Fuí su Puta

Hacía un rato ya que había terminado de vestirme y maquillarme, el espejo me devolvía la imagen de una putita y eso me hacía feliz. Mientras pensaba en eso, el timbre sonó, anunciando la llegada de Marcelo. Lo recibí con un besito en la boca, él me tomó por la cintura y me besó con un beso muy profundo. -Así montada, serás mi puta.- Me susurró al oído.

Hacía dos días lo había conocido en la calle y al contarle que me gustaba vestirme de mujer, me pidió que de esa manera lo recibiera, (tengo una amiga travesti, que me deja recibir tipos en la casa, a cambio, atiendo a algunos de sus clientes), y ya nos estábamos besando y manoseándonos, levantando los dos la temperatura ambiente. Mi vientre sentía el bulto de su choto duro, pareciendo explotar detrás del pantalón, lo recorrí suavemente con la palma de mi mano y lo tomé de su mano y lo llevé al dormitorio. Fue quedando la ropa de Marcelo en el piso, su pija pedía a gritos que me la comiera, eso hice, mi boca, tragó ávidamente su verga endurecida. Su glande, llenaba mi boca y mi lengua lo recorría. Sus manos pellizcaban mis pezones endurecidos y así nos fuimos dejando caer en la cama.

Cuando sentí que su pijota estaba por explotar, dejé que sus movimientos, como si me estuviera cojiendo por la boca, se acentacen, sentía hasta el relieve de las venas de su choto, rozar mi lengua, y sentí su brutal descarga de semen bien espeso llenar mi boca, tragué mientras degustaba el manjar, pero por la comisura de mis labios pintados, cayeron unos hilos de leche que Marcelo, habilmente con la punta de su choto, aún palpitante, juntó metiéndome el nectar en mi boca, como para que no dejara leche sin tomar. Terminé de limpiar su pene y seguí pasando habilmente mi lengua por su glande, hasta ponerla dura nuevamente, sus fornidas manos me pusieron, en posición de perrito y mientras abría mis nalgas su lengua comenzó a chupar mi orificio, su saliva y sus dedos, hacían que estuviera por explotar, salió de su posición y parado detrás de mi, aferró mis caderas fuertemente y su dura pija quedó apoyada en mi culo, lentamente pero con firmeza, sus 22 cm fueron penetrándome, hasta quedar, totalmente sometida al falo dominante, su meta y saca, comenzó, haciéndome retorcer con una mezcla de dolor y placer indescriptibles. Sus embates eran feroces, sentía como toda su verga, entraba y salía con cada vez más velocidad.

En un momento, la sacó totalmente y me dió vuelta, quedando yo, boca arriba, tomó mis tobillos dejando mis piernas abiertas y mi culito abierto, su poronga, penetró con una facilidad asombrosa y lo abracé con mis piernas por su cintura, su boca comía la mía y su pija no dejaba de martillarme, sentía sus pesados huevos, golpear mis nalgas, sus manos no dejaban parte de mi cuerpo sin acariciar, mis pezones eran sometidos a constantes pellizcones y su poronga entraba y salía de mi culo rapidamente, durante largos minutos, me cojió en esa forma hasta que en medio de gemidos, sentí el calor de su leche inundar mis entrañas, sacó su pija de mi culo y me ofrendó los últimos disparos de leche en mi boca. Quedamos los dos extenuados. Me abracé a Marcelo, y mientras pellizcaba delecadamente mis pezones, me decía:--que putita hermosa, sos toda mía, --y otras cosas por el estilo.

Mientras, mi mano subía y bajaba por el tronco de su poronga, que volvía a tomar vigor, me agaché sobre él y comencé a chupársela nuevamente. ël seguía tirado boca arriba, y cuando la sentí bien dura, monte sobre su cuerpo y me fui sentando sobre su choto, que lenta, pero firmemente, fue entrando nuevamente en mi orto dilatado y todavía con leche de su anterior acabada. Me tomó por la cintura y comenzó a subirme y bajarme a lo largo de su pija, hasta que empecé a marcar el ritmo yo y sus manos acariciaban mis tetas, dándome pequeños pellizcones en mis pezones. Durante aproximadamente 15 minutos me dió de esa manera, luego salí de mi montura y me puse en cuatro, ofreciéndole mi culo en pompa, me arrastró hasta el borde de la cama y él parado y yo como una perrita, me abrió las nalgas y me penetró violentamente, sin soltar mis caderas, atrayéndome y alejándome, me cojió por un largo tiempo, haciéndome acabar a mi, dos veces. No daba más, pero el tipo este seguía con su pistoneo infernal, sentía todo el grosor de su dura y caliente pija, entrar y salir de mi culo, totalmente abierto, como si fuera una concha. Hasta escuchar, que entre gemidos, acelera más aún sus movimientos llenando mi culo, nuevamente de semen caliente y espeso. Cuando salió de mi culo y con él, el semen comenzó a chorrear por mis piernas.Quedé extenuada, pero totalmente satisfecha. Cuando se fue, mi amiga, me avisa, que estaba por recibir a dos tipos y que tenía que ayudarla, bueno, esa se las cuento otro día.


100% (3/0)
 
Categories: AnalGay MaleShemales
Posted by Mistyca
9 months ago    Views: 1,233
Comments
Reply for:
Reply text
Please login or register to post comments.
No comments