ver como sus labios inferiores se estiraban acariciando mi chile cada vez que sacaba mi verga para tomar vuelo y dejársela ir de nueva cuenta en su cuevita. Un rico olor a sus jugos comenzó a inundar el ambiente lo que hacía que yo me pusiera más caliente.

- Sigue papito, síguele, no pares para nada, cógeme, cógeme como quieras chiquito.

Me decía eso mientras estiraba su mano por debajo de sus piernas para acariciarme los huevos.
- Dame, dame, dame papacito, pícame, pícame cabrón. No tienes idea de cómo quería que me tuvieras así ensartada.

Era curioso como a poco más de una semana esta misma verga estaba dentro de la panocha de su hija quien al igual que su madre pedía más verga. En ese momento pensé en que diría Daniela si me viera cogiéndome a su mamá. Y al mismo tiempo en que diría esa señora que tenía empinada con mi verga adentro, si se enterará que lo que se estaba comiendo en ese momento ya se lo había comido su hija. Esa idea me hacía ponerme mucho más caliente de lo que ya estaba. Por lo que aceleré los movimientos lo que provocó que la señora comenzara a venirse gimiendo como una verdadera puta.

- Ahhhh así, así síguele que me voy a venir, más fuerte, más fuerte, así papi así.

La señora estallo en un rico orgasmos que la hizo desvanecerse, quedando boca abajo mientras yo seguía encima de ella bombeando dentro de su rica papaya. Le saque mi verga y me acosté boca abajo para que ella se montara. Se montó dándome la espalda, mientras se sostenía en sus piernas comenzó a brincar sobre mi chile que ya estaba a punto de estallar, hacía movimientos de arriba hacía abajo chocando sus nalgas contra mi pelvis. Por momento se sentaba por completo tragándose toda mi verga mientras hacía movimientos de atrás hacia delante y en circulo, lo que me provocaba la sensación de que me iba a arrancar mi verga. Se dio la vuelta para ensartarse nuevamente mi chile y mover su caderas de arriba hacia abajo.

- Te gusta? Preguntó
- Si, mucho.
- No te muevas, deja que yo haga todo. Me dijo.

Terminando de decir eso, comenzó lentamente a subir y a bajar sobre mi palo, mientras sentía como sus paredes vaginales apretaban mi hinchado pito y lo soltaban. La señora tenía perrito, un perrito muy bien entrenado que me mordía haciéndome sentir una rica sensación recorriendo todo mi cuerpo. La señora apretaba fuertemente mi hinchada verga y la soltaba, para después apretar y soltar en repetidas ocasiones de manera más rápida, por que no tardé mucho en quererme venir.

- Ahhhhh me vengo, me voy a venir. Le advertí.
- Vente papito, vente dentro de mi, no te preocupes estoy operada, no pasa nada.

Solté un torrente de mocos dentro de la panocha de la caliente señora que no dejaba de apretar y soltar mi verga con esa vagina que parecía tener dientes, al mismo tiempo que seguía dándose de sentones en ella.

- Ahhhhhh que rico. Grité.
La señora no dejaba de darse de sentones lo que hizo que la sensación fuera mucho más fuerte.

- Ya, ya, espera, ya me vine. Le decía a la mamá de mi alumna.

Pero ella seguía ensartándose en mi chile. Yo comencé a gritar de placer y dolor. Fue una sensación extraña que jamás había yo experimentado. Por fin se detuvo, y se puso de pie sobre mi para subirse la falda con una mano, mientras con la otra abría sus labios vaginales para dejar escapara mi leche de su panochita, brindándome un espectáculo muy cachondo mirando como mi leche salía de esa papaya y caía sobre mi pecho.

- Mira como sale tu lechita caliente.

Ahora entendía por que Daniela era tan caliente y no tenía prejuicio alguno para prestarse a cualquier juego sexual. Se acostó a mi lado y estuvimos platicando sobre muchos temas entre esos su hija.

- No le vayas a decir esto a Daniela, no se como lo vaya a tomar si se entera. Me dijo ella.
- Como crees tu que lo vaya a tomar? Pregunté.
- No se, pero la verdad yo creo que tu le gustas mucho a ella por que todo el tiempo me esta hablando de ti, a cada momento te menciona, y cuando lo hace veo un brillo muy particular en sus ojos.
- Y eso te m*****a? Volví a preguntar.
- No para nada, como te dije la vez anterior, preferiría que saliera contigo a que saliera con esos chavitos pendejeros con los que luego sale.
- Y que tal si me la pico? Le dije en un tono de broma
- Serías capaz? Me dijo riéndose.
- Bueno, Daniela esta muy buena, y como no desear cogérmela.
- Eres un depravado. Me dijo riéndose al mismo tiempo que me pegaba un manazo en mi hombro.

Ambos nos echamos a reír, pero algo me decía que la señora quería saber si yo ya me había cogido a su hija. Nos levantamos para meternos a bañar juntos. En la regadera pude apreciar muy bien el cuerpo de la mamá de mi caliente alumna. Una señora con unas ricas tetas operadas, grandes, redondas y firmes. Un cuerpo bastante estilizado para su edad. Sus nalgas que en algún momento estuvieron bien paradas ya no lo estaban tanto, pero era muy apetitosas aún. Independientemente que la señora era muy guapa, era una agradable compañía. Nos comenzamos a enjabonar nuestros cuerpos mutuamente, como días atrás lo había hecho con su hija. Comencé a chupar sus ricas tetas que inmediatamente pusieron a la señora muy caliente de nueva cuenta, por que sus pezones se pusieron erectos al instante. Ella se hinco para mamarme la verga mientras con su mano acariciaba mis huevos.


- De verdad te cogerías a Dany? Preguntó mientras seguía mamando mi verga.
- Si, si me la cogería.
- Como te la cogerías? dime como.
- Me la cogería igual que a ti.
- Dejarías que te la mamara como te la estoy mamando yo?
- Si, dejaría que me mamara la verga así como lo estas haciendo tu. Imagino que debe de mamar verga igual o más rico que tu.
- Más rico, por que ella va a ser mejor puta que yo.

Yo ya estaba muy caliente solo de acordarme que de igual manera tuve a su hija hincada mamando mi verga como en ese momento lo estaba haciendo ella.

- No solo dejaría que me mamara la verga, sino que me la cogería por el culo. Le dije en mi calentura.
- Si la culearías?
- Si, le reventaría el culo muy rico.
- Como lo harías, dime como.

No dije nada, solo la levanté y la puse en la misma posición en la que puse a su hija. Recargada de frente contra la pared, con los brazos en alto, mientras le abría las nalgas a la señora para meter mi lengua en su culo mientras con mi dedo masajeaba su clítoris que rápidamente se hincho.

- Ahhhhhhh eso le harías a mi Dany?
- Si, esto le haría, esto y más.
- Que más, enséñame que más le harías a mi niña?

Tome el jabón y le comencé a sobar el chiquito de ella con él para lubricarlo y al mismo tiempo lavarlo. Metí primero un dedo en su colita, con el que ella lanzo un gemido muy cachondo, al mismo tiempo en que levantaba la pierna y la pusiera en mi hombro para que así pudiera yo meter mi lengua en esa rica panocha que ya escurría. Mientras le chupaba su rica panocha al mismo tiempo le metía un dedo más a su culo para dilatarlo y así mi gruesa verga no le fuera a doler. Termine de meterle tres dedos y hacia movimientos de mete y saca mientras ella gritaba de placer, mientras lamía y mordía sus nalgas.

- Así, así, que rico.

Saqué mis dedos de su culo y la volví a recargar de frente contra la pared, le di una fuerte nalgada.

- Pare las nalgas. Le ordene.

Ella solo obedeció y con sus manos abrió sus nalgas ofreciéndome su rico chiquito que ya estaba dilatado. Dejé caer un hilo de saliva en su cola y en mi chile para lubricarlos. Coloqué la hinchada cabeza de mi verga en la entrada de su culo y sentí claramente como cada uno de los pliegues de su ano la acariciaban. Empuje y mi chile entró sin ningún problema hasta la mitad. Ella solo pujó.

- Uy! papito, me vas a partir en dos.

Utilizaba las mismas expresiones que Daniela decía a la hora de estarla cogiendo, o quizá era que Daniela utilizaba las expresiones que su mamá decía a la hora de coger. Esta idea me calentó demasiado ya que me hizo pensar que probablemente Daniela espiaba a su madre mientras esta cogía con sus galanes en su casa, lo cual a su vez me hizo generarme la fantasía en ese momento de que Daniela estuviera viendo como cogíamos. Así que con mi verga dentro de ano de la madre de mi alumna comencé a bombearla fuertemente mientras pasando mis brazos bajo sus axilas, tomé sus hombros para así poderme apoyar y ensartarla mejor. Comencé a cogerla de una forma muy dura por lo caliente que ya estaba mientras ella gritaba de placer.

- Así quieres que me coja a la puta de tu hija? Dímelo así quieres que me la coja?
- Si papi, así, así cógetela.
- Vas a dejar que me la coja?
- Si papito chulo cógetela, yo te doy permiso, pero mientras cógeme a mi por favor.
- Pues así me voy a coger a la puta de Daniela, así hasta que grite de placer como tu.
- Ay si, ay ay ay, si, así cógetela, así hazla gozar como a mi.
- Le voy a llenar su culo con mi leche.
- Si mi amor, llénaselo todo.

No aguanté mucho y solté toda mi leche dentro del culo de la madre de mi alumna, quien me volteo a ver a la cara y pude apreciar que algunas lagrimas le escurrían de sus ojos. Al sacárselo vi que mi verga tenía sangre. No me di cuenta en la calentura que de lo fuerte de las embestidas le desgarré algunos pliegues del culo. La mamá de Daniela estaba adolorida del culo. Por lo que me disculpe.

- No te preocupes, si estoy adolorida pero estuvo muy rico.

Le puse un poco de pomada en su culo para que el dolor se mitigara. Nos quedamos platicando hasta casi amanecer. Y me confeso que muchas veces se dio cuenta que Daniela la espiaba cuando ella estaba cogiendo con alguien en su casa, lo que confirmó mi teoría, y al mismo tiempo entendí del por que de la cachondez de la chavita. y lo mejor fue que cuando confesó que el que su hija la observara mientras cogía le excitaba mucho. Le pregunté que si era verdad que me daría permiso de que me cogiera a su hija, ella me contesto que si, que podía cogérmela cuando yo quisiera, siempre y cuando no la obligara. Lo que la señora no sabía es que a la puta de su hija no se le obligaba, ella misma pedía verga a gritos. Le pregunté que si no le excitaría la idea de ver como me cogía a su hija. La expresión de su rostro cambió por completo cuando lo mencioné. Me dijo que podría ser muy excitante, pero que no sabría como reaccionar ante este hecho. Le propuse que si lo prefería podía filmar el encuentro sin que Daniela se diera cuenta, y después ver el video juntos. Ella se calentó de inmediato y me dio su aprobación con una rica mamada de verga, y sellamos nuestro acuerdo con otro delicioso palo donde me repetía constantemente que me cogiera muy rico a su hija como me la había cogido a ella.
Más adelante les contaré como fue todo esto, y como después de varios meses (esto que les narro tiene varios meses que sucedió) por fin una de mis fantasías de toda la vida se hizo realidad al cogerme juntas a la mamá y a la hija.

94% (33/2)
 
Categories: AnalHardcore
Posted by Padriniuxxx
2 years ago    Views: 1,933
Comments (6)
Reply for:
Reply text
Please login or register to post comments.
7 months ago
Yo también.
2 years ago
Woooooow m masturbeeeee !!!
Ksenaird
retired
2 years ago
Buena historia, muy cachonda!
2 years ago
Esta próxima semana subire la historia con la mamá y la hija juntas. Saludos.
2 years ago
Sí, lo de la mamá y la hija juntas es lo que estoy esperando...
2 years ago
MUY BNA HISTORIA ...