Feelin' III



Gracias al impulso de tus caderas, el columpio se balanceaba y eso hacía que me penetraras con más fuerza y profundidad.
A pesar de no moverme, estaba empezando a sudar. La tensión era terrible, me mantenía cada músculo atenazado.
Sin previo aviso me bajaste el antifaz hasta el cuello. Bizqueé un par de veces por la luz que me cegó, pero al poco pude verte. Agarraste mis tobillos y soltaste los arneses.
Respiraba agitada y veía como los pechos me botaban. No me atrevía a subir los ojos más arriba de tu pecho tatuado... Pero no pude evitarlo. Casi con la lengua lengua fuera estirabas mis piernas a cada lado para separarlas todo lo posible.
Me fundiste con la mirada para acto seguido ponerla en blanco un segundo.

Quería soltarme, agarrarme a tus brazos brillantes por el sudor, clavar las uñas en tu espalda y ayudarte a empujar más.
Frunciste el ceño y metiste una embestida muy fuerte. Sentí como te vertías dentro de mí, chorros calientes y húmedos...
¿Que si me gustaba? Podría decirse que había esperado eso muchísimo tiempo.

Follar a pelo, sentirla tan dura como una piedra... Piel con piel.
Entre resoplidos me quitaste las pinzas de los pezones. El dolor fue peor que tenerlas puestas. Los pellizcaste mientras notaba como el esperma corría por mis nalgas hasta tocar el suelo.
También me quitaste la bola de la boca y limpiaste la saliva de las comisuras. Al fin pude respirar tranquila, aunque el "pony tail" siguió en su sitio.

Desnudo todavía, te acercaste a un cajón y sacaste unas velas que dejaste encendidas sobre la cómoda color negro. Pediste que me bajase del columpio para atarme las muñecas a una cadena que colgaba del techo. Los pies a penas me rozaban el suelo lo que me obligaba a estar de puntillas.
Colocaste un espejo de pié frente a mí. Te colocaste a mi espalda y te agachaste hasta mis gemelos. Subiste con la lengua por toda la pierna, nalga izquierda y espalda hasta el cuello. Tus manos se apoyaban en mi cuerpo mientras me entregaba a tus caricias.
Acariciabas mi hombro con la nariz. Tu respiración ofrecía algo de frescura al calor tan sofocante que me salía de dentro a fuera. Con los labios encontraste la yugular al tiempo que agarrabas mis pechos son suavidad.
Tragué al ver en el espejo la escena tan potente y salvaje. Suspiré al ver el verde brillante en la reluciente superficie reflectante...
Al sacar la lengua te golpeaste los dientes con el piercing y escuchar eso me produjo un escalofrío.
Llegaste a mi oreja y visitaste mi oído estirando los pezones con fuerza arrancándome un gemido.

De repente, un mordisco en el cuello. Aspiré el aire entre los dientes por el contraste de placer y dolor. Parecía que gruñías cuanto más te hundías en mi carne.
Cerré los ojos y me dejé llevar.
No miré, pero sabía que fuiste a por una vela con olor a chocolate.

- Tranquila, no te pasará nada que tú no quieras...

Frase familiar y condujo a derramarme unas gotas sobre mi pecho. La cera de chocolate comestible resbaló por mis tetas.
Una gota cayó justo sobre el pezón y decidiste lamerlo.

- Va a ser una noche muy, muy divertida, pequeña mía.

Dijiste echándome una mirada de forma sensual que me hizo estremecer.
100% (4/0)
 
Categories: Fetish
Posted by Nexus_Wolf
2 years ago    Views: 71
Comments (4)
Reply for:
Reply text
Please login or register to post comments.
aang32
retired
1 year ago
me encantas ;)
2 years ago
Nooo, me quede picada T__T
Lewis_23
retired
2 years ago
muy bueno, excitante y sensual de todo!
2 years ago
muy bueno nexus, excitante :P