El profesor-profesora

Todos los años conozco profesoras y profesores nuevos, en realidad a algunos de ellos los conocí en mi época de estudiante pero hay muchos de ellos que estudiaron antes o después que yo por eso siempre a la mayoría no los conozco.


En el liceo nocturno en que trabajaba había dos aulas vacías, hasta que se decidieron a repararlas porque había demasiada población estudiantil y quedaban muy amontonados en las aulas habilitadas.

Eso sucede siempre a principio de año porque al transcurrir los meses y principalmente cuando llega el invierno los estudiantes van abandonando y quedan muy reducidos los grupos en cada aula.

Ese año yo no cubría todos los horarios dado que había dos grupos más y contrataron a un profesor de historia llamado Darío para que se ocupase de las clases que a mi no me daba el tiempo para cubrirlas.

Al profesor Darío yo no lo conocía porque no había estudiado conmigo ya que tenía unos cinco o seis años más que yo.

Lo conocí unos días antes de comenzar las clases en una reunión que hizo el director para establecer el orden de trabajo.

Es un tipo regordete, sin ser gordo más bien corpulento o sea de cuerpo macizo sin rollos, con una gran cabeza, bastante calvo, con un bigote marròn-chocolate de forma rectangular redondeado en los bordes de esos bigotes enmarañados que ni las forma de los pelos se les notan de tan amontonados y oscuros, parecía que se hubiese pegado con algun pegamento barba de choclo de manera tosca y entreverada.

Simpatizamos en seguida dado que era muy tímido y acataba todos los planes de trabajo que yo sugería a pesar de tener más antiguedad y experiencia que yo.

Pasaron los meses y fuímos conociéndonos más hasta que un día comentando de libros de historia y otras cosas relacionadas con las clases me dijo que él tenía ese libro que yo necesitaba y me invitó a ir a su casa a buscarlo.

Conversando en los minutos que nos quedaban libres entre clase y clase me confesó que él desde hacía un tiempo se sentía "diferente" pero no se animó a ser más explícito en lo que quiso decir con eso.

Me imaginé infinidad de cosas, por supuesto que pensé que era gay, pero al verlo con ese aspecto de macho y con ese montón de pelos intentando ser un bigote nunca me imaginé lo que finalmente era...

Como necesitaba el libro que muy gentilmente me ofrecía en préstamo, no tuve ningun problema en ir hasta su casa a buscarlo ya que él vivía a dos cuadras del liceo.

Una noche cuando salímos de trabajar lo acompañé hasta allí para que me diese el libro.

Me dejó en el living y se fue al dormitorio a buscarlo mientras yo miraba la gran cantidad de libros, cuadros, estatuas y otros objetos junta-mugre que tenía por toda esa habitación.

Demoró un buen rato y finalmente apareció una persona vestida de una manera más que insinuante (casi diría como una puta: sandalias de tacos altos, minifalda, una blusa muy escotada y sin portasenos y con tanga).

Quedé impresionado mirando al extraño ser aque acababa de salir del dormitorio!!! -No te escandalices. Soy Daría, me vestí así porque me gustaste desde que te conocí y no sabía como insinuártelo y... bueno.... ya está hecho.

Seguí mirando sin decir nada, también traía una peluca de cabellos largos que le quedaba muy cómica con ese montón de pelos sobre los labios.

Como yo no contesté nada ni hice ademán de irme me dijo: En cuanto a mi cambio de hétero a travesti... te diría que siempre tuve fantasías homosexuales y me gustaría tener contigo una noche placentera...

Obviamente Darío estaba al tanto de los gustos por los cuales yo me inclinaba, planeó la historia del libro con el propósito de llevarme a su casa, lentamente se fue acercando a donde yo estaba sentado y cuando llegó me dio un largo beso de lengua...

Y luego de una pausa prolongada agregó: -Por qué no te quedás? Y las siguientes 3 horas la hice mi hembra. Chupones de lengua, largas mamadas de pija, lentas y prolongadas chupadas recibieron sus pequeñas tetas, que en vez de tetas parecían dos triángulos atrofiados de carne colgando, con unos pezones enormes para ser tetas de hombre!!! Me confesó que sus "tetitas" se habían desarrollado a partir de que descubrió que le encantaba que se las chupasen sus amigos, que se las manosearan y que refregaran las pijas sobre ellas.

-A veces me han acabado en las tetas y me han desparramado la leche por ellas ya que dicen que las hormonas que tiene el semen me agrandarán las tetas. Y, ciertamente, las tengo hoy mucho más grandes, pronunciadas... y hasta con pezones regordetes...

Me contó también que era divorciado ya que con su mujer jamás logró la satisfacción total, ni ella quedó satisfecha con su comportamiento sexual.

Además, me comentó que va a comprar unas pastillas a base de hormonas que le harán tetas más grandes y culo y caderas de mujer.

-Un día que estaba solo en casa me maquilló y me puse una peluca rubia de cabellos largos. Cuando me miré en el espejo... me vi como una hembra... y comencé a desear que llegara algun hombre para iniciarme como mujer...

-Realmente sentí que quería ser cojido y en esos momentos sentí que sonaba el timbre del departamento y me quedé como una piedra. Realemnte no podía ir a abrir en ese estado, pero como insistieron miré por la mirilla y vi a un joven desconocido.

Te digo Omar que el morbo puede más que todo, pensé un instante "Ese chico no me conoce, le voy a abrir y veré si puedo pasar por mujer" Así lo hice, el chico que no lo era tanto vendía electrodomésticos y al verme me dijo "Señora" y me ofreció uno de los productos que estaba vendiendo.

Lo hice pasar y le mostré una de mis piernas peludas en ese tiempo nunca me había depilado, ves ahora tengo todo el cuerpo depilado me paso una crema depilatoria...

Me hizo tocar sus piernas y realmente las tenía muy blancas y suaves y sin ningun rastro de los vellos que alguna vez las cubrieron.

Apoyó su mano sobre la mía y la llevó hasta sus nalgas increíblemente suaves para ser las de un "hombre" o al menos para lo que fue un hombre.

En cuanto a qué ocurrió cuando la vio, se rio de mi diciéndome que nunca había visto a una mujer con piernas tan peludas y me las empezó a acariciar mientras que con su otra mano se sobaba el paquete.

Me dijo que si le compraba alguno de sus productos me recompensaría haciéndome el culo... bueno, te diría que quedé paralizado. Sin saber qué hacer.

Pero me di cuenta que me excitaba lo que veía, esa mano acariciándome las piernas y con la otra sobáandose un bulto que cada vez crecía más en su entrepierna...

Me guiñó el ojo, se bajó la cremallera y sacó una verga bastante grande que ya estaba brillosa por la lubricación que había producido la excitación del contacto que hizo su mano al acariciarla mientras su otra mano recorría mis piernas.

Me la ofreció y no sé como terminé chupándosela de una manera voraz y desesperada. Realmente Omar te digo que necesitaba PIJA, después de tantos años de casado y deseándola, la oportunidad se había presentado solita sin buscarla...

Desde esa primera cojida... Sebastián me cojió siempre... y siempre sentí que era su segunda mujer porque él era casado como yo, pero activo totalmente.

Fue la primera vez que toqué una pija que no fuera la mía, durante dos meses más o menos... Sebastián venía a cogerme y a veces trajo a otro vendedor o a algún amigo. Siempre uno distinto para que yo se la chupase mientras el me cogía o me cogía el otro mientras yo se la chupaba a él.

Me seguían cojiendo hasta que él y Sebastián acababan sobre mis tetas y yo me refregaba toda su leche allí para que estas se desarrollaran para que ellos pudieran chuparlas más a gusto y esas chupadas de tetas me hacían eyacular con mas intensidad que las penetraciones que me hacían.

Un día se estaba por ir y llegó mi mujer se la presenté a Sebastián antes que éste fuera al baño a lavarse, vestirse e irse...

Antes de comentarte la charla que tuve con mi mujer cuando Sebastián se fue, te digo que siempre supe que mi deseo de parecerme a una mujer era real, existía en mi interior y que ahora lo disfruto plenamente.

La charla que tuvo con su mujer fue una discusión muy acalorada, ya que esta lo había visto en la cama con Sebastián y terminó abandonándolo.

Pero volviendo a lo nuestro, mientras iba contándome su vida sus manos no se quedaban quietas tratando de apoderarse de mi verga hasta que logró que esta se pusiese dura hasta que finalmente la liberé sacándola hacia el exterior para que él se apoderara con sus labios de ella y de a poco la fue tragando hasta hacerme una mamada sensacional.

Cuando sintió que latía muy intensamente y que mis gemidos iban en aumento muy bruscamente detuvo la mamada y la sacó de su boca.

-Esperá!!! No acabes todavía,, quiero la leche en mis tetaaaassss!! Con una desesperación tal como que le fuese la vida en ello se despojó de sus ropas y pude verle una diminuta tanga rosada que apenas cubría la pija y las bolas que hasta ese momento yo desconocía pero la cabeza erecta se asomaba por la parte superior de esa tanga.

Yo me desvestí también ante la aprobación de su mirada que estaba fascinada con mi cuerpo, no soy un Adonis pero tengo un cuerpo normal, con todo ese intérvalo mi verga perdió un poco de excitación y dejó de latir.

Fuímos al dormitorio donde durante 3 o 4 horas lo cojí en todas las posiciones que conocía hasta que las eyaculaciones tuve que verterlas todas sobre sus tetas, ya que no quería desperdiciar ni una gota de mi semen ni del suyo ya que mientras lo pajeaba el ponía su mano para recogerlo y aplicarlo como una cataplasma sobre sus pezones.

Que ya que los mencioné debo decir que estaba muy buenos!!!, duritos y gordos como a mi me gustan.

Otras veces que me invitó a su casa alquiló algún video porno, se sentaba en el sillón grande del living... y se ponía a chuparmela mientras lo veíamos y luego de 2 o 3 cojidas largas y alucinantes hasta que se decidió a dejarme vaciar mi leche por primera vez en su culo. Luego descansamos un rato... y comenzó la sesión de sexo con otro amigo mío que presenció nuestra experiencia mientras me la chupaba. Y me di cuenta que me enloquecía no solo con ver la mamada de Daría (que es única con una pija en su boca), sino que disfrutaba enormemente en ser penetrado, sometido, sodomizado por mi amigo mientras no dejaba salir ni un milímetro de mi verga de su boca.

Otro día en que fui a su casa le pregunté: -Desde cuando eres adicto a la verga? -Y... la verga comenzó a gustarme a fines de noviembre del año pasado. Hasta ese momento yo había sido absolutamente heterosexual., pero ese primer día en que me vestí de mujer y el destino trajo a Sebastián a mi puerta y me la hizo probar...la adopté como el órgano de placer que necesitaba para gozar más intensamente.....

-A veces pongo música lenta, dejo el living a medialuz... y me pongo a bailar mientras me franelean y manosean a lo loco. Por lo general terminamos desnudos... a los tipos que consigo les encanta verme vestido de mujer, se engañan ellos mismos que ocultan su lado homosexual y luego me levantan en brazos... y me llevan al dormitorio... se calientan... pero la primera cojida es en el living porque no se aguantan hasta llegar allá....

Por unos días no conversé con él ya que estábamos en época de exámenes y teníamos mucha tarea pero al llegar el viernes me dijo: -Omar, sé que este fin de semana voy a ser muy cojida... y que mi culo será visitado por 4 pijas diferentes. Las mismas 4 pijas las podés disfrutar vos que también sos mi amigo...

Le agradecí la invitación pero no pude aceptar porque para ese fin de semana ya tenía un compromiso previo.

Recuerdo que antes de terminar ese año Darío planeó que tuviésemos un fin de semana en su departamento y su amigo de turno vino con 3 amigos más.

En esa fiesta no faltó la bebida, los videos porno, y como remate Daría vino con su uniforme de tanga la cual fue arrancada de su cuerpo por los dientes de sus invitados.

Chupadas, cogidas, manoseos, en fin hubo de todo y para todos los gustos nadie se salvó de esas pijas hermosas que había conseguido nuestra anfitriona.

Creo que ahí fue donde Darío decidió que se iba a transformar en una puta porque desde ese día se viste de hombre solamente para ir a su trabajo y a veces anda vestido con sandalias, tanga y blusa de color negro porque según él contratastaban con su piel.

En las horas de la noche en que no trabaja se lo puede ver vestido de mujer por alguna calle montevideana en busca de vergas que le dejen satisfechas sus necesidades....



100% (1/0)
 
Posted by Mistyca
1 year ago    Views: 253
Comments
Reply for:
Reply text
Please login or register to post comments.
No comments